Falafel con Salsa de Yogur

Falafel es una especie de croqueta o albóndiga de garbanzos de origen árabe-hindú sin que se sepa exactamente su procedencia. Siguiendo con esta temática árabe-oriental te voy a enseñar como hago la receta de falafel acompañado con una salsa de yogur que es como tradicionalmente se acompaña aunque también se acompaña de Tahina, de la que ya te he hablado en la receta de Hummus.

Aunque estas croquetas de garbanzo las he probado en varios lugares del mundo, donde más me han gustado es curiosamente aquí en España, en un restaurante de la Villa Medieval de Vejer de la Frontera (Cádiz) “La casa del Califa“. Este restaurante/hotel es digno de la visita del foráneo, sus patios, rincones y habitaciones están decoradas con aires árabes, convirtiendo tanto la estancia en el hotel como en el restaurante en toda una experiencia.

Independientemente del origen de estas croquetas, la tendencia a lo vegetariano y a la comida sana ha popularizado esta elaboración, adoptándola en la dieta al no contener mas que legumbre y verdura. Si nunca las has probado te sorprenderán y si ya las conocías seguro que sorprendes a tus familiares y amigos.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Falafel

Para el Falafel

  • 400 gr. de garbanzos remojados (no cocidos)
  •  Dos (2) cebollas frescas pequeñas
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Un (1) manojito de cilantro fresco
  • Un (1) manojito de perejil fresco
  • Una (1) cucharada pequeña de comino
  • Un poquito de canela en polvo
  • Un poquito de pimentón picante o cayena molida
  • Un par de vueltas del molinillo de pimienta negra
  • Dos cucharadas pequeñas de levadura en polvo (tipo Royal, del mercadona no contiene gluten)
  • Cuatro (4) cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Dos (2) cucharadas pequeñas de sal
  • 100 gr. de harina de garbanzos o 100 gr. de garbanzos secos para hacerla

Para la Salsa de Yogur

  • Un (1) yogur natural
  • Dos (2) cucharadas de zumo de limón
  • Un (1) diente de ajo
  • Una (1) ramita de tomillo fresco
  • Una (1) cucharada pequeña de Fulful bhar* (mira en curiosidades)
  • Dos (2) cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Unas hojas de menta fresca o hierbabuena
  • Sal

Elaboración de la receta de Falafel tradicional y con Thermomix.

  1. Pon los garbanzos en agua a remojar el día anterior. Esta receta es con garbanzos hidratados y no sirven los garbanzos cocidos.
  2. Lava bien las verduras, pela y trocea las cebollas y los ajos en trozos grandes. Quítale al ajo la semilla central.
  3. Si no tienes harina de garbanzos tritura los 100 gr. de garbanzos secos en la thermomix a velocidad progresiva 5-7-9 durante treinta (30”) o hasta que esten hechos harina.
  4. Pon en el vaso de la batidora o Thermomix los garbanzos hidratados y escurridos, las cebollas, los ajos, el perejil, el cilantro, la cucharadita de comino, una pizca de canela molida, el pimentón o cayena, la sal, la pimienta y el aceite de oliva. Tritura veinticinco (25”) segundos a velocidad 5. Abre la tapa y con ayuda de una lengua o espátula baja los restos salpicados por el vaso y la tapa. Cierra y programa de nuevo diez (10”) segundos a velocidad 6. En el caso de que sea con batidora, muele hasta conseguir una pasta ligeramente grumosa.
  5. Añade al vaso una cucharada colmada de harina de garbanzos y la levadura química. Programa diez (10”) segundo a velocidad 5. Con la batidora sólo tienes que batir para mezclar bien. La masa quedará un poco basta, pero fácil de moldear.
  6. Echa la masa en un recipiente y la dejas reposar en la nevera al menos media (30′) hora.
  7. Pasado ese tiempo haz bolas como para hacer albóndigas, úntate las manos con un poco de aceite para que no se te pegue la masa a ellas. También las puedes aplastar como si fuesen pequeñas hamburguesas.
  8. Pon harina de garbanzos en un plato y las pasar por ella para freírlas en abundante aceite bien caliente hasta que estén bien doradas. Resérvalas sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Elaboración de la receta de Salsa de Yogur

  1. Pela el ajo y lo echas en un mortero con el tomillo, las especias, una pizca de sal y una cucharada de aceite de oliva. Muele bien todo hasta que forme una pasta.
  2. Pica la hierbabuena muy finita.
  3. En un bol o cuenco echa el yogur y lo bates bien, añádele una cucharada de zumo de limón, la cucharada de aceite de oliva, lo que has triturado en el mortero y la hierbabuena, mézclalo todo muy bien.
  4. Si te gusta que la salsa esté muy fina puedes pasarla por la Thermomix o batidora.

¿Listos para comer?

Curiosidades de la receta de Falafel con Salsa de Yogur

La receta puede hacerse perfectamente tanto en batidora como en Thermomix ya que sólo se utiliza para triturar los ingredientes, no lleva cocción alguna.

