Croquetas de mejillones y algas

Croquetas de mejillones y algas. El día 16 de enero se celebró el #diadelacroqueta, y yo  como croquetero confeso que soy no podía perdérmerlo, pero por cosas que pasan cuando uno no quiere hasta yo me pongo malo de vez en cuando… En fín.

Mis amigas María (la niña pimiento) y Susana (delantal o mandil) quisieron que así fuese, que la croqueta tenga un día y entre todo un grupo de blogueros y twiteros, cómo no, homenajear a la croqueta, ella tan cremosa y a la vez crujiente y a su vez pequeño homenaje a nuestras abuelas y madres que son las que mejor hacen las croquetas del mundo ¿O no es así?

Que te sobraron mejillones y no sabes que hacer con ellos: Croquetas. Que no tienes mejillones y tienes langostinos, pues sustituye uno por otro, ponle imaginación y podrás hacer croquetas con lo que quieras.

Las algas tienen muchas propiedades beneficiosas de las que no estamos al tanto, deberíamos de incluirlas en nuestra dieta como cualquier otra verdura. Tienen un sabor intenso a mar y un olor peculiar. En esta receta le dá un punto marinero, un olor Gaditano como el que te viene al entrar por Cádiz…

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de croquetas de mejillón y algas

Para la bechamel

  • 110 gr. de harina de trigo
  • 110 gr. de mantequilla
  • Un (1) Litro de caldo o fumé de pescado
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada
  • Sal

Para el relleno

  • 250 gr. de mejillones cocidos y separados de sus conchas
  • Dos (2) cucharadas pequeña de especias de algas*
  • 100 gr. de cebolla picada muy fina
  • Una (1) cucharada de aceite de oliva virgen extra Gil-Luna

Para el empanado

  • Harina
  • Dos (2) huevos
  • Pan rallado crujiente cracker

Elaboración de la receta de croquetas de mejillones y algas

  1. Como vamos a hacerla por pasos lo primero será hacer una bechamel (en este caso velouté) sustituyendo la leche por caldo de pescado. Ten cuidado que no te quede muy líquida o te será complicado darles forma.
  2.  Pon una olla con el litro de caldo de pescado, la temperatura alta para que llegue a hervir.
  3. En otra olla o sartén antiadherente (casi mas aconsejable) pon los 110 gr. de mantequilla a temperatura media.
  4. Tamiza la harina en un cuenco o sobre la mantequilla derretida directamente, remueve con unas varillas (si la sartén es antiadherente que las varillas sean de plástico o  de goma, corres el riesgo de quedarte sin sartén).
  5. Cocina la harina durante un (1′) minuto al menos e Incorpora el caldo sin dejar de mover.
  6. Antes de que espese añade salpimienta blanca y nuez moscada a tu gusto, no mucha pues no debe predominar el sabor, pero no tiene que quedar sosa.
  7. Cuando haya espesado retira del fuego y reserva tapando la salsa bechamel con un papel film pegado para que no cree costra.
  8. Cuando tengas hecha y reservada la bechamel pon una sartén al fuego bajo con la cucharada de aceite de oliva, añade la cebolla picada y rehoga hasta que esté tierna.
  9. Trocea los mejillones y saltéalos un poco junto con la cebolla, añade la cucharada de especies de algas.
  10. Incorpora la velouté y remueve muy bien cocinando todo durante unos cinco  (5′) minutos.
  11. Retira del fuego y reserva en una bandeja tapada con papel film en contacto con la masa y cuando la masa esté fría dales forma a las croquetas.
  12. Pasa la masa de croquetas primero por harina, después por huevo y termina en el pan rallado cracker.
  13. Fríe las croquetas en pequeñas tandas y escurre el exceso de aceite con papel absorbente.

¡A degustar!

Curiosidades de la receta de croquetas de mejillones y algas

*Las algas que he usado son Especias de algas de Suralgae que es una joven empresa Gaditana que consideró que las algas son un recurso marino que se debía potenciar como alimento, no sólo por su  aporte nutricional sino por lo innovador a la hora de introducirlo en nuestros platos. Puedes ver donde comprarlas en este enlace: Puntos de vental.

Tienes la opción de comprar estas algas que vienen ya troceadas, comprar otras que te gusten y trocearlas tu. Encontrarlas no creo que sea difícil en grandes supermercados o tiendas gourmet.

Haz el fumé o caldo de pescado con pescados de roca, “descartes” que se suelen llamar aquí en Cádiz, cabezas o espinas de algún pescado que hayas utilizado para otra receta o vayas a utilizar y algo de verdura. También puedes usar el caldo resultante de haber cocido los mejillones o gambas pero si lo mezclas con algo de pescado, solo estaría como incompleto.

Si no tienes caldo o no quieres hacerlo puedes utilizar un envase de caldo de pescado pero no será lo mismo que un buen fumé casero, te aconsejo el que hace Aneto porque es de muy buena calidad y da unos resultados estupendos.

El pan rallado crujiente pan cracker le da un punto “crunch” a la croqueta, puedes encontrarlo en supermercados, los hay de varias marcas, una de ellas es Santa Rita la cual suelo usar por decantarme por un producto de confianza, con la certeza de que me va a salir bueno, haga lo que haga.

Si quieres puedes echarle un vistazo a las otras croquetas que hemos visto ya:

Croquetas caseras de pollo

Croquetas de Bacalao

Croquetas de Boletus

Croquetas de patata y queso cabrales

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Foie caramelizado al Pedro Ximénez

Foie Gras caramelizado. Esta es un buen entrante para cualquier comida o cena en la que quieras sorprender a familiares o amigos pero no dispones de mucho tiempo para cocinar, como últimamente me ocurre a mí, pero no quería dejaros sin publicar alguna receta para estas Navidades.

La idea salió de mi última visita al restaurante “Los Sentidos” de Linares (Jaén) donde su cocinero Juan Pablo Gámez lo prepara acompañado de una confitura de violetas el cual crea un equilibrio perfecto con el foie, no obstante yo me he decantado por el tradicional Pedro Ximénez que parece que está hecho para él.

