Tarta salada de bacon, setas y queso.

Tarta salada de bacon, setas y queso. Habiendo visto el otro día en el blog de mi amiga Helena “Mi puchero” una tarta salaá como ella la llamó, ya que coincidimos en que no nos gusta el nombre de quiche, se me antojó y empecé a “maquinar” con qué la hacía yo, abrí el frigorífico y con un rápido vistazo ya sabía de qué iba a rellenarla. Lástima que no me quedó muy allá y las fotos no me gustaron, aunque rica bien que estaba y dimos buena cuenta de ello… Así que hoy os traigo una versión de la clásica Quiché lorraine que al contener otros ingredientes ya no se le podría llamar así.

Esta tarta salada o quiche de origen francés se puede hacer con el relleno que se te ocurra, el otro día la hice con carne picada, tomate, queso… y hasta se me ocurre el hacerla de chorizo o sobrasada, aunque la clásica se prepara con nata, huevos, bacon y queso. Se abre un abanico de posibilidades pues esta tarta admite cualquier manjar que el comensal quiera paladear, deja supurar tus papilas gustativas y elige sutilmente los ingredientes, sorpendente de lo que eres capaz de elaborar.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de la Tarta Salada de bacon, setas y queso

  • Una (1) lámina de masa quebrada u hojaldre* (mira en curiosidades)
  • Cuatro (4) huevos
  • 250 ml. de nata para cocinar
  • 100 ml. de leche entera
  • 200 gr. de bacon
  • 150 gr. de setas o champiñones
  • 150 gr. de queso para pasta Arla finello
  • Una (1) cebolla pequeña
  • Un (1) puerro
  • Una (1) cucharada de mantequilla Lurpak
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada
  • Sal

Elaboración de la receta de Tarta salada de bacon, setas y queso

  1.  Enciende el horno a 180º arriba y abajo, para que se vaya calentando mientras preparas la tarta salada.
  2. Si la masa es comprada, sólo tendrás que estirarla un poco con algo de harina para que no se te pegue a la mesa de trabajo, y darle el tamaño adecuado para el molde, deberá sobresalir unos centímetros del diámetro del molde, para ello colocalo encima de la masa y verás cuando la tienes con el tamaño adecuado.
  3. Pon la masa sobre el molde extendiéndola con el rodillo y acomódala en él, pasa el rodillo por los bordes para retirar el exceso de la masa.
  4. Pincha con un tenedor toda la masa para que no suba y se infle. Cubre el fondo de la masa con papel de hornear o papel de aluminio y echa unos garbanzos para que hagan peso sobre la masa.
  5. Introduce el molde en el horno cuando esté caliente y lo dejarás unos quince (15′) minutos.
  6. Mientras tanto bate los huevos en un bol y los reservas. Corta muy fina la cebolla y el puerro. Pon una sartén a fuego medio con una cucharada de mantequilla y sofríes la verdura con una pizca de sal y pimienta, blandita que no se queme y la reservas.
  7. Corta el bacon en trocitos, a tu gusto mas o menos grandes, y lo salteas en la misma sartén. Tiene que quedar dorado. Resérvalo sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  8. Lamina las setas o champiñones y saltéalas en la misma sartén, teniendo la precaución de retirar la grasa que ha dejado el bacon.
  9. Pasado el tiempo saca el molde del horno y pinta el fondo de la masa con el huevo que has batido anteriormente. Vuelve a meter la masa en el horno cinco (5′) minutos, esto es para que selle la masa y no se ponga blanda al echar los ingredientes.
  10. En el bol donde has batido los huevos incorpora la nata y la leche, mézclalo bien y lo salpimentas a gusto, con cuidado porque el bacon es salado y ralla un poco de nuez moscada. Echa también el sofrito de verdura, el bacon, las setas y la mitad del queso, mézclalo y vierte sobre la masa horneada repartiendo bien los ingredientes. El resto del queso distribúyelo por encima.
  11. Hornea de nuevo a la misma temperatura unos veinte (20′) minutos o media hora, hasta que esté con un bonito color dorado.

¡Sírvelo caliente!

