Ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

Print Friendly

Y seguimos para bingo y la operación bikini, o bañador ajustado, lo que prefieras. La cuestión es que traigo una ensalada riquísima que me pasó mi amiga Patri -con mis modificaciones y apaños habituales- y que merece la pena compartir, porque además de estar riquísima, es otra forma de comer brócoli, una verdura repleta de vitamina C, ácido fólico y vitamina A, y lo curioso de la receta es que no hay que cocinar el brocoli, se come crudo y así no pierde ninguna de sus propiedades, aparte de hacerse muy rápido.

Podría decir que es ideal para bajar peso o para los deportistas por el tema de los frutos secos, pero es más bien una ensalada un tanto “guarreta”, pero con el punto ese que tanto nos gusta y que nos hace sentir bien pensando en que comemos sano y por supuesto rico, rico. Pero no te asustes, mas abajo, en curiosidades, te doy unas pautas para hacerla un poco más sana, si lo que quieres es quitarle calorías, bajar de peso o te van las pesas.

La receta está pensada para dos personas y cómo plato único.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

  • 200 gr. de brócoli
  • Una cebolleta roja pequeña
  • 120 gr. de bacon troceado
  • Dos (2) cucharadas de pasas
  • Una (1) cucharada de pipas de girasol peladas y sin sal
  • 60 gr. de cuajada láctica El bucarito de cebolla*
Para la vinagreta
  • Dos (2) cucharadas de mahonesa
  • Media (½) cucharada de vinagre de Jerez
  • Dos (2) cucharadas de azúcar

Elaboración de la receta de ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

  1. Corta el brócoli en pequeñas porciones de “un bocado” quitando los tallos, lava muy bien todos los “arbolitos” y escúrrelos muy bien para que no quede aguada la ensalada. Resérvala en un bol o ensaladera.
  2. Pela y corta la cebolleta en trocitos muy pequeños, incorpórala al bol del brócoli.
  3. En un bol, haz una vinagreta con las dos cucharadas de mahonesa, la media cucharada de vinagre y las dos de azúcar, mezcla muy bien y se lo zampas también al bol, junto con las pasas.
  4. Es conveniente dejar reposar al menos una hora en la nevera, removiendo de vez en cuando para que se impregne bien todo, aunque si no tienes tiempo, sáltate el este paso.
  5. Mientras tanto, pon una sartén a fuego medio-bajo, sin aceite, y dora bien el bacon. Cuando esté dorado, pon el bacon en un plato con un papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  6. Dispón en un plato o ensaladera el brócoli, añade las pipas, el bacon, la cuajada láctica desmenuzada o cortada a trocitos y lo sirves.

Acompaña la ensalada con unos ricos picos!

Curiosidades de la ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

Ni que decir tiene que si la mahonesa es casera mejor que mejor. Si no la haces te recomiendo que compres una de calidad y a ser posible mahonesa light, aunque si la quieres aligerar un poco de calorías puedes sustituir la mahonesa por yogur natural. De la misma forma puedes cambiar el bacon por jamón cocido o pavo, pero ya nunca será la misma…

Para la vinagreta puedes poner un vinagre de vino blanco en vez de el de Jerez si te resulta muy fuerte. Y sustituir el azúcar por miel, si lo tuyo son las pesas.

*La cuajada lactica es una nueva especialidad de la Quesería El Bucarito que presentó a mis amigos blogueros hace unos días. Como yo no pude asistir, Benjamín Colsa tuvo el detalle de traerme un poco para probarla y quedé encantado con su fino sabor y textura. Se trata de un queso o yogur curado con sabor ácido, elaborado con muy poco cuajo y madurándolo unas 16 ó 20 horas. En esta quesería elaboran hasta seis especialidades diferentes: Perejil, rábano, mostaza, cebolla, pimentón y finas hierbas. Yo usé la de cebolla. 

Si no encuentras cuajada láctica puedes ponerle queso de cabra o queso fresco artesano.

Si te gustan este tipo de ensaladas, échale un vistazo a la Ensalada templada de espinacas, bacon y queso de cabra, es muy parecida a esta y también está deliciosa.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado la ensalada, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tataki de Atún rojo

Print Friendly

Tataki de atún rojo. Con la llegada de los primeros atunes rojos de la temporada a los mercados de la provincia de Cádiz, inicio la peregrinación a mi pescadería de confianza “Fernando Coucheiro” para la elaboración de recetas con este delicioso manjar. Hoy cocino un Tataki, una denominación japonesa que atiende a una forma de preparar pescado, fileteado, marinado y marcado brevemente en una plancha.

Fernando Coucheiro es mi pescadería de referencia para comprar atún rojo salvaje, – como ya te he comentado alguna vez- aunque también está especializado en pez espada  del Estrecho de Gibraltar. Suelo comprarlo allí no sólo por el prestigio que tiene en el sector sino por su honestidad en los productos. Ya son muchos años al frente del negocio y conoce a la perfección que pieza es más adecuada para cada elaboración dando un consejo personalizado a cada cliente, cada día más exigente y que pide cosas más raras, para algunos, como piezas para tataki, sashimi, niguiri, entre otras.

