Fajitas de paleta asada

Print Friendly

fajita-de-pata-asadaFajitas de paleta asada. Cada día necesitamos recetas más rápidas para solucionarnos alguna comida, pero no nos gusta perder en la calidad de los alimentos, ni en los sabores. Me imagino que casi todos tenemos ese problema con la vida que llevamos y para eso os traigo este tipo de recetas. Rápidas, sencillas y ricas, sin buscar ingredientes complicados o elaboraciones tediosas.

Icarben es una empresa familiar con larga tradición en la elaboración de productos relacionados con el cerdo, se encuentran en Benaoján, un pequeño pueblo de la serranía de Ronda. Distribuyen sus productos por toda Andalucía y en supermercados Carrefour, aunque también tienen tienda on line. Curiosamente los conocí porque tenemos aficiones en común y hemos coincidido en algunos eventos deportivos en ese maravilloso entorno, además de ser los anfitriones de multitud de desayunos, pues su amplio surtido de mantecas y patés están repartidos por infinidad de cafeterías.

La paleta asada es muy versátil, se puede usar en infinidad de recetas rápidas ya que al estar cocinada, sólo tienes que combinarla con los ingredientes que más te gusten. Es una carne magra y más jugosa que el jamón, ideal para comer en frío, o puedes calentarla porque no resulta reseca.

La receta está pensada para dos (2) personas o cuatro (4) fajitas.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de paleta asada

  • 150 gr. de paleta asada Icarben
  • Medio (½ ) pimiento verde
  • Medio (½ ) pimiento rojo
  • ½ cebolla pequeña
  • Una (1) zanahoria
  • Cuatro (4) tortitas de trigo
  • Queso rallado para fundir
  • Perejil o cilantro (a tu gusto)
  • Pimienta negra o chile en polvo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboracíon de la receta de paleta asada

  1. Corta la paleta en rodajas y después en en tiras.
  2. Corta los pimientos, la cebolla y la zanahoria en juliana, del mismo tamaño que la paleta.paleta-asada-icarben
  3. Pon una sartén a fuego medio, con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté caliente le añades la cebolla, los pimientos y la zanahoria, con un poco de sal y pimienta. Saltea unos cinco minutos. Quiero que las verduras se hagan pero que no están blandas.
  4. Mientras tanto enciende el horno a 180º arriba y abajo, para que vaya calentando.
  5. Cuando las verduras estén listas le añades la paleta asada, la salteas y retiras del fuego. Sólo queremos que la paleta se caliente, ya está cocinada.ingredientes-paleta-asada-icarben
  6. Ahora prepara las fajitas. Reparte el salteado entre las cuatro tortitas, añade un poco de queso rallado y las cierras. Puedes pincharlas con un palillo para que no se abran.Fajitas de paleta asada Collage
  7. Coloca sobre papel de horno o en una bandeja las cuatro tortitas rellenas, espolvorea un poco de queso rallado y pimienta por encima y hornea un minutito, hasta que se calienten y se funda el queso.

¡Corre que se enfría!

Curiosidades de la receta de fajitas de paleta asada

La paleta asada Icarben puedes encontrarla en el Carrefour, en tu carnicería o en su tienda on line. Si no la encuentras puedes sustituirla por paleta cocida o carne mechada.

Me gusta presentar el plato con un guacamole o pasta de aguacate, tanto en su relleno como para mojar unos nachos como acompañamiento.

Si eres quesero ponle un queso intenso, cremoso y que funda bien. Si no te gusta el queso simplemente no le pongas.

fajita-de-pata-asada-icarben

Puedes versionarla poniéndole en vez de sal, salsa de soja. Y en vez de pimienta, sichimi togarashi o salsa kimchi. Combinará genial con un poco de gengibre en el salteado y tendrás unas fajitas orientales perfectas.

He maridado este plato con un vino blanco semidulce, de las bodegas Primitivo Collantes, de Chiclana de la Frontera, mis vecinos. Se trata de “Viña Matalian“, un nuevo vino elaborado con uva palomino y un seis porciento (6%) de uva moscatel, de sus viñedos propios chiclaneros. Solo se han puesto a la venta 1600 botellas, al precio de 7€.

vino-blanco-matalian-semidulce

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Muffins de Calabacín y Chocolate

Print Friendly

Muffins de Calabacín y Chocolate. Hoy traigo una receta dulce, pensada para hacerla con vuestro hijos, aprenderán no sólo a cocinar sino a valorar los alimentos que más tarde comerán. Hacer unos muffins es una idea estupenda para pasar una tarde de invierno compartiendo la actividad con ellos, se divertirán ayudándote preparando los ingredientes, mezclando la masa y poniendo la cocina patas arriba, pero un día es un día, dejadlos disfrutar como lo que son, niños. Cuando los niños manipulan los alimentos los hacen parte de su juego y de esta forma disfrutan mucho mas de la comida y tu te divertirás con ellos, creando un vínculo difícil de romper y trasmitiendo valores jugando.

La receta está pensada, entre otras cosas, para hacer atractivos ciertos alimentos como puede ser el calabacín, fácil de hacer con su colaboración y que se vayan acostumbrando a ciertos sabores y texturas, de tal forma que coman los alimentos que quizás no lo hacen de otra forma. Si te preguntas porqué el calabacín, te diré que es muy poco calórico, contiene muchas vitaminas y minerales. No se nota su textura y su sabor es dulce.

Esta receta pertenecerá a la publicación “El ático de los gatitos”, una revista infantil literaria y cultural, promovida por mi amiga Rosario Troncoso, escritora y directora de El Ático de los Gatos, revista literaria y cultural.

¡Poned el delantal a los peques de la casa!

