Arroz al horno

Arroz al horno. Arròs al forn. Ya sabéis de mi afición a los arroces y este no puede faltar, además me viene a colación del la anterior receta de Puchero, y de mi amigo Ximo que buena falta le hace un arroz para recuperarse y volver a dar guerra por este mundo.

El arroz al horno es una receta tradicional valenciana, menos conocido que la paella, aunque me atrevería a decir que mas apreciado por los valencianos. Se elabora en cazuela de barro por ello recibe también el nombre de arroz a la cazuela (arròs a la cassola) o arroz paseado (Arros Passejat) por tener que llevarlo al horno más cercano. Es una receta de aprovechamiento -con esto de la crisis y la cuesta de enero qué mejor que aprovecharlo todo- donde el puchero (cocido) adquiere, o mas bien adquiría un papel importante.

Antiguamente se elaboraba con los restos de un cocido, pero hoy día, lo que se suele aprovechar mas que nada son los garbanzos y el caldo del puchero, el resto de ingredientes pueden o no proceder del mismo. Así es como me enseñaron  y con alguna variación es como yo lo hago.

¡Ponte el delantal y enciende el horno!

Ingredientes para la receta de arroz al horno

  • 200 gr. de arroz bomba
  • 250 gr. garbanzos cocidos
  • 600 ml. de caldo de puchero
  • 200 gr. de costillas de cerdo
  • 100 gr. de panceta fresca
  • Dos (2) morcillas de cebolla
  • Dos (2) tomates maduros
  • Una (1) cabeza de ajos
  • Una (1) cucharada de pimentón molido
  • Unas hebras de azafrán
  • Aceite de oliva virgen extra Gil-Luna
  • Sal

Elaboración de la receta de arroz al horno

  1. Primero de todo enciende el horno a máxima potencia, puedes meter dentro la cazuela de barro para que vaya tomando temperatura y el caldo en un cazo a calentar.
  2. Pon una olla o sartén a fuego medio-fuerte y sofríe con un poco de aceite de oliva la costilla, añade una pizca de sal. Cuando esté dorada la reservas. Haz lo mismo con la panceta y con la morcilla a la que le darás unos pinchazos con un tenedor o cuchillo para que no reviente y de desmorone.
  3. Mientras puedes ir rallando uno de los dos tomates.
  4. En la misma olla sofríe la cabeza de ajos. Yo la pongo entera para que no predomine demasiado el sabor, hay quien la parte por la mitad y sofríe las dos mitades.
  5. Cuando se dore el ajo baja el fuego, añade el pimentón y justo después el tomate rallado, así no se quemará el pimentón que le puede dar un desagradable amargor. Sofríe unos minutos.
  6. Seguidamente incorpora los garbanzos, después el arroz y la mitad de las hebras de azafrán, deja al fuego unos minutos más.
  7. Con cuidado de no quemarte, pasa el sofrito a la cazuela de barro, extiende por el fondo y coloca la carne encima, la cabeza de ajos en el medio de la cazuela y a los lados una mitad de tomate y la morcilla de cebolla.
  8. Añade el caldo bien caliente y menea un poco la cazuela para repartir bien y asentar los ingredientes.
  9. Mete la cazuela en el horno dieciocho (18′) minutos con la temperatura al máximo y sin abrir la puerta.
  10. Pasado ese tiempo deja reposar cinco (5′) minutos tapado con un papel de horno o trapo límpio y lo tienes listo para comer.

“Bon profit”

Curiosidades de la receta de arroz al horno

La receta está pensada para dos (2) personas aunque con estas cantidades bien podrían comer cuatro.

La proporción de caldo con respecto al arroz bomba es de un poco mas de dos partes y media (2’5) de caldo por una (1)  de arroz aproximadamente. Como el arroz lo suelo medir con cazos, le echo por cada cazo de arroz, dos y medio de caldo. Puede que te sobre un poco de caldo.

Como siempre digo si queréis y encontráis costillas y panceta ibérica mejor que mejor, os saldrá un arroz de primera.

La panceta la puedes sustituir por tocino o papada de cerdo o incluso añadirlo sin sustituir, eso si, ten en cuenta que añades grasa en cantidades industriales y se trata de comer bien no de cebarnos, por tanto si le echas de todo controla las cantidades. Si te apetece hacerlo porque quieres “arroz de dieta”, puedes sustituir la costilla y panceta por lomo de cerdo limpio de grasas.

Te habrás percatado de que apenas uso la sal en la elaboración de este arroz al horno y es porque el caldo del puchero puede que esté sabroso de por sí, pruébalo de todos modos y añade sal si lo crees conveniente.

Los garbanzos pueden ser de un puchero que hayas hecho y puedas tener congelado, o que los hayas cocido aparte. También puedes usar un bote de garbanzos cocidos de buena calidad.

El arroz al horno tiene una ventaja con respecto a otros, que se mantiene muy bien una vez hecho, e incluso se mejora después de un largo reposo por ello es ideal para reuniones en las que no se sabe exactamente a qué hora se comerá. Si te sobra puedes volver a saltearlo un poco en una sartén para calentarlo, al ser un arroz seco no quedará apelmazado.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pollo asado en bolsa de asar

Pollo asado en bolsa con especias ras el hanout. Esta receta es a petición de mi amigo cientounero, Manolo García Melgar, que además de ser una gran persona, le gusta tanto como a mí la cocina. La historia de publicar esta receta fué una de las consecuencias de entrenar muchas horas y comer poco, menos mal que no cogimos ningún pollo de campo de los que vimos el pasado sábado, que sino, hubiese pasado por el horno el pobre para alegría de nosotros 😉

En esta ocasión la receta es de las llamadas “comida rápida” que no basura, y no por el tiempo de cocción sino por el poco tiempo que se invierte en prepararla. Es rápida, fácil y sana, se cocina en su propio jugo y con mínima grasa ¿se puede pedir algo más? ;).