Estos primeros atunes vienen de canarias, pero pronto tendremos aquí el esperados atún rojo de almadraba de los que te hablo en la receta de Tartar de Atún Rojo de almadraba  que ya publiqué hace un tiempo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Tataki de Atún Rojo

  • Una pieza de atún rojo de unos 300 gr.
  • Tres (3) cucharadas de soja japonesa
  • Una (1) lima
  • Un (1) diente de ajo
  • Un (1) trozo de jengibre fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Semillas de sésamo blanco y negro

Elaboración de la receta de Tataki de Atún Rojo

  1. Corta la pieza de atún rojo en un listón de unos cuatro (4) cm de lado. Si no tienes mucha experiencia en el corte de atún puedes pedirle a tu pescadero que te lo corte o te aconseje cómo hacerlo.
  2. Ralla la piel de la lima con un rallador y exprime su zumo. Ralla también medio  diente de ajo y un trocito de jengibre fresco.
  3. Pon la pieza de atún en un bol o bandeja que tenga algo de fondo, añade el zumo de lima, las tres cucharadas de soja japonesa, una cucharada de aceite de oliva virgen extra, ralladura de la lima, la del ajo y la del jengibre. Mezcla todo y deja macerar un par de horas en el frigorífico
  4. Una vez pasado el tiempo de maceración retirar el trozo de atún rojo y reducir el marinado en una sartén a fuego lento hasta que veas que se espesa el líquido. Yo suelo colarla una vez reducida para hacerla mas fina y no encontrarme trocitos. Resérvalo.
  5. Pon a fuego muy fuerte una sartén, mientras calienta prepara un plato con semillas de sésamo y pasas el atún por ellas, al estar humedecido con el marinado se quedarán adheridas. Marca todos los lados del atún, unos 20 segundos por cada lado.
  6. Corta el atún en filetes o lonchas de menos de un dedo de grosor y sírvelas en un plato con la salsa que has reducido.

Itadakimasu!

Curiosidades de la receta de Tataki de Atún Rojo

La pieza de atún rojo es esencial en esta receta, yo he utilizado de la zona llamada “descargado” no obstante, puedes hacerlo con otra pieza, aunque puede que te resulte algo mas seca. Si no tienes la suerte de encontrar atún rojo, utiliza  otro atún como yellowfinn, bonito u otro atún fresco de calidad. También tienes la opción de comprarlo on line en la tienda de Gadira donde disponen de él durante todo el año.

La imagen pertenece a Gadira, Productos de Almadraba, S.L.

Como ya te he comentado en anteriores recetas, hay muchos tipos y marcas de salsa de soja, la que me gusta utilizar es la del tipo japonesa (kikkoman) aunque puedes usar cualquiera que tengas a mano, siempre y cuando sean bajas en sal.

Si no tienes semillas de sésamo de los dos tipos, utiliza sólo de la que dispongas.

Acompaña el plato con la salsa de haber reducido el marinado, un poco de salmorejo y algunos brotes de ensalada aliñada con zumo de lima y soja. También puedes acompañarlo con tomate rallado y soja, diferentes confituras o alga wakame.

Espero que os guste amig@s.

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

Ensalada de Pimientos del Piquillo Gaditanos

Print Friendly

Ensalada de pimientos de piquillo con mandarina y aguacate. Qué sí, que estamos en unas fechas complicadas, lo sé, que hay que cortarse un poquito para la operación bikini, no te preocupes, yo te ayudo. Esta ensalada no te defraudará, eso sí, la salsa que resulta no la vayas a mojar con pan, que nos conocemos…

Te cuento cómo surgió la idea de esta ensalada: Hace poco, estaba comprando en mi frutería habitual “Manuel Flores”, y escuchando a Maru, una de mis encantadoras fruteras, la oí explicar una ensalada que me resultó cuanto menos curiosa. No me lo pensé y me metí de lleno en la conversación para sacar los ingredientes, que con gusto me dieron, y he aquí la versión de esta rica y fresca ensalada.

La principal característica de esta ensalada son los Pimientos del Piquillo Gaditanos, plantados en Paterna (Cádiz) por la empresa Conservas Cantizano. Son totalmente naturales, conservados en aceite de oliva virgen extra de la serranía gaditana.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la ensalada de pimientos del piquillo con mandarina y aguacate

  • Un (1) bote de pimientos del piquillo asados
  • Un (1) aguacate
  • Dos (2) mandarinas
  • Una (1) lata pequeña de maíz
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez a la Tintilla de Rota (u otro vinagre de Jerez)
  • Un (1) diente de ajo
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración de la receta de Pimientos de piquillo con mandarina y aguacate

  1. Abre el bote de pimientos del piquillo, escúrrelos y reserva el aceite de oliva virgen extra de la conserva. Córtalos en tiras.
  2. Pela las mandarinas y déjalas sin piel. Aprovecha todo el zumo que puede resultar al pelar, escurriendo las pieles. Resérvalo.
  3. Pela el aguacate y córtalo en dados.
  4. En un bote pequeño con tapa, añade el aceite de conserva de los pimientos que tenías reservado, el zumo de mandarina, una cucharada de vinagre de Tintilla de Rota, una pizca de pimienta recién molida, sal, un diente de ajo pelado y partido en tres trozos y media cucharada de aceite de oliva virgen extra. Cierra el bote y agita enérgicamente para emulsionar el aliño.
  5. Dispón en un bol los pimientos, la mandarina pelada, el aguacate y un par de cucharadas de maíz dulce.
  6. Retira los trozos de ajo y rocía con el aliño la ensalada al gusto.

¡Buen provecho!

Curiosidades de la receta de ensalada de pimientos del piquillo con mandarina y aguacate

Si no encuentras los pimientos del piquillo asados gaditanos, usa unos de buena calidad, merece la pena una buena conserva. Fíjate bien en la procedencia de la conserva, algunos productores etiquetan como producto Navarro y luego resulta que los pimientos son de Chile, que no digo que sean malos, pero no me gusta nada que no sean honestos y engañen al consumidor.