Curiosidades de la receta de la tarta salada de bacon, setas y queso

*Para elaborar esta tarta salada necesitas una masa quebrada o de hojaldre, en este caso yo he echado mano de una masa ya hecha (estaba flojete ;)) te saca de un apuro rápidamente si es de calidad, claro, pero puedes hacerla tu mismo en casa ya sea a mano en en la Thermomix, pues es una receta muy fácil. Como yo no tengo publicada ninguna, si quieres hacerla te invito a que te pases por el blog de mi amigo Javi Recetas donde tiene publicada la receta de masa quebrada paso a paso.

El queso y mantequilla que he utilizado “queso para pasta Arla finello” “Mantequilla Danesa Lurpak“, son productos que me ha enviado Arla Foods para probarlos,  estupendos para este tipo de elaboraciones, da muy buen sabor y funde muy bien integrándose con los demás ingredientes. La filosofía de esta empresa no dista mucho de la mía, tiene pasión por la naturaleza y unos hábitos de vida saludables con sus productos naturales, ideal para una dieta sana y equilibrada.

Como ya te he comentado el relleno de la tarta salada es a tu gusto, cambia o añade ingredientes a tu gusto.

Si quieres que sea un poco menos calórica puedes utilizar tacos de jamón york en vez de bacon, reducir la cantidad de queso o añadir verduras como alcachofas, habas, espinacas temiendo en cuenta las cantidades para que no rebose rellenar la masa.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pan de Pita

Pan de pita. Este pan es de origen árabe aunque hoy día, en cualquier parte del mundo se puede encontrar, se ha extendido y adaptado a nuestras cocinas en sus diferentes versiones, como parte principal de ella o como acompañamiento, casi todo el mundo ya lo conoce por los famosos “kebabs”.

Para seguir con la temática árabe, nos faltaba como no, el pan de pita, para acompañar y como así lo hice en la receta de hummus, de la cena árabe que te hablé. Pues aquí tienes la receta para hacer pan de pita tanto la forma tradicional como si tienes thermomix y te evitas el amasado que con el poco tiempo que se que tienes seguro que lo agradeces.

¡Ponte el delantal Habibi! (Mi amigo Carlos seguro que se acordará de esto)

Ingredientes para la receta de pan de pita

  • 450 gr. de harina de trigo (yo usé de fuerza)
  • 20 gr. de levadura fresca de panadero
  • 250 gr. de agua (250 ml)
  • 30 gr. de aceite de oliva (30 ml)
  • Una (1) cucharada pequeña de sal
  • 15 gr. de azúcar

Elaboración tradicional de la receta de pan de pita

  1. En un bol amplio echa la harina tamizada y haz una especie de volcán en el centro.
  2. Disuelve la levadura en agua tibia (que no caliente) se la añades al bol de la harina con el resto de agua, la sal, el azúcar y el aceite de oliva.
  3. Mezcla con las manos desde fuera hacia adentro integrando bien todos los ingredientes.
  4. Una vez tengas una masa homogénea y elástica, pasa la masa a una mesa enharinada para trabajarla. Amasa unos diez (10′) minutos añadiendo un poco de harina a la mesa si se pega mucho (si fuese necesario sin abusar) .
  5. Engrasa levemente un bol y deposita la masa en él tapada con papel film hasta que duplique su volumen, al menos una (1 h.) hora, en lugar cálido para que fermente.
  6. Pasado el tiempo “de rigor” saca la masa y le quitas el aire amasando un minuto y dividimos la masa en porciones de 50 gr. aproximadamente, haciendo bolitas en ellas.
  7. Ayúdate del rodillo para estirar las bolitas dándole forma mas o menos circular, sobre una encimera ligeramente enharinada. Deben de quedar muy finas.
  8. Precalienta bien el horno, arriba y abajo a 240º, coloca un papel de horno sobre la bandeja que estará a media altura y cuando coja la temperatura vé horneando los panes en tandas. El tiempo de horneado estará entre los cinco (5′) y los ocho (8′) minutos. No dejes que se doren demasiado pues la masa se resquebrajará, mas vale quedarte corto y ponerle algún minuto más que pasarte, con la primera tanda le cogerás el punto de horneado.
  9. Ya tienes listos tus panes de pita para acompañar el Hummus o rellenarlos con lo que más te guste.