He utilizado una bolsa de asar, es una  técnica de asar que lleva relativamente poco tiempo en el mercado, unos cuatro o cinco años que yo sepa. Es limpia, ya que apenas manchamos nada y muy efectiva pues cumple su función a la perfección. Pruébala seguro que te sorprende tanto como a mí me sorprendió en su día y eso que soy un poco escéptico de probar cosas aparentemente artificiales.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el pollo asado en bolsa

  • Un pollo entero (limpio y sin trocear)
  • Mezcla de especias ras el hanout* (mira en curiosidades)
  • Una (1) ramita de romero fresco
  • Una (1) ramita de tomillo fresco
  • Un (1) limón
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Tres (3) cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Una (1) cucharada pequeña de sal

Necesitarás una (1) bolsa de asar (las venden en supermercados en la zona de los rollos de papel de aluminio, etc.)

Elaboración de la receta de pollo asado en bolsa de asar

  1. Precalienta el horno a 190º ya que mientras preparas el pollo, que es bien poco tiempo se calentará.
  2. Limpia el pollo de impurezas y plumas que pueda tener e introduce por la abertura trasera un limón (bien limpio) cortado en cuartos.
  3. En un mortero echa una cucharadita de sal, los dos ajos pelados, el tomillo y el romero que previamente habremos pelado de su ramita, una cucharada de especias ras el hanout y májalo todo muy bien y agrega poco a poco las cucharadas de aceite de oliva.
  4. Con el majado untamos e impregnamos el pollo por todos lados, también echamos un poco por dentro.
  5. Si lo dejas macerar unas horas mejor, así tomará mas sabor, sino directamente lo metes en la bolsa de asar con cuidado que no se te parta, cerramos con la brida o precinto que trae la bolsa.
  6. Coloca el pollo en una bandeja amplia, que tenga bastante espacio por los lados y lo introducimos en el horno ya calentado a 190º, colocando la bandeja en su posición mas baja unos noventa (90′) minutos. Tendrás que darle unos pinchacitos a la bolsa de asar por la parte superior para que la bolsa no explote.
  7. No está demás que te leas las instrucciones del fabricante de la bolsa por si especificase algo en concreto.
  8. Pasado el tiempo saca el pollo del horno y lo dejas reposar unos minutos antes de retirar la bolsa con cuidado de no quemarte con el vapor.

¡Qué lo disfrutes!

Curiosidades de la receta de pollo asado en bolsa de asar

Puedes utilizar unos guantes de látex (tipo quirúrjicos) para untar bien todo el pollo sin que nos ensuciemos las manos en exceso y se nos pongan amarillas por acción de las especias. *Juana matiza que sería conveniente usar guantes plásticos porque el latex puede producir alergias.

Si te gusta que la piel quede muy crujiente,  puedes meter el pollo de nuevo al horno en función gratinar una vez le hayas quitado la bolsa.

Si quieres aprovechar los jugos, puedes hacer una sabrosa salsa, añadiendo una cucharada de harina de maíz (maicena) disuelta en un poco de agua fría. La salsa quedará bien trabada y perfecta como acompañamiento.

Con el pollo que compres te saldrá riquísimo y tierno. pero si compras uno de campo (de los que parecen que han pintado de amarillo 😉 ) o tienes la posibilidad de conseguir uno criado silvestre, el plato será de categoría. Ten en cuenta que si es de campo es posible que necesite algo más de tiempo para ponerse blando ya que la carnes suele ser más dura y prieta.

*Ya te hablé de las especias ras el hanout en la receta de Tajine de pollo y verduras pero si no la encuentras o no te apetece hacerla sólo tienes que sustituir por cualquier especia o mezcla de especias que te guste. Al igual con las ramitas de romero y tomillo si no lo tienes fresco sustituyelo por la especia seca.

Como guarnición puedes meter unas patatitas dentro y se asarán con el pollo, un cuscús, arroz, unas verduritas asadas o al vapor o cualquier cosa que te guste.

Como en casa sólo somos dos, hay pollo para mas de una vez de modo que lo que sobra lo aprovecho para hacer una empanada, una ensalada de pollo o unas croquetas.

Espero que os guste amig@s y en especial a ti Manolo!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Erizos de mar gratinados

Erizos de mar gratinados. Hoy ta receta también viene del mar, si es que teniendolo tan cerca cómo no aprovechar sus recursos. Esta receta no es propiamente de la gastronomía gaditana porque aquí se suelen comer crudos, tal como salen del agua pero he querido hacerla de una forma un poco diferente, no sólo por ser típico gaditano el comer erizos sino por ser parte de mi foto de portada, donde la concha camino se funde con la cocina y lo gaditano.

Los erizos en Cádiz son toda una tradición culinaria en estas fechas, como ya comenté en la receta de tortillitas de camarones, la “erizá” es una fiesta gastronomica que precede al Carnaval Gaditano y en ella, una de las peñas carnavalescas invita a comer kilos y kilos de este preciado manjar del mar.

Supongo que habrá a quién le eche para atrás este “bichito” pero su intenso sabor a mar es digno de que se pruebe alguna vez, no se puede decir no me gusta si no lo pruebas, pero será como todo, o te encanta o no puedes ni verlo…

¡Ponte el disfraz, que diga… el delantal!

Ingredientes para hacer los erizos de mar gratinados

  • Ocho (8) erizos de mar frescos
  • 20 gr. de mantequilla sin sal
  • Dos (2) cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Dos (2) cucharadas de harina de trigo
  • Una (1) cebolla fresca (pequeña)
  • Una (1) cebolleta roja
  • 200 ml. de leche
  • 30 ml. de brandy
  • pan rallado
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • sal

Elaboración de la receta de erizos gratinados

1.- Limpia muy bien los erizos, con mucho cuidado porque pinchan una barbaridad, además de que las púas pueden ser tóxicas, te aconsejo que te pongas unos guantes para manipularlos o utilices un trapo para sujetarlos cuando los abras. Para abrirlos puedes ponerlos de lado (boca perpendicular a la tabla de cortar) y darle un golpe seco con un cuchillo -así es como se abren por aquí- o si no tienes experiencia con una tijeras de cocina, le clavas una de las hojas y vas cortando alrededor de la boca, con cuidado de no partir el cascarón, hasta hacerle una abertura lo suficientemente grande como para vaciarlos y posteriormente rellenarlos.

2.- Vacía los erizos con una cuchara pequeña, reservando las huevas y el líquido que contienen. Resérvalo.