Prueba a ponerle unos dados de mango a la ensalada, además de combinar muy bien por su sabor ácido y dulce, le dará color y otra textura más.

Para la vinagreta he usado un vinagre de Jerez a la Tintilla de Rota de Bodegas “El gato” pero si no lo encuentra usa cualquier otro vinagre de Jerez y si te gusta más fuerte añade más vinagre. Si quieres que la vinagreta sea más suave no le pongas ajo, aunque es casi testimonial.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado la ensalada, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Risotto de calabacín y setas

Print Friendly

Risotto de calabacín y setas. El risotto es un plato típico italiano, me atrevería a decir que de los más consumidos. Se trata de un arroz cremoso al que se le va añadiendo poco a poco el caldo para que el arroz suelte el almidón y le dé esa textura melosa, aunque estoy seguro que ya todos conocéis este arroz tan sabroso.

En esta ocasión lo he hecho con calabacín y champiñones, tradicionalmente se suele hacer con setas cultivadas o silvestres, más concretamente, con boletus, al plato lo llaman: “risotto fungui porcini”, que si encontrase alguno por aquí lo haría, pero no es este el caso, tenía unos champiñones frescos y con eso me he apañado.

Es una receta fácil y rápida de hacer, con multitud de variantes y adaptable a todo paladar. Las cantidades son para dos comensales.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de risotto de setas y calabacín

  • 200 gr. de arroz (Arborio o bomba preferiblemente)
  • 100 gr. de calabacín
  • 100 gr. de champiñones
  • Una (1) cebolla pequeña
  • Un (1) diente de ajo
  • 125 ml. de vino Tintilla de Rota (u otro vino dulce)
  • 600 ml. de caldo de verduras
  • Una (1) ramita de tomillo
  • 100 gr. de queso semicurado rallado
  • 50 gr. de mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Mezcla de pimientas
  • Sal

Elaboración de la receta de Risotto de calabacín y champiñones

  1. Pela y corta la cebolla en trocitos muy pequeños, haz lo mismo con el diente de ajo. Calienta el caldo de verduras y resérvalo.
  2. Pon una sartén a fuego medio con tres (3) cucharadas de aceite de oliva virgen extra y la mitad de la mantequilla (25 gr), cuando tome temperatura añade el ajo. Antes de que empiece a dorarse incorpora la cebolla y baja un poco el fuego para que no se queme. Echa una pizca de sal.
  3. Mientras tanto lava y corta el calabacín en dados pequeños. Trocea los champiñones. Incorpóralos a la sartén junto a la ramita de tomillo cuando la cebolla esté tierna.
  4. Saltea un poco la verdura antes de echarle el vino dulce y déjalo reducir y evaporar el alcohol.
  5. Es el momento de que eches el arroz, pon el temporizador en 18′ minutos. Remueve bien y añade un par de cazos de caldo. Ve incorporando caldo poco a poco según lo vaya necesitando el arroz, para que no se quede seco y se pegue o apelmace. No dejes de remover el arroz. Corrige el punto de sal.
  6. Una vez pasados los 18 minutos añade el queso rallado y la mantequilla. Mezcla muy bien todo y deja reposar el arroz unos cuatro o cinco minutos antes de servir.

¡Buen provecho!

Curiosidades de la receta de Risotto de calabacín y setas

Si no encuentras el arroz Arborio, usa uno tipo  bomba que absorbe mucha agua como el arborio y soporta bien el calor para que no se abra o se pase, pero merece la pena buscar estos arroces y conocer los tipos de arroz que hay, pues son muchos y cada uno tiene sus características para según qué receta.

Ni que decir tiene que, si encuentras unos boletus u otro tipo de seta, utilízalos en esta receta. No es muy difícil encontrar setas, si no las hay frescas, las hay deshidratadas, en conserva o congeladas, no tienes excusa.

El vino “Tintilla de Rota” es un vino dulce que se produce a partir de la uva del mismo nombre, una uva tinta muy delicada y de baya pequeña que por las características del clima y de la tierra solo se cultiva en la localidad en la localidad Gaditana de Rota. Es un vino muy peculiar, por no decir único, ideal para postre o aperitivo. Pincha el enlace si quieres saber más sobre este interesante vino: Ver más. Si no lo encuentras puedes comparlo on line o usar cualquier dulce tipo Moscatel o Pedro Ximenez.

Cualquier queso semicurado te viene bien para esta receta, yo he usado uno de cabra payoya de la Quesería El Gazul, que le da una potencia al risotto que levanta todos los sabores y aromas.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado el risotto, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

Espero que os guste amig@s.

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

Arranque Roteño

Print Friendly

Arranque Roteño. Antes de que se nos olvide totalmente que el verano ha pasado y que el frío invierno está por venir, aquí en el sur todavía nos quedarán días soleados hasta noviembre y podemos disfrutar de refrescantes recetas que nos hagan pasar de la mejor forma la transición de estaciones, acordándonos de lo bien que lo pasamos siempre en Rota gracias a mi amiga Pilar Ruiz (Aprendiendo a Cocinar) y que gracias a ella  y a Turismo Rota, rescaté esta refrescante y sana receta, que realizamos en el II Encuentro de Blogueros: Rota, mar y viñas, del cual ya os hablé en entradas anteriores.