Ingredientes para la receta de muffins de calabacín y chocolate

  • 200 gr. de calabacín
  • 100 gr. de zanahoria
  • 175 gr. de pepitas de chocolate
  • 160 gr. de harina de trigo
  • 170 gr. de azúcar
  • Dos (2) cucharadas de cacao en polvo
  • Una pizca de canela en polvo (la punta de la cucharilla pequeña)
  • Levadura en polvo ¼ cucharilla pequeña
  • Bicarbonato sódico ½ cucharilla pequeña
  • Sal ¼ cucharilla pequeña
  • Un (1) huevo grande (a temperatura ambiente)
  • 120 ml. de aceite de girasol
  • Extracto de vainilla una cucharadita pequeña

Elaboración de la receta de muffins de calabacín y chocolate

  1. Comienza encendiendo el horno para que caliente. Arriba y abajo a 180º.
  2. Prepara dos boles grandes. Uno para los ingredientes secos y otro para los húmedos.
  3. En un bol tamiza la harina, la canela y el cacao. Añade el azúcar, la levadura, el bicarbonato sódico y la sal. Mezcla hasta obtener un polvo homogéneo. Incorpora las pepitas de chocolate.
  4. Ralla el calabacín y la zanahoria. Resérvalo.
  5. En el otro bol cascamos el huevo a temperatura ambiente y lo batimos bien con la cucharadita de extracto de vainilla. Vamos añadiendo el aceite de girasol poco a poco mientras vamos mezclando con la varilla. Termina incorporando el calabacín y la zanahoria rallada y mezcla suavemente con una cuchara de madera para no oxidarlos.
  6. Vierte este último bol sobre el bol de los ingredientes secos. Remueve suavemente con la cuchara de madera hasta que quede todo integrado. Si bates demasiado corres el riesgo de que queden apelmazados los muffins.
  7. Reparte la masa en 12 moldes de papel para muffins o magdalenas.
  8. Hornea unos treinta (30′) minutos, hasta que al pincharlos con un palillo salga seco y cuando los presiones, notes su esponjosidad y cedan levemente volviendo a su posición inicial.
  9. Enfría sobre una rejilla antes de disfrutralos.
¡Cuidado, son adictivos!

Curiosidades de la receta de muffins de calabacín y chocolate

Yo le he puesto cacao en polvo, que es amargo, pero si quieres lo puedes sustituir por cacao el polvo tipo colacao o nesquik, a los niños les gustará más.

Puedes añadirle unas nueces troceadas, le viene genial, a mi me encantan así. Cuidado si lo comen niños pequeños. Los anacardos también le van estupendamente.

Si te gusta más el azúcar moreno, adelante, sustitúyelo.

Puedes conservarlos perfectamente unos días en un recipiente hermético.

Si quieres ver la receta original de muffins de chocolate con pepitas pincha en el enlace.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Lomo en manteca

Print Friendly

Lomo en manteca. La receta de hoy la publico con motivo del I día Internacional del Lomo en Manteca en Vejer de la frontera (Cádiz), que se celebró el pasado día 11 de octubre. Esta ha sido la primera ocasión en que se homenajea este plato estrella de su gastronomía, y se espera que no sea la última dado el próspero resultado. Una de las claves ha sido la unión de todos los carniceros, se escuchaba: “la unión hace la fuerza”, y así fue. Llegaron a acabar con todo el género que tenían, que no era poco, pues cada carnicero disponía de una media de 100kg. de lomo en manteca, entre otros productos.

La idea partió del asesor turístico y gastronómico, Benjamín Colsa y el carnicero Paco Melero. Se les ocurrió que podían dar a conocer un poco más, la gastronomía de Vejer y lanzar sus productos organizando un evento relacionado con el Lomo en Manteca, ya que no tenían conocimiento de que se celebrase otro de estas características.

Cualquiera que haya pasado por la antigua N-340 conoce la Venta Pinto, que lleva años ofreciendo el Lomo en Manteca en desayunos y bocadillos, también llamado lomo de orza, que eran unos recipientes de barro, similares a las tinajas con tapa. Aunque no es un nuevo descubrimiento, ni exclusivo de Vejer, los hombres del campo ya lo elaboraban antaño, con los avíos de la matanza, y los vendían a estas ventas. Se hacía este tipo de elaboración para conservar la carne y mantenerla fresca durante más tiempo. El ayuntamiento de Vejer homenajeó a estas ventas por la trayectoria y la fama que le han dado a este producto. También se reconoció la labor al promotor del evento Paco Melero, a Benjamín Colsa y a todos los que apostaron por este acontecimiento.

Otro de los actos realizados en este día fueron unas demostraciones en vivo –“show cooking” que está tan de moda decir- por parte de cinco reconocidos cocineros de esta provincia y una pastelera. Antonio Caramé de la Esquina de Sopranis, Lole Hedrera del Lucero del Muelle, Cipriá Iordá del Restaurante la Breña, Rafael Flor de Restaurante Arohaz, Antonio Orozco de la Escuela de Hostelería de Arcos y Laura Portillo de Antojito eventos.

Lomo en manteca de la carnicería Paco Melero en Vejer

Yo tengo la suerte de tener un amigo como Paco Melero, que da todo lo que tiene, hasta el secreto de su receta de Lomo en Manteca, cuya fórmula aprendió de su tío. La clave de la auténtica receta de Lomo en manteca de Paco Melero es usar lomo de excelente calidad, pella ibérica y especias salvajes de la zona de la Janda. Ellos suelen hacer la receta para bastantes kilos de lomo, por eso la hemos adaptado un poco para poderla hacer en casa.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Lomo en Manteca

  • Un (1) kg. de lomo de cerdo
  • 600 gr. de pella ibérica (manteca de cerdo)
  • Cuatro (4) pimientos choriceros secos
  • Tres (3) dientes de ajo grandes
  • Dos (2) cucharadas de orégano seco salvaje (en rama)
  • Dos (2) cucharadas de vinagre de Jerez
  • 250 ml. de agua
  • Una (1) cucharada de Sal

Elaboración de la receta de Lomo en Manteca

  1. Corta el lomo en trozos de unos 100 gr. Pela los ajos y desmenuza las ramas de orégano.
  2. En un mortero pon un poco de sal, los dientes de ajo y el orégano. Maja un poco y añade los pimientos secos troceados. Añade una cucharada de vinagre y tritura hasta conseguir una pasta. Ve añadiendo el resto del vinagre para ayudarte a majar.
  3. Pon el lomo en un recipiente y lo embadurnas bien con el majado. Cubre con papel film y lo guardas, para que repose, en el frigorífico hasta pasadas 24 h.
  4. Pon una olla a fuego medio con los 250 ml. de agua, añade el lomo junto con el majado y cuando comience a hervir añade la pella ibérica (manteca) troceada y la sal.
  5. Cocina a fuego medio unos 45 minutos. A los 5 minutos mas o menos se evapora el agua, por tanto tendrás que ir removiendo de vez en cuando, con cuchara de madera, para que no se pegue al fondo la manteca o se quemará y tendrá mal sabor.
  6. Una vez cocinado lo apartas del fuego, pones los trozos de lomo en un recipiente que aguante el calor, si tiene tapa mejor.
  7. Cuela con cuidado la manteca, antes de que solidifique. Y la viertes sobre los trozos de lomo hasta cubrirlos por completo.
  8. Una vez se asiente la manteca, lo metes en el frigorífico y lo usas a tu gusto.