Elaboración en Thermomix de la receta de pan de pita

  1. Pon en el vaso de la Thermomix los 250 gr. de agua, 30 gr. de aceite de oliva y los 15 gr. de azúcar. Programa un (1′) minuto a 37º, Velocidad 1.
  2. Añade la levadura desmenuzada y programa diez (10″) segundos velocidad 4.
  3. Añade la harina (preferiblemente tamizada) y la cucharada pequeña de sal. Programa treinta (30″) segundos, velocidad 6.
  4. Amasa tres (3′) minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.
  5. Deja reposar en el mismo vaso al menos media (1/2 h.) hora, hasta que la masa doble su volumen.
  6. Sigue  a partir del paso 6 de la receta tradicional.

 Curiosidades de la receta de pan de pita

El pan de pita debe de quedar hueco por dentro y no excesivamente dorado.

Mientras se van horneando las tandas de pan de pita, los que ya tienes hechos consérvalos en un plato o bandeja entre paños limpios ligeramente humedecidos (que no mojados), de este modo conservará algo del calor y seguirán tiernos.

Si sólo vas hacer algunos panes, puedes congelar el resto de la masa envuelta en papel film transparente  y descongelarla cuando vayas a utilizarla. Solo tendrás que seguir a partir del punto 6 de la receta tradicional para disfrutar de un pan recién hecho.

En el momento de consumirlos, sólo has de hacerle un corte al pan en un lado y rellenarlo a gusto con Hummus (paté de garbanzos), pollo, verdura, queso, falafel y hasta mermelada.  Yo lo he acompañado con hummus y un tajine de pollo con cuscús haz tu lo mismo con cualquier alimento que te guste.

Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tortillitas de Camarones

Tortillitas de Camarones. Estas tortillitas han convertido en todo una representación de la gastronomía gaditana, siendo de origen humilde son a día de hoy todo un manjar apreciado tanto por nativos como foráneos.

Nada mas termina la navidad, comienza el preludio de la “Fiesta Grande” de Cádiz “Los Carnavales” y con estos, sus fiestas gastronómicas, es momento de degustar estas tortillitas de camarones, los erizos, los ostiones, los pestiños y las papas aliñás entre otros productos. Las distintas peñas carnavalescas ofrecen de forma gratuita, un mes antes del comienzo oficial del concurso de agrupaciones, estos productos en unas fiestas llamadas la Pestiñá, la Erizá y la Ostíoná entre otras. Hará unas semanas se celebraron estas fiestas y para que podaís acompañarnos en la celebración, os enseño como se hace la receta de tortillitas de camarones.

Como bien dice Pepe Monforte en su Revista Gastronómica de la provincia de Cádiz “Las cosas de comé”, los origenes son inciertos aunque superan el siglo de historia, y aseguran que pudo tener sus inicios en La Isla de León (San Fernando), no obstante, lo que si es cierto es que si tuvo o no su origen en esta ciuidad, a este plato se la relaciona con ella y al menos es “su madre adoptiva”.

¡Ponte el delantal, la mascara o antifaz!

Ingredientes para la receta de tortillas de camarones

  • 250 gr. de camarones (tienen que estar vivos)
  • 150 gr. de harina de trigo
  • 150 gr. de harina de garbanzos
  • Tres (3) cebolletas rojas
  • Un (1) manojo de perejil
  • 500 ml. de agua con gas (soda)
  • Sal
  • Aceite de oliva suave (para freir las tortillitas)

Elaboración de las tortillitas de camarones

  1. Comienza lavando las cebolletas y el perejil. Pícalo todo en trocitos muy pequeños (brunoise). Reserva.
  2. En un cuenco o bol echa el agua y a continuación la harina de trigo y la de garbanzos (si la tamizas mejor que mejor), mezcla bien con una varilla o tenedor hasta conseguir una masa homogénea, te tendrá que quedar un tanto liquida.
  3. Agrega los camarones, la cebolleta, el perejil y una pizca de sal, remueve todo muy bien.
  4. Pon una sartén al fuego fuerte con abundante aceite de oliva.
  5. Cuando el aceite este bien caliente -casi humeando- ve friendo las tortillitas de una en una.  Echa una cucharada de masa en el aceite y dale la vuelta para que se dore por los dos lados.
  6. Deposita las tortillitas que vayas friendo en un plato o fuente con papel absorvente para el exceso de aceite.

