Canutillo de crema de queso de cabra y chocolate

Canutillo de queso de cabra y chocolate. No hay una buena comida si no hay un buen postre, es como si faltase algo, además es el colofón a una buena mesa. Os voy a enseñar la receta para el canutillo de queso de cabra y chocolate, el canutillo es un cilindro de pasta brick que está relleno de una crema de queso de cabra y sobre este un poco de chocolate.

Este postre lo probé en el “Fogón del Guanche“, un restaurane de Puerto Real (Cádiz), en donde cada vez que voy me sorprenden, por la cantidad y variedad de tapas creativas, por la calidad de los productos, por el servicio… no me canso de decir lo que me gusta ese lugar, y no sólo a mi, sino a todos los que nos acompañan que se van con un buen sabor de boca. Como de costumbre es mi versión del postre, pero vamos a la receta que es lo que nos trae por aquí.

Para esta receta necesitarás unos moldes para los canutillos, que son unos tubos cilíndricos para darle la forma a la pasta brick. Los puedes encontrar en tiendas especializadas en productos de cocina, bazares o ferreterías.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el Canutillo de crema de queso de cabra y chocolate

  • Dos (2) obleas de pasta brick
  • Un (1) huevo
  • 100 gr. de queso de cabra
  • Dos cucharadas colmadas de requesón
  • 500 ml. de nata para montar (34% materia grasa)
  • Azúcar glass
  • 150 gr. de chocolate negro
  • 25 gr. de mantequilla
  • cereales de arroz inflado chocolateado (Choco Crispies)

Elaboración del canutillo de crema de queso

  1. Comienza preparando los canutillos, para ello corta la oblea de pasta brick en cuatro trozos, te sandrán cuatro triángulos.
  2. Enrrolla cada triángulo de pasta bric en cada uno de los canutillos.
  3. Enciende el horno a 180º arriba y abajo. Pinta los canutillos con huevo batido y los metes en el horno unos minutos hasta que veas que empiezan a dorarse.
  4. Reserva los canutillos hasta que se enfríen. Una vez frios, retíra con mucho cuidado que no se parta los moldes. Reservalos hasta el momento de rellenarlos.
  5. En un bol, echa el queso de cabra y las dos cucharadas de requesón, trabajalo con un tenedor o una varilla hasta que forme una pasta, añade dos (2) cucharadas de azúcar glas y sigue batiendo hasta que quede bien integrado todo.
  6. Ahorma monta la nata y la mezclas con la crema de queso, pero no la batas sino con movimientos envolventes la vas integrando.
  7. Mete la crema de queso en una manga pastelera y resérvala en el frigorífico hasta el momento de rellenar los canutillos.
  8. Para preparar el chocolate pon un cazo con agua al fuego y sobre este pon otro para derretir el chocolate y la mantequilla al baño maría. Mézclalo bien y cuando este listo lo metes dentro de una manga pastelera y lo reservas.
  9. Para montar el postre rellena los canutillos con la crema de queso, ten mucho cuidado pues los canutillos son frágiles. Disponlos en un plato, yo suelo poner dos, y sobre los canutillos rociamos con el chocolate que tenemos en la manga.

A disfrutar de este estupendo postre!

Curiosidades del canutillo de crema de queso

 La pasta brick la puedes encontrar en los supermercados en la zona de refrigerados, al lado de las pizzas o las masas de hojaldre. Es muy fina por lo tanto has de manipularla con mucho cuidado.

El queso de cabra que utilizo es queso de cabra payoya pero puedes utilizar cualquier otro queso de cabra que sea cremoso.

Puedes hacer los canutillos con anterioridad y guardarlos en una bolsa hermética como la que se utiliza para congelación, se conservarán estupendamente hasta el momento de comerlos.

También puedes derrertir chocolate en el microondas, pero ten cuidado que no se te queme. Una vez lo tengas en la manga pastelera, si se endurece, puedes meterlo en el microondas y volver a derretirlo para utilizarlo.

Yo lo he acompañado con un flan de chocolate, espolvoreado con azúcar glas y unos cereales de arroz inflado chocolateado (Choco Krispies)  pero el plato original lo sirven con una bola de helado de chocolate, acompañalo con lo que más te guste o

Con esta publicación termino el año muy satisfecho por vuestros comentarios y visitas ya que en menos de seis meses el blog ha llegado a casi 500 subsicriptores  y mas de 65000 visitas. Muchas gracias a todos los que compartís conmigo mi cocina, espero seguir sorprendiendoos.