¡Prepara pan de pueblo para el desayuno!

Curiosidades de la receta de Lomo en Manteca

Puedes hacer el majado con una batidora o robot de cocina y ahorrarás tiempo, pero le quitará el encanto de hacerlo auténtico, aunque quedará más fino.

Si te gusta con un color anaranjado intenso, como la manteca colorá, le puedes añadir una o dos cucharaditas de pimentón dulce, justo antes de retirarlo del fuego, mezclar bien y reservar. Paco no suele ponérselo pues si el pimiento seco es de calidad ya le aporta el color. Si optas por ponerselo usa uno que no sea intenso, para que no modifique el sabor del lomo en manteca. El lomo en manteca no lleva colorante.

La manteca al cocinar va creando pompas que van subiendo a la superficie. El punto para saber que está hecho, según Manolo, el hermano de Paco, es cuando sacas el cazo y la burbuja sigue en él, no en el perol. Si te queda agua en el fondo es que aún está cruda la manteca.

Utiliza manteca o pella ibérica, es manteca de cerdo ibérico sin refinar. Si vas a usar la manteca de cerdo que viene en barras o que ya está refinada, ahórrate esta receta y compra directamente el lomo en manteca, no me hago responsable de los resultados.

La receta original no lleva vinagre pero le da muy buen punto además de conservar durante mas tiempo el lomo en manteca. Puedes tenerlo durante semanas en el frigorífico siempre y cuando la manteca cubra al lomo.

El pimentón a usar en esta receta no debe de ser muy intenso para que no modifique el sabor. Un pimentón de la vera ahumado lo veo excesivo, busca uno cuyo aroma no sea muy fuerte.

Para comerlo, corta los trozos de lomo en láminas, unta con la manteca una buena rebanada de pan de pueblo, uno que aguante bien lo que se le viene encima y pon sobre este los trozos de lomo. También puedes calentar los trozos de lomo al baño maría o en la sartén y servirlo con patatas fritas, cuscús o migas. Si lo pones con unos huevos fritos y pimientos te “jartas” de llorar. Es ideal para hacer bocadillos y salir al monte a recorrer senderos.

Si te sobra manteca colorá, no la tires, guárdala en una fiambrera o tupper para untarla en tostadas o para usarla en guisos como puede ser lla berza gitana. Al poso de la manteca se le llama zurapa o zurrapita y está delicioso ¡no lo deseches!

Este lomo en manteca marida perfectamente con un vino tinto. En esta ocasión he elegido un vino de Cádiz, de la zona de la Janda, entre Vejer y Conil. Un coupage de merlot y shiraz de agricultura ecológica de la bodega Sancha Pérez. Con 10 meses en barrica de roble francés. Puedes encontrarlo en la tienda on-line de Vinum populus o en su tienda de San Fernando.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Atún rojo en adobo. Bienmesabe de atún rojo.

Print Friendly

Atún en adobo. Bienmesabe de atún. Hoy os voy a contar como hacer el auténtico adobo gaditano. Esta Receta gaditana por excelencia, tradicionalmente elabora con cazón, pero que con nuestro maravilloso atún rojo sale de categoría, aunque también te serviría para hacer cazón en adobo u otro pescado. En Cádiz lo llaman simplemente adobo y en San Fernando (La Isla) lo llaman Bienmesabe, y es que según cuentan, la reina Isabel II visitó la ciudad de la Isla de León, y al probar el cazón en adobo quedó maravillada por su sabor, exclamando ¡Qué bien me sabe! y de ahí su nombre.

El adobo es un aliño hecho con vinagre, ajo, pimentón y orégano, básicamente. Se utiliza para infinidad de preparados pero en este caso concreto para aliñar pescado. Se dice del adobo que es heredero de la salsa Garum, hoy tan de moda al haberlo comercializado una empresa gaditana con el nombre de Flor de Garum, pero que los romanos ya disfrutaban de esa especie de aliño, aunque llevaba otra serie de ingredientes y no se freía el pescado. La cuestión es, que este adobo, se usaba para conservar el pescado y que durase mas tiempo sin que se pusiera malo o dicen las malas lenguas que para disimular pescados de dudosa procedencia, con mas tiempo del que debería para su consumo, sin llegar a estar estropeado.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes de la receta de bienmesabe de atún rojo

  • 500 gr. de atún rojo
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada pequeña colmada de orégano seco
  • ½ cucharada pequeña de comino en polvo
  • ½ cucharada pequeña de pimentón dulce
  • 2 hojas de laurel
  • 100 ml. de vino blanco 
  • 100 ml. de vinagre de jerez
  • 100 ml. de agua
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra (para freir)

Para el rebozado

  • Harina de trigo gruesa para freír (yo usé El Vaporcito)
  • 2 cucharadas de harina de garbanzos (opcional)
  • 1 cucharada pequeña de pimentón dulce

Elaboración de la receta de atún rojo en adobo

  1. Corta el atún rojo en dados pequeños.
  2. Prepara el adobo mezclando el vino blanco, el agua y el vinagre. Incorpora los dientes de ajo golpeados, las hojas de laurel en trozos grandes. La cucharada de orégano, las medias de pimentón dulce y cominos. Y añade media cucharada de sal gorda. Prueba de sal y corrije si hace falta.
  3. Pon el atún en el adobo, mézclalo bien. Tiene que quedar cubierto por éste. Déjalo macerar al menos 24 h. dentro de la nevera.
  4. Pasado el tiempo de maceración prepara un bol con la harina y el pimentón (si tienes harina de garbanzos la añades).
  5. Escurre el atún en un plato con papel absorbente, para secarlo un poco y que no nos empape la harina.
  6. Enharina los trozos de atún y sacúdelos para eliminar el exceso de harina.
  7. Pon a calentar abundante aceite de oliva virgen extra y fríe por tandas pequeñas. La fritura no debe ser excesiva, sólo para que se dore bien por fuera y quede jugoso por dentro, sino quedaría seco. Para ello el aceite debe mantenerse en 180º.
  8. Deposita los trozos en una bandeja con papel absorbente y sírvelo calentito.

¡Cierra los ojos y siente que estas en un chiringuito gaditano!