3.- Pon una sartén a fuego medio con la mantequilla y las dos cucharadas de aceite de oliva, mientras calienta pica la cebolla y la cebolleta muy finitas.

4.- Cuando esté la cebolla pochadita, echa el brandy y lo flambeas, si te da miedo que salga fuego, déjalo reducir simplemente.

5.- Ahora añade la harina tamizada y la cocinas para que pierda el sabor a crudo -es para hacer una especie de bechamel enriquecida- y seguidamente agregamos la leche caliente sin dejar de remover para que no se creen grumos. Echa un poco de sal, pimienta blanca y algo de nuez moscada.

6.- Cuando la bechamel tenga la textura deseada, no la dejes reducir mucho para que no se quede seca, le añades las huevas con su líquido, remueves bien para que se integre con la bechamel y con el mismo calor se cocine. Puede que al añadir el líquido te quede la bechamel muy ligera, si es así sólo tienes que dejarla al fuego un poco mas para que coja consistencia.

7.- Límpia las conchas de los erizos y con la bechamel rellénalos y los colocas en una fuente para horno. Enciende el horno arriba a 220º.

8.- Espolvoréa sobre los erizos con un poco de pan rallado y los metes en el horno unos minutos hasta que se doren.

Curiosidades de la receta de Erizos de mar gratinados

Esta receta es simplenente una bechamel ligera enriquecida, me inspiré en una receta de erizos gratinados que vi en el blog “Mi blog de pintxos“, aunque yo los he hecho un poco diferentes, de la forma que me gustaba.

Si no te gusta rellenar las conchas de los erizos porque creas que te puedes pinchar o te resulten desagradables, puedes rellenar una conchas de vieiras o unos cuencos pequeños aptos para el horno, te quedará igual de rico pero quizás menos vistoso.

Los erizos es importante que sean muy frescos, ya se sabe que con el marísco hay que tener cuidado, que no estamos para sustos.

Al limpiar los erizos, has de tener mucho cuidado, no sólo de pincharte sino de que caigan trocitos de cáscara o púas en el interior, te aconsejo de que retires las huevas y cueles el caldo por si las moscas.

He flambeado el sofrito con brandy pero puedes ponerle cualquier vino blanco de calidad que tengas, una manzanilla, un buen albariño y hasta una sidra o cava, el resultado será estupendo.

*Si no encuentras erizos de mar o te resulta tedioso el manipularlos los puedes encontrar en conserva como “conserva de carne de erizo” en grandes almacenes como Carrefour, según me comenta Manolo Pavón. Gracias Manolo por la aportación.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Roscón de Reyes

Roscón de Reyes. Como primera receta del año y para empezarlo bien, antes de que pasen Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente por nuestras casas cargados de buenas intenciones, os voy a enseñar la Receta del Roscón de Reyes paso a paso, que es una masa dulce tipo brioche con forma de gran rosco y adornada con frutos secos o fruta confitada.

Es tradicional el día seis de enero, día de los Reyes Magos, el desayunar o merendar con el Roscón de Reyes en famiila. Normalmente está relleno y dentro del relleno suele haber “sorpresas”, varias figuritas y una “haba”, que se descubren al comerlo. Una de las figuritas es el Rey o San José, que pronostica la suerte para el año venidero y a quién le toca la haba, paga el roscón o le toca traerlo el siguiente año.

No se me habría ocurrido meterme en el “berenjenal” de hacer un Roscón de Reyes Casero si el “bueno” de Javi (Javi Recetas pincha el enlace par ir a su receta) no me hubiese invitado hacer un Roscón con él. Fue toda una experiencia tanto hacerlo como compartir con él esos momentos y la cocina, desde ese momento no he probado otro más que el que se prepara en casa. Llevo ya con este tres años haciendo el roscón y triunfa como la cocacola en lata, no hay persona que lo haya probado y no esté encantad@ con él, es una garantía segura de que sale bien y gusta… por lo tanto y como no se puede repartir trozos a todo el mundo, lo mejor es que aprendáis hacerlo y disfrutéis tanto como yo en la elaboración, os sentiréis satisfechos de hacerlo y no tendréis el sentimiento de culpa al comerlo pues sabes lo que te estás comiendo, no como los que venden que a saber que producto hidrogenado tienen.

La receta del Roscón de Reyes no es complicada, eso si, tienes que armarte de paciencia para esperar los tiempos de levado de la masa, pero no te arrepentirás, te lo aseguro, pues el resultado, tanto el sabor como en la textura es increíble. Yo no soy muy habilidoso con los dulces y pasteles, más bien soy de salado, pero aunque no te quede el roscón con el aspecto que tienen los que venden -que parecen que están pintados- te aseguro que el resultado es buenísimo, ya ves, a mi no me suelen salir muy bonitos que digamos pero… no sobran ni las migas 😉

¿Manos a la harina? ¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el Roscón de Reyes

Para el roscón

  • 350 gr. de harina de fuerza
  • 25 gr. de levadura fresca
  • 125 ml. de leche
  • 100 gr. de azúcar
  • 75 gr. de mantequilla (a punto de pomada)
  • Un (1) huevo (sólo utilizarás la yema)
  • Una (1)  naranja
  • Una (1) cucharada de ron (del moreno)
  • Una (1) cucharada de aroma de azahar apto para el consumo
  • Sal fina

Para decorar el Roscón de Reyes

  • Fruta escarchada
  • Azúcar
  • Frutos secos
  • Un (1) huevo

Elaboración del Roscón de Reyes

1. Comienza disolviendo la levadura en leche tibia que no caliente, disuélvela con los dedos dentro del cuenco. Déjala actuar unos quince (15′) minutos.

2. En un bol echa 320 gr. de harina, tamizada por supuesto, para ello sólo tienes que pasarla por un tamizador o colador de cocina. Ralla la piel de una naranja, evita rallar la pulpa blanca que hay tras la corteza de la naranja o amargará. Añade a la harina la ralladura de la naranja y los 100 gr. de azúcar.