Como ya he dicho es una receta fácil, rápida y vistosa. El precio del foie suele ser elevado pero merece la pena para una ocasión especial darse el capricho. A día de hoy en casi todos los supermercados puedes encontrar un foie gras decente a un precio aceptable, también tienes la opción de comprar bloque de foie con trozos que sale mas económico.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el Foie gras caramelizado al Pedro Ximénez

  • Un (1) foie micuit de unos 100 gr. (una rodaja de unos 2 cm)
  • Una (1)  cucharada de postre de azúcar blanco
  • 100 ml Vino dulce Pedro Ximénez
  • Una (1) manzana verde (Granny Smith)
  • Brotes frescos o flores comestibles para decorar

Elaboración de la receta de Foie caramelizado al PX

  1. Pon a fuego medio un cazo con el vino dulce Pedro Ximénez.
  2. Deja reducir unos veinte (20′) minutos, deberá de reducir algo mas de la mitad y tener una textura más densa, aunque cuando enfríe lo será todavía más.
  3. Deja enfriar y reserva la reducción en un biberón de cocina o bote de cristal. Cuidado con quemarte!
  4. Calienta la hoja de un cuchillo bien afilado, para ello puedes poner un cazo con algua al fuego y sobre este el cuchillo que se calentará por acción del vapor o ponerlo bajo el grifo de agua caliente y secarlo.
  5. Corta la rodaja de foie con cuidado que no se desborone.
  6. En el plato donde lo vayas a servir pinta con el biberón el fondo del plato o con una cuchara de postre y coloca el foie.
  7. Sobre el foie espolvorea la cucharada de azúcar y con el quemador o soplete caramelízalo.
  8. Corta la manzana verde en tiras finas y ponlas sobre el foie caramelizado.
  9. Decora con algunos brotes o flores comestibles.

¡No te olvides las tostas!

Curiosidades de la receta de Foie caramelizado al PX

Para esta receta, si quieres caramelizarlo, necesitarás un quemador o soplete de cocina. Si no lo tienes siempre puedes saltarte este paso pero te perderás la sensación crujiente del plato. Un quemador no es muy caro y te vendrá bien para muchas recetas y elaboraciones en la cocina.

El Foie gras micuit es un hígado de pato semi cocido o semi conservado, puedes utilizar también un bloque de foie gras con trozos o un parfait de foie que también estará muy bueno.

Si no tienes tiempo y vas con prisas puedes echar azúcar moreno al vino y caramelizará antes o  comprar una reducción de PX que la encontrarás en grandes supermercados o tiendas gourmet.

Prueba acompañar el foie con una mermelada de tomate o cualquier otra confitura que te guste, le va muy bien la de cebolla.

Espero que os guste amig@s, Felices Fiestas!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Bizcocho de calabaza.

Bizcocho de Calabaza. Hace ya unos días que ando perdido y es que hay un nuevo miembro en mi cocina que es el que me absorbe ahora el tiempo, pero como se acerca Halloween y aunque no tengo costumbre de celebrarlo, he aprovechado que mi gran amigo Maikel (Javier Mota) me regaló una estupenda calabaza, de las que cultiva su padre, y  he decidido hacer un típico bizcocho de calabaza rápido y casero, qué mejor para la Noche de Halloween.

Como ya os he comentado, no dispongo de mucho tiempo de modo que he ido sobre seguro y me he tomado la libertad de hacer el Bizcocho de calabaza de mi amigo Javi Recetas, ya que haciendo cualquiera de sus recetas tienes la garantía de no fallar, siempre salen bien, sin complicaciones.

La Fiesta de Halloween o noche de difuntos es una celebración anglosajona hoy día muy extendida, donde chicos y mayores disfrutan juntos de los dulces, fiestas y disfraces. Como ya he dicho no suelo celebrarla, pero alguna vez que otra lo he hecho y lo hemos pasado en grande, es una oportunidad estupenda para reunirte con la gente a la que quieres y pasar una noche estupenda. Si te apetece puedes cenar algo ligero como una Crema de Calabaza para después atiborrarte a dulces.

-¿Trato o truco?

-¿Qué?

-¡Ponte el delantal y prepara molde redondo de unos 23 cm, desmontable mejor!

Ingredientes para la Receta de Bizcocho de Calabaza

  • 300 gr. de calabaza
  • 100 gr. de mantequilla (sin sal)
  • Cuatro (4) huevos grandes
  • 300 gr. de azúcar
  • 300 gr. de harina de trigo
  • 12 gr. de levadura química (tipo Royal) (dos cucharadas pequeñas rasas)
  • Una (1) cucharada pequeña rasa de canela en polvo

Elaboración de la Receta del Bizcocho de Calabaza

  1. Pon la mantequilla a fundir, con unos segundos en el microondas será suficiente  y reserva a la espera de que se enfríe.
  2. Prepara la calabaza, para ello córtala y pélala, la pesas y compruebas que son 300 gr. pues sólo necesitas eso.
  3. Ralla la calabaza con un rallador de verduras y cuando la tengas rallada triturala en la batidora o Thermomix hasta que forme una pasta o puré, debe de quedar mas bien basto.
  4. Bate durante un par de (2′)  minutos los cuatro huevos en un bol, añade los 300 gr. de azúcar y sigue batiendo otros dos (2′) minutos o hasta que blanquee la mezcla.
  5. Pon el horno a calentar arriba y abajo a unos 170º.
  6. En otro bol tamiza los 300 gr. de harina, añade las dos cucharadas de levadura (12 gr.) y la cucharada de canela. Sigue con la mantequilla que tenías reservada, la calabaza y la mezcla de huevos y azúcar. Bate todo muy bien hasta que tengas una mezcla homogénea.
  7. Prepara  el molde, para ello pinta el interior con mantequilla y espolvorea con harina, lo que llamamos encamisar un molde para que no se nos pegue el bizcocho.
  8. Echa la masa del bizcocho en el molde e introducelo en el horno que ya tendrás caliente. En unos 50 minutos tendrás tu bizcocho listo.
  9. Pasado ese tiempo pincha el bizcocho con un palillo para comprobar que está hecho, si sale seco, está hecho, si sale húmedo mételo de nuevo de 5 en 5 minutos hasta que salga el palillo seco.

¡Deja enfriar el bizcocho antes de hincarle el diente!

Curiosidades del bizcocho de calabaza

Como comprar 300 gr. de calabaza limpia es complicado (aunque ya la venden limpia y envasada en grandes almacenes), necesitarás aproximadamente unos 450 gramos de calabaza con piel, por si tienes dudas.

Si usas más o menos cantidad de calabaza el bizcocho puede quedar muy húmedo o demasiado seco y no crecerá correctamente por tanto comprueba bien el peso.

Si no tienes rallador o te da pereza rallar la calabaza puedes hacerlo en la batidora o Thermomix pero con cuidado de no pasarte batiendo, tiene que tener una consistencia grumosa, no líquida sino corres el riesgo de que el bizcocho no salga como deseas.