Curiosidades de la receta de atún en adobo

Para esta receta usé un trozo de cola blanca atún rojo salvaje de almadraba, que compré en Gadira, porque disponen de él durante todo el año, ultracongelado a -60º y fresco en temporada. No era necesario utilizar una de las partes “nobles” del atún porque esta receta se queda muy bien con cualquier pieza, aunque cuanto mas jugosa sea mejor.

La harina también es muy importante en esta receta. Usa una de calidad, que sea gruesa. Yo usé una harina que no me defrauda “El Vaporcito” que por aquí por Cádiz se suele encontrar sin problemas, aunque también tienen tienda on line. Si no la encuentras, una buena opción es usar “Las panaderas Sevillanas”, esa que el envase en a cuadros azules.

El vino también juega un papel importante. No me canso de decir que un vino que no serías capaz de beberte no lo uses para cocinar, y menos para estropear una pieza de atún. Yo usé en esta ocasión un “Castillo de San Diego” de Bodegas Barbadillo y de paso, presenté la receta al concurso del 40 aniversario de las Bodegas Barbadillo.

Del maridado no te cuento, ya sabes, un vino blanco de calidad, si es de la tierra de Cádiz qué mejor para hacer la gracia completa, pero cualquier otro blanco, fresquito, que te guste le vendrá genial. Mantenlo en el enfriador mientra comes para que no suba la temperatura y a disfrutarlo.

Esta misma receta te sirve para hacer cazón en adobo, morena, boquerones, caballa, o cualquier pescado azul. Hasta unas piezas de pez espada te pueden venir bien, aunque  puedes usarlo para cualquier otro pescado que te guste.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Carpaccio de solomillo ternera de la Janda

Print Friendly

Carpaccio de solomillo ternera de la Janda. Pasado ya el paroncito veraniego vuelvo con una receta muy sencilla pero extraordinariamente rica. El truco reside en la carne que emplees en la elaboración.

Fiel a mi carnicero Paco Melero, la hice con un solomillo de ternera de la Janda, 100% del campo de Vejer de la Frontera. Una carne elegida por ellos mismos, de la ganadería que les surte, y que consigue esa ternura al mezclar la raza Limousin con Ternera de Retinto, que le da el característico color.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de carpaccio de solomillo de ternera de la Janda

  • 250 gr. de solomillo de ternera de la Janda
  • Una (1) lima
  • Una (1) cucharada de mostaza a la antigua (granulada)
  • Queso curado de cabra*
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Mezcla de pimientas
  • Sal en escamas

Elaboración de la receta de carpaccio de solomillo de ternera de la Janda

  1. Lo primero es cortar la carne en pequeños filetes muy finos, pare ello es necesario meterla previamente en el cogelador, sino sería muy difícil ese corte tan delicado. No hace falta que se congele del todo, sólo que esté lo suficientemente prieta para cortarla sin que se desmenuce. Córtala con un cuchillo muy bien afilado o con una maquina cortafiambres (si dispones de ella).
  2. Ve colocando las lonchas de ternera sobre un plato. Separadas para que no se peguen entre sí y en una sola capa, para que la vinagreta le llegue a toda la carne por igual.
  3. Prepara la vinagreta en un cuenco con la mostaza a la antigua, unas gotas de aceite de oliva virgen extra y un poco del zumo de lima. Emulsiona con un tenedor y rocía la carne con esta vinagreta. Añade unas escamas de sal y un poco de mezcla de pimientas recién molida.
  4. Ralla un poco de la piel de la lima y el queso curado por encima.

Acompaña este carpaccio con unas tostadas.

Curiosidades de la receta de carpaccio de solomillo de ternera de la Janda

Suelo comprar la pieza de solomillo, que Paco Melero me prepara envasada al vacío, lista para congelar y usar en el momento adecuado. La saco del congelador y cuando esté descongelandose, es cuando la corto. Utilizo un cuchillo muy afilado o una maquina cortafiambres, con la precaución de que al cortarla no queme la carne por la fricción. Si el corte no te sale muy fino pudes pones el filete sobre la tabla de cortar y golpear con la hoja del cuchillo sobre esla para “aplastarla” un poco, si la carne es tierna cederá con facilidad. Otra opción es pedirle a tu carnicero que te la corte o comprarla envasada ya con ese corte para carpaccio, así te evitas el trabajo.

*Usa un queso con carácter, que realce el sabor de la carne. Puedes rallarlo o sacarle unas lascas con un pelador. Yo he usado un queso curado de cabra. Un queso artesano, elaborado con leche cruda de cabra florida, de El Bucarito. Pero también quedaría estupendo con un queso azúl, o un parmesano y hasta con unas lascas de foie.

Usa hierbas aromáticas recién cortadas para aderezar la carne si quieres darle otro punto. El orégano, la salvia, el tomillo o el romero le van estupendamente. También unos germinados o brotes de ensalada, en concreto de rúcula le van de escándalo a este suculento plato.

Maridar esta carne es fácil, lo complicado es maridarla con un buen tinto a un precio increíble, por debajo de los 5€. Mas que nada por compensar el elevado precio del solomillo. En este caso elegí un Vino tinto “Borsao” Selección 2014, D.O. Campo de Borja. Elaborado con 70% Garnacha, 20% Syrach y 10% Tempranillo. La guía Parker y Peñín lo califican con 89 puntos, muy por encima de otros vinos que se venden mucho mas caros que este de Bodegas Borsao. Premio Baco Medalla de Oro. Lo podéis encontrar en Vinum Populus on line o en su tienda física de San Fernando (Cádiz).

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Arroz meloso de choco y gambas

Print Friendly

Arroz meloso de choco y gambas. Pasear por los mercados es una de mis aficiones y estando de vacaciones, suelo hacerlo siempre que puedo. Si voy de viaje a algún sitio es visita obligada. Me encantan sus olores, sus gentes, descubrir productos nuevos y hablar con la gente de los puestos, que siempre te dan alguna idea de cómo preparar el producto que venden, además de hacerte un recorrido histórico por su gastronomía.

El otro día, me traje un buen choco y unas gambas blancas. Buscaba unas galeras, para hacer un buen caldo o fumet, tal y como me recomendó mi amigo Ximo, maestro de arroces, pero no las encontré, sin embargo no iba a pararme eso para el arroz que tenía en mente y que es el que os muestro hoy.

¡Ponte el delantal!