3. Una vez transcurrido los quince minutos desde que disolviste la levadura, la añades en el bol donde tienes la harina, el azúcar y la ralladura de naranja. Mezcla con una espátula desde los bordes hacia adentro, integrando los ingredientes poco a poco, con suavidad, hasta que se forme una especie de papilla, añade entonces la mantequilla, que la tendrás a punto de pomada*, el ron, la yema de huevo y una pizca de sal (la punta de una cucharilla pequeña).

4. Sigue amasando con la espátula hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y se forme una especie de bola pegajosa. Si hace falta, al final ayúdate con las manos.

5. Cuando tengas lista la bola, la pasas a la encimera o donde la vayas a amasar, espolvorea con un poco de harina la encimera. Comienza a amasar la bola, al principio será pegajosa, se te pegará a las manos y la encimera pero no abuses de la harina, usa sólo la estrictamente necesaria de los 30 gr. que tienes reservados para amasar,  porque poco a poco se irá despegando. Ten paciencia. La masa deberá quedarte pringosa pero que se despega fácilmente.

6. Haz una bola con la masa y ponla en un bol espolvoreado con harina. Echa un poco de harina también por encima y la tapas con un trapo limpio o un papel film. Déja que crezca la masa en un lugar cálido, deberá como mínimo doblar su tamaño para ello debemos tener paciencia y esperar unas dos o tres (2 ó 3 h) horas.

7. Pasado el tiempo de levado, coge la bola y empieza a darle forma, primero haciendo un agujero en el centro de la masa y estirando por igual hasta hacer un rosco homogéneo que lo colocaremos sobre una placa de horno con un papel de hornear. Una vez lo deposites en la bandeja, estíralo hasta que adopte la forma, ten en cuenta de dejar un buen agujero central para que cuando crezca no se cierre.

8. Deja la masa fermentar de nuevo cubierta con un papel de horno, tendrás que esperar  sobre una hora y media (1’5 h) en un sitio cálido, sin corrientes de aire.

9. Cuando haya subido lo suficiente, bate el huevo que tienes reservado y pinta con mucho cuidado la superficie del roscón y decora con la fruta escarchada, el azúcar o los frutos secos.

10. Mete en el horno precalentado a 160º arriba y abajo unos veinticinco (25′) minutos, que veas que tiene un bonito color dorado. Lo sacas y dejas enfriar muy bien.

Ya tienes tu Roscón de Reyes Casero!!

Curiosidades

La levadura a usar en esta receta tiene que ser levadura fresca, si no la encuentras busca una levadura de panadero, no valen las del tipo “royal” que son gasificantes, no levadura. Si usas levadura de panadero deberás tener en cuenta las proporciones, pues no son las mismas, 5 gr de levadura de panadero equivalen aproximadamente a 15 gr. de levadura prensada fresca, por lo tanto necesitarás aproximadamente unos 7 gr. de levadura de panadero. Al no usar levadura fresca la puedes añadir directamente con la harina.

Mantequilla a punto de pomada es cuando la mantequilla está tierna, blanda pero no líquida, en un punto intermedio, como si fuese pasta de dientes, para ponerla así has de sacarla de la nevera unas horas antes y trabajarla un poco hasta que adquiera una textura cremosa o meterla unos instantes en el microondas, que esté parcialmente derretida y trabajarla bien con los trozos que han quedado sin derretir, si ves que te has pasado la metes un poco en el frigorífico hasta que coja textura.

Para que la masa suba es importante que la habitación donde reposa esté caliente, si no tienes esa posibilidad puedes calentar el horno a 50º y apagarlo, cuando se temple metes la masa para que leve acelerando el proceso.

Cuando pintes el roscón hazlo con mucho mimo y con un pincel de silicona si es posible, como si acariciaras la masa, de este modo no se te bajará, ti lo haces bruscamente corres el riesgo que el roscón se desinfle.

Cada horno es un mundo por lo tanto la temperatura como el tiempo es estimativo, has de vigilar el roscón para que no se te queme y dejarlo el tiempo necesario.

Si lo vas a rellenar, una vez esté frio, lo cortas por la mitad con mucho cuidado. Puedes rellenarlo con nata montada, trufa, cidra o cualquier crema pastelera que te guste. Yo cuando lo corto, meto una bandeja de plástico flexible entre las dos mitades, así retiro una de ellas con cuidado y lo puedo rellenar sin que se me parta la parte de arriba.

¡Espero que os guste amig@s y que no os toque la “haba”!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Canutillo de crema de queso de cabra y chocolate

Canutillo de queso de cabra y chocolate. No hay una buena comida si no hay un buen postre, es como si faltase algo, además es el colofón a una buena mesa. Os voy a enseñar la receta para el canutillo de queso de cabra y chocolate, el canutillo es un cilindro de pasta brick que está relleno de una crema de queso de cabra y sobre este un poco de chocolate.

Este postre lo probé en el “Fogón del Guanche“, un restaurane de Puerto Real (Cádiz), en donde cada vez que voy me sorprenden, por la cantidad y variedad de tapas creativas, por la calidad de los productos, por el servicio… no me canso de decir lo que me gusta ese lugar, y no sólo a mi, sino a todos los que nos acompañan que se van con un buen sabor de boca. Como de costumbre es mi versión del postre, pero vamos a la receta que es lo que nos trae por aquí.

Para esta receta necesitarás unos moldes para los canutillos, que son unos tubos cilíndricos para darle la forma a la pasta brick. Los puedes encontrar en tiendas especializadas en productos de cocina, bazares o ferreterías.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el Canutillo de crema de queso de cabra y chocolate

  • Dos (2) obleas de pasta brick
  • Un (1) huevo
  • 100 gr. de queso de cabra
  • Dos cucharadas colmadas de requesón
  • 500 ml. de nata para montar (34% materia grasa)
  • Azúcar glass
  • 150 gr. de chocolate negro
  • 25 gr. de mantequilla
  • cereales de arroz inflado chocolateado (Choco Crispies)