¡Espero que os guste amig@s y Feliz año nuevo!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Saquitos de carrillada iberica con coulis de frambuesa

Saquitos de Carrillada Ibérica con Coulis de Frambuesa es la receta navideña que complementa a a la anterior. Si bien ya sabes hacer una buena carrillada, también has de saber otras formas de presentación para sorprender a tus comensales en Navidad o cualquier otra ocasión, además de acompañarla con alguna salsa que destaque sus sabores y vistosidad del plato.

El coulis de frambuesa es una salsa ligera hecha con frambuesas, muy simple y rápida de hacer, sólo tendrás que hacer un almíbar y poco mas, abajo te detallo el procedimiento. Esta salsa combina estupendamente con la carne y realza los sabores de esta y si acompañas el plato con un buen vino tinto ¿Qué más se puede pedir?

¡Ponte el delantal!

Ingredientes (para 6 saquitos)

Para los saquitos

  • Carrillada Ibérica en salsa
  • Ocho (8) láminas de pasta brick
  • Un (puerro)

Para el coulis de frambuesa

  • 100 gr. de frambuesas frescas
  • 60 gr. de azúcar
  • 50 ml. de agua
  • Una (1) cucharada de zumo de limón

Elaboración

  1. Para hacer el coulis de frambuesa, pon a calentar los 50 ml. de agua en un cazo, añade el azúcar y remueve bien hasta que esté bien diluido.
  2. Tritura las frambuesas con la cucharada de limón y echa sobre estas el almíbar que has preparado, déjalo reposar  unos minutos y tritura bien con la batidora.
  3. Para que te quede una salsa fina pásala por un colador y así eliminarás todas la pepitas. Guárdala en el frigorífico hasta que la vayas a utilizar.
  4. Pon un cazo al fuego con agua. Corta unas tiras de puerro (preferiblemente de la parte verde que es mas consistente) y cuando el agua empiece a hervir las introduces en el agua un minuto para blanquearlas. Retira del fuego y enfría las tiras en un bol con agua y hielo. Resérvalas para atar los saquitos.
  5. Extiende una lámina de pasta brick sobre la encimera, corta un trozo de una de las láminas y colócalo en el centro para darle consistencia al saquito.
  6. Desmenuza la carne y mézclala con un poco de salsa.
  7. Sobre la lámina pon un par de cucharadas de carne, coge todas las puntas del saquito y únelas, cierra con cuidado el saquito y átalo con una tira de puerro. Haz lo mismo con los demás.
  8. Pon el horno a calentar a 180º arriba y abajo, coloca un papel para horno en una bandeja a media altura. Cuando esté caliente coloca sobre el papel pintado con una gotita de aceite de oliva los saquitos y hornea unos minutos hasta que esté dorado el saquito.
  9. Sirve el saquito sobre una cama de salsa y lo acompañas con el coulis de frambuesa. Como guarnición yo he puesto arroz basmatti pero combina muy bien con cualquier tipo de patata, arroz o verdura.

 

A sorprender a vuestros comensales!

Curiosidades

Si quieres hacer mas cantidad de coulis sólo tienes que duplicar o triplicar las cantidades.

Siguiendo la misma receta puedes cambiar las frambuesas por fresas, moras,  frutos del bosque u otra fruta que se te antoje o tengas a mano. Yo las he usado frescas pero también las hay congeladas y dan muy buen resultado.

He usado pasta brick pero si no la encuentras puedes usar pasta filo, obleas de empanadillas y hasta hojaldre, no se saldrá tan fino pero te puede solucionar el saquito y también sale muy bueno.

El relleno lo he puesto de Carrillada Ibérica al vino tinto que la tenía hecha pero puedes rellenarlo con lo que quieras, carne, gambas, pescados o quesos, hazlo a tu gusto.

Como te he dicho antes para acompañar, además de un buen trozo de pan, puedes poner arroz, verduras salteadas, ensalada o cualquier tipo de patata, ya sea puré de patata, patatas duquesa, o lo que tu imaginación te marque.

¡Espero que os guste amig@s y Felices Fiestas!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Recetas de Navidad

Recetas de Navidad. Estas son algunas de mis propuestas de Recetas de Navidadeñas para este año, espero que os guste y disfruteis de las fiestas con vuestros familiares y amigos, que entremos en este nuevo año 2012 con buen pié y se cumplan todos nuestros sueños, espero que os sigan gustando mis recetas ah! y muchas gracias por seguirme que si no fuese por vosotros esto no tendría sentido…

¡Ralu os desea Feliz Navidad y Próspero año 2012!

 

 

 

 

 

 

carrillera de cerdo iberico

 

 

 

 

¡Espero que os guste amig@s!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Flan de Chocolate con nueces

Flan de Chocolate con nueces o falso flan de turrón. Y os preguntareis el porqué falso flan de turrón… pues inexplicablemente este turrón de chocolate de mi madre da un sabor como a turrón, todavía no sabemos porqué, lo que si sabemos es que está de muerte y le suele gustar a todo el mundo.  Es el postre que triunfa en las cenas de Navidad y de Fin de Año.