El Arranque Roteño, como bien reza su nombre, se elabora en la localidad de Rota, digamos que es una especie de crema o sopa fría a caballo entre el salmorejo y el gazpacho, hecha con tomates de la huerta roteña, la Mayetería, de donde los Mayetos recogían sus cosechas tempranas, en el mes de mayo -por eso lo de Mayetos- para llevarlas al mercado.

Esta receta típica gaditanacon una historia de más de 50 años, era la tradicional comida que los hombres de campo preparaban en las tierras que trabajaban, y su textura variaba según el gusto del que lo preparaba, mas o menos densa, mas o menos triturada, con mas o menos ajo… Lo comían directamente del lebrillo, como se suele decir, cucharada y paso atrás, y usando como cucharas trozos de pimiento, cebolla o la misma corteza del pan.

Para elaborar esta receta de la forma tradicional, además de los ingredientes, te va a hacer falta un lebrillo de barro y una “machacaera” de madera (brazo del mortero o almirez).

Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Arranque Roteño

  • Un (1) kg. de tomates maduros (pera preferiblemente)
  • Tres (3) pimientos verdes (cuerno de cabra o italianos)
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Medio (½) kg de pan de campo con un par de días (pan asentao de telera)
  • Aceite de oliva virgen extra (125 ml. aproximadamente)
  • Sal

Elaboración de la receta de Arranque Roteño

  1. Comienza Pelando los dientes de ajo, cortando dos (2) pimientos en trozos pequeños y pelando los tomates. Quita la corteza al pan, resérvala para mas tarde y córtalo en trocitos pequeños.
  2. Pon en el fondo del lebrillo un poco de sal, los dos dientes de ajo y el pimiento troceado y empieza a majar con la machacaera de madera hasta conseguir una especie de pasta.
  3. A continuación añade los tomates troceados y sigue triturando hasta ligarlo con la pasta de ajo y pimiento.
  4. Es el momento de ir añadiendo el pan asentao en trocitos pequeños y poco a poco, para ir dando consistencia a la crema y a su vez incorporando el aceite de oliva virgen extra, con un fino hilo sobre todo el majado.
  5. Sigue machacando y mezclando hasta obtener la textura deseada. Corrige de sal si hiciese falta.

Usa los trozos del pimiento reservado, cebolla o aprovechando la corteza de pan para llevártelo a la boca!

Curiosidades de la receta de Arranque Roteño

Los tomates han de estar bien maduros, colorados y preferiblemente de pera, pero cualquier otro tomate puede servirte para hacer el Arranque.

Con dos (2)  dientes de ajo tienes mas que suficiente para un (1) kg de tomates, si te gusta más fuerte o más dócil, sólo tienes que añadir o quitar dientes.

El pan es muy importante en esta receta, hay que utilizar “pan asentao”, es decir, pan con al menos un par de días desde que sale del horno, para que la miga esté prieta. Los panes que suelo utilizar son panes artesanos y aquí os pongo algunos establecimientos de la provincia de Cádiz para que os hagaís una idea y os sirva de orientación para comparlo cuando piseís esta tierra: Pan de horno de leña de Al pan pan, en Puerto Real, Pan moreno de la panadería El Almarchal, de Zahara de los Atunes, Pan del Molino de abajo de El Bosque, pan moreno de la panadería Hermanos Sanchez de Algar, Panadería Gonzalo de Alcalá de los Gazules, y alguno mas que se me pasará…

Tradicionalmente el arranque se ha hecho en el lebrillo pero puedes evitarte el trabajo usando una batidora o Thermomix, lo tendrás hecho en dos minutos, además de darle el punto que tu quieres con más facilidad, a mi me gusta mas pasado pero quizás a ti te guste encontrarte trocitos de cada ingrediente.

Un truco para que no se te mueva el lebrillo mientras estás machacando es poner un trapo doblado debajo, además de evitar el movimiento, amortiguará el golpe y el sonido.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Salchichas de ternera retinta con berenjenas y pimientos

Print Friendly

Salchichas de ternera retinta con berenjenas y pimientos. La idea de este guiso me surge al encontrar en mi carnicería de confianza, Paco Melero, unas salchichas de ternera retinta y quererle dar una utilidad mas allá del típico perrito caliente. Se me ocurrió hacer un guiso con ellas parecido al que ya tengo publicado de “Ragú de Salchichas“, que nos gustó mucho y buscando por la red encontré la receta de spetzofai que tiene publicada Carlos (Mercado Calabajío), que es un plato de origen griego de salchichas especiadas y pimientos, pero adaptado a ingredientes que tenemos mas a mano y por supuesto a nuestros gustos, como siempre digo, cada uno le dá el punto al plato que más le gusta y esta receta no va a ser menos.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de salchichas de ternera retinta

  • 500 gr. de salchichas de ternera retinta
  • Una (1) berenjena grande
  • Tres (3) tomates grandes y maduros
  • Dos (2) pimientos verdes (italiano)
  • Un (1) pimiento rojo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) cebolla fresca
  • 40 ml. de vino blanco Gran Mayeto
  • Un (1) Chile o ají
  • Pimienta negra
  • Orégano
  • Aceite de oliva virgen extra (yo usé Legado Sierra)
  • Sal