Espolvorea por encima del bizcocho azúcar glas para darle un acabado de miedo y decorarlo con algún motivo terrorífico o con la típica calabaza de Halloween como nos propone Javi Recetas.

¡Espero que os guste amig@s, Feliz Halloween!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Croquetas de Boletus

Croquetas de Boletus. Si, ya se que hace nada publiqué una receta de croquetas de pollo caseras pero es que estoy en racha croquetil. Este verano visité de nuevo un restaurante del que alguna vez ya os he hablado “El fogón del Guanche” y tenían unas curiosas jornadas “Semana de las Croquetas” que me recordó un comentario que hice en la receta de croquetas de patata y cabrales de que podría hacer todo un dosier completo de croquetas pues en casa nos encantan, allí probamos casi todas: Las de Boletus, las de serranito, muy originales, las de espinacas y queso que realmente nos sorprendieron y las de choco en su tinta que estaban estupendas. 

Las croquetas que voy hacer hoy son de setas, en concreto croquetas de Boletus (Boletus edulis), similares a las que probé pero mas sencillas, sin el toque de manzana pero con todo el espectacular aroma que el boletus le aporta, el secreto está en la bechamel y por supuesto el ingrediente o ingredientes principales.

Es complicado aquí en el sur encontrar setas frescas que no sean de cultivo cuanto mas unos Boletus aunque estén en temporada, pero setas deshidratadas las hay ya en muchos sitios y según para qué recetas pues vienen muy bien y dan muy buen resultado.

¡Ponte el delantal y saca 30 croquetas de esta masa!

Ingredientes para la receta de croquetas de boletus

Para la bechamel

  • 60 gr. de harina de trigo tamizada (yo usé una harina para croquetas y bechamel de Santa Rita Harinas)
  • 60 gr. de mantequilla
  • 700 ml. de leche entera
  • Nuez moscada
  • Pimienta blanca molida
  • Sal

Para el relleno

  • Media (1/2) cebolla
  • Un (1) diente de ajo
  • 50 gr. de boletus deshidratados (200 gr. frescos)
  • Dos (2) cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Para el empanado

  • Dos (2) huevos
  • 150 gr. de pan rallado
  • Sal

Elaboración de la receta de croquetas de boletus

  1. Pon a hidratar las setas deshidratadas. Puedes hacerlo en frío: Cubriendolas con agua según las indicaciones del fabricante, normalmente ente cinco y doce (5-12h) horas. O en caliente: Ponlas a hervir unos diez (10′) minutos cubiertas de agua. Escurre las setas y córtalas en pequeños trozos. Reserva las setas y  el agua de haberlas hidratado.
  2. Pela y lava la cebolla y el diente de ajo. Pícalos muy finitos (brunoise).
  3. Pon un sartén a fuego bajo y calienta dos cucharadas de aceite de oliva.
  4. Cuando esté caliente, echa el ajo picado hasta que comience a dorarse, pero sin quemarse que daría sabor amargo a las croquetas, entonces añade  la cebolla y la pochas unos diez (10′) minutos hasta que esté blandita y comience a dorarse, pero no a quemarse. Si ves que dora demasiado rápido baja mas el fuego y echa una cucharada de agua.
  5. Para hacer la Bechamel, una vez esté la cebolla bien pochada añade la mantequilla cortada a trocitos y deja que se derrita, mientras tanto calienta la leche pero sin que llegue a hervir. (Si no tienes paciencia puedes ayudarte de la Thermomix para hacer la bechamel).
  6. Añade la harina tamizada poco a poco sin dejar de remover, para que se integre bien con la mantequilla, déjala cocinar un par (2′) de minutos y vierte tres cuartas (3/4) partes de la leche, sin dejar de remover, puedes ayudarte de una varilla de repostería. La harina se irá disolviendo poco a poco sin dejar grumos y cuando espese añade el resto de la leche, sal al gusto, pimienta blanca y nuez moscada, sigue removiendo enérgicamente hasta que se disuelvan por completo todos los grumos.
  7. Añáde las setas a la bechamel mezclando bien para que estén repartidas por igual en la masa.
  8. Vierte la masa en una manga pastelera o en una bandeja engrasada con aceite de oliva, unas gotas para que no se peque y cúbrela con papel film transparente, reservándola hasta que enfríe totalmente. Mejor de un día para otro en el frigorífico.
  9. Para empanar las croquetas, coloca dos recipientes, uno con los dos huevos batidos y una pizca de sal , y otro con pan rallado.
  10. Ve cogiendo pequeñas porciones de masa y la pasas primero por el pan rallado, luego por el huevo y termina con el pan rallado. Dale la forma que quieras, la tradicional de croqueta, bolas redondas o cuadrados.
  11. Fríe la croquetas en abundante aceite de oliva virgen extra hasta que estén doradas.

¡Cómelas calentitas acompañadas de un poco de salsa reducción de Pedro Ximénez, y te abrazarás llorando a quien tengas al lado!

 Curiosidades de la receta de croquetas de boletus

Los boletus edulis son para mi la reina de las setas, su intenso sabor y aroma las hace únicas, por ello y por la escasez de estas repercuten en su precio no obstante las puedes encontrar deshidratadas o congeladas a un precio moderado. También puedes encontrar otro tipo de boletus como los Aereus, Pinicola o Reticulatus que te servirán igualmente y hasta puede que los encuentres mas baratos.

Reserva el agua de haber hidratado los boletus para posteriores recetas como un risotto de setas y pollo o algún guiso al que le quieras intensificar el sabor a campo. Añade un par de cucharadas de este agua a la bechamel para enriquecerla.

Si te gustan los sabores intensos puedes hidratar los boletus en la leche que mas tarde utilizarás para hacer la bechamel y en esta dejarán todo su aroma y no perderán un ápice de sabor.

Si tienes la suerte de que son boletus frescos, simplemente los limpias bien con un paño húmedo, los troceas y saltéalos un poco en la sartén, los tendrás listos para utilizarlos en la receta.

Esta receta es muy parecida a las croquetas de bacalao y las croquetas caseras de pollo pero cada una tiene su punto para que te salgan estupendas.

Si tienes dudas de como hacer la bechamel pincha el enlace “Salsa Bechamel” donde estoy seguro que se te resolverán. También puedes hacer la bechamel en la Thermomix y ahorrarás tiempo pero muy a pesar de lo que me digan no quedan igual.