Este postre es muy rápido de hacer, que es de agradecer cuando tienes poco tiempo y tienes que preparar un menú para navidad, muy fácil, apto para principiantes o “con poco arte” en la cocina y barato a más no poder, es el postre anticrisis. Lo he hecho tal y como lo hace mi madre pero, por supuesto con mi granito de arena…

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Dos (2) tabletas de chocolate con leche (mi madre usa el rojo de Nestlé, sólo necesitarás unos 200 gr.)
  • Un (1) Litro de nata (La Asturiana)
  • Un (1) preparado para flan de ocho (8) raciones (Royal)
  • Caramelo líquido ( en el preparado de flan suele venir un sobre con caramelo)

Elaboración

  1. Pon un cazo a fuego medio con la nata, pero reserva un vaso para disolver el preparado para flan.
  2. Trocea una tableta y un cuarto (1/4) de tableta mas de chocolate (unos 200 gr.) (*mira en curiosidades)
  3. Cuando la nata esté caliente añade el chocolate troceado y remueve bien para que se funda con la nata.
  4. En un bol pon la nata que has reservado y ve echando poco a poco el preparado para flan a la vez que lo remueves bien para que este se disuelva.
  5. Cuando la nata con el chocolate empiece a hervir agrega el preparado de flan y mézclalo bien. No dejes de remover hasta que vuelva a hervir un par de minutos (2′) y retira del fuego.
  6. Carameliza un molde para flan (de los de un litro de capacidad)  por todo el fondo y las pareces y vierte el cazo con cuidado. Añade unas nueces  y remueve un poco para que se repartan por todos lados.
  7. Deja enfriar y cuando enfríe lo metes en el frigorífico para que cuaje.

¿Has visto qué fácil? Pues a servirlo frío.

Curiosidades

El poner las marcas de los productos es porque mi madre lo hace así, con esos productos, habiendo probado algunos otros con estas marcas es como más gusta, aunque también sale bien con otras.

*Yo he utilizado 200 gr. de chocolate con leche y 50 gr. de chocolate negro para fundir, de este modo le ha dado un poco más de sabor a chocolate que me gusta más. Prueba hacerlo con diferentes chocolates, te sorprenderá cómo cambia el sabor y color del postre.

Las nueces es una opción pero, con piñones, pasas u otro fruto seco también está muy bueno, aun si no pones ninguno, hazlo a tu gusto.

A nosotros nos gusta con mucho caramelo líquido, en el preparado para flan suele venir un sobre con caramelo líquido, yo le suelo añadir un poco más. Carameliza bien el molde y a la hora de desmoldar no tendrás problemas.

Para desmoldar el flan lo mejor es que lo saques un ratito antes de la nevera, cuando se atempere será más fácil desmoldarlo, un truco si no tienes tiempo es (si el molde es metálico, claro) calentarlo suave y brevemente con un soplete de cocina y sale sin problemas. En el caso que sea un flan rebelde y no quiera salir sólo te queda la opción de con un cuchillo pararlo con cuidado por los laterales para que se despegue.

Lo he hecho en un molde grande, de un litro (1L.) pero se puede poner en moldes individuales, desechables o cualquier otro como por ejemplo una copa cóctel, quedará con una presentación estupenda!

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Nestlé”, “Royal” ni “La Asturiana” este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Carrillada iberica en salsa de vino tinto

carrillera de cerdo ibericoCarrillada Ibérica en salsa de vino tinto es la receta que os enseño hoy, sigo con las Recetas Navideñas, eso no quiere decir que esta receta venga bien en cualquier momento del año sin tener que ser una fecha señalada. La carrillada o carrillera es una carne un tanto especial, se que a todo el mundo no le gusta por tener una textura algo gelatinosa, pero a quien le gusta, le apasiona. La carrillera es en la carne lo que en el pescado la cococha (kokotxa), una carne considerada casquería pero cada vez va teniendo más adeptos (por desgracia para los precios) y se encuentran fácilmente.