Elaboración del canutillo de crema de queso

  1. Comienza preparando los canutillos, para ello corta la oblea de pasta brick en cuatro trozos, te sandrán cuatro triángulos.
  2. Enrrolla cada triángulo de pasta bric en cada uno de los canutillos.
  3. Enciende el horno a 180º arriba y abajo. Pinta los canutillos con huevo batido y los metes en el horno unos minutos hasta que veas que empiezan a dorarse.
  4. Reserva los canutillos hasta que se enfríen. Una vez frios, retíra con mucho cuidado que no se parta los moldes. Reservalos hasta el momento de rellenarlos.
  5. En un bol, echa el queso de cabra y las dos cucharadas de requesón, trabajalo con un tenedor o una varilla hasta que forme una pasta, añade dos (2) cucharadas de azúcar glas y sigue batiendo hasta que quede bien integrado todo.
  6. Ahorma monta la nata y la mezclas con la crema de queso, pero no la batas sino con movimientos envolventes la vas integrando.
  7. Mete la crema de queso en una manga pastelera y resérvala en el frigorífico hasta el momento de rellenar los canutillos.
  8. Para preparar el chocolate pon un cazo con agua al fuego y sobre este pon otro para derretir el chocolate y la mantequilla al baño maría. Mézclalo bien y cuando este listo lo metes dentro de una manga pastelera y lo reservas.
  9. Para montar el postre rellena los canutillos con la crema de queso, ten mucho cuidado pues los canutillos son frágiles. Disponlos en un plato, yo suelo poner dos, y sobre los canutillos rociamos con el chocolate que tenemos en la manga.

A disfrutar de este estupendo postre!

Curiosidades del canutillo de crema de queso

 La pasta brick la puedes encontrar en los supermercados en la zona de refrigerados, al lado de las pizzas o las masas de hojaldre. Es muy fina por lo tanto has de manipularla con mucho cuidado.

El queso de cabra que utilizo es queso de cabra payoya pero puedes utilizar cualquier otro queso de cabra que sea cremoso.

Puedes hacer los canutillos con anterioridad y guardarlos en una bolsa hermética como la que se utiliza para congelación, se conservarán estupendamente hasta el momento de comerlos.

También puedes derrertir chocolate en el microondas, pero ten cuidado que no se te queme. Una vez lo tengas en la manga pastelera, si se endurece, puedes meterlo en el microondas y volver a derretirlo para utilizarlo.

Yo lo he acompañado con un flan de chocolate, espolvoreado con azúcar glas y unos cereales de arroz inflado chocolateado (Choco Krispies)  pero el plato original lo sirven con una bola de helado de chocolate, acompañalo con lo que más te guste o

Con esta publicación termino el año muy satisfecho por vuestros comentarios y visitas ya que en menos de seis meses el blog ha llegado a casi 500 subsicriptores  y mas de 65000 visitas. Muchas gracias a todos los que compartís conmigo mi cocina, espero seguir sorprendiendoos.

¡Espero que os guste amig@s y Feliz año nuevo!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Saquitos de carrillada iberica con coulis de frambuesa

Saquitos de Carrillada Ibérica con Coulis de Frambuesa es la receta navideña que complementa a a la anterior. Si bien ya sabes hacer una buena carrillada, también has de saber otras formas de presentación para sorprender a tus comensales en Navidad o cualquier otra ocasión, además de acompañarla con alguna salsa que destaque sus sabores y vistosidad del plato.

El coulis de frambuesa es una salsa ligera hecha con frambuesas, muy simple y rápida de hacer, sólo tendrás que hacer un almíbar y poco mas, abajo te detallo el procedimiento. Esta salsa combina estupendamente con la carne y realza los sabores de esta y si acompañas el plato con un buen vino tinto ¿Qué más se puede pedir?

¡Ponte el delantal!

Ingredientes (para 6 saquitos)

Para los saquitos

  • Carrillada Ibérica en salsa
  • Ocho (8) láminas de pasta brick
  • Un (puerro)

Para el coulis de frambuesa

  • 100 gr. de frambuesas frescas
  • 60 gr. de azúcar
  • 50 ml. de agua
  • Una (1) cucharada de zumo de limón

Elaboración

  1. Para hacer el coulis de frambuesa, pon a calentar los 50 ml. de agua en un cazo, añade el azúcar y remueve bien hasta que esté bien diluido.
  2. Tritura las frambuesas con la cucharada de limón y echa sobre estas el almíbar que has preparado, déjalo reposar  unos minutos y tritura bien con la batidora.
  3. Para que te quede una salsa fina pásala por un colador y así eliminarás todas la pepitas. Guárdala en el frigorífico hasta que la vayas a utilizar.
  4. Pon un cazo al fuego con agua. Corta unas tiras de puerro (preferiblemente de la parte verde que es mas consistente) y cuando el agua empiece a hervir las introduces en el agua un minuto para blanquearlas. Retira del fuego y enfría las tiras en un bol con agua y hielo. Resérvalas para atar los saquitos.
  5. Extiende una lámina de pasta brick sobre la encimera, corta un trozo de una de las láminas y colócalo en el centro para darle consistencia al saquito.
  6. Desmenuza la carne y mézclala con un poco de salsa.
  7. Sobre la lámina pon un par de cucharadas de carne, coge todas las puntas del saquito y únelas, cierra con cuidado el saquito y átalo con una tira de puerro. Haz lo mismo con los demás.
  8. Pon el horno a calentar a 180º arriba y abajo, coloca un papel para horno en una bandeja a media altura. Cuando esté caliente coloca sobre el papel pintado con una gotita de aceite de oliva los saquitos y hornea unos minutos hasta que esté dorado el saquito.
  9. Sirve el saquito sobre una cama de salsa y lo acompañas con el coulis de frambuesa. Como guarnición yo he puesto arroz basmatti pero combina muy bien con cualquier tipo de patata, arroz o verdura.

 

A sorprender a vuestros comensales!

Curiosidades

Si quieres hacer mas cantidad de coulis sólo tienes que duplicar o triplicar las cantidades.

Siguiendo la misma receta puedes cambiar las frambuesas por fresas, moras,  frutos del bosque u otra fruta que se te antoje o tengas a mano. Yo las he usado frescas pero también las hay congeladas y dan muy buen resultado.

He usado pasta brick pero si no la encuentras puedes usar pasta filo, obleas de empanadillas y hasta hojaldre, no se saldrá tan fino pero te puede solucionar el saquito y también sale muy bueno.

El relleno lo he puesto de Carrillada Ibérica al vino tinto que la tenía hecha pero puedes rellenarlo con lo que quieras, carne, gambas, pescados o quesos, hazlo a tu gusto.