Elaboración de la receta de salchichas de ternera retinta

  1. Lava bien todas las verduras y empieza cortando la berenjena en rodajas de mas o menos un (1) cm de grosor, ponlas en un escurridor con un poco de sal para que suelten amargor,
  2. Corta los tomates por la mitad y rállalos con un rallador para obtener toda la pulpa y desechar la piel.
  3. Pela y pica muy fina la cebolla y el ajo. Corta los pimientos en trozos más grandes, reserva todo para después freírlo.
  4. Pon una sartén a fuego medio con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra, en ella fríe las salchichas enteras, sin cortar ni separarlas, ya lo harás mas tarde. Tapa la sartén pues las salchichas salpican y pueden quemarte. Una vez estén bien fritas las reservas
  5.  Fríe los pimientos en la misma sartén y reservalos a igual que las salchichas.
  6. Sin cambiar la sartén, y si hiciese falta una cucharada más de aceite de oliva la añades, sofríe el ajo y la cebolla, que se doren y ablanden. Si lo ves necesario baja un poco el fuego para que no se quemen, pues daría sabor amargo al guiso.
  7. Cuando esté bien pochado incorpora el vino y cuando reduzca añade el tomate rallado. Tapa la sartén y deja cocinar unos quince (20′) minutos a fuego medio/bajo.
  8. Mientras se fríe el tomate, pon otra sartén al fuego y a modo de plancha -sin aceite- haces las berenjenas poco a poco y las vas reservando.
  9. Destapa el tomate y a fuego bajo déjalo unos minutos más para que evapore un poco de agua, añade un poco de sal, dos vueltas del molinillo de pimienta negra y una pizca de orégano.
  10. Es el momento de cortar las salchichas y añadirlas a la sartén junto con los posibles jugos que hayan podido soltar. Las dejamos cocinar unos minutos con la sartén tapada para que se hidraten y suelten todo el sabor.
  11. Pasados esos minutos incorporamos los pimientos y berenjenas y tapamos unos cinco (5′) minutos más para finalizar el guiso.

Prepara un buen pan de campo!

Curiosidades de la receta de salchichas de ternera retinta

Salchicha de ternera retinta es la que he usado en esta receta, pues mi carnicero Paco Melero de Vejer de la Frontera (Cádiz), las suele tener muy frescas y de total confianza, tanta, que las sirven en el Bar de Tapas “Valvatida en un plato al que su cocinero Jesús Recio puso de nombre “Retindog”, que no es otra cosa que un perrito caliente de ternera retinta, mostaza y cebolla frita muy bien presentado.

Puedes usar cualquier otra salchicha de carnicería que encuentres, seguro que no varía la esencia primordial del plato.

Los tomates también puedes pelarlos y picarlos muy finos, pero a mi me gusta más esta textura al rallarlos. Si no tienes tomates puedes usar una lata de tomate triturado que sea de calidad.

El vino para mi es algo esencial, si pones un mal vino estropeas el plato. Yo para cocinar suelo usar el vino blanco Gran Mayeto de Bodega el Gato que da unos resultados estupendos. Si no tengo pues cualquier vino que tenga a mano y sea capaz de beberme sin que me cambie la expresión de la cara a desagradable.

Que no tienes berenjena o no te gusta, prueba a ponerle calabacín, todo sea  eso…

A mi me gusta mucho el toque picante, pero si te gusta más suave no le pongas chili. Y si te gusta pero no lo tienes, prueba con una guindilla, dará un resultado parecido.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pan de hamburguesa casero paso a paso

Print Friendly

Pan de hamburguesa casero paso a paso. Bollitos de hamburguesa. En casa nos gusta mucho la mal llamada “comida basura” o “comida rápida”, pero nos gusta casera y os aseguro que nada tiene de rápida o de basura, es más con esta supuesta comida rápida suelo tardar lo mismo que con cualquier otro plato, y no quiero decir con ello que tarde mucho, pero si que me gusta hacerlo con todo detalle y para eso se necesita tiempo, seguro que tardas más en ir por unas hamburguesas al burguer que haciéndolas tú mism@ y seguro te quedan más ricas.

Esta receta de bollitos de hamburguesa me la pasó mi amiga María (@maryadrisc) que siempre que los hacía nos dejaba con la boca abierta con sus fotos, y ahora me consta que la hace de vez en cuando en el Restaurante “La Farola” de Altura (Valencia),  en el que  se desvive y crea maravillas junto con José Vicente (@colito) ya los que algún día tendré que hacerles una visita.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para cuatro (4) panes de hamburguesa

  • 250 gr. de harina de fuerza
  • 2 gr. de levadura seca de panadero
  • 2 gr. de sal
  • 12 gr. de azúcar
  • 100 ml. de agua tibia
  • 38 ml. de leche (20º)
  • Un (1) huevo
  • 38 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • Semillas de sésamo y amapola para decorar

Elaboración de la receta de pan de hamburguesa

  1. En un bol grande mezcla la harina de fuerza con la levadura seca de panadero y la sal. Añade el agua tibia, la leche, el huevo, el azúcar y la mantequilla que estará a temperatura ambiente.
  2. Comienza a mezclar bien todos los ingredientes en el bol y cuando la masa sea homogénea amasa sobre una encimera.
  3. Si la masa se te pega en las manos, que será lo más probable, ve añadiendo un poco de harina hasta obtener una masa elástica y no se pegue. 
  4. Cuando esté lista la masa haz una bola con ella y déjala reposar en un bol -que habrás pintado con aceite de oliva- y tapado con un paño de cocina limpio. Deja reposar hasta que la masa doble su volumen (aproximadamente una hora, depende de la temperatura).
  5. Pasado el tiempo de reposo, amasa suavemente de nuevo la bola para desgasificar la masa.
  6. Divide la masa en porciones de unos 90 ó 100 gramos y haz pequeñas bolas. Boléalas para darles la forma redonda.
  7. Pon un papel vegetal en la bandeja del horno y sobre este las bolas de masa, separadas prudencialmente pues luego crecerán. Déjalas de nuevo reposar tapadas con el paño de cocina hasta que doblen su volumen.
  8. Enciende el horno para tenerlo caliente a la hora de hornear el pan. Ponlo a 200º arriba y abajo.
  9. Una vez la masa esté lista bate un huevo y pinta la superficie de los bollos con él. Píntalos con delicadeza para no pincharlos ni deformarlos. En este momento puedes añadir las semillas de sésamo o amapola si lo deseas.
  10. Hornea unos 12 ó 15 minutos hasta que estén de un bonito color dorado.
  11. Deja enfriar los bollos una vez horneados sobre una rejilla.

