Bizcocho de calabaza.

Bizcocho de Calabaza. Hace ya unos días que ando perdido y es que hay un nuevo miembro en mi cocina que es el que me absorbe ahora el tiempo, pero como se acerca Halloween y aunque no tengo costumbre de celebrarlo, he aprovechado que mi gran amigo Maikel (Javier Mota) me regaló una estupenda calabaza, de las que cultiva su padre, y  he decidido hacer un típico bizcocho de calabaza rápido y casero, qué mejor para la Noche de Halloween.

Como ya os he comentado, no dispongo de mucho tiempo de modo que he ido sobre seguro y me he tomado la libertad de hacer el Bizcocho de calabaza de mi amigo Javi Recetas, ya que haciendo cualquiera de sus recetas tienes la garantía de no fallar, siempre salen bien, sin complicaciones.

La Fiesta de Halloween o noche de difuntos es una celebración anglosajona hoy día muy extendida, donde chicos y mayores disfrutan juntos de los dulces, fiestas y disfraces. Como ya he dicho no suelo celebrarla, pero alguna vez que otra lo he hecho y lo hemos pasado en grande, es una oportunidad estupenda para reunirte con la gente a la que quieres y pasar una noche estupenda. Si te apetece puedes cenar algo ligero como una Crema de Calabaza para después atiborrarte a dulces.

-¿Trato o truco?

-¿Qué?

-¡Ponte el delantal y prepara molde redondo de unos 23 cm, desmontable mejor!

Ingredientes para la Receta de Bizcocho de Calabaza

  • 300 gr. de calabaza
  • 100 gr. de mantequilla (sin sal)
  • Cuatro (4) huevos grandes
  • 300 gr. de azúcar
  • 300 gr. de harina de trigo
  • 12 gr. de levadura química (tipo Royal) (dos cucharadas pequeñas rasas)
  • Una (1) cucharada pequeña rasa de canela en polvo

Elaboración de la Receta del Bizcocho de Calabaza

  1. Pon la mantequilla a fundir, con unos segundos en el microondas será suficiente  y reserva a la espera de que se enfríe.
  2. Prepara la calabaza, para ello córtala y pélala, la pesas y compruebas que son 300 gr. pues sólo necesitas eso.
  3. Ralla la calabaza con un rallador de verduras y cuando la tengas rallada triturala en la batidora o Thermomix hasta que forme una pasta o puré, debe de quedar mas bien basto.
  4. Bate durante un par de (2′)  minutos los cuatro huevos en un bol, añade los 300 gr. de azúcar y sigue batiendo otros dos (2′) minutos o hasta que blanquee la mezcla.
  5. Pon el horno a calentar arriba y abajo a unos 170º.
  6. En otro bol tamiza los 300 gr. de harina, añade las dos cucharadas de levadura (12 gr.) y la cucharada de canela. Sigue con la mantequilla que tenías reservada, la calabaza y la mezcla de huevos y azúcar. Bate todo muy bien hasta que tengas una mezcla homogénea.
  7. Prepara  el molde, para ello pinta el interior con mantequilla y espolvorea con harina, lo que llamamos encamisar un molde para que no se nos pegue el bizcocho.
  8. Echa la masa del bizcocho en el molde e introducelo en el horno que ya tendrás caliente. En unos 50 minutos tendrás tu bizcocho listo.
  9. Pasado ese tiempo pincha el bizcocho con un palillo para comprobar que está hecho, si sale seco, está hecho, si sale húmedo mételo de nuevo de 5 en 5 minutos hasta que salga el palillo seco.

¡Deja enfriar el bizcocho antes de hincarle el diente!

Curiosidades del bizcocho de calabaza

Como comprar 300 gr. de calabaza limpia es complicado (aunque ya la venden limpia y envasada en grandes almacenes), necesitarás aproximadamente unos 450 gramos de calabaza con piel, por si tienes dudas.

Si usas más o menos cantidad de calabaza el bizcocho puede quedar muy húmedo o demasiado seco y no crecerá correctamente por tanto comprueba bien el peso.

Si no tienes rallador o te da pereza rallar la calabaza puedes hacerlo en la batidora o Thermomix pero con cuidado de no pasarte batiendo, tiene que tener una consistencia grumosa, no líquida sino corres el riesgo de que el bizcocho no salga como deseas.

Espolvorea por encima del bizcocho azúcar glas para darle un acabado de miedo y decorarlo con algún motivo terrorífico o con la típica calabaza de Halloween como nos propone Javi Recetas.