Quieres sorprenderte o sorprender a los tuyos de verdad, utiliza un Crujiente Pan Crackers de Santa Rita, es un pan rallado un poco mas grueso que el normal pero queda muy crujiente y con una textura increíble. Santa Rita busca la excelencia en sus productos elaborando harinas y derivados con la máxima calidad, es una apuesta segura en tu cocina.

Después de darte el trabajo de hacer las croquetas puedes comértelas todas o guardar algunas en el congelador y así tenerlas listas en el momento que  aparezcan los amigos por la puerta.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Carrillada al Oporto

Carrillada al  Oporto. La carrillada es una carne muy agradecida si se hace bien,  tierna y gelatinosa en casa nos encanta y la hago de varias formas. En otra ocasión os he enseñado como hago la carrillada ibérica en salsa de vino tinto, hoy voy a cambiar de vino, utilizaré un Oporto y así internacionalizar un poco  mas esta carne jugosa, aunque es una receta típica extreñeña, que por cercanía con el país vecino suelen utilizan el buen vino de Oporto y de alguna forma lo han dado un poco más a conocer por los guisos.

La idea de preparar la carrillada de esta forma viene de  haber escuchado mucho lo bien que salían los guisos con el vino de oporto y casualmente lo encontré hace poco en un supermercado, por supuesto se vino conmigo. Buceando entre mis libros y por la web encontré una rica receta de Alfonso del Blog “Recetas de Rechupete“, estupendo bloguero con magníficas recetas tanto de su tierra, Galicia, como otras de diverso índole y que siempre salen bien. Esta es una versión de su receta Carrilladas ibéricas al Oporto con miel y os puedo asegurar que sale estupenda, mis cuñados que fueron los que se la comieron pueden dar fe de ello que no dejaron ni la salsa…

¡Ponte el delantal!

 Ingredientes para la receta de carrillada al oporto

  • Un (1) Kg de carrillada de cerdo
  • Una (1) cebolla grande
  • Un (1) pimiento
  • Dos (2) zanahorias
  • Una (1) manzana dulce (golden, reineta)
  • Seis u ocho (6-8) patatas pequeñas de guarnición.
  • Un (1) diente de ajo
  • Dos (2) ramitas de tomillo fresco
  • Dos (2) cucharadas de miel (yo utilizé luna de miel de romero)
  • 250 ml. de vino oporto dulce
  • 250 ml. de caldo de carne
  • Una (1) cucharada de concentrado de carne Bovril
  • Una (1) hoja de laurel
  • Harina de trigo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • Sal

Elaboración de la receta de carrillada al oporto

  1. Limpia muy bien los trozos de carrillada de nervios y grasas.
  2. Maja en un mortero el diente de ajo pelado, unos granos de pimienta, algo de sal, las dos cucharadas de miel, el tomillo y un par de cucharadas de agua.
  3. Mezcla este majado con las piezas de carrillada para  adobarlas y resérvalas al menos una hora en el frigorífico.
  4. Trocea la cebolla y el pimiento muy pequeñito (brunoise) y la zanahoria en daditos un poco mas grandes. Reserva.
  5. Reboza las carrilleras en harina, sólo superficialmente. Puedes ayudarte de una bolsa como te comenté en la anterior receta de carrillada al vino tinto, así no mancharás mas que lo justo.
  6. Pon una olla o cazuela a fuego medio-alto con el fondo cubierto de aceite de oliva. Una vez esté caliente dora las carrilladas por tandas, y resérvalas. Cuanto mas doradas esté la carne, más oscura te saldrá la salsa, y el sabor será mas intenso al reducirla.
  7. En la misma olla donde has dorado la carne añade un poco mas de aceite de oliva y sofríe la verdura a fuego medio-bajo hasta que esté bien tierna, unos quince (15′) minutos.
  8. Pasado este tiempo añade la carne que tienes reservada, si ha soltado jugos, añádelos también junto con el vino de Oporto y la hoja de laurel, deja reducir a la mitad removiendo de vez en cuando para que no se pegue.
  9. Lava muy bien las patatas, pélalas y las torneas un poco para que sean todas mas o menos uniformes.
  10. Pela la manzana y trocéala en cubitos de mas o menos un centímetro.
  11. Cuando el vino haya reducido a la mitad incorpora el caldo de carne y una cucharada de concentrado de carne Bovril. En este momento puedes cerrar la olla exprés unos veinte (25′) minutos o dejar la cazuela semi tapada una hora y media (1’5h) aproximadamente hasta que la carne esté bien tierna.
  12. Si usas olla exprés una vez abras la olla incorpora las patatas y la manzana, sólo tendrás que esperar a que estén tiernas. Si optas por dejar hacer a fuego lento cuando queden unos veinte minutos para terminar la cocción incorpora las patatas y la manzana.

¡Sirve bien caliente acompañado de un buen pan para hacer barquitos y aprovecha la ocasión para abrir un buen Reserva!

Curiosidades de la receta de carrillera al Oporto

La carrillada si es ibérica mejor que mejor, asegúrate que es bien fresca, gelatinosa y de buena calidad.

La manzana debe de ser dulce, del tipo reineta o golden no uses una manzana verde que le de un sabor ácido al guiso o harinosa que se pueda desboronar.

Hay muchos tipos de vino de Oporto yo usé un vino dulce, pero si no lo encuentras o prefieres usar otro te recomiendo un Moscatel que tenga cuerpo o un Pedro Ximénez (PX) también te saldrá un guiso estupendo.

A veces a los guisos de sabores concentrados como este les pongo un poco de concentrado de carne Bovril que intensifica los sabores y le da muy buena terminación a la salsa. Prescinde de él si quieres o si no tienes.

El caldo de carne es mejor tenerlo echo casero sino es así siempre puedes ponerle una pastilla de caldo de carne, un poco mas de Bovril con el agua o un buen caldo de de calidad como los de Aneto, que en alguna ocasión ya he comentado.

Si no tienes tomillo fresco añade un par de cucharadas pequeñas de tomillo seco.

El guiso está mejor de un día para otro de modo que sino tienes prisa déjalo reposar y date el festín al día siguiente, ya no tendrás que hacer de comer y podrás dedicarle mas tiempo a los tuyos.

Si te sobra carrillada o tienes una comida especial con la familia, amigos o en alguna fiesta como la Navidad puedes sorprenderlos presentando la carne en forma de Saquitos de Carrillada (pincha sobre el nombre para ver la receta).

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Conejo con cerezas del Jerte

Conejo con cerezas del Jerte. Hace poco mi amiga Lupe me trajo un conejo de campo que su madre, María Santos, le dio para que me regalara, seguramente esta señora hace un conejo guisado de muerte pero yo opté por darle el toque “Ralu” y ver que tenía en el frigo… Vaya! Unas picotas del Jerte! Seguro que casan bien con este lindo conejo.