¡Cómelas calentitas!

Curiosidades de la receta de tortilla de camarones

Los camarones deben estar “vivitos y coleanto”, no hay mejor señal de que son frescos que salten, pero si no tienes opción a camarones vivos también puedes encontrarlos congelados (aunque aquí no suele hacerse con ellos) o si no los encuentras gambitas pequeñas y hasta bacalao son buena opción, pero ya no serán tortillitas de camarones.

La cebolleta roja es una cebolla fina y alargada, con un sabor suave, pero si no la encuentras en tu zona puedes usar la cebolla que tengas a mano, si es fresca mejor.

La harina de garbanzos la venden en cualquier supermercado pero si no la encuentras y tienes una buena batidora o thermomix con sólo triturar hasta dejar en polvo los garbanzos ya tienes la harina. Si usas sólo de trigo también puedes hacerlas pero se te inflarán las tortillitas como si fuesen buñuelos.

La masa es mas bien líquida, parecida a una tempura. Prueba hacer la primera tortillita y según como te salga tendrás que corregir añadiendo un poco de agua si está muy espesa o con un poco de harina si es demasiado líquida, aunque con los ingredientes que te pongo debe de salir bien la masa. Al probar la primera tortillita corrige el punto de sal si fuese necesario.

En mi casa, mi madre siempre utilizó casera blanca en vez de agua con gas, y la verdad no se nota la diferencia. El echarle agua con gas es porque al freirse le dá a las tortillitas esa curiosa terminación “con encaje”.

Si quieres saber algo más sobre la historia de las tortillitas de camarones puedes echarle un vistazo al  blog de Manuel J. Ruiz Torres “Cocina Gaditana del Doce” donde hace una magnifica investigación sobre la procedencia de esta receta, además de divulgar la cocina Gaditana en la época de las Cortes de Cádiz, que precisamente este año es el 200 aniversario de la promulgación de la primera Constitución Española.

¡Espero que os guste amig@s y Felíz Carnaval!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Roscón de Reyes

Roscón de Reyes. Como primera receta del año y para empezarlo bien, antes de que pasen Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente por nuestras casas cargados de buenas intenciones, os voy a enseñar la Receta del Roscón de Reyes paso a paso, que es una masa dulce tipo brioche con forma de gran rosco y adornada con frutos secos o fruta confitada.

Es tradicional el día seis de enero, día de los Reyes Magos, el desayunar o merendar con el Roscón de Reyes en famiila. Normalmente está relleno y dentro del relleno suele haber “sorpresas”, varias figuritas y una “haba”, que se descubren al comerlo. Una de las figuritas es el Rey o San José, que pronostica la suerte para el año venidero y a quién le toca la haba, paga el roscón o le toca traerlo el siguiente año.

No se me habría ocurrido meterme en el “berenjenal” de hacer un Roscón de Reyes Casero si el “bueno” de Javi (Javi Recetas pincha el enlace par ir a su receta) no me hubiese invitado hacer un Roscón con él. Fue toda una experiencia tanto hacerlo como compartir con él esos momentos y la cocina, desde ese momento no he probado otro más que el que se prepara en casa. Llevo ya con este tres años haciendo el roscón y triunfa como la cocacola en lata, no hay persona que lo haya probado y no esté encantad@ con él, es una garantía segura de que sale bien y gusta… por lo tanto y como no se puede repartir trozos a todo el mundo, lo mejor es que aprendáis hacerlo y disfrutéis tanto como yo en la elaboración, os sentiréis satisfechos de hacerlo y no tendréis el sentimiento de culpa al comerlo pues sabes lo que te estás comiendo, no como los que venden que a saber que producto hidrogenado tienen.