¡Espero que os guste amig@s, Feliz Halloween!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Arroz cremoso de Calabaza y queso Payoyo

Arroz cremoso de calabaza y queso payoyo. Ya os he comentado que el arroz me encanta pero suelo esperar al fin de semana para hacerlo ya que requiere algo de tiempo y entre semana no quiero  esperar a que se haga, que vengo con hambre del trabajo y no es cuestión de comer a las cinco de la tarde, aunque a veces dejo hecho el sofrito y sólo tengo que esperar los dieciocho o veinte minutos que tarda en hacerse.

Esta receta arroz cremoso de calabaza proviene de uno que probé en el restaurante “Fogón del Guanche” del cual ya os he hablado alguna vez, formaba parte de un plato al que llamaban (y digo llamaban porque ya no está en carta)  “Carne de Bragueta con cremoso de arroz de calabaza y Payoyo”. Este plato representaba una de las comidas tradicionales de la Cocina Gaditana de 1812, ganador entre otros del premio de “La senda de las maritatas” organizada por la Diputación de Cádiz para homenajear y recordar la gastronomía popular gaditana de hace dos siglos.

El nombre de arroz está claro de donde viene  pero el de la carne os resumo a groso modo su historia: “La carne de bragueta” es según cuentan, que en aquellos tiempos la comida era escasa y los carniceros escondían las mejores piezas para evitar controles en el bolsillo o “bragueta” del pantalón para después venderlas o consumirlas, de ahí su curioso y cómico nombre.

Esta es mi versión de la receta de arroz cremoso de calabaza que presentaban tapado con una copa para que el humo y aroma se desprendiese cuando llegase al comensal, yo lo acompaño normalmente con una pieza de presa ibérica (la receta original es solomillo) que en este caso lo he omitido para no quitarle protagonismo al arroz  que es el protagonista de mi receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el arroz cremoso de calabaza y queso payoyo

  • 200 gr. de arroz sénia (arroz valenciano de toda la vida Sos o Nomen)
  • 200 gr. de calabaza
  • 100 gr. de queso  Payoyo (u otro queso cremoso semicurado de cabra)
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) diente de ajo
  • 125 ml. de vino moscatel de Chiclana (u otro vino dulce)
  • 500 ml. de caldo de pollo
  • Una (1) rama de romero
  • 100 ml. de nata para cocinar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta de colores (varios tipos de pimienta)
  • Sal

Elaboración del arroz cremoso de calabaza y queso payoyo

  1. Lava y pela la calabaza y córtala a trocitos cuadrados de un centímetro aproximadamente. Haz lo mismo con la cebolla pero la picas muy pequeñita (brunoise).
  2. Ralla el queso con un rallador o en un robot de cocina (la Thermomix es estupenda para esto) y lo reservas.
  3. Pon una sartén o paella a fuego medio-bajo con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra, cuando esté caliente añade la cebolla, un poco de sal y pimienta. Cuando veas que se está ablandando echa el ajo muy picadito. A veces lo trituro con el prensa-ajos para que deje todo el sabor pero no se note que está. Ten cuidado con el fuego para que no se te queme o dará un sabor amargo al sofrito.
  4. Ahora añade la calabaza en daditos para que se dore un poco, la ramita de romero y justo después el vaso de vino. Déjalo reducir y que evapore el alcohol.
  5. Reducido el vino echa el arroz y remueve bien. Ve añadiendo el caldo bien caliente poco a poco, como si de un risotto se tratase, para que el arroz vaya soltando el almidón y quede cremoso. No dejes de remover suavemente para que no se pegue y  añade caldo según le vaya haciendo falta. Prueba de sal y corrige si hiciese falta.
  6. Cuenta desde el momento de echar el arroz unos dieciocho (18′) minutos, pasado ese tiempo echa el queso rallado y la nata, mezcla muy bien con el arroz. Puedes retirar la ramita de romero y desecharla.
  7. Deja reposar el arroz cuatro (4′) minutos y sírvelo.
¡Qué aporveche!
 
 

Curiosidades del arroz cremoso de calabaza y queso payoyo

El arroz que uso para este tipo de recetas es un arroz sénia, que es el arroz valenciano de toda la vida, de grano medio pero también uso un arroz bomba que le viene estupendamente, como tiene mas almidón queda mas cremoso si cabe, eso si, has de tener en cuenta que el arroz bomba necesitará el tripe en vez de el doble de caldo o líquido para su cocción.

Esta receta está pensada para dos (2) personas, si tienes mas comensales sólo tendrás que ir doblando los ingredientes y adaptándolos a los mismos.

Si tienes tiempo prueba a asar ligeramente la calabaza, le dará un intenso sabor y un dulzón característico de haberse caramelizado los azúcares ¡exquisito!

El queso Payoyo que utilizo en esta receta es un queso del que ya os he hablado alguna vez en las recetas de “Musaka” o “Canutillo de queso de cabra y chocolate“. Es un queso de cabra payoya de la Sierra de Cádiz. Se elabora artesanalmente en encantador pueblecito de Villaluenga del Rosario donde precisamente este fin de semana se celebra la “Feria Turística del Queso artesanal” ¿Os animáis a ir? No os arrepentiréis.