Precisamente en un corto viaje de trabajo a Extremadura, me regalaron un libro en el que venían representados los alimentos que se producen en esta región de los cuales dí buena cuenta en esta visita, qué mejor que esta receta para rememorar esos momentos.

El conejo tiene una carne blanca, magra y baja en calorías. Es ideal para dietas de control de peso o colesterol siempre que se cocine con poca grasa. Esta carne, si se cocina guisada o estofada es tierna y fácil de masticar sobre todo para niños y adultos con dificultades, aunque has de saber que si proviene de caza suele ser mas dura y por tanto necesitará algo mas de cocción.

La receta la saqué de un libro del cocinero José Andrés, que tanto me gusta y la hace con cerezas pero como lo que yo tenía eran picotas pues eso le puse y el conejo no se quejó, así que al final queda como conejo con picotas del Jerte.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de conejo con cerezas del Jerte

  • Medio (1/2) conejo de campo (1/2 kg. aproximadamente)
  • Un cuarto (1/4) de cucharada pequeña de sal
  • Mezcla de pimientas o pimienta de colores
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Tres (3) cucharadas de aceite de oliva virgen extra Gil-Luna
  • Una (1) Cebolla
  • 18 cerezas o picotas fresca
  • 125 ml. de vino dulce (yo usé moscatel de Chiclana)
  • 250 ml. de caldo de pollo (yo usé caldo de pollo Aneto)
  • Una (1) ramita de canela

Elaboración de la receta de conejo con picotas del Jerte

  1. Corta por la mitad las cerezas y las deshuesas. Resérvalas.
  2. Limpia y lava muy bien el conejo, quítale los plomos que pueda tener (si es conejo de campo) y corta en unos ocho (8) trozos. A mí como me lo limpió y peló María Santos, sólo tuve que trocearlo.
  3. Sala los trozos de conejo y le echas un par de vueltas del molinillo de pimientas.
  4. Pela y corta la cebolla en rodajas muy finas.
  5. Pon una sartén o cazuela a fuego medio-alto con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra, caliéntalo y dora los trozos de conejo durante cuatro (4′) minutos por cada lado o hasta que esté dorado pero no seco por dentro. Retira el conejo de la sartén y resérvalo.
  6. Baja el fuego y añade otra cucharada de aceite de oliva. Dale un golpe a los dientes de ajo y sin pelarlos los echas en la sartén. Dora los ajos durante un minuto e incorpora la cebolla y seis (6) cerezas. Rehoga la cebolla unos veinte (20′) minutos hasta que caramelice, sin que llegue a quemarse. Si ves que se tuesta demasiado añade una cucharada de agua.
  7. Una vez la cebolla está muy tierna y dorada agrega el vino dulce, sube el fuego y deja reducir un par (2′) de minutos. A continuación incorpora la mitad del caldo de pollo.
  8. Tritura la salsa en el vaso de la batidora (retira la piel del ajo si no quieres encontrarte trocitos desagradables) y de nuevo la echas en la sartén junto con el conejo, la ramita de canela y el resto del caldo. Cuece a fuego lento unos diez (10′) o quince (15′) minutos, dependerá de la dureza de la carne. Prueba de sal y corrige si fuese necesario.
  9. Pasado ese tiempo añade las cerezas restantes y termina de cocer unos cinco (5′) minutos.

Sirve inmediatamente bien calentito junto con unas patatas fritas o un arroz cocido.

Curiosidades de la receta de conejo con picotas del Jerte

Tuve la suerte de que me regalaran este conejo pero siempre puedes hacerlo con cualquier conejo que vendan en el supermercado ya que los hay a muy buen precio. Si compras en el mercado un conejo que proviene de la caza y no de granja, para comprobar que es un conejo joven observarás que la carne es rosada y las patas son flexibles de esta forma te asegurarás de que la pieza es fresca y está en buenas condiciones.

El vino que he utilizado en la receta es un vino Moscatel de Chiclana, amparado por la denominación de origen “Vinos de Chiclana” pero puedes utilizar cualquier otro vino dulce como un moscatel de Chipiona dentro de la denominación de origen Jerez-Xerez-Sherry, un Málaga dulce y hasta un oporto le vendría bien.

Si no te gustan las cerezas, no las encuentras o no están en temporada siempre puedes usar unas uvas, ciruelas o manzana también quedará un guiso estupendo.

El caldo de pollo lo puedes hacer con anterioridad o utilizar un buen caldo de calidad como son los Caldos Aneto  que son 100% naturales además de no contener gluten.

Esta receta es 100% sin gluten y por lo tanto apta para Celíacos, de todos modos nunca está de más el comprobar los envases de los productos que utilices y cerciorarte que están libres de gluten, aunque la mayoría de las marcas como Aneto ya se van preocupando de informarnos.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Calamares rellenos

Calamares rellenos en salsa. Este plato es una de tantas formas como se comen por Cádiz los calamares, concretamente por Conil de la frontera suelen hacerse mucho como bien dice Bartolo, del blog “La cocina de Bartolo” aunque es un clásico en cualquier recetario. El relleno puede ser de lo que que quieras, calamares rellenos de gambas como los hace mi amigo Javi Recetas, carne o la mezcla de ambos, el típico “mar y tierra“, esta versión es con calamar, huevos y jamón.

Es una receta gaditana muy fácil de hacer, no hagáis caso de quien os diga que es laborioso, no es para tanto, hay recetas que te llevan mucho más tiempo y después el resultado no es tan agradecido y si tienes invitados pues puedes tenerla hecha con antelación y sólo tendrás que calentarlos en su salsa antes de servirlos.

Llevaba tiempo queriendo publicar esta receta, aún más después de escuchar a mi padre varias veces que en un bar que suele frecuentar los hacen muy ricos, no he tenido la oportunidad de probarlos pero espero que estos le gusten tanto como los que me comenta.

 ¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de calamares rellenos en salsa

  • Siete (7) calamares de un tamaño mediano
  • Tres (3) huevos (dos de ellos cocidos)
  • Dos (2) cucharadas de pan rallado (sin gluten para los celiacos)
  • Tres (3) lonchas de jamón serrano
  • Un ramillete de perejil
  • Una (1) cebolla
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) hoja de laurel
  • 125 ml. de vino blanco (yo usé un vino fino)
  • Unas hebras de azafrán (o colorante)
  • aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • sal

Elaboración de la receta de calamares rellenos en salsa

  1. Limpia muy bien los calamares bajo el grifo, vacíalos, separa las aletas limpias y resérvalas junto a las patas. Este paso es importante pues en el interior pueden tener tierra o restos de otros pescados además de la bolsa de tinta que la puedes guardar si no se te rompe para otras elaboraciones
  2. Da la vuelta a los cuerpos de los calamares, para que el relleno quede compacto, con cuidado que no se partan y límpialos bien de telitas y restos.
  3. Corta un calamar, las patas y aletas en trozos pequeños desechando la zona de los ojos hacia arriba y la boca.
  4. En un bol mezcla los trozos de patas y aletas junto con las dos cucharadas de pan rallado (sin gluten para celíacos), un huevo crudo, el perejil picado, dos huevos cocidos y el jamón cortado en trocitos pequeños, un poco de sal y pimienta. No te pases con la sal que el jamón es sabroso.
  5. Mete la farsa (masa) resultante en una manga pastelera o similar y rellena con cuidado los calamares, puedes utilizar también una bolsa de las que se usan para congelar. Llena tres cuartas partes del calamar para poder cerrarlo bien sin que se salga el relleno o reviente el calamar en la cocción.
  6. Con un palillo de dientes cierra la abertura del calamar para que no salga el relleno. Pincha con un palillo varias veces el cuerpo.
  7. Pica una cebolla en juliana (a tiras) y los dientes de ajo en brunoise (trocitos pequeños).
  8. Pon una sartén o cazuela a fuego medio con el fondo cubierto de aceite, sofríe los ajos y antes de que se doren añade la cebolla y la hoja de laurel. Deja pochar la cebolla hasta que esté bien tierna y en ese momento incorpora los calamares rellenos y las hebras de azafrán que nos dará color y aroma, rehoga unos minutos.
  9. Echa el vino blanco o fino y cuando hierva deja reducir un par de minutos para incorporar caldo de pescado. Baja el fuego y deja cocinar lentamente unos veinte (20′) minutos.

¡Si lo acompañas con patatas fritas triunfas como la coca cola en lata!

 Curiosidades de la receta de calamares rellenos

Los calamares que me gustaría haber utilizado en esta receta son los calamares de potera, es decir los que se pescan aquí en el golfo de Cádiz a mano y no por pesca extractiva pero como no pude comprarlos en el mercado estos son calamares congelados de Mauritania, también muy buenos pero nada comparado con el calamar de aquí.

Corta los calamares en frío para que no se desmenuce el relleno y preséntalos de modo que el relleno se vea y al mismo tiempo absorba la salsa quedando jugoso.

Cuando eches el caldo en la olla y los calamares no quedan cubiertos no te preocupes, los calamares sueltan agua y se cocerán con el caldo y sus jugos.

Si no tienes caldo de pescado casero puedes usar un caldo envasado de calidad como los de Aneto que son 100% naturales ademas de no contener gluten. Si utilizas agua en vez de caldo de pescado puedes añadir media pastilla de caldo de pescado o corregir de sal.

Para acompañar estos calamares rellenos que mejor que unas patatas fritas como ya te he comentado, un arroz blanco o si eres mas atrevido un puré de manzana asada sería una opción estupenda.

Esta receta, a excepción del pan rallado, es 100% sin gluten y por lo tanto apta para Celíacos, de todos modos nunca está de más el comprobar los envases de los productos y cerciorarse que están libres de gluten, aunque la mayoría de las marcas como Aneto ya se van preocupando de informarnos. Hoy día existe pan rallado sin gluten que puedes encontrar tanto en herborísterías como en el “Maradona” o grandes supermercados.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Mejillones Tigre. Croquetas de Mejillón.

Mejillones Tigres o Croquetas de Mejillón. Esta receta es una masa de bechamel enriquecida con mejillones, muy fácil de hacer y con una buena presentación al colocar la masa sobre las conchas de los mismos mejillones que cocemos para hacer la Receta de Mejillones Tigre.

Los Mejillones Tigre en casa siempre han gustado y tengo costumbre de hacerlos por Navidad pero se me quedó en cartera las pasadas navidades, y como cualquier época del año es buena para este delicioso manjar la publico ahora para que la podaís disfrutar cuando os apetezca, una reunión con la familia, amigos o porqué no, con tu pareja celebrando vuestro aniversario o San Valentín que está a la vuelta de la esquina.

Esta receta de mejillones tigre es mas bien la receta gallega que hace la bechamel enriquecida con el mejillón y no un sofrito de mejillón cubierto con bechamel como lo hacen en otros sitios. Cómo si fuese una masa para croquetas pero friéndolas en la concha del mejillón. Así que si quieres puedes desechar la concha y freír unas estupendas croquetas de mejillones.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Mejillones Tigre

  • Dos (2) kg. de mejillones frescos
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) diente de ajo
  • Una (1) guindilla
  • Medio (1/2) litro de bechamel
  • Una (1) cucharada de aceite de oliva
  • 50 ml. de vino fino o blanco
  • Una (1) ramita de perejil fresco
  • Un (1) huevo
  • Pan rallado
  • Sal

Elaboración de la receta de Mejillones Tigre

  1. Lo primero que tienes que hacer es cocer los mejillones, para ello límpialos muy bien bajo el grifo de agua fría y los pones en una olla o cazuela con un dedo de agua para abrirlos. También puedes sustituir el agua por vino blanco o cava, que le darán un aroma estupendo.
  2. Una vez se abran las conchas, las separas y reserva una de las dos conchas para hacer de soporte de la masa que vas a preparar. El mejillón (el bicho) lo troceas y también lo reservas. Los trocitos como más te gusten, si te gusta encontrarte trozos hazlos mas grandes y si quieres una masa con sabor pero no tropezones, hazlos muy pequeños.
  3. Haz una bechamel, si no sabes o no te acuerdas pincha aquí: Receta de Salsa Bechamel. La reservas.
  4. Pon una sartén a fuego medio-bajo con la cucharada de aceite de oliva, mientras calienta  pica la cebolla y el ajo en trocitos muy pequeños (brunoise).
  5. Cuando esté caliente el aceite pocha la cebolla, el ajo y la guindilla hasta que esté la cebolla blandita y transparente, echa el vino fino y déjalo reducir. Puedes retirar la guindilla cuando esté la cebolla pochada ó picarla y dejarla si te gusta el punto picante.
  6. Añade a la sartén los mejillones troceados, saltéalos un momento con el perejil picado y seguidamente añade la bechamel, mezcla bien todos los ingredientes.
  7. Con esta masa ve rellenando las conchas que has reservado,  con una buena cucharada será suficiente, las pasas por huevo y pan rallado para rebozarlos y los metes en la nevera al menos una (1h) hora envueltos en papel transparente (film).
  8. Pasado el tiempo de enfriado, fríe los mejillones en aceite de oliva bien caliente y los escurres en un plato con papel absorvente.