Rellénalos a tu gusto!

Curiosidades de la receta de bollitos de hamburguesa

La harina que uso normalmente la compro en “El Amasadero” que es un tienda on line de ingredientes y utensilios de panadería, tienen harinas de calidad y su gerente, Jesús, siempre dispuesto a ayudarte a encontrar lo que buscas. Cuando amases las bolas no abuses de la harina, sólo la estrictamente necesaria para que no se pegue sino te quedarán los bollos menos esponjosos.

Si tienes amasadora o thermomix puedes ayudarte de esta para amasar, aunque a esta masa no le hace falta mucho “meneo” para que quede bien.

La leche no es necesrio que sea entera, puedes usar una leche sin lactosa, leche de almendras o leche de soja, quizás tengas que corregir un poco con la harina pero básicamente el resultado es el mismo, además a mi hermano seguro que le va genial que no tenga lactosa.

Si no tienes o no encuentras Levadura seca de panadero puedes usar levadura fresca de pandero, unos 6 u 8 gramos, en ningún caso la levadura tipo “Royal”.

-Lo tradicional es usar semillas de sésamo o de amapola pero puedes usar las que más te gusten como pipas, mezcla de semillas o semillas de Kalonji que le dan un toque exótico a tus panes.

Si sólo sois dos en casa puedes congelar la mitad de los panes envueltos en papel film transparente y sacarlos cuando vayas a darles uso.

Este pan soporta lo que le eches, por tanto, puedes usarlo para hamburguesas o como bocadillo.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Rabo de Toro

Print Friendly

Rabo de toro estofado. Esta receta aunque en su nombre indica toro, la carne que suele usarse en la mayoría de los casos es de ternera o buey pues el rabo de toro de lidia suele ser mas bien escaso con ocasión de una corrida de toros y de precio algo mas elevado que el que puedas encontrar de ternera.

He de confesaros que durante mucho tiempo este fué mi plato favorito, y os preguntaréis que siendo mi plato favorito, cómo es que no tenía la receta publicada… Pues bien no ha sido por la dificultad del plato sino por el simple hecho de cada vez que lo he elaborado no me ha gustado la foto, ya que no es muy agraciado de retratar.

Receta tradicional donde la haya, muy típico en Córdoba sin embargo, cada región tiene una receta parecida en la que la diferencia suele marcarla el vino, que es el gran protagonista de esta receta ya sea para macerarlo, cocinarlo o maridarlo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de rabo de toro

  • Un rabo de toro (ternera o buey) troceado
  • Una (1) botella de vino tinto
  • Una (1) cebolla grande
  • Un (1) puerro
  • Medio (½) pimiento rojo
  • Dos (2) tomates maduros
  • Tres (3) zanahorias
  • Una (1) hoja de laurel
  • Dos (2) clavos (especia de olor)
  • Media (½) guindilla (opcional)
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de rabo de ternera

  1. Limpia bien el rabo y quita las grasas que hayan podido quedar, salpiméntalo.
  2. Pon una sartén a fuego medio con tres o cuatro de cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  3. Enharina ligeramente los trozos de rabo y los doras por todos los lados en la sartén, hazlos poco a poco para que no baje la temperatura y se cuezan en vez de freirse.
  4. Mientras se dora el rabo, corta las verduras (cebolla, puerro, pimiento y zanahorias) en trocitos muy pequeños (brunoise) y ralla los tomates o pélalos y lo troceas igual.
  5. Una vez dorados todos los trozos de cola los reservas y todo el contenido de la sarten (aceite y restos de haber dorado el rabo) los echas en una olla amplia donde posteriormente guisarás el rabo. Puedes añadir un poco de vino y así llevarte consigo todos los restos que darán el sabor al estofado.
  6. Pocha la cebolla, el puerro, la zanahoria y el pimiento en la olla, cuando estén bien blanditas añade el tomate rallado un poco de sal, las hojas de laurel, los clavos y pimienta negra recién molida (si quieres también puedes añadir aquí la media guindilla).
  7. Es el momento de volver con el rabo a la olla, marearlo con las verduras y añadir el vino tinto hasta que prácticamente lo cubra, si no lo cubre puedes añadir algo de caldo.
  8. Dejarás cocer a fuego lento hasta que esté tan tierna la carne que se despegue del hueso, vigilando que no se pegue al fondo y moviendo de vez en cuando con cuidado para no separar la carne del hueso y poder presentarlo entero.
  9. Terminada la cocción prueba de sal y corrige si hiciese falta.
Buen provecho!

Curiosidades de la receta de rabo de toro

Busca un rabo de ternera de calidad, encárgaselo a tu carnicero de confianza, lo agradecerás en el resultado pues una mala carne te puede estropear el guiso y no lograrás ablandarla.