Los ingredientes de este arroz están pensados para seis personas

Ingredientes para la receta de arroz meloso de choco y gambas

Para el fondo de pescado (caldo)

  • Dos (2) tomates de pera
  • Una (1) cebolla
  • Dos (2) zanahorias
  • Un (1) puerro
  • Las pieles y cabezas de las gambas que usarás en el arroz
  • Una (1) cabeza de pescado (Rape, merluza, etc.)
  • 125 ml. de fino de Jerez (o vino blanco)
  • Dos (2) litros de agua
  • Aceite de oliva virgen extra

Para el arroz meloso

  • 400 gr. de arroz Albufera (o bomba)
  • 1600 gr. de caldo de pescado
  • Un (1) choco (sepia) grande
  • 300 gr. de gamba blanca
  • Un (1) diente de ajo
  • Medio (½) pimiento rojo
  • Dos (2) tomates de pera
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón dulce
  • Unas hebras de azafrán

Elaboración de la receta de arroz meloso de choco y gambas

  1. Pela las gambas. Reserva por un lado la carne y por otro las cabezas y pieles, que usarás en el caldo.
  2. Pon una olla grande a fuego medio con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Añade las cabezas y pieles de las gambas y sofríelas presionándolas un poco para que suelten el jugo.
  3. Corta las verduras en trozos grandes. Incorpora la cebolla, la zanahoria y el puerro a la olla. Cocina unos minutos hasta que se ablanden las verduras. Cuando esté caramelizada la cebolla, añade el tomate. Sofríe unos minutos para que se confite.
  4. Incorpora la cabeza de pescado y remueve con cuidado.
  5. Echa el vaso de vino de Jerez y cuando haya evaporado el alcohol añade dos litros de agua y una cucharadita de pimentón dulce. Espera a que hierva y deja cocinar unos veinte (20′) minutos.
  6. Reserva el caldo. Cuando enfríe lo cuelas con un colador, preferentemente de tela, para que no pasen trocitos de cáscaras, espinas o escamas.
  7. Limpia muy bien el choco, si no te lo ha dado limpio tu pescadero. Córtalo en trocitos pequeños. Corta también pequeñito el pimiento rojo, el diente de ajo y ralla el tomate.
  8. Pon una sartén o cazuela baja a fuego medio-bajo. Añade dos cucharadas de aceite de oliva y el ajo picado.
  9. Antes de que empiece a dorarse, sube el fuego y añade los trocitos de choco. Deja que suelte todo el agua y cocina hasta dorarlo un poco. Salpimenta.
  10. Agrega el pimentón y seguidamente el tomate rallado para que no se queme el pimentón. Sofríe unos minutos bajando el fuego. Echa unas hebras de azafrán que toque el fondo de la sartén para que suelte todo su aroma, pero que no se queme.
  11. Añade el arroz, mezcla bien durante un minuto e incorpora el caldo que tienes reservado en la proporción de 4 a 1. Es decir, por cada parte de arroz, cuatro de caldo. En esta ocasión hemos puesto 1600 gr. de caldo de pescado. El caldo tiene que estar muy caliente para no cortar la cocción del arroz. Cocina 15 minutos a fuego fuerte y el resto (7 minutos) a fuego bajo.
  12. Cuando queden sólo 5 minutos para apagar el fuego añade las gambas y rectifica de sal si fuera necesario.

¡Sirve inmediatamente que no queremos que se abra el arroz!

Curiosidades de la receta de arroz meloso de choco y gambas

El arroz usado en este arroz meloso, es el Arroz Albufera, una mezcla entre el arroz Bomba y el arroz Senia (nomen, sos, etc.), aguanta muy bien la cocción y una vez hecho es estable y no se abre o florea. Puedes usar también si no lo encuentras arroz Bomba, que absorbe muy bien los líquidos y también es muy estable.

Si no encuentras choco (sepia o jibia) puedes hacerlo con calamares o chipirones. Las gambas puedes sustituirlas por gambones que también dan muy buen resultado y son más baratos que la gamba blanca.

Si te sobra caldo de pescado puedes congelarlo y así lo tienes para cualquier otra ocasión. Un truco muy bueno es congelarlo como cubitos de hielo y añadirlo, cuando cocines pescado, en vez de usar pastillas de caldo concentrado.

Para hacer el fondo de pescado (caldo) puedes preguntar a tu pescadero si tiene alguna cabeza o trozo de pescado para hacer caldo, siempre tienen restos que no les sirven para la venta. Sino siempre puedes usar pequeños pescados de roca o “descartes” que hacen muy buen caldo. Otra opción muy buena es usar galeras que dan un sabor increible, siempre que las encuentres y estén a un precio razonable.

Para acompañar este arroz, puedes maridarlo con un vino blanco como el Miracle 120, de Vicente Gandía, DO. Valencia. Un vino vanguardista hecho con uva Chadornay y Suavignon blanc, ideal para tomarlo con chocos, calamares, almejas y mariscos. Puedes encontrarlo en Vinum Populus, en donde nos lo han recomendado, advirtiéndonos que lo sirvamos bien frío y que tomemos medidas para que no suba su temperatura mientras estamos comiendo, poniéndolo en una cubitera o similar.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Almejas a la marinera

Print Friendly

Almejas a la marinera. La receta de hoy es todo un clásico en la cocina, raro es el chiringuito de playa o restaurante de la costa que no la tenga en su carta. Se suelen comer durante todo el año, aunque en Navidad es cuando más se prepara, sin embargo yo la preparo cuando tengo tiempo de ir al mercado (suele ser en vacaciones), veo unas buenas almejas y las preparo en un “santiamén”. Se hacen muy rápido y son muy ligeras, si no te comes la barra de pan entera haciendo los “barquitos”, que tanto nos gustan. A algunos les gustan más los barquitos que las almejas 😉

Aquí en Cádiz se suelen hacer sin perejil y sin cebolla, no obstante yo siempre le pongo perejil porque me resulta más fresco el plato. La cebolla la usan mas bien en las recetas del norte, cuando le pongo cebolla, también le añado tomate y se convierte en Almejas a la Gaditana, pero de esa receta gaditana ya os hablaré en otra ocasión…

Los ingredientes de esta receta de almejas a la marinera están pensados para dos (2) personas.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de almejas a la marinera

  • 500 gr. de almejas grandes
  • Tres (3) dientes de ajo
  • Una (1) cucharada pequeña de harina de trigo
  • Media (½) cucharada pequeña de pimentón de la vera
  • Medio (½) vaso de agua (unos 70 ml.)
  • Medio (½) vaso de vino blanco (yo usé manzanilla de Sanlúcar)
  • Una (1) hoja de laurel
  • Una (1) guindilla (opcional)
  • Un (1) manojo de perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de almejas a la marinera