¡Rápido, sírvelos calentitos!

 Curiosidades de la receta de mejillones tigre

Los Mejillones los puedes comprar ya cocidos con su agua de cocción que los venden en los grandes supermercados, y si son de buena calidad te ahorrarás una cocción, lógicamente no será lo mismo, pero te puedes apañar en un caso concreto.

Una vez hechos, los mejillones tigre se pueden congelar sin problemas antes de freírlos, así podrás comerlos en el momento que se te apetezca sin tenerte que meter en la cocina.

Si los mejillones los has cocido con vino, cuélalo y lo puedes reutilizar en la receta sustituyendo al vino que te pongo en los ingredientes. El vino con el líquido que suelta el mejillón al cocerlo dará un sabor extra a tu receta.

 ¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Crema de calabaza

Crema de calabaza. Estas noches que hace frio, después de entrenar  me comería un caballo por los pies, pero tengo que controlarme ese demonio que tengo dentro y tomar algo ligerito y calentito para descansar bien por la noche, que tan importante en el entrenamiento es el comer bien como el descansar adecuadamente. Bueno que me enrollo.

La receta de crema de calabaza que os traigo es una receta muy fácil, rápida y ligera, ¿Quién dá más? Yo había hecho algunas cremas pero aunque esta es muy típica no me había puesto hacerla nunca, lástima porque está riquísima, es muy nutritiva y tiene muy pocas grasas.

La calabaza quizás a vosotros sólo os suena a verdura o a Halloween pero yo cada vez que escucho “calabaza” se me viene a la mente la comparsa del Carnaval de Cádiz del año 1991, de un joven Antonio Martínez Ares… Por aquella época yo todavía era un chiquillo al que el carnaval comenzó a metérsele por las venas. Ya que estamos en vísperas de un nuevo carnaval y como pequeño homenaje este plato va dedicado a esa comparsa. “Calabaza muñeco tonto, andante de los harapos….”

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de crema de calabaza

  • 500 gr. de calabaza
  • Dos (2) zanahorias
  • Un (1) puerro
  • Una (1) cebolla fresca (pequeña)
  • Una (1) patata
  • Un (1) diente de ajo
  • Una (1) cucharada pequeña de curry
  • Un vaso de caldo (125 ml.)
  • 75 ml. de nata líquida
  • 40 ml. de aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Elaboración de la receta de crema de calabaza

  1. Comienza preparando la verdura, limpia y pela la calabaza, las zanahorias, el puerro, la cebolla y la patata. Trocea en daditos la calabaza, la zanahoria y la patata. La cebolla, el puerro y el ajo en juliana o trocitos pequeños, no te esmeres, después irá todo triturado.
  2. Pon una cacerola al fuego y cubre el fondo con aceite de oliva (unas cuatro cucharadas), calienta a fuego medio-bajo y pocha la cebolla, el ajo y el puerro, unos diez (10′) minutos. No te pases de fuego o se te quemarán las verduras y te saldrá con sabor a quemado y amargo.
  3. Pasado ese tiempo añade la calabaza, la patata y la zanahoria, salpimenta y echa una cucharada pequeña de curry. Rehoga bien unos minutos y añade el vaso de caldo de pollo y cuece durante veinticinco (25′) minutos.
  4. Pasado ese tiempo retira del fuego y tritura todo muy bien con la batidora o pásalo por el pasapurés. Prueba de sal y rectifica.
  5. Añade la nata y vuelve a triturar para que quede muy fino y bien mezclado.

¡Qué aproveche!

Curiosidades de la receta de crema de calabaza

Puedes hacer la crema en la olla exprés y tan sólo te llevará unos minutos o si tienes thermomix también puedes hacerla ahí y triturarla una vez termine de hacerse.

El curry  no es una especia sino una mezcla de varias de ellas, hay muchas variedades y en cada lugar se hace diferente, lo que tienen en común es el color amarillento, el típico aroma y un ligero picante. Si no te gusta o no tienes a mano curry puedes sustituirlo por la especie que más te guste, un poco de comino, algo de canela, pimienta negra… o simplemente prescindir de él.

El caldo de pollo puedes sustituirlo por un vaso de agua pero el sabor será menos concentrado, también le puedes echar un cuarto (1/4) de pastilla de caldo. Si quieres que está menos cremosa puedes echarle un poco mas de caldo.

Hay quien en vez de echarle la nata, le echa unos quesitos tipo “el caserío”, le dá un sabor y una textura muy buena, a los crios les encanta.

Si tienes tiempo algún día puedes asar la calabaza antes de cocerla, le dará un sabor dulzón estupendo al haberse caramelizado los azúcares. Seguro que no te arrepientes.

Acompaña la crema con unas zamburiñas o vieiras salteadas, tendrás un plato único de categoría, yo le he puesto un trozo de bacalao confitado y lo he bordado 😉

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Roscón de Reyes

Roscón de Reyes. Como primera receta del año y para empezarlo bien, antes de que pasen Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente por nuestras casas cargados de buenas intenciones, os voy a enseñar la Receta del Roscón de Reyes paso a paso, que es una masa dulce tipo brioche con forma de gran rosco y adornada con frutos secos o fruta confitada.

Es tradicional el día seis de enero, día de los Reyes Magos, el desayunar o merendar con el Roscón de Reyes en famiila. Normalmente está relleno y dentro del relleno suele haber “sorpresas”, varias figuritas y una “haba”, que se descubren al comerlo. Una de las figuritas es el Rey o San José, que pronostica la suerte para el año venidero y a quién le toca la haba, paga el roscón o le toca traerlo el siguiente año.

No se me habría ocurrido meterme en el “berenjenal” de hacer un Roscón de Reyes Casero si el “bueno” de Javi (Javi Recetas pincha el enlace par ir a su receta) no me hubiese invitado hacer un Roscón con él. Fue toda una experiencia tanto hacerlo como compartir con él esos momentos y la cocina, desde ese momento no he probado otro más que el que se prepara en casa. Llevo ya con este tres años haciendo el roscón y triunfa como la cocacola en lata, no hay persona que lo haya probado y no esté encantad@ con él, es una garantía segura de que sale bien y gusta… por lo tanto y como no se puede repartir trozos a todo el mundo, lo mejor es que aprendáis hacerlo y disfrutéis tanto como yo en la elaboración, os sentiréis satisfechos de hacerlo y no tendréis el sentimiento de culpa al comerlo pues sabes lo que te estás comiendo, no como los que venden que a saber que producto hidrogenado tienen.