En el caso que tengas que añadir caldo puedes utilizar un caldo de pollo que tengas casero o si no tienes añade agua pero ten cuidado puede quedarte soso.

Puedes hacerlo en la olla exprés en vez de dejarlo a fuego lento pero te recomiendo que lo pongas a temperatura media y no lo cierres más de treinta (30′) minutos para que no se te pegue. Si hace falta vuelve a cerrar la olla unos minutos. Es preferible hacer esto a que se te pegue al fondo y pierdas el guiso.

Una vez tengas guisado el rabo puedes retirar los trozos de rabo y triturar la salsa o pasarla por un chino, perderá brillo pero será más homogénea y no te encontrarás trozos de verduras si es que te disgusta. Si te ha quedado algo líquida puedes ponerla al fuego y reducirla un poco.

El vino es la clave de este estofado, en este caso tinto que es como lo hacía mi tío Juan, generoso con el vino decía y le zampaba una botella, el tinto le da ese color oscuro al guiso que tanto me gusta… Puedes cambiarlo por un fino de Jerez o un Montilla y tendrás un Rabo de toro a la cordobesa.

No hay mejor forma de acompañar este rabo que con unas buenas patatas fritas caseras. También puedes hacerlo con puré de patatas, cuscús o arroz cocido y por supuesto un pan con buena miga para mojar la salsa.

Este estofado de rabo de ternera es mejor hacerlo de un día para otro para que repose y concentre bien el sabor, merece la pena esperar.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

De camino a… El Arriate

Print Friendly

Hace unos días, un grupo de amigos blogueros visitamos el Restaurante El Arriate un lugar con personalidad propia en el centro de El Puerto de Santa María (Cádiz), bajo la batuta de David Méndez y Eva Baro quienes hacen bailar al compás todos y cada uno de los detalles de este lugar para hacernos sentir como en casa.

El restaurante El Arriate está abierto desde el año 2007, desde entonces mas que comida reparten experiencias y seducen con sus productos para hacer disfrutar al cliente en todo momento, cosa que sentimos y pudimos disfrutar. Su clave es el relacionar directamente al agricultor, pescador o ganadero directamente con el cocinero, de esta forma se apuesta por los recursos locales dando lugar a una carta elaborada con productos de primera calidad: Pescados de la Bahía de Cádiz, de Conil de la Frontera o Barbate; ganado retinto de Zahara de los Atúnes; huerta Sanluqueña y Portuense; pescados y algas de los esteros de San Fernando; Quesos, setas, tagarninas y espárragos de la Sierra Gaditana…

Lo que más me gusta es su atractiva carta con recetas autóctonas en las que usan nuevas técnicas para que experimentemos con las texturas y colores, hacer divertido el plato dándoles una vuelta de tuerca, combinando tradición y creatividad y todo con productos de temporada.

Llegamos pasadas las dos de la tarde y la primera sorpresa fue que nuestra amiga Lola (La fritada) había concretado una cita para conocer a un personaje emblemático y que nos sorprendería: el gran Falsarius Chef. Tomando la copa de entrada estuvimos charlando distendidamente con él pues es una persona muy llana y agradable además de tener una paciencia de santo al soportar todas nuestras preguntas y por supuesto la sesión de fotos… 

Una vez nos despedimos del mediático cocinero pasamos al salón donde nos tenían preparada la mesa que a continuación veréis y donde tan a gusto estuvimos….

Eligieron para el almuerzo un menú degustación compuesto por ocho platos y tres postres maridados por dos vinos, “Entrechuelos” un blanco de la Tierra de Cádiz, de uva monovarietal Chardonnay de la bodega Entrechuelos y “Garum” un tinto también de la Tierra de Cádiz con uva tinta plantada en Jerez, vino joven con 6 meses de crianza en barrica de roble francés y americano de las bodegas Luis Pérez.

Los dos primeros platos que devoramos literalmente, unos chicharrones de cazón que nos hicieron pensar en un trampaantojo, estaban deliciosos, y un carpaccio de calamar y gambas con salsa de su tinta y sus corales, casi ná…

Seguidamente sin ninguna prisa pero sin pausa fueron llegando los siguientes platos: Ensalada de raya confitada, naranjas y cebolleta; paté de perdiz y ajoblanco con quinoa; croquemoles; Raviolis de galera y alboronía; pulpo y patatas asadas al chimichurri; y Lomo alto de ternera retinta con verduras y champiñones ahumados.

Destacar sobre todo, sin desmejorar ninguno de los platos, los croquemoles de los que tanto nos había hablado Pilar (aprendiendo a cocinar), son unas croquetas de aguacate sazonado como si se tratase de guacamole y la cobertura es de tortitas de maíz, simplemente sorprendentes y deliciosas. También he de reseñar el pulpo y patatas asadas al chimichurri, de una textura tan tierna que casi se deshace en la boca, David nos comentó que lo hacía cociendolo, dejándolo marinar en la salsa chimichurri y después un toque de plancha, asi quedaba muy tierno y crujiente a la vez, me cuesta recordar un pulpo tan bueno…

Mientras llegaba la hora de los postres brindamos por nuestra amistad, por el magnifico equipo del restaurante, por nuestra pasión por la gastronomía y como no por muchos mas encuentros como este, y sin esperarlo fueron desfilando los platos de postre que compartimos entre todos. Unos churros con chocolate que eran buñuelos, un milhojas de manzana y regaliz y una quesada pasiega “El Macho” que tuvo el detalle de traer Benjamín (visita recomendada) para que probásemos.