Como te he dicho antes para acompañar, además de un buen trozo de pan, puedes poner arroz, verduras salteadas, ensalada o cualquier tipo de patata, ya sea puré de patata, patatas duquesa, o lo que tu imaginación te marque.

¡Espero que os guste amig@s y Felices Fiestas!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pastel de Cabracho

El cabracho, también llamado escórpora,  tiñosu en Asturias o rascacio como aquí en mi tierra, Cádiz, es un pescado de roca de color rosado y cubierto de espinas, a veces confundido con la gallineta. Sus espinas son venenosas hasta que se cocinan y  los ejemplares suelen tener un peso de entre un kg y medio a dos kg., de carne blanca y grasa. Antiguamente era un pescado que se desechaba pero hoy día es  muy apreciado y considerado de altísima calidad.

Os voy a enseñar cómo hago yo este pastel de cabracho, aunque más que un pastel es una especie de pudding, también hay sitios donde lo llaman paté de cabracho. Este pastel lleva muchos años cocinándose pero desde que el cocinero Juan Marí Arzak allá por los años setenta lo puso en su carta, ha llegado todavía a más lugares y se ha hecho un plato esencial en las celebraciones de muchos hogares y aunque su nacimiento no es de esta tierra ya lo hemos adoptado como plato gaditano, así que esta es otra de mis propuestas para estas Navidades, y como ya he dicho en mi declaración de intenciones tiene que ser: barato, sencillo y resultón.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

Para cocer el cabracho

  • Un (1) cabracho de un kilo aproximadamente
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) tomate
  • Un (1) puerro
  • Una (1) zanahoria
  • Unos granos de pimienta
  • Dos (2) hojas de laurel
  • 100 ml.  de vino blanco
  • Sal

Para el pastel

  • El cabracho limpio, desespinado y desmigadon (unos 400 gr. aproximadamente)
  • 200 ml. de nata
  • Cuatro (4) huevos
  • Tres (3) cucharadas de tomate frito casero
  • Un (1) pimiento de piquillo
  • Pimienta blanca
  • Sal

Para el molde

  • Mantequilla
  • Pan rallado

Elaboración

  1. Comienza poniendo una olla con agua al fuego para cocer el pescado. Pela la cebolla, la zanahoria y el puerro.
  2. Echa en la olla la zanahoria, la cebolla, el puerro en trozos grandes y el tomate sin el pedúnculo y con unos pinchazos para que no flote. Añade también la hoja de laurel, unos granos de pimienta negra (cinco o seis), el vino blanco y media cucharada pequeña de sal. Déjalo cocer unos quince (15’) minutos.
  3. Mientras va cociendo la verdura limpia el pescado de tripas y escamas (si no lo ha hecho previamente el pescadero por ti) y transcurridos los quince minutos lo metes en la olla. No lo cuezas demasiado, lo suficiente para que esté hecho y se despegue con facilidad la piel y las espinas o te quedará muy seco ya que tendrá cocción posterior en el horno.
  4. Una vez cocido el cabracho, lo limpias bien de pieles, debes tener especial cuidado con las espinas, no vayas a llevarte una desagradable sorpresa al comerte el pastel y lo desmigas.
  5. En el vaso de la batidora pon el pescado, las tres cucharadas de tomate frito, los huevos, la nata, el pimiento del piquillo, un poco de sal, un par de vueltas del molinillo de pimienta blanca y tritúralo bien.
  6. Coge uno o varios moldes aptos para el horno y píntalo con mantequilla, posteriormente lo espolvoreas con pan rallado -todo esto es para que no se peque el pastel al desmoldarlo- le das unos golpecitos para eliminar el excedente de pan.
  7. Precalienta el horno a 180º (arriba y abajo) e introduce una fuente con agua hasta aproximadamente a la mitad para cocer el pastel al baño maría.
  8. Vierte en el molde lo que has triturado, tápalo bien con un papel de aluminio para que no se nos reseque y lo pones dentro de la fuente que has puesto en el horno cuando haya tomado la temperatura. Déjalo cocer  al baño maría unos cuarenta y cinco  (45’) minutos o hasta que al pincharlo con un palillo salga limpio.

 Acompáñalo de pan tostado (tostas) para untarlo sobre él y un poquito mahonesa o salsa rosa, potenciará el sabor del pastel, delicioso!!!

Curiosidades

Este pastel sirve de base para cualquier otro pescado, de modo que si no encuentras cabracho lo puedes hacer perfectamente con merluza u otro pescado, también te saldrá riquísimo.

Hay quien lo hace sin triturar pero a mi me gusta que salga finito como un paté para untar, si quieres encontrarte los trozos simplemente no lo tritures, mézclalo.

El caldo resultante de haber cocido el pescado puedes guardarlo y tendrás un fumet o caldo de pescado estupendo para otras elaboraciones como puede ser  un buen arroz negro o una sopa de pescado o marisco. La verdura puedes desecharla ya que tiene poco valor culinario al haber dejado toda la sustancia en el caldo. También puedes aprovechar las espinas y cabezas de otros pescados y mariscos para hacer el caldo, resultará un caldo sustancioso y habrás aprovechado todo ese estupendo material que normalmente se desecha.

Cómo he comentado en otras ocasiones, si no tienes tomate frito casero puedes utilizar uno envasado de muy buena calidad y tu receta no se resentirá.

El pimiento del piquillo es conveniente estrujarlo bien para que suelte toda el agua o corres el riesgo que el pastel te quede sin demasiada consistencia.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Empanada Gallega de carne.

La Empanada es uno de los platos Gallegos por excelencia, siempre está presente en todas las fiestas, reuniones y celebraciones, aunque ya es un bien común en todas partes, lo bueno se comparte y llega a todos los lugares. El pasado 11 de noviembre fué el día de San Martín, que marca la fecha de los fríos del invierno y fecha tradicional de las matanzas del cerdo en Galicia y de ahí la expresión “a todo cerdo le llega su San Martín” (“A todo porco lle chega o seu San Martiño”), pues en honor a “San Martiño” mi empanada es de carne de cerdo o sea de “raxo”.