El Vino para maridar o armonizar el arroz de calabaza bien podría ser un cava, una sidra o un vino de aguja. La cuestión es que cualquier vino que tenga algo de carbónico (burbujas para que me entendáis) le vendría estupendamente bajo mi parecer, un vino joven que potencie el sabor del plato sin que le quite protagonismo.

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “El fogón del Guanche”, “Queso Payoyo“, “Sos” y/o “Nomen” estos enlaces son puramente informativos.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Crema de calabaza

Crema de calabaza. Estas noches que hace frio, después de entrenar  me comería un caballo por los pies, pero tengo que controlarme ese demonio que tengo dentro y tomar algo ligerito y calentito para descansar bien por la noche, que tan importante en el entrenamiento es el comer bien como el descansar adecuadamente. Bueno que me enrollo.

La receta de crema de calabaza que os traigo es una receta muy fácil, rápida y ligera, ¿Quién dá más? Yo había hecho algunas cremas pero aunque esta es muy típica no me había puesto hacerla nunca, lástima porque está riquísima, es muy nutritiva y tiene muy pocas grasas.

La calabaza quizás a vosotros sólo os suena a verdura o a Halloween pero yo cada vez que escucho “calabaza” se me viene a la mente la comparsa del Carnaval de Cádiz del año 1991, de un joven Antonio Martínez Ares… Por aquella época yo todavía era un chiquillo al que el carnaval comenzó a metérsele por las venas. Ya que estamos en vísperas de un nuevo carnaval y como pequeño homenaje este plato va dedicado a esa comparsa. “Calabaza muñeco tonto, andante de los harapos….”

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de crema de calabaza

  • 500 gr. de calabaza
  • Dos (2) zanahorias
  • Un (1) puerro
  • Una (1) cebolla fresca (pequeña)
  • Una (1) patata
  • Un (1) diente de ajo
  • Una (1) cucharada pequeña de curry
  • Un vaso de caldo (125 ml.)
  • 75 ml. de nata líquida
  • 40 ml. de aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Elaboración de la receta de crema de calabaza

  1. Comienza preparando la verdura, limpia y pela la calabaza, las zanahorias, el puerro, la cebolla y la patata. Trocea en daditos la calabaza, la zanahoria y la patata. La cebolla, el puerro y el ajo en juliana o trocitos pequeños, no te esmeres, después irá todo triturado.
  2. Pon una cacerola al fuego y cubre el fondo con aceite de oliva (unas cuatro cucharadas), calienta a fuego medio-bajo y pocha la cebolla, el ajo y el puerro, unos diez (10′) minutos. No te pases de fuego o se te quemarán las verduras y te saldrá con sabor a quemado y amargo.
  3. Pasado ese tiempo añade la calabaza, la patata y la zanahoria, salpimenta y echa una cucharada pequeña de curry. Rehoga bien unos minutos y añade el vaso de caldo de pollo y cuece durante veinticinco (25′) minutos.
  4. Pasado ese tiempo retira del fuego y tritura todo muy bien con la batidora o pásalo por el pasapurés. Prueba de sal y rectifica.
  5. Añade la nata y vuelve a triturar para que quede muy fino y bien mezclado.

¡Qué aproveche!

Curiosidades de la receta de crema de calabaza

Puedes hacer la crema en la olla exprés y tan sólo te llevará unos minutos o si tienes thermomix también puedes hacerla ahí y triturarla una vez termine de hacerse.

El curry  no es una especia sino una mezcla de varias de ellas, hay muchas variedades y en cada lugar se hace diferente, lo que tienen en común es el color amarillento, el típico aroma y un ligero picante. Si no te gusta o no tienes a mano curry puedes sustituirlo por la especie que más te guste, un poco de comino, algo de canela, pimienta negra… o simplemente prescindir de él.

El caldo de pollo puedes sustituirlo por un vaso de agua pero el sabor será menos concentrado, también le puedes echar un cuarto (1/4) de pastilla de caldo. Si quieres que está menos cremosa puedes echarle un poco mas de caldo.

Hay quien en vez de echarle la nata, le echa unos quesitos tipo “el caserío”, le dá un sabor y una textura muy buena, a los crios les encanta.

Si tienes tiempo algún día puedes asar la calabaza antes de cocerla, le dará un sabor dulzón estupendo al haberse caramelizado los azúcares. Seguro que no te arrepientes.

Acompaña la crema con unas zamburiñas o vieiras salteadas, tendrás un plato único de categoría, yo le he puesto un trozo de bacalao confitado y lo he bordado 😉

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.