El fulful bhar es una mezcla de especias parecida al ras el hanout, la puedes comprar, hacer tu o sustituirla por unos pocos ingredientes triturados en el mortero o Thermomix. La mezcla de ingredientes varía según quien la hace pero suele contener: Pimentón, cayena, clavo, comino, canela, cúrcuma, pimienta negra, cilantro y nuez moscada entre otros. Haz la mezcla con mas o menos ingredientes según te guste o si te gusta la salsa de yogur suave no se la eches.

Las especias las puedes encontrar en el mercado de tu ciudad o en los grandes supermercados donde segun el fabricante les llaman especies morunas, mezcla de especies oriental o algo parecido.

Con estas cantidades salen aproximadamente veinte (20) albóndigas, por lo que perfectamente pueden comer cuatro personas, te aseguro que llenan mucho así que no pongas demasiado acompañamiento. Si sólo sois dos en casa como es mi caso, divide por dos los ingredientes o congela la mitad para otra ocasión.

Además de acompañar el falafel con la salsa de yogur también puedes hacer unos panes de pita y en vez de hacer albóndigas, aplastarlos un poco como si fuese una hamburguesa y rellenarlos. El hummus, la tahína o una ensalada ligera hacen que sea un completo menú árabe.

Esta receta está 100% libre de gluten y por ello es apta para celíacos además de para vegetarianos.

Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “La casa del Califa”, este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Hummus. Paté de Garbanzos.

Hummus. Paté de garbanzos. El pasado fin de semana, con motivo de la final del concurso de agrupaciones carnavalescas del Carnaval de Cádiz, para pasar una noche amena y diferente, preparé una cena con un toque árabe. Iré publicando algunas de las recetas que esa noche elaboré.

La “Final del Falla” como se le llama aquí a esa noche, siempre ha sido tradicional el reunirse con la familia o amigos para ver actuar a las agrupaciones en el templo gaditano “El Gran Teatro Falla”, en esta noche se abusa de las chucherías y de los platos preparados, por eso quise cambiar un poco y hacer una comida sana y divertida.

La receta de hoy la vi en el blog de mi amiga Ceci Pereza  “Harina la carmita” donde siempre tiene algo que me inspira y fue el desencadenante para elaborar la cena ambientada árabe, que sé que le gusta mucho, empezando por esta receta de Hummus o paté de garbanzos (pincha el enlace para ver su receta).

 El hummus es un  plato típico de oriente medio, hecho principalmente a base de un puré de garbanzos, limón y Tahina (pasta de sésamo), aunque según el país se prepara con unos u otros ingredientes siendo la base los garbanzos cocidos y se come acompañado por pan de pita. Lo había probado cuando estuve en Egipto y más tarde en un corto viaje a Marruecos pero nunca me había puesto hacerlo y he aquí el resultado.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Hummus

  • 400 gr. de garbanzos cocidos
  • Dos (2) cucharadas pequeñas de tahíni* (mirar en curiosidades)
  • Un (1) diente de ajo
  • Dos (2) cucharadas de zumo de limón
  • 50 ml. de agua de cocción de los garbanzos o agua fría
  • Cinco (5) cucharadas de aceite de oliva
  • Media (1/2) cucharadita de sal
  • Pimentón dulce
  • Semillas de Sésamo tostadas (Ajonjolí)
  • comino en polvo

Elaboración de la receta de Hummus

  1. Para empezar, si no tienes los garbanzos cocidos, cuécelos con un poco de sal.
  2. En el Vaso de la batidora o Thermomix echa los garbanzos cocidos (reserva algunos por si te queda demasiado líquida la masa), dos cucharadas pequeñas de tahini, un diente de ajo pelado, dos cucharadas de zumo de limón, 50 ml. de agua (la de haber cocido los garbanzos o agua fría), cinco cucharadas de aceite de oliva y media cucharadita de sal.
  3. Tritura muy bien todo en la batidora para que quede una masa fina sin grumos. Si tienes Thermomix programa un (1′) minuto a velocidad progresiva de 5 a 10.
  4. Si te ha quedado muy pastoso añade un poco más de agua y si es muy líquido añade unos pocos garbanzos.
  5. Sirvelo en un bol o plato con un poco de pimentón, semillas de sésamo, comino y un chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima.

¿Complicado?¿Verdad que no?

Curiosidades de la receta de paté de garbanzos

Si no quieres porque te da pereza o no tienes tiempo de cocer los garbanzos, compra un bote de garbanzos cocidos de buena calidad, podrás hacer la receta sin planearla previamente en el momento que quieras. Con un bote de garbanzos en la despensa, si se te presenta una visita, ya tienes un aperitivo rápido, fácil  y original en unos minutos.

*El tahini o tahina es una pasta de sésamo (o ajonjolí como lo llamamos por aquí en el sur) molida, típica de los países de oriente medio y la usan como ingrediente para varias de sus elaboraciones. La puedes encontrar con semillas crudas o con semillas tostadas que tiene un sabor más intens y suelen venderlo en grandes supermercados o herbolarios pero si no lo encuentras, una buena opción sería añadir un poco de sésamo o  unos cuantos cacahuetes que le darán muy buen sabor.