La receta del Roscón de Reyes no es complicada, eso si, tienes que armarte de paciencia para esperar los tiempos de levado de la masa, pero no te arrepentirás, te lo aseguro, pues el resultado, tanto el sabor como en la textura es increíble. Yo no soy muy habilidoso con los dulces y pasteles, más bien soy de salado, pero aunque no te quede el roscón con el aspecto que tienen los que venden -que parecen que están pintados- te aseguro que el resultado es buenísimo, ya ves, a mi no me suelen salir muy bonitos que digamos pero… no sobran ni las migas 😉

¿Manos a la harina? ¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el Roscón de Reyes

Para el roscón

  • 350 gr. de harina de fuerza
  • 25 gr. de levadura fresca
  • 125 ml. de leche
  • 100 gr. de azúcar
  • 75 gr. de mantequilla (a punto de pomada)
  • Un (1) huevo (sólo utilizarás la yema)
  • Una (1)  naranja
  • Una (1) cucharada de ron (del moreno)
  • Una (1) cucharada de aroma de azahar apto para el consumo
  • Sal fina

Para decorar el Roscón de Reyes

  • Fruta escarchada
  • Azúcar
  • Frutos secos
  • Un (1) huevo

Elaboración del Roscón de Reyes

1. Comienza disolviendo la levadura en leche tibia que no caliente, disuélvela con los dedos dentro del cuenco. Déjala actuar unos quince (15′) minutos.

2. En un bol echa 320 gr. de harina, tamizada por supuesto, para ello sólo tienes que pasarla por un tamizador o colador de cocina. Ralla la piel de una naranja, evita rallar la pulpa blanca que hay tras la corteza de la naranja o amargará. Añade a la harina la ralladura de la naranja y los 100 gr. de azúcar.

3. Una vez transcurrido los quince minutos desde que disolviste la levadura, la añades en el bol donde tienes la harina, el azúcar y la ralladura de naranja. Mezcla con una espátula desde los bordes hacia adentro, integrando los ingredientes poco a poco, con suavidad, hasta que se forme una especie de papilla, añade entonces la mantequilla, que la tendrás a punto de pomada*, el ron, la yema de huevo y una pizca de sal (la punta de una cucharilla pequeña).

4. Sigue amasando con la espátula hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y se forme una especie de bola pegajosa. Si hace falta, al final ayúdate con las manos.

5. Cuando tengas lista la bola, la pasas a la encimera o donde la vayas a amasar, espolvorea con un poco de harina la encimera. Comienza a amasar la bola, al principio será pegajosa, se te pegará a las manos y la encimera pero no abuses de la harina, usa sólo la estrictamente necesaria de los 30 gr. que tienes reservados para amasar,  porque poco a poco se irá despegando. Ten paciencia. La masa deberá quedarte pringosa pero que se despega fácilmente.

6. Haz una bola con la masa y ponla en un bol espolvoreado con harina. Echa un poco de harina también por encima y la tapas con un trapo limpio o un papel film. Déja que crezca la masa en un lugar cálido, deberá como mínimo doblar su tamaño para ello debemos tener paciencia y esperar unas dos o tres (2 ó 3 h) horas.

7. Pasado el tiempo de levado, coge la bola y empieza a darle forma, primero haciendo un agujero en el centro de la masa y estirando por igual hasta hacer un rosco homogéneo que lo colocaremos sobre una placa de horno con un papel de hornear. Una vez lo deposites en la bandeja, estíralo hasta que adopte la forma, ten en cuenta de dejar un buen agujero central para que cuando crezca no se cierre.

8. Deja la masa fermentar de nuevo cubierta con un papel de horno, tendrás que esperar  sobre una hora y media (1’5 h) en un sitio cálido, sin corrientes de aire.

9. Cuando haya subido lo suficiente, bate el huevo que tienes reservado y pinta con mucho cuidado la superficie del roscón y decora con la fruta escarchada, el azúcar o los frutos secos.

10. Mete en el horno precalentado a 160º arriba y abajo unos veinticinco (25′) minutos, que veas que tiene un bonito color dorado. Lo sacas y dejas enfriar muy bien.

Ya tienes tu Roscón de Reyes Casero!!