Esta no es una carne excesivamente cara, la ibérica un poco más pero merece la pena para unos días señalados como la Navidad. Es un guiso que debería hacerse lentamente, pero claro no siempre disponemos del tiempo que queremos y tenemos que echar mano de la olla exprés, pero si tenéis la posibilidad de hacerlo a fuego lento, no os defraudará. Si optáis por hacerlo en olla rápida, dejar reducir bien la salsa al final de la cocción.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Un (1) kg. de carrillada ibérica
  • Una (1) cebolla
  • Dos (2) puerros
  • Dos (2) zanahorias
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) ramita de romero
  • Un par (2) de ramitas de tomillo
  • Una (1) hoja de laurel
  • Un (1) clavo de olor
  • Una botella de vino tinto (3/4 L) de calidad
  • 100 ml. de caldo de pollo
  • Dos o tres cucharadas de harina
  • Una (1) cucharada de azúcar
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Limpia bien de grasas las carrilladas, si no lo ha hecho por tí el carnicero, salpimenta bien por ambos lados y enharina ligeramente.
  2. Pela y corta a trocitos pequeños la cebolla, los puerros y las zanahorias. Resérvalos.
  3. Pon una olla o cacerola al fuego, cuando caliente la olla cubre el fondo con aceite de oliva pero no te pases o te quedará un guiso con mucha grasa.
  4. Fríe las carrilladas a fuego medio para que no se quemen y cuando las tengas con bien doraditas las reservas.
  5. En la misma cacerola echa un poco mas de aceite si hace falta y pocha las verduras hasta que estén blanditas, unos seis o siete (6 ó 7′) minutos. Los ajos los pongo enteros con su piel, dándoles un pequeño golpe con la hoja del cuchillo.
  6. En una cacerola aparte pon al fuego fuerte el vino con las ramitas de romero y tomillo. Añade también la cucharada de azúcar para contrarrestar la acidez del vino. Déjalo reducir.
  7. Cuando estén bien estofadas las verduras añade de nuevo las carrilladas con el líquido que han soltado, echa también el vino que tienes en la otra cacerola y el caldo de pollo y déjalo cocinar aproximadamente una hora y media (1,5 h.) a fuego medio, vigilándolo de vez en cuando para que no se pegue, no le falte líquido y la carne no se desmenuce por estar demasiado blanda. Corrige de sal si hiciese falta.
  8. Pasado ese tiempo, retiramos las carrilladas y si hace falta reducimos un poco más la salsa.
A la mesa, prepara pan!!
 

Curiosidades

Un truco para enharinar bien la carne y no poner todo perdido es echar las dos o tres cucharadas de harina en una bolsa de plástico, metes dentro los trozos de carne y cierras bien. Mueve enérgicamente, saca la carne sacudiendo el exceso que pueda tener de harina y la tienes lista para dorar. La bolsa y la harina la puedes deshechar sin haber manchado ningún cacharro. Ten la precaución que la bolsa no tenga fisuras o estarás perdid@.

Si no tienes caldo de pollo puedes ponerle un poco de agua y media pastilla de caldo de pollo, a mi no me suele gustar pero sé que en la cocina tradicional y nuestras madres siempre lo hacen así, de modo que tú eliges.

Cuanto mas doradas esté la carne, más oscura te saldrá la salsa, y el sabor será mas intenso al reducirla.

La salsa la podemos dejar tal cual, colarla o triturarla, como te guste mas, pero ten en cuenta que si la trituras perderás el brillo del guiso.

El vino tinto que uses que sea de calidad, siempre digo que un vino que no me bebería no lo uso para cocinar, a razón de como sea el vino así te saldrá el guiso, eso no quiere decir que con un tinto barato no salga el guiso, que también sale pero si los ingredientes son de calidad y la carrillada es ibérica no escatimes en un mal vino para una buena carne.

También puedes usas un vino blanco si te gusta mas o lo tienes a mano, o si simplemente no te gusta el sabor intenso que deja el vino tinto.

Para acompañar esta carne puedes hacer una crema o puré de patatas ligero, muy cremoso aligerandolo con caldo de pollo en vez de con leche, como si fuese una velouté o con unas patatas duquesa de mi amigo Javi Recetas, un arroz blanco también le va bien, hasta un poco de pasta combinaría pero con una buena ensalada de entrante a esta carne no le falta de nada.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Muslos de pollo rellenos en salsa de cava

Los muslos o contramuslos de pollo rellenos son una delicia al estar mas tiernos y jugosos que la típica pechuga, por eso el elegir esta pieza del pollo, que además de barata, está exquisita. El relleno es un poco al gusto pero las frutas desecadas y los frutos secos combinan estupendamente con el pollo y con la salsa de cava, aunque también le iria muy bien una salsa al Pedro Xímenez o al oloroso.

Esta Receta Navideña, es como dije en mi propuesta de intenciones barata, fácil y resultona. Los ingredientes son fáciles de encontrar y la unica “pega” por llamarlo así es atar bien el pollo para que no se nos salga el relleno pero con un poco de maña y paciencia seguro que os sale de maravilla.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Ocho muslos o contramuslos de pollo deshuesados
  • ciruelas pasas
  • pasas
  • almendras
  • Una (1) trufa negra en conserva
  • Una (1) copa de vino oloroso
  • 200 gr. de bacon ahumado
  • Una (1) manzana
  • 300 ml. de nata
  • Una (1) botella pequeña de cava  (benjamín)
  • Una cucharada de mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal
  • Hilo de cocina, para atar los muslos.