Dimos por finalizada la comida con una visita que nos organizó Benjamín a la Bodega Destilería Cacao Pico, pero de ella os hablaré en otra ocasión…

Agradecer a Lola y Miguel, a Pilar y sus padres, a Carmen y María Luisa y a Benjamín por las gestiones para que todo saliese rodado, por ser tan agradables y por su disposición para todo, por ser tan simpáticos y buena gente, y por ser nuestros amigos…

¡Hasta pronto, El Arriate. Ha sido un placer!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Panellets

Print Friendly

Panellets de almendra. Los panellets son dulces tradicionales en Cataluña principalmente, sin embargo actualmente podemos encontrarlos en casi todas las provincias, es más, yo que soy gaditano ¡¿Qué hago hablando de estos dulces?! Pues bien, mis primas son catalanas, de sangre caliente Andaluza y son las que me han enseñado a hacer esta receta, hasta me enviaron los ingredientes para que no dudase en hacerla, y he aquí los resultados.

Estos dulces parecidos a los mazapanes suelen hacerse en la víspera de tosantos, es decir, el día de todos los santos (1 de noviembre), que coincide con la noche de Halloween, que nada tiene que ver con los panellets a no ser que los decores tenebrosamente, pero este no es el caso.

No tienes porqué limitarte a esos días, yo mismo los preparo cuando nos apetecen y hasta la navidad es buen momento para elaborar estos exquisitos dulces parecidos a los mazapanes. Si te animas aquí tienes la receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Panellets

Para los panellets

  • Un (1) kg. de almendra molida
  • 800 gr. de azúcar blanca
  • 200 gr. de patata (peso ya cocida y limpia)
  • 200 gr. de boniato (peso ya cocido y limpio)
  • Un (1) huevo
  • Esencia de limón (opcional)

Para decorar

  • Piñones
  • Cerezas confitadas
  • Almendra en trocitos
  • Carne de membrillo

Elaboración de la receta de Panellets

  1. Cuece la patata y el boniato enteros y con la piel hasta que estén tiernos.
  2. Una vez cocidos pélalos cuando aún están calientes ¡Cuidado con quemarte!
  3. Sobre una encimera de mármol (o similar) chafa o aplasta ayudado con un tenedor la patata y el boniato.
  4. Añade el azúcar y mezcla con la patata y el boniato, incorpora la almendra molida y amasa unos diez (10′) minutos hasta que la masa sea homogénea.
  5. Deja reposar unas horas (una noche sería estupendo) y ponle unas gotas de esencia de limón.
  6. Mientras tanto separa la yema y la clara del huevo. Disponlas cada una en un cuenco (bol). Bate la clara (no hace falta ponerla a punto de nieve) y la yema.
  7. Prepara un cuenco con piñones para “empiñonar” las bolas.
  8. Ayúdate de una cuchara para coger porciones mas o menos iguales y dar forma de bolas a la masa.
  9. Pasa las bolas de una a una por la clara de huevo batida y seguidamente por los piñones haciendo una leve presión con la palma de la mano para que se queden incrustado en la bola de masa.
  10. Ve colocando las bolas, que ya son panellets, sobre un papel encerado que habrás colocado en una bandeja de horno.
  11. Con un pincel de cocina mojado en la yema pinta por encima de los panellets.
  12. Precalienta el horno a 180º y cuando esté caliente mete la bandeja con los panellets. Hornéalos sólo un poco, hasta que estén ligeramente dorados.
¡Compártelos, es la mejor forma de disfrutarlos!

Curiosidades de la receta de panellets

Para hacer los panellets de almendra sigue los mismos pasos que con los piñones.
Un truco para “empiñonar” bien las bolas es ponerte los piñones (o almendra) en la palma de la mano y cerrarla presionando lo justo para que se queden bien pegados, es más fácil que pasarlos rodando por un plato.
Puedes hacer los panellets de membrillo y/o de guindas confitadas, sólo tendrás que pasar la bola por la clara, hacer un pequeño hueco con el dedo y presionar sobre él con un trocito de membrillo o media guinda.

Otra versión son los Panellets de coco o bolitas de coco que se hacen mezclando 250 gr. de coco, 125 gr. de azúcar y 2 claras de huevo a punto de nieve, se mezcla todo, se forman bolas y se hornean del mismo modo que los otros panellets.

La almendra tiene que ser en polvo, harina de almendra la suelen denominar, la puedes encontrar en supermercados, pero mi consejo es que te acerques al mercado de tu localidad y preguntes en el puesto de las especias.

Si eres de los que no se conforma con lo tradicional prueba a ponerle a la masa un poco cacao en polvo, canela o café, verás cómo te sorprende el sabor. Los de cacao los puedes “rebozar” con fideos de chocolate, seguro que triunfan.

Si no tienes o no encuentras esencia de limón puedes ponerle un poco de la ralladura de la cáscara de un limón, hará las veces de la esencia pero de la forma más natural posible, eso sí, asegúrate de que son trocitos muy pequeños para que no se hagan desagradables al comerlos.

Si usas azúcar glass en vez del azúcar normal la masa quedará más suave y homogénea, y cuando los comas no te encontrarás los granitos de azúcar al masticar pues perduran aún horneandolos, sin embargo el resultado es similar.

Los mas tradicionales dirán que el verdadero panellet no lleva patata y/o boniato, sin embargo está muy extendido este uso, pues abarata mucho el coste ya que la almendra y los piñones no son muy baratos que digamos.

Si dejas reposar los panellets una vez horneado y los comes al día siguiente estarán todavía mas ricos pues los sabores se habrán asentado.¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...