Curiosidades

La levadura a usar en esta receta tiene que ser levadura fresca, si no la encuentras busca una levadura de panadero, no valen las del tipo “royal” que son gasificantes, no levadura. Si usas levadura de panadero deberás tener en cuenta las proporciones, pues no son las mismas, 5 gr de levadura de panadero equivalen aproximadamente a 15 gr. de levadura prensada fresca, por lo tanto necesitarás aproximadamente unos 7 gr. de levadura de panadero. Al no usar levadura fresca la puedes añadir directamente con la harina.

Mantequilla a punto de pomada es cuando la mantequilla está tierna, blanda pero no líquida, en un punto intermedio, como si fuese pasta de dientes, para ponerla así has de sacarla de la nevera unas horas antes y trabajarla un poco hasta que adquiera una textura cremosa o meterla unos instantes en el microondas, que esté parcialmente derretida y trabajarla bien con los trozos que han quedado sin derretir, si ves que te has pasado la metes un poco en el frigorífico hasta que coja textura.

Para que la masa suba es importante que la habitación donde reposa esté caliente, si no tienes esa posibilidad puedes calentar el horno a 50º y apagarlo, cuando se temple metes la masa para que leve acelerando el proceso.

Cuando pintes el roscón hazlo con mucho mimo y con un pincel de silicona si es posible, como si acariciaras la masa, de este modo no se te bajará, ti lo haces bruscamente corres el riesgo que el roscón se desinfle.

Cada horno es un mundo por lo tanto la temperatura como el tiempo es estimativo, has de vigilar el roscón para que no se te queme y dejarlo el tiempo necesario.

Si lo vas a rellenar, una vez esté frio, lo cortas por la mitad con mucho cuidado. Puedes rellenarlo con nata montada, trufa, cidra o cualquier crema pastelera que te guste. Yo cuando lo corto, meto una bandeja de plástico flexible entre las dos mitades, así retiro una de ellas con cuidado y lo puedo rellenar sin que se me parta la parte de arriba.

¡Espero que os guste amig@s y que no os toque la “haba”!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Empanada Gallega de carne.

La Empanada es uno de los platos Gallegos por excelencia, siempre está presente en todas las fiestas, reuniones y celebraciones, aunque ya es un bien común en todas partes, lo bueno se comparte y llega a todos los lugares. El pasado 11 de noviembre fué el día de San Martín, que marca la fecha de los fríos del invierno y fecha tradicional de las matanzas del cerdo en Galicia y de ahí la expresión “a todo cerdo le llega su San Martín” (“A todo porco lle chega o seu San Martiño”), pues en honor a “San Martiño” mi empanada es de carne de cerdo o sea de “raxo”.

La empanada no tiene mucho misterio, un sofrito -que es la base principal-, una masa fácil de hacer -normalmente de harina de trigo, pero también se hace de maiz sobre todo en las Rías Baixas- y un relleno, el que mas guste, se puede rellenar de casi cualquier cosa, no obstante según la zona, tradicionalmente se le pone un relleno diferente. En este caso voy a rellenarla de “raxo”, como ya he dicho, pero una de las mas famosas y extendidas es la de atún o bonito,  las del cocido, que se hace con las carnes de este, o las de aprovechamiento, que se hacen con los restos de comida de cualquier guiso o asado que hayamos hecho.

En mi familia no hay gallegos pero si muchos y muy buenos amigos de allí, esta receta la dedico a todos mis amig@s galleg@s, los que lo son y los de adopción y con especial cariño a la “Señora Justa”, que hace las mejores empanadas que he probado nunca y he probado unas pocas.

¿Manos a la harina? Pues, ¡Ponte el delantal!

Ingredientes

Para el sofrito

  • 125 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Dos (2) cebollas
  • Un (1) tomate
  • Medio(1/2) pimiento verde
  • Medio (1/2) pimiento rojo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón dulce de la vera
  • Sal

Para la masa

  • 500 gr. de harina de trigo
  • 200 ml. de agua tibia
  • 100 ml. de aceite del sofrito
  • 50 ml. de vino blanco
  • 25 gr. de levadura prensada o de panadero
  • Una (1) cucharada pequeña de sal
  • Un (1) huevo (para pintar la empanada)

Para el relleno

  • 500 gr. de lomo de cerdo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Media (1/2) cucharada de orégano
  • Dos (2) hojas de laurel
  • Una punta de pimentón
  • sal

 

 Elaboración

1.- Lo primero es hacer el sofrito, para ello pon una sartén amplia al fuego medio con los 125 ml. de aceite de oliva. Corta las cebollas en juliana, los pimientos y los ajos en trocitos. Cuando esté el aceite caliente echa la cebolla, los pimientos y los ajos, deja que se poche lentamente.