La empanada no tiene mucho misterio, un sofrito -que es la base principal-, una masa fácil de hacer -normalmente de harina de trigo, pero también se hace de maiz sobre todo en las Rías Baixas- y un relleno, el que mas guste, se puede rellenar de casi cualquier cosa, no obstante según la zona, tradicionalmente se le pone un relleno diferente. En este caso voy a rellenarla de “raxo”, como ya he dicho, pero una de las mas famosas y extendidas es la de atún o bonito,  las del cocido, que se hace con las carnes de este, o las de aprovechamiento, que se hacen con los restos de comida de cualquier guiso o asado que hayamos hecho.

En mi familia no hay gallegos pero si muchos y muy buenos amigos de allí, esta receta la dedico a todos mis amig@s galleg@s, los que lo son y los de adopción y con especial cariño a la “Señora Justa”, que hace las mejores empanadas que he probado nunca y he probado unas pocas.

¿Manos a la harina? Pues, ¡Ponte el delantal!

Ingredientes

Para el sofrito

  • 125 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Dos (2) cebollas
  • Un (1) tomate
  • Medio(1/2) pimiento verde
  • Medio (1/2) pimiento rojo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón dulce de la vera
  • Sal

Para la masa

  • 500 gr. de harina de trigo
  • 200 ml. de agua tibia
  • 100 ml. de aceite del sofrito
  • 50 ml. de vino blanco
  • 25 gr. de levadura prensada o de panadero
  • Una (1) cucharada pequeña de sal
  • Un (1) huevo (para pintar la empanada)

Para el relleno

  • 500 gr. de lomo de cerdo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Media (1/2) cucharada de orégano
  • Dos (2) hojas de laurel
  • Una punta de pimentón
  • sal

 

 Elaboración

1.- Lo primero es hacer el sofrito, para ello pon una sartén amplia al fuego medio con los 125 ml. de aceite de oliva. Corta las cebollas en juliana, los pimientos y los ajos en trocitos. Cuando esté el aceite caliente echa la cebolla, los pimientos y los ajos, deja que se poche lentamente.

2.- Ralla el tomate y cuando esté todo bien pochado se lo añades al sofrito y sigue pochando hasta que se haga. A continuación añade el pimentón y retira del fuego para que no se queme, remueve bien y pasas todo el sofrito a un colador con un recipiente debajo para recoger el aceite sobrante, que utilizarás para hacer la masa.

3.- Corta la carne en trocitos, alíñala con el ajo bien picadito, el orégano, un poco de sal, las hojas de laurel y la punta del cuchillo de pimentón. Remueve bien para que se adobe la carne y resérvala.

4.- Para hacer la masa coge un bol o recipiente profundo y echa la harina previamente tamizada. Haz una especie de volcán en el centro.

5.- Calienta el agua, desmenuza la levadura en el agua y la echas en el volcán. Añade también el aceite de haber hecho el sofrito, el vino blanco y la cucharadita de sal.

6.- Mézclalo bien con una lengua o cuchara de madera y cuando se integren bien todos los ingredientes, pasa la bola de masa a una mesa con un poco de harina espolvoreada para que no se pegue.

7.- Amasa bien unos diez (10′) minutos para que la bola de masa se haga mas firme, poco a poco se irá haciendo mas elástica y menos pegajosa. Reserva la masa en un bol enharinado y tapado con un paño limpio al menos una hora (1 h).

8.- Mientras reposa la masa, en la misma sartén donde has hecho el sofrito, echa un un par de cucharadas de aceite de oliva y fríe la carne, no la hagas mucho pues se terminará de hacer dentro de la empanada en el horno. Mezcla el sofrito que has hecho con la carne, deja que se enfríe y resérvalo.

9.- Ahora divide la masa en dos partes, una un poco mas grande que otra, la grande será la de abajo y la pequeña para arriba.  Estira la cada una con un rodillo, con cuidado de que no se te rompa, sobre una encimera ligeramente enharinada para que no se te pegue.

10.- Coloca sobre una bandeja para horno un papel de hornear y sobre este la masa estirada mas grande. Añade el relleno y extiéndelo por toda la superficie de la base.

11.- Tapa con la otra masa y recorta los bordes sobrantes, sella los bordes dando pequeños pellizcos para que no se abra.12.- Con la masa que te ha sobrado de los bordes haz unas trenzas, tiras o cordoncitos para adornar, una de ellas circular y la colocas en el medio con un ajujero en la masa para que respire. Pincha la masa con un tenedor para que no se infle al cocerla en el horno.

13.- Precalienta el horno a 180ºc, arriba y abajo. Mientras bate un huevo y pinta toda la superficie de la empanada, para que quede con un bonito color dorado.

14.- Mete la empanada en el horno a media altura y hornearla unos cuarenta (40′) minutos.

¡Por fin tienes tu empanada!

Curiosidades

 La empanada puedes hacerla con tiempo suficiente, y dejarla en el frigorífico hasta que la vayas a cocer. Si haces el sofrito el día anterior te saldrá la empanada todavía más rica.

La carne puedes ponerla en filetes finos, cortarla en tiras o picada. Yo la he hecho con lomo pero si quieres puedes utilizar otra parte que te guste. Ya sabes, puedes cambiar la carne por cualquier ingrediente que te guste, pollo, marisco, pescado, hay infinidad de combinaciones.

Vigila la empanada y si al cocer la empanada se infla, pínchala con un tenedor, se bajará la masa inmediatamente.

Si quieres calentar la empanada enciende el horno a 200º y cuando esté caliente mete la empanada, déjala tres o cuatro minutos y la tendrás de nuevo rica y calentita.

¡Qué la disfruteis amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Brownie con crema de chocolate y avellanas en arrope

He visto que se organizaba un evento llamadoEl día del Brownie en el blog de “El monstruo de las galletas”  y aunque llego tarde, me gustó el tema, así que rebusqué entre los cientos de papeles y libros donde estaba ese brownie escondido y zás! aquí tengo mi propuesta. Gracias a mi amiga Ceci Pereza del blog Harina la carmita me enteré de este dulce evento y no quise ser menos, pues aunque lo salado es lo mío, de vez en cuando meto las manos en harina y azúcar para callar las bocas ávidas de dulce.