  1. Lava muy bien las almejas y las metes en agua con sal, para que suelten la arena que puedan tener. Lo ideal es dejarlo unas horas (si es verano mejor en el frigorífico), pero si no tienes mucho tiempo, las metes cuanto antes en el agua mientras preparas los ingredientes y la cocina para la receta.
  2. Pela los dientes de ajo y los cortas en láminas. Lava el perejil y lo picas muy finito. Reserva.
  3. Pon una sartén a fuego medio. Cuando esté caliente añades el medio (½) vaso de agua, la hoja de laurel y las almejas. Tapas la sartén y espera a que se abran las almejas (Si la tapa es de cristal, lo tendrás más fácil ;)). Si ves que hay alguna que está rota o estropeada, retírala rápido que te estropearía la receta, si alguna no se abre también la retiras, no fuerces ninguna, pues puede estar llena de tierra. Mueve la sartén con un movimiento de “vaivén” para que se abran todas a la vez.
  4. Una vez abiertas las almejas, las retiras con cuidado y cuelas el caldo. Reserva el caldo que lo necesitarás más adelante. Prescinde de la hoja de laurel.
  5. En la misma sartén añade aceite de oliva virgen extra hasta cubrir el fondo, dora el ajo picado con la mitad de perejil picado y la guindilla. Antes que termine de dorarse añade la cucharada pequeña de harina, seguidamente la media cucharada de pimentón de la vera. Remueve muy bien y sin perder tiempo incorpora el medio (½) vaso de vino blanco. Deja que reduzca sin dejar de remover para que la salsa se trabe bien. Cuando el vino haya evaporado el alcohol añade el caldo que reservaste de cocer las almejas.
  6. Es el momento de incorporar las almejas de nuevo, cocinar durante unos cinco (5′) minutos. Prueba de sal y rectifica si fuera necesario.

¡Sirve con un poco de perejil picado y un buen pan para mojar la salsa!

Curiosidades de la receta de almejas a la marinera

Usa una buena almeja grande y de calidad. La almeja de fina o de carril es la ideal para esta receta, aunque su precio es elevado. Si no la encuentras o está muy cara utiliza la almeja babosa que es la que yo he utilizado y da muy buen resultado. Es muy importante el lavado de las almejas, que no tengan tierra y que estén todas en buen estado.

Puedes comprar las almejas unos días antes si son frescas. Las lavas bien y las envuelves en un paño de cocina húmedo (el trapo ha de estar limpio y lavado sin suavizante), guárdalas en el frigorífico hasta que las vayas a hacer.

No me cansaré de decir que el vino que uses para cocinar sea el mismo vino que te tomarías comiendo. Usa un buen vino blanco de calidad, un fino de Jerez, una manzanilla de Sanlúcar como he usado yo, o cualquier otro vino blanco que serías capaz de beberte.

Si no te gusta el toque picante no le pongas guindilla. Y si eres de los que les gusta el pique, ponle la guindilla o mezcla a partes iguales pimentón dulce y picante.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Crema de patata asada, huevo poché con setas y mojama al Tintilla de Rota

Print Friendly

Crema de patata asada, huevo poché, setas y mojama al Tintilla de Rota. El pasado día 27 de junio, tuvo lugar el primer encuentro de blogueros gastronómicos y prensa de Cádiz, en el Hotel Barceló Montecastillo, de Jerez de la Frontera.

Este Encuentro estuvo organizado por la Delegación de Jerez de la Asociación de Empresas Turísticas de Cádiz, Lola Rueda, Pilar Ruiz Rodríguez Rubio, y SER Emprendedores, de Radio Jerez. Se creó un logo (el que veis encima de este párrafo), una cuenta de twitter “Gastro Blogs Cádiz” y un hashtag a tal efecto ·#‎GastroBlogsCádiz‬, que espero se sigan usando durante mucho tiempo.

Curiosamente, Cádiz es la provincia Andaluza con mayor número de blogs gastronómicos, y no se había dado la circunstancia de celebrar ningún evento de similar características,  pero Lola Rueda y Pilar Ruiz se percataron de ello y les faltó tiempo para ponerle remedio. Diez reconocidos blogueros de esta provincia, entre ellos el que suscribe, con su pinche de cocina, se colocaron el delantal para cocinar in situ, las recetas gaditanas y así sorprender a un buen número de periodistas y críticos gastronómicos, entre los que se encontraban Pepe Monforte, Ivan Ricoy, Eugenio Camacho, Eduardo Robles, entre otros.

El plato que presentamos mi socia Carmen (Bate & Monta) y yo, fue una Crema de patata asada al aceite de oliva virgen extra, huevo poché, setas y mojama al tintilla de rota (Bodega el Gato). Es una receta que ya tenía publicada anteriormente (Huevo poché con crema de patata y setas), pero que la he versionado para la ocasión, ya que se trataba de presentar recetas con productos gaditanos. Al parecer, según me comentaron, gustó mucho a los asistentes.

El equipo “De Camino a mi Cocina” Ralu y Carmen (Bate & Monta), en acción.

Esta receta está pensada para cuatro (4) personas.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes de la receta de crema de patata asada, huevo poché, setas y mojama al tintilla de Rota

Para crema de patata asada al aceite de oliva virgen extra

  • 400 gr. de patatas de Sanlúcar
  • 100 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 100 gr. de nata
  • Media cucharada pequeña de orégano
  • nuez moscada
  • pimienta blanca molida
  • sal

Para el huevo poché o escalfado

  • Cuatro huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas o sal de hielo
  • Pimentón de la Vera

Para el salteado de setas y mojama

  • Setas variadas
  • 125 ml. de vino Tintilla de Rota
  • Un trozo de mojama de atún rojo salvaje de almadraba Gadira
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra

Elaboración de la receta de crema de patata asada, huevo poché, setas y mojama al tintilla de Rota