Elaboración

1. Lo primero que tienes que hacer es deshuesar los muslos, yo en este caso utilicé contramuslos que suelen ser mas grandes y jugosos. Salpimentalos al gusto y reserva un par de ellos.
2. Pica en trocitos muy pequeños dos de los seis muslos, haz lo mismo con las ciruelas y las almendras trocealas con las manos. Mezcla todo esto en un bol con las pasas, una cucharada de vino oloroso y la trufa rallada.
3. Rellena los muslos con cantidad suficiente, pero que no sobresalga. Enrolla los muslos y con hilo de cocina atalo firmemente para que el relleno no se salga. Coloca los muslos rellenos en una fuente y riegalos con el reso del vino oloroso. Déjalo macerar al menos una (1 h.) hora.

4. Pon una cazuela al fuego con la cucharada de mantequilla y un poco de aceite de oliva. Corta el bacon en trocitos pequeños y saltealos en la cazuela. Añade los muslos de pollo rellenos y dóralos. Ve pelando y cortando en trocitos pequeños la manzana.
5. Cuando estén bien dorados los muslos añade la manzana y rehoga bien.
6. Es el momento de echar el cava y la nata, dejalo reducir y cocinar durante treinta (30′) minutos y pasado ese tiempo rectifica de sal y pimienta.

7.Retira los muslos de pollo de la cazuela y déjalos enfriar para poder cortarlos sin que se nos deboronen. Si la salsa te ha quedado muy líquida puedes seguir reduciendola, sino retirala del fuego.
8. Cuando estén frios los muslos de pollo rellenos, córtalos en rodajas con un cuchillo bien afilado y ya puedes servirlos con la salsa.

¡Qué aproveche!

Curiosidades

Puedes pedirle a tu carnicero que lo haga por tí o comprarlos deshuesados en pollerías y grandes supermercados. No es complicado deshuesarlos pero ahorras mucho tiempo si te los dan limpios.

Si tienes picadora o thermomix puedes triturar la mezcla ayudandote de esta y te quedará una mezcla mas homogénea. Aunque si te gusta encontrarte trocitos picalos tu mism@ con el cuchillo bien afilado.

Si la salsa te parece demasiado ácida por acción del cava, puedes añadir algo de azúcar para suavizarla.

El vino oloroso le da un punto muy bueno pero si no tienes puedes cambiarlo por un oporto, un Pedro Xímenez u otro vino blanco añejo que tengas a mano.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Coctel de marisco. Salsa Rosa.

El Cóctel de Marisco, llamado también cóctel de gambas o langostinos,  es todo un cásico de las comidas Navideñas, cierto es que hay gente que piensa que está pasado de moda, que ya no se hace o debe hacer, que es retro y hortera, a tenor de lo que piensen algunos, en muchos hogares sigue haciéndose como entrante,  por tradición, por lo sencilla que es  y porque bien hecho es un plato exquisito.

Si bien el tradicional Cóctel de Marisco, como su nombre indica  lleva marisco, en cada casa se le ponen los ingredientes adaptados al gusto o bolsillo de cada uno y al final de marisco sólo lleva el nombre pero,  como está el tiempo… por no decir la economía, hay que ser ingeniosos y elaborarlo para que quede rico sin perder la esencia del cóctel.

Este entrante lo voy a elaborar como normalmente se ha comido en mi casa, con langostinos y cola rape ó merluza. Mi madre solía ponernos una sopita de pescado, con rape y el resto del rape lo ponía en el cóctel y por supuesto estaba exquisito.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

Para el Cóctel

  • Trocitos de rape desmenuzados
  • Doce (12) langostinos cocidos
  • lechuga tierna
  • Una (1) manzana amarilla (tipo golden)

Para cocer el rape

  • Un (1) rape
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) tomate
  • Una (1) zanahoria
  • Un (1) puerro
  • Una (1) hoja de laurel
  • Unos granos de pimienta negra
  • Sal

Para la Salsa Rosa

Elaboración

  1. Lo primero que haremos será la Salsa Rosa, para ello tomaremos de base una salsa mahonesa, que puedes hacerla según la receta de alioli  quitándole el ajo.
  2. Una vez la tengas echa, le añades las dos cucharadas de ketchup, unas gotas de tabasco (según te guste mas o menos picante), un par de vueltas del molinillo de pimienta blanca, la cucharada de brandy, la de zumo de naranja y unas gotas de salsa Perrins. Remueve o bate bien hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y la reservas en el frigorífico.
  3. Cuece el rape en agua hirviendo con los ingredientes que te indico unos quince (15′) minutos. Cuando esté cocido, lo desmenuzas con cuidado de que no quede ninguna espina y lo reservas.
  4. Pela los langostinos, corta la manzana en taquitos pequeños, corta la lechuga en juliana (tiras finas) y reserva.
  5. Ahora sólo tienes que montar el plato o las copas. Coloca la lechuga en el fondo, sobre esta los langostinos troceados, unos trocitos de rape y otros de manzana, termina con la salsa rosa al gusto.