El hummus se suele consumir frio y habitualmente en el desayuno o como aperitivo, acompañado de pan de pita o de verduras frescas. Yo lo he puesto como aperitivo antes del plato principal, para ir picoteando tomando algo con unos panes de pita caseros claro.

Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Mejillones Tigre. Croquetas de Mejillón.

Mejillones Tigres o Croquetas de Mejillón. Esta receta es una masa de bechamel enriquecida con mejillones, muy fácil de hacer y con una buena presentación al colocar la masa sobre las conchas de los mismos mejillones que cocemos para hacer la Receta de Mejillones Tigre.

Los Mejillones Tigre en casa siempre han gustado y tengo costumbre de hacerlos por Navidad pero se me quedó en cartera las pasadas navidades, y como cualquier época del año es buena para este delicioso manjar la publico ahora para que la podaís disfrutar cuando os apetezca, una reunión con la familia, amigos o porqué no, con tu pareja celebrando vuestro aniversario o San Valentín que está a la vuelta de la esquina.

Esta receta de mejillones tigre es mas bien la receta gallega que hace la bechamel enriquecida con el mejillón y no un sofrito de mejillón cubierto con bechamel como lo hacen en otros sitios. Cómo si fuese una masa para croquetas pero friéndolas en la concha del mejillón. Así que si quieres puedes desechar la concha y freír unas estupendas croquetas de mejillones.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Mejillones Tigre

  • Dos (2) kg. de mejillones frescos
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) diente de ajo
  • Una (1) guindilla
  • Medio (1/2) litro de bechamel
  • Una (1) cucharada de aceite de oliva
  • 50 ml. de vino fino o blanco
  • Una (1) ramita de perejil fresco
  • Un (1) huevo
  • Pan rallado
  • Sal

Elaboración de la receta de Mejillones Tigre

  1. Lo primero que tienes que hacer es cocer los mejillones, para ello límpialos muy bien bajo el grifo de agua fría y los pones en una olla o cazuela con un dedo de agua para abrirlos. También puedes sustituir el agua por vino blanco o cava, que le darán un aroma estupendo.
  2. Una vez se abran las conchas, las separas y reserva una de las dos conchas para hacer de soporte de la masa que vas a preparar. El mejillón (el bicho) lo troceas y también lo reservas. Los trocitos como más te gusten, si te gusta encontrarte trozos hazlos mas grandes y si quieres una masa con sabor pero no tropezones, hazlos muy pequeños.
  3. Haz una bechamel, si no sabes o no te acuerdas pincha aquí: Receta de Salsa Bechamel. La reservas.
  4. Pon una sartén a fuego medio-bajo con la cucharada de aceite de oliva, mientras calienta  pica la cebolla y el ajo en trocitos muy pequeños (brunoise).
  5. Cuando esté caliente el aceite pocha la cebolla, el ajo y la guindilla hasta que esté la cebolla blandita y transparente, echa el vino fino y déjalo reducir. Puedes retirar la guindilla cuando esté la cebolla pochada ó picarla y dejarla si te gusta el punto picante.
  6. Añade a la sartén los mejillones troceados, saltéalos un momento con el perejil picado y seguidamente añade la bechamel, mezcla bien todos los ingredientes.
  7. Con esta masa ve rellenando las conchas que has reservado,  con una buena cucharada será suficiente, las pasas por huevo y pan rallado para rebozarlos y los metes en la nevera al menos una (1h) hora envueltos en papel transparente (film).
  8. Pasado el tiempo de enfriado, fríe los mejillones en aceite de oliva bien caliente y los escurres en un plato con papel absorvente.

¡Rápido, sírvelos calentitos!

 Curiosidades de la receta de mejillones tigre

Los Mejillones los puedes comprar ya cocidos con su agua de cocción que los venden en los grandes supermercados, y si son de buena calidad te ahorrarás una cocción, lógicamente no será lo mismo, pero te puedes apañar en un caso concreto.

Una vez hechos, los mejillones tigre se pueden congelar sin problemas antes de freírlos, así podrás comerlos en el momento que se te apetezca sin tenerte que meter en la cocina.

Si los mejillones los has cocido con vino, cuélalo y lo puedes reutilizar en la receta sustituyendo al vino que te pongo en los ingredientes. El vino con el líquido que suelta el mejillón al cocerlo dará un sabor extra a tu receta.

 ¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pez de espada a la plancha

Pez de espada a la plancha. Esta receta, si se puede llamar así, no es fácil, es lo siguiente. El hecho de publicarla es mas por los recuerdos que me trae que por otra cosa. De pequeño, como supongo que a todos, es el pescado que mas me gustaba puesto que además de no tener espinas parece un filete de carne, así que os recomiendo esta receta para niños, también es ideal para dietas ya sean para perder peso como para deportistas y personas con intolerancia al gluten ya que esta receta es 100% apta para celíacos.

Hacía tiempo que no compraba filete de pez espada pero este fin de semana he estado en la plaza y había bastante pescado de calidad, se me quedó mirando un buen trozo de pez espada y se vino conmigo. Al pez espada siendo calidad no le hace falta mas que un poquito de calor en la plancha y poco mas.