  1. Lo primero es asar las patatas para elaborar la crema de patata y aceite de oliva, de modo que comienza lavando muy bien las patatas bajo el grifo, quitándole toda la tierra con un cepillo, deben de quedar muy limpias ya que las vamos a asar con la piel. Utiliza patatas de similar tamaño, de esta forma todas se asarán al mismo tiempo.
  2. Enciende el horno a 180º arriba y abajo, mientras tanto envuelve las patatas  individualmente en papel de aluminio, pliega bien el papel aluminio para que quede bien cerrado el paquetito (como si fuese al vapor o papillote). Cuando el horno tenga la temperatura adecuada, mete las patatas en la bandeja central unos cuarenta (40) minutos*.
  3. Cuando estén hechas las patatas, déjalas templar para no quemarte al pelarlas. Una vez templadas las pelas, las troceas y las pones en el vaso de la batidora (o Thermomix) con el aceite de oliva, la nata, el orégano, una vuelta de molinillo de pimientas, una pizca de nuez moscada y un poquito de sal. Batimos muy bien hasta conseguir una crema suave y muy aromática. Resérvala.
  4. Limpia bien las setas si son naturales, córtalas en trozos pequeños y en una sartén echa una cucharadita de aceite de oliva virgen extra. Saltea las setas un par de minutos y añade el vino Tintilla de Rota hasta que reduzca al menos una tercera parte.
  5. Para hacer los huevos poché o huevos escalfados, corta un trozo de papel film transparente de unos 25 cm de lado, forra un bol pequeño con este, echa unas gotas de aceite de oliva virgen extra y extiéndelo sobre el papel film. Casca un huevo en el bol forrado y  salpimiéntalo. Coge los extremos del papel film formando un paquetito y ciérralo haciendo un nudo para que no se escape el huevo. Puedes coger los extremos y ponerle una pinza de las que se le ponen a los envases para mantenerlos frescos una vez abiertos.
  6. Pon al fuego un cazo con agua hasta que esté hirviendo, baja el fuego para que hierva lentamente. Introduce los huevos unos cinco (5’) de minutos y sácalos del cazo. Tendrás que servirlo inmediatamente si no quieres que la yema se termine de cocer y se ponga dura.
  7. Para el montaje del plato, coloca la crema de patata asada en el fondo de un bol o plato hondo. Saca el huevo del papel film con mucho cuidado y lo pones sobre la crema, a su alrededor dispón las setas con su reducción de Tintilla de Rota y espolvorea un poco de mojama rallada y  pimentón de la Vera. Unos granos de sal en escamas no le vienen nada mal.
Curiosidades de la receta de crema de patata asada, huevo poché, setas y mojama al tintilla de Rota

Para esta receta usamos unas patatas autóctonas. Las Patatas de Sanlúcar. Se caracterizan por su forma regular y alargada. Se plantan en arena fina y al no ofrecer resistencia al crecer, toman esa forma. Tienen un color blanco que la diferencia de la cultivada en otros terrenos, que obtienen un color amarillo o rojizo. La piel es muy fina y se desprende con los dedos.  Puedes reconocerlas porque, a diferencia de las otras, está cubierta de arena y no de tierra.

*El tiempo que pongo para asar la patata es orientativo ya que depende de muchos factores como el horno, el tipo y tamaño de la patata, etc. Para comprobar que la patata esté echa, con un guante para horno o un trapo de cocina presiona la patata y si cede al apretón es que la tenemos lista.

El vino usado en esta receta es el Tintilla de Rota (del que os hablé en las receta de risotto de calabacín y setas). Es un vino dulce que se produce a partir de la uva del mismo nombre, una uva tinta muy delicada y de baya pequeña que por las características del clima y de la tierra solo se cultiva en la localidad en la localidad Gaditana de Rota. Es un vino muy peculiar, por no decir único, ideal para postre o aperitivo. Pincha el enlace si quieres saber más sobre este interesante vino: Ver más. Si no lo encuentras puedes comprarlo on line o usar cualquier dulce tipo Pedro Ximénez.

La mojama es le da un punto salado, marino, que combina estupendamente con el conjunto del plato, yo la suelo rallar y mezclarla con la crema de patata asada o espolvorearla por encima para terminarlo. También puedes ponerla en pequeñas láminas o taquitos para darle textura. La que he usado es la Mojama de atún rojo salvaje de almadraba de Gadira, porque me parece extraordinaria, pero si la vas a rallar puedes usar cualquier otra pieza de menor calidad.

Si haces la crema previamente, la puedes calentar al baño maría, mucho mejor que al microondas.

La seta que mejor le viene a esta crema de patatas es la colmenilla o alguna silvestre con un sabor acentuado. Si no las encuentras usa champiñones, cualquier otra variedad, o una mezcla de estas.

Foto de familia de los blogueros gaditanos. Imagen cedida por Iván Ricoy (Genuine Andalusia)

El evento contó con la colaboración del portal “Destino Cádiz” y las siguientes empresas, que instalaron unos stands con sus productos gastronómicos:

A continuación os relaciono los blogs participantes en este evento, sus cocineros y las recetas que presentaron:

Los platos que presentamos en el encuentro de blogueros y prensa de Cádiz

Blogueros Gaditanos en plena faena en el Hotel Montecastillo

En estas últimas líneas quiero agradecer a los organizadores, colaboradores, blogueros y pinches la estupenda jornada que pasamos, donde nos divertimos mucho, que era de lo se trataba. En particular a Pilar Ruiz, que siempre cuenta con nosotros, realizando un trabajo de campo extraordinario (del que sólo se ve la punta, como los iceberg),  para que salga siempre todo bien. Y como no, a mi socia Carmen por acompañarme, planear el evento y coordinarnos (que es de lo mas divertido), ayudarme a sacar la receta adelante y compartir estos momentos para coleccionar.

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

Gazpacho de moras

Print Friendly

Gazpacho de moras. La receta de hoy es circunstancial, os cuento porqué. Tenía pensado hacer un gazpacho, en concreto un gazpacho de sandía. La famosa receta que mi vecino Javi Recetas presento en su día en Canal Cocina, en el programa Blogueros Cocineros (ya está en marcha la edición de este año y puedes inscribirte si lo deseas). Pues bien, en la grabación tenía que aparecer alguien probando ese gazpacho de sandía y me eligió a mí. Fue un cameo divertido y mi primera intervención televisiva, pero de eso ya hace unos años. Bueno, lo que quería contaros es, que estando recolectando moras, de una hermosa morera que tienen mis padres (que por cierto da unos abundantes y ricos frutos con los que alguna vez he hecho mermelada), se me ocurrió que porqué no sustituir la sandía por moras. El dulzor y acidez de la mora le vendría genial a esta receta y aquí tenéis el resultado.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de gazpacho de moras

  • 300 gr. de moras negras
  • 600 gr. de tomates pera
  • Un (1) diente de ajo
  • Una (1) cucharada pequeña de vinagre de tintilla de rota (o de Módena)
  • 75 ml. de aceite de oliva virgen extra

Elaboración de la receta de gazpacho de moras

  1. Lava los tomates y los troceas. Lava también las moras y las escurres. Pela el diente de ajo y quítale la raíz.
  2. Pon los tomates, el ajo y las moras (reserva algunas moras para servir con el gazpacho) en la batidora de vaso o thermomix y tritura muy bien. Añade la cucharada de vinagre de tintilla y el aceite de oliva virgen extra.
  3. Pasa por el chino o cuela con un colador el gazpacho para que esté muy fino y no te encuentres pepitas de las moras.
¡Sirve muy frío con un poquito de hierbabuena y unas moras enteras!