Ya tienes tu copa lista para servir. ¡Qué aproveche!

Curiosidades

Yo he puesto langostinos pero puedes poner, gambas o cualquier otro marisco que te guste, lógicamente si el marisco es de calidad mejorará el coctel, si quieres también puedes ponerle palitos de cangrejo, aunque a mi no me gustan demasiado, a los niños les encanta.

Si no encuentras rape o si lo han puesto por las nubes de precio en Navidad, puedes poner merluza u otro pescado blanco que encuentres a buen precio y el cóctel también te saldrá riquisimo.

Cuando cuezas el rape, si no tienes los langostinos puedes cocerlos ahí mismo en último momento para que no se cuezan demasiado. Cuela el caldo y tendrás una estupenda sopa de pescado que podrás aprovechar para empezar con un caldo calentito o guardar para un fumé de pescado en otras recetas. Las verduras puedes deshecharlas.

La salsa rosa es muy fácil de hacer y me gusta hacerla casera, pero si prefieres comprarla ahora en navidad hay muchos establecimientos que te la venden en formato gigante, es señal de que la gente la compra bastante pero, como la casera “na de na”. Si no encuentras o no tienes salsa perrins, simplemente no se la eches, lo mismo con el tabasco si no te gusta el picante.

Ya he comentado que hay muchas formas de hacer el cóctel y que se le pueden echar muchos ingredientes, échale los que mas te gusten así tu plato tendrá tu toque personal. Opta por echarle aguacate, piña natural (o en su jugo), maiz…

La lechuga fresca es la que queda mas tierna y rica pero, hay quien le echa lechuga iceberg que aguanta muy bien para tenerlo preparado con antelación ó echarle escarola ó rúcula que tienen un punto amargo que le va muy bien.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Salmón marinado

El salmón es un pescado muy apreciado tanto por su sabor, como por lo saludable que es ya que contiene ácidos grasos omega-3, proteínas y poca grasa. Hay mil y una forma de hacerlo pero las mas usuales son: El cocinarlo fresco, el marinado y el ahumado. Es muy consumido en Europa y Estados Unidos, pero tradicionalmente proviene del Norte de Europa donde mayormente se cria y produce.

En este caso os voy a enseñar cómo hago el Salmón Marinado, que consiste en una salazón de este pescado. La receta me la enseñó mi Tita Rafi que en la cocina es incansable, si por ella fuera daría de comer a todo el mundo . Su sueño es tener tiempo y aprender un poco mas de presentaciones y recetas elaboradas ya que ella controla la cocina tradicional y no tanto la innovadora.

En las Fiesta Navideñas el Salmón marinado no falta en  mi mesa, mi prima Estefanía es capaz de acabar con las existencias de salmón fresco en diciembre, así que daros prisa en comprarlo que esta receta es muy fácil, no demasiado cara y te sirve para comerlo solo, para hacer rollitos de salmón o para otras muchas elaboraciones. Es una buena opción al típico salmón ahumado que misteriosamente sube el precio en diciembre hasta ponerse casi prohibitivo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Un lomo o cola de salmón fresco (1kgr apróximadamente)
  • 600 gr. de sal marina
  • 400 gr. de azúcar
  • Una cucharada pequeña de eneldo (si es fresco mejor)
  • aceite de oliva suave

Elaboración

  1. Limpia muy bien el salmón de espinas, sino lo ha hecho por ti el pescadero. De todos modos si hay alguna rebelde puedes ayudarte de unas pinzas, si no tienes, las típicas que usamos para depilar pueden servirte, yo uso unas similares.
  2. En un bol mezcla la sal, el azúcar y el eneldo.
  3. Cubre la base de una fuente haciendo una cama con parte de la mezcla que has hecho. Coloca sobre esta el salmón, con la piel hacia abajo y cúbrelo con el resto.
  4. Tápalo con papel film transparente y cúbrelo con una bandeja o plato en el que pondrás algo de peso. Déjalo marinar en el frigorífico al menos 24 h ( yo lo dejo entre 24 y 36 h depende del grosor de la pieza). El pescado por acción del marinado va perdiendo agua y se transforma en una especie de almíbar que puedes ir retirando de vez en cuando.
  5. Pasado ese tiempo, lava el pescado bajo el grifo de agua fría para quitarle los restos de la marinada y lo secas bien con papel de cocina.
  6. Corta el salmón como si fuese jamón serrano, a lonchas y las vas metiendo en un recipiente con aceite de oliva para conservarlo y utilizarlo al gusto en el momento que quieras.