2.- Ralla el tomate y cuando esté todo bien pochado se lo añades al sofrito y sigue pochando hasta que se haga. A continuación añade el pimentón y retira del fuego para que no se queme, remueve bien y pasas todo el sofrito a un colador con un recipiente debajo para recoger el aceite sobrante, que utilizarás para hacer la masa.

3.- Corta la carne en trocitos, alíñala con el ajo bien picadito, el orégano, un poco de sal, las hojas de laurel y la punta del cuchillo de pimentón. Remueve bien para que se adobe la carne y resérvala.

4.- Para hacer la masa coge un bol o recipiente profundo y echa la harina previamente tamizada. Haz una especie de volcán en el centro.

5.- Calienta el agua, desmenuza la levadura en el agua y la echas en el volcán. Añade también el aceite de haber hecho el sofrito, el vino blanco y la cucharadita de sal.

6.- Mézclalo bien con una lengua o cuchara de madera y cuando se integren bien todos los ingredientes, pasa la bola de masa a una mesa con un poco de harina espolvoreada para que no se pegue.

7.- Amasa bien unos diez (10′) minutos para que la bola de masa se haga mas firme, poco a poco se irá haciendo mas elástica y menos pegajosa. Reserva la masa en un bol enharinado y tapado con un paño limpio al menos una hora (1 h).

8.- Mientras reposa la masa, en la misma sartén donde has hecho el sofrito, echa un un par de cucharadas de aceite de oliva y fríe la carne, no la hagas mucho pues se terminará de hacer dentro de la empanada en el horno. Mezcla el sofrito que has hecho con la carne, deja que se enfríe y resérvalo.

9.- Ahora divide la masa en dos partes, una un poco mas grande que otra, la grande será la de abajo y la pequeña para arriba.  Estira la cada una con un rodillo, con cuidado de que no se te rompa, sobre una encimera ligeramente enharinada para que no se te pegue.

10.- Coloca sobre una bandeja para horno un papel de hornear y sobre este la masa estirada mas grande. Añade el relleno y extiéndelo por toda la superficie de la base.

11.- Tapa con la otra masa y recorta los bordes sobrantes, sella los bordes dando pequeños pellizcos para que no se abra.12.- Con la masa que te ha sobrado de los bordes haz unas trenzas, tiras o cordoncitos para adornar, una de ellas circular y la colocas en el medio con un ajujero en la masa para que respire. Pincha la masa con un tenedor para que no se infle al cocerla en el horno.

13.- Precalienta el horno a 180ºc, arriba y abajo. Mientras bate un huevo y pinta toda la superficie de la empanada, para que quede con un bonito color dorado.

14.- Mete la empanada en el horno a media altura y hornearla unos cuarenta (40′) minutos.

¡Por fin tienes tu empanada!

Curiosidades

 La empanada puedes hacerla con tiempo suficiente, y dejarla en el frigorífico hasta que la vayas a cocer. Si haces el sofrito el día anterior te saldrá la empanada todavía más rica.

La carne puedes ponerla en filetes finos, cortarla en tiras o picada. Yo la he hecho con lomo pero si quieres puedes utilizar otra parte que te guste. Ya sabes, puedes cambiar la carne por cualquier ingrediente que te guste, pollo, marisco, pescado, hay infinidad de combinaciones.

Vigila la empanada y si al cocer la empanada se infla, pínchala con un tenedor, se bajará la masa inmediatamente.

Si quieres calentar la empanada enciende el horno a 200º y cuando esté caliente mete la empanada, déjala tres o cuatro minutos y la tendrás de nuevo rica y calentita.

¡Qué la disfruteis amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.