La receta del Roscón de Reyes no es complicada, eso si, tienes que armarte de paciencia para esperar los tiempos de levado de la masa, pero no te arrepentirás, te lo aseguro, pues el resultado, tanto el sabor como en la textura es increíble. Yo no soy muy habilidoso con los dulces y pasteles, más bien soy de salado, pero aunque no te quede el roscón con el aspecto que tienen los que venden -que parecen que están pintados- te aseguro que el resultado es buenísimo, ya ves, a mi no me suelen salir muy bonitos que digamos pero… no sobran ni las migas 😉

¿Manos a la harina? ¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el Roscón de Reyes

Para el roscón

  • 350 gr. de harina de fuerza
  • 25 gr. de levadura fresca
  • 125 ml. de leche
  • 100 gr. de azúcar
  • 75 gr. de mantequilla (a punto de pomada)
  • Un (1) huevo (sólo utilizarás la yema)
  • Una (1)  naranja
  • Una (1) cucharada de ron (del moreno)
  • Una (1) cucharada de aroma de azahar apto para el consumo
  • Sal fina

Para decorar el Roscón de Reyes

  • Fruta escarchada
  • Azúcar
  • Frutos secos
  • Un (1) huevo

Elaboración del Roscón de Reyes

1. Comienza disolviendo la levadura en leche tibia que no caliente, disuélvela con los dedos dentro del cuenco. Déjala actuar unos quince (15′) minutos.

2. En un bol echa 320 gr. de harina, tamizada por supuesto, para ello sólo tienes que pasarla por un tamizador o colador de cocina. Ralla la piel de una naranja, evita rallar la pulpa blanca que hay tras la corteza de la naranja o amargará. Añade a la harina la ralladura de la naranja y los 100 gr. de azúcar.

3. Una vez transcurrido los quince minutos desde que disolviste la levadura, la añades en el bol donde tienes la harina, el azúcar y la ralladura de naranja. Mezcla con una espátula desde los bordes hacia adentro, integrando los ingredientes poco a poco, con suavidad, hasta que se forme una especie de papilla, añade entonces la mantequilla, que la tendrás a punto de pomada*, el ron, la yema de huevo y una pizca de sal (la punta de una cucharilla pequeña).

4. Sigue amasando con la espátula hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y se forme una especie de bola pegajosa. Si hace falta, al final ayúdate con las manos.

5. Cuando tengas lista la bola, la pasas a la encimera o donde la vayas a amasar, espolvorea con un poco de harina la encimera. Comienza a amasar la bola, al principio será pegajosa, se te pegará a las manos y la encimera pero no abuses de la harina, usa sólo la estrictamente necesaria de los 30 gr. que tienes reservados para amasar,  porque poco a poco se irá despegando. Ten paciencia. La masa deberá quedarte pringosa pero que se despega fácilmente.

6. Haz una bola con la masa y ponla en un bol espolvoreado con harina. Echa un poco de harina también por encima y la tapas con un trapo limpio o un papel film. Déja que crezca la masa en un lugar cálido, deberá como mínimo doblar su tamaño para ello debemos tener paciencia y esperar unas dos o tres (2 ó 3 h) horas.

7. Pasado el tiempo de levado, coge la bola y empieza a darle forma, primero haciendo un agujero en el centro de la masa y estirando por igual hasta hacer un rosco homogéneo que lo colocaremos sobre una placa de horno con un papel de hornear. Una vez lo deposites en la bandeja, estíralo hasta que adopte la forma, ten en cuenta de dejar un buen agujero central para que cuando crezca no se cierre.

8. Deja la masa fermentar de nuevo cubierta con un papel de horno, tendrás que esperar  sobre una hora y media (1’5 h) en un sitio cálido, sin corrientes de aire.

9. Cuando haya subido lo suficiente, bate el huevo que tienes reservado y pinta con mucho cuidado la superficie del roscón y decora con la fruta escarchada, el azúcar o los frutos secos.

10. Mete en el horno precalentado a 160º arriba y abajo unos veinticinco (25′) minutos, que veas que tiene un bonito color dorado. Lo sacas y dejas enfriar muy bien.

Ya tienes tu Roscón de Reyes Casero!!

Curiosidades

La levadura a usar en esta receta tiene que ser levadura fresca, si no la encuentras busca una levadura de panadero, no valen las del tipo “royal” que son gasificantes, no levadura. Si usas levadura de panadero deberás tener en cuenta las proporciones, pues no son las mismas, 5 gr de levadura de panadero equivalen aproximadamente a 15 gr. de levadura prensada fresca, por lo tanto necesitarás aproximadamente unos 7 gr. de levadura de panadero. Al no usar levadura fresca la puedes añadir directamente con la harina.

Mantequilla a punto de pomada es cuando la mantequilla está tierna, blanda pero no líquida, en un punto intermedio, como si fuese pasta de dientes, para ponerla así has de sacarla de la nevera unas horas antes y trabajarla un poco hasta que adquiera una textura cremosa o meterla unos instantes en el microondas, que esté parcialmente derretida y trabajarla bien con los trozos que han quedado sin derretir, si ves que te has pasado la metes un poco en el frigorífico hasta que coja textura.

Para que la masa suba es importante que la habitación donde reposa esté caliente, si no tienes esa posibilidad puedes calentar el horno a 50º y apagarlo, cuando se temple metes la masa para que leve acelerando el proceso.

Cuando pintes el roscón hazlo con mucho mimo y con un pincel de silicona si es posible, como si acariciaras la masa, de este modo no se te bajará, ti lo haces bruscamente corres el riesgo que el roscón se desinfle.

Cada horno es un mundo por lo tanto la temperatura como el tiempo es estimativo, has de vigilar el roscón para que no se te queme y dejarlo el tiempo necesario.

Si lo vas a rellenar, una vez esté frio, lo cortas por la mitad con mucho cuidado. Puedes rellenarlo con nata montada, trufa, cidra o cualquier crema pastelera que te guste. Yo cuando lo corto, meto una bandeja de plástico flexible entre las dos mitades, así retiro una de ellas con cuidado y lo puedo rellenar sin que se me parta la parte de arriba.

¡Espero que os guste amig@s y que no os toque la “haba”!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.