A disfrutarlo!

Curiosidades

Hoy día venden una sal ahumada especial para hacer este salmón y le dá un toque estupendo muy parecido al salmón ahumado. Yo personalmente prefiero utilizar sal marina natural y darle el sabor de las especias naturales que le quieras poner. Para que sepa a ahumado ya venden el salmón hecho.

Cuando cubras el salmón  y pongas algo de peso puedes utilizar unos botes de conserva o bricks de leche si no tienes otra cosa a mano.

Para servir el salmón puedes hacerlo en ensalada a taquitos, en un tartar, loncheado sobre pan tostado con aceite y limón, pinchado con queso, rollitos de queso, como ingrediente para pizza, sashimi japonés y hasta maki sushi, hay mil formas, descúbrelas tu mismo.

Debes tener la precaución de que si compras el pescado fresco, tienes que congelarlo al menos tres días (72 h.) como mínimo para no tener problemas con el “anisakis“, que es un parásito que afecta mayormente a los peces y puede transmitirnoslo si el pescado no está cocinado o congelado un tiempo mínimo. Tambíen puedes optar a comprarlo congelado, no obstante deberás preveer el tiempo para su descongelación al hacer la receta.

Utiliza este estupendo salmón marinado para hacer la Receta de Rollito de Salmón.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Rollito de salmón

Los aperitivos y entradas de nuestras mesas en Navidad son tan importantes como el plato principal, me atrevería a decir que casi lo más importante, ya que, si te pasa como en mi casa, a veces no llegamos ni al plato principal puesto que con tanto entrante se van las ganas y la falta de costumbre de comer tanto por la noche hace que te llenes muy rápido.

Este entrante, como de costumbre, no tiene mucha complicación al hacerlo, con un precio ajustado al igual que las demás recetas navideñas y rico, rico. Me he inspirado en una receta del cocinero Sergio Fernández, Cocinamos Contigo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Seis (6) lonchas de salmón ahumado o salmón marinado
  • 150 gr. de crema de queso (tipo philadelphia)
  • 75 gr. de tomates secos*
  • Una (1) latita de anchoas
  • Una (1) cucharada pequeña de alcaparras
  • Una (1) cucharada pequeña de cebollino

Elaboración

  1. Para comenzar pon los tomates secos en un bol con agua tibia para hidratarlos unos quince (15′) minutos.
  2. Mientras tanto corta el cebollino, las anchoas (no he utilizado toda la lata, sólo seis) y las alcaparras en trocitos pequeños. Cuando estén hidratados los tomates pícalos también. Echa todo en un bol y mézclalo con el queso crema.
  3. Extiende las lonchas de salmón sobre papel film y pon un par de cucharaditas de la mezcla sobre estas.
  4. Enrolla ayudándote del papel film y aprieta bien para que quede prensado.
  5. Resérvalo en el frigorífico al menos dos horas.
  6. Pasado ese tiempo, quítale el papel film y corta en rodajas mas o menos gruesas, según te guste.

Fácil ¿no? Qué aproveche!

Curiosidades

Tanto el salmón ahumado como el salmón marinado sirven en esta receta, utiliza el que más te guste.

*Yo he utilizado tomates cherry secos, lo venden el los grandes supermercados y suelen  quedar con más sabor y más tiernos, por lo menos a mi parecer. Con seis (6) he tenído suficiente.

Las alcaparras las puedes sustituir por aceitunas si no te gustan, pero las alcaparras dan un gustito muy bueno.

Asegúrate de que esté bien frio el rollito antes de cortarlo o el corte no será límpio y se aplastará además de salirse el queso. Si lo crees necesario mételo unos minutos en el congelador antes de cortarlo.

Esta receta al ser tan fácil y no tener complicación tiene pocas curiosidades, lo único que si el relleno no te gusta, manteniendo el salmón y el queso puedes echarle el ingrediente que se te antoje.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pastel de Cabracho

El cabracho, también llamado escórpora,  tiñosu en Asturias o rascacio como aquí en mi tierra, Cádiz, es un pescado de roca de color rosado y cubierto de espinas, a veces confundido con la gallineta. Sus espinas son venenosas hasta que se cocinan y  los ejemplares suelen tener un peso de entre un kg y medio a dos kg., de carne blanca y grasa. Antiguamente era un pescado que se desechaba pero hoy día es  muy apreciado y considerado de altísima calidad.