Curiosidades de la receta de gazpacho de moras

Las moras son muy sensibles y delicadas, aguantan muy mal su manipulación y transporte. Recolecta con mucho cuidado escogiendo moras enteras y brillantes. Si usas moras frescas, no las laves hasta que las vayas a usar porque se estropean.

Si te apetece hacerlo pero no tienes moras frescas o silvestres, puedes comprar en la zona de congelados del supermercado una bolsa de frutas del bosque.

Puedes añadir cebolla y pimiento al gazpacho, y hasta pepino, pero en este caso te recomiendo que dejes macerar una noche todos los ingredientes.

En vez de hierbabuena puedes ponerle trocitos de algún queso curado con carácter que contraste con el dulzor de esta sopa fría de moras.

He usado un vinagre de Jerez a la Tintilla de Rota de Bodegas El Gato, le aporta además de la acidez que buscamos, un ligero dulzor como de pasas o higos secos, al igual que la mora, de modo que combina estupendamente con las sopas frías y gazpachos que llevan fruta o almendras. Hay que usarlo con moderación pues es muy intenso. Si no lo encuentras usa un un vinagre de Módena que también tiene el punto dulce.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Calabacines rellenos

Print Friendly

 

 

Calabacines rellenos de setas y jamón ibérico. Hace unos días mis amigos Javi y Vero me regalaron un calabacín enorme, no sabía bien qué hacer con él, hasta que pensé en rellenarlo, porque de cremas ya estaba un poco cansado, y ahora con la calor apetecen platos ligeros y sanos.

Cada vez que vamos a casa de estos amigos, salimos abriendo la puerta con los pies, no hay una vez que salgamos con las manos vacías. Siempre tienen algo con lo que obsequiarnos; Calabacines, tomates, frutas (todo de la huerta de los abuelos) o cualquier cosa para mi Grumete. Y así llevamos más de una década, cada semana nos reunimos a lo que llamamos “la noche oriental“, que empezó siendo una noche a la semana en la que quedábamos para cenar, y llamábamos al chino, pero más tarde degeneró en cualquier tipo de comida rápida, para disfrutar de la compañía sin tener que cocinar. Ahora, con los niños es cada vez mas difícil hacerlo, pero aún así seguimos quedando esporádicamente, y vamos engrosando la mesa, empezamos siendo cuatro, y vamos ya por siete… Os queremos amigos!

Y con esta pequeña historia, doy paso a esta rica receta de calabacines rellenos de setas y jamón ibérico, napados con bechamel y queso gouda del Bucarito, todo un descubrimiento ¡Un quesazo!

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de calabacines rellenos de setas y jamón ibérico

  • Un calabacín grande
  • 200 gr. de setas (yo usé champiñones)
  • 150 gr. de jamón ibérico troceado
  • Una (1) cebolla fresca
  • Un (1) puerro
  • Un (1) diente de ajo
  • Salsa Bechamel (Pincha enlace para ver la receta)
  • Queso gouda (El Bucarito)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Mezcla de pimientas
  • Sal

Elaboración de la receta de calabacines rellenos de setas y jamón ibérico

  1. Pon una olla, a fuego fuerte, con abundante agua y una cucharada de sal. Mientras calienta el agua parte el calabacín. Yo los corté en rodajas, pues el calabacín era muy grande. Puedes hacerlo a lo largo también.
  2. Cuando el agua esté hirviendo añade los trozos de calabacín y cocina durante unos seis (6′) minutos, o hasta que veas que estén tiernos. Retíralos del agua y deja enfriar.
  3. Pica la cebolla, el ajo y los champiñones (o setas) en trocitos muy pequeños. Pon una sartén a fuego medio con un poco de aceite de oliva y pocha el ajo y la cebolla. Salpimenta.
  4. Vacía los trozos de calabacín, con cuidado de no romperlos. Pica la pulpa.
  5. Cuando esté bien pochada la cebolla añade la pulpa de calabacín, los champiñones y el jamón ibérico en trocitos. Saltea unos minutos, retira del fuego y reserva.
  6. Si ya tienes hecha la salsa bechamel estupendo, sino tendrás que hacerla ahora.
  7. Añade un par de cucharadas de salsa bechamel al sofrito y mézclalo todo muy bien.
  8. Enciende el horno a 200º arriba, para gratinar.
  9. Pon los trozos de calabacín en una bandeja para horno y rellénalos con cuidado con la farsa que tienes reservada.
  10. Napa los calabacines por encima, con la bechamel. .Espolvorea con queso gouda recién rallado y añade un poco de mezcla de pimientas recién molida.
  11. Mete la bandeja en el horno unos minutos para gratinar, hasta que esté dorada la parte superior.
Decora con unos brotes y sírvelo caliente.

Curiosidades de la receta de calabacines rellenos con setas y jamón ibérico

El relleno de los calabacines, a excepción del jamón, es exclusivamente verdura, por tanto podríamos decir que es una receta vegetariana. Si la van a comer los niños puedes sustituir el jamón ibérico por jamón cocido. Las gambas o el pescado también son una opción estupenda para el relleno.

Yo usé queso gouda, pero puedes usar cualquier otro queso para gratinar, parmesano, grana padano o las bolsas de queso que venden ya rallado. A mi me gusta usar quesos con un  sabor intenso, con personalidad, el queso azúl mezclado con la farsa también le viene genial.

Estos calabacines rellenos los he maridado con un vino blanco. En esta ocasión he elegido Alba Mosto, un vino blanco natural sin crianza, de la localidad gaditana de Sanlucar de Barrameda. Como curiosidad deciros que el nombre de “Alba” proviene del tipo de tierra, albariza, y por la primera luz de la mañana, al ser el primer vino blanco de esta bodega “Alba Viticultores”. Si quieres saber más sobre este vino, la nota de cata o donde encontrarlo visita a De Figuereo Vinos.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado el calabacín relleno, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.