El brownie es un bizcocho donde el ingrediente principal es el chocolate, es típico en los hogares estadounidenses y muy bien acogido en medio mundo, donde se preparan con infinidad de variantes, frutos secos, café, mantequilla de cacahuete, y una lista interminable de ingredientes.

Esta receta parte de un libro del cocinero Mario Sandoval donde tiene recetas para cualquier ocasión, con composiciones modernas y creaciones originales.

¡Manos a la harina!

Ingredientes

Para el brownie

  • Tres (3) huevos medianos
  • 200 gr. de azúcar
  • 200 gr. de mantequilla (sin sal)
  • 125 gr. de chocolate para fundir
  • 100 gr. de harina

Para la crema de chocolate

  • 500 ml. de leche entera
  • 125 gr. de azúcar
  • 50 gr. de maicena
  • Dos (2) huevos
  • 75 gr. de chocolate para fundir
  • 25 gr. de mantequilla

Para las avellanas maceradas en arrope

  • Avellanas
  • Arrope de mosto o salsa de caramelo de uva.

Elaboración

1.- Empezamos con el brownie. Trocea los 200 gr. de mantequilla y atempérala para que esté a punto de pomada, es decir, que esté tierna pero no líquida. Puedes atemperarla en el microondas o en un cazo, pero sólo dale un poco de calor y remueve bien para que quede como una pasta. Si te pasas siempre puedes meterla un poco en el frigorifico y listo.

2.- Pon los tres huevos en el vaso de la batidora con los 200 gr. de azúcar y los 200 gr. de mantequilla. Bate muy bien con la varilla hasta que monte y doble su volumen.

3.- Mientras, derrite el chocolate al baño maría o en el microondas. Añádeselo a la mezcla poco a poco sin dejar de batir para que no se nos baje.

4.- Tamiza la harina e incorpórala a la mezcla también poco a poco, mezclando con cuidado mientras la añades.

5.- Calienta el horno a 180º. Encamisa un molde para horno y echa la mezcla en él. Para encamisarlo, sólo tienes que engrasarlo con mantequilla y espolvorearlo con harina, así no se pegará el brownie cuando lo cuezas.

6.- Mételo en el horno unos doce (12′) minutos y cuando esté listo lo dejas enfriar.

7.- Para la crema de chocolate, calienta la leche y resérvala.

8.- Pon en un bol el azúcar (125 gr.) y la maicena. Mientras lo bates, incorpora los huevos de uno en uno sin dejar de batir, hasta que quede una masa fina.

9.- Añade un poco de leche y sin dejar de batir espera a que se disuelva. Incorpora el resto de la leche y ponlo todo en un cazo hasta que espese, remueve de vez en cuando para que no se pegue.

10.- Cuando espese, añade el chocolate que habremos derretido como en el punto 3, con los 25 gr. de mantequilla. Déjalo enfriar y cuando enfríe lo metes en una manga pastelera o una bolsa para congelar y la metes en el frigorífico.

11.- Para macerar las avellanas sólo tenemos que ponerlas en un cuenco con el caramelo de arrope, remover bien y dejarlas que se impregnen con él.

¡Dulce atracón se avecina!!

Curiosidades

Utiliza un chocolate de cobertura de calidad con un 70 o 75 % de cacao o uno del tipo Nestlé postres.

La harina que sea fina de postres y no te olvides de tamizarla, sino puede que te salgan grumos y bolitas desagradables en el brownie cuando lo cuezas.

El arrope de vino, es una salsa tradicional de Jerez, se elaboraba con la uva sobrante de la vendimia, se calentaba hasta reducir a caramelo y resultaba esta salsa, para acompañar postres como el tocino de cielo. Lo puedes encontrar en tiendas gourmet o en “La Alacena” una tienda de productos artesanos de Cádiz. Si no lo encuentras lo puedes sustituir por caramelo líquido o caramelizar las avellanas.

Prueba a caramelizar nueces o macadamias en vez de avellanas, te quedará de lujo.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Nestlé” y “La Alacena”, este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tosta de cabrales, morcilla y huevo de codorniz

Siguiendo con la temática de las tostas y pintxos, hoy os traigo esta Tosta de Queso Cabrales, morcilla y huevo de codorniz, que es una versión de un montadito que suelo pedir en una taberna de aquí de Chiclana, la “Peña Emilio Oliva” donde ponen unos montaditos y tapas tradicionales riquísimas, este en cuestión lo sirven con morcilla y huevo de codorniz, yo le he dado un cuarto vuelta y como tenía un poco de Salsa Cabrales se la he añadido ya que combina estupendamente con cualquier morcilla.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Cuatro (4) rebanadas de pan
  • Salsa cabrales
  • Ocho (8) rodajas de morcilla
  • Cuatro (4) huevos de codorniz
  • Flor de Sal ó Sal de Hielo

Elaboración

1.- Comienza elaborando la salsa cabrales, tienes la receta pinchando aquí: Salsa Cabrales.

2.- Corta las rebanadas de pan y disponlas en una bandeja para horno. Corta también las rodajas de morcilla y las reservas.

3.- Calienta una sartén antiadherente o plancha con unas gotas de aceite de oliva. Casca los huevos de codorniz en un bol y fríelos cuando esté bien caliente, no los hagas del todo pues se terminarán de cocinar en el horno. Los reservas.

4.- Monta la tosta untando la salsa de cabrales en la rebanada de pan, sobre esta dos rodajas de morcilla y terminando con un huevo de codorniz. Sala el huevo con un poco de flor de sal.

5.- En el horno que tendrás previamente precalentado a 180º arriba y abajo, metemos la bandeja con las tostas y dejamos unos minutos para que el pan se ponga crujiente y atempere los ingredientes que hemos puesto sobre este.

¡Ya tienes lista tu tapa!

Curiosidades

Puedes tener la salsa de cabrales hecha con antelación y te ahorrarás un paso, pero no la hagas con mucho tiempo que al llevar nata puede estropearse.

Para abrir los huevos de codorniz utiliza un cuchillo tipo puntilla, corta uno de los extremos y extrae el huevo en un bol, con la precaución de que no caigan trozos de cáscara y así nos evitaremos males desagradables.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.