Os voy a enseñar cómo hago yo este pastel de cabracho, aunque más que un pastel es una especie de pudding, también hay sitios donde lo llaman paté de cabracho. Este pastel lleva muchos años cocinándose pero desde que el cocinero Juan Marí Arzak allá por los años setenta lo puso en su carta, ha llegado todavía a más lugares y se ha hecho un plato esencial en las celebraciones de muchos hogares y aunque su nacimiento no es de esta tierra ya lo hemos adoptado como plato gaditano, así que esta es otra de mis propuestas para estas Navidades, y como ya he dicho en mi declaración de intenciones tiene que ser: barato, sencillo y resultón.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

Para cocer el cabracho

  • Un (1) cabracho de un kilo aproximadamente
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) tomate
  • Un (1) puerro
  • Una (1) zanahoria
  • Unos granos de pimienta
  • Dos (2) hojas de laurel
  • 100 ml.  de vino blanco
  • Sal

Para el pastel

  • El cabracho limpio, desespinado y desmigadon (unos 400 gr. aproximadamente)
  • 200 ml. de nata
  • Cuatro (4) huevos
  • Tres (3) cucharadas de tomate frito casero
  • Un (1) pimiento de piquillo
  • Pimienta blanca
  • Sal

Para el molde

  • Mantequilla
  • Pan rallado

Elaboración

  1. Comienza poniendo una olla con agua al fuego para cocer el pescado. Pela la cebolla, la zanahoria y el puerro.
  2. Echa en la olla la zanahoria, la cebolla, el puerro en trozos grandes y el tomate sin el pedúnculo y con unos pinchazos para que no flote. Añade también la hoja de laurel, unos granos de pimienta negra (cinco o seis), el vino blanco y media cucharada pequeña de sal. Déjalo cocer unos quince (15’) minutos.
  3. Mientras va cociendo la verdura limpia el pescado de tripas y escamas (si no lo ha hecho previamente el pescadero por ti) y transcurridos los quince minutos lo metes en la olla. No lo cuezas demasiado, lo suficiente para que esté hecho y se despegue con facilidad la piel y las espinas o te quedará muy seco ya que tendrá cocción posterior en el horno.
  4. Una vez cocido el cabracho, lo limpias bien de pieles, debes tener especial cuidado con las espinas, no vayas a llevarte una desagradable sorpresa al comerte el pastel y lo desmigas.
  5. En el vaso de la batidora pon el pescado, las tres cucharadas de tomate frito, los huevos, la nata, el pimiento del piquillo, un poco de sal, un par de vueltas del molinillo de pimienta blanca y tritúralo bien.
  6. Coge uno o varios moldes aptos para el horno y píntalo con mantequilla, posteriormente lo espolvoreas con pan rallado -todo esto es para que no se peque el pastel al desmoldarlo- le das unos golpecitos para eliminar el excedente de pan.
  7. Precalienta el horno a 180º (arriba y abajo) e introduce una fuente con agua hasta aproximadamente a la mitad para cocer el pastel al baño maría.
  8. Vierte en el molde lo que has triturado, tápalo bien con un papel de aluminio para que no se nos reseque y lo pones dentro de la fuente que has puesto en el horno cuando haya tomado la temperatura. Déjalo cocer  al baño maría unos cuarenta y cinco  (45’) minutos o hasta que al pincharlo con un palillo salga limpio.

 Acompáñalo de pan tostado (tostas) para untarlo sobre él y un poquito mahonesa o salsa rosa, potenciará el sabor del pastel, delicioso!!!

Curiosidades

Este pastel sirve de base para cualquier otro pescado, de modo que si no encuentras cabracho lo puedes hacer perfectamente con merluza u otro pescado, también te saldrá riquísimo.

Hay quien lo hace sin triturar pero a mi me gusta que salga finito como un paté para untar, si quieres encontrarte los trozos simplemente no lo tritures, mézclalo.

El caldo resultante de haber cocido el pescado puedes guardarlo y tendrás un fumet o caldo de pescado estupendo para otras elaboraciones como puede ser  un buen arroz negro o una sopa de pescado o marisco. La verdura puedes desecharla ya que tiene poco valor culinario al haber dejado toda la sustancia en el caldo. También puedes aprovechar las espinas y cabezas de otros pescados y mariscos para hacer el caldo, resultará un caldo sustancioso y habrás aprovechado todo ese estupendo material que normalmente se desecha.

Cómo he comentado en otras ocasiones, si no tienes tomate frito casero puedes utilizar uno envasado de muy buena calidad y tu receta no se resentirá.

El pimiento del piquillo es conveniente estrujarlo bien para que suelte toda el agua o corres el riesgo que el pastel te quede sin demasiada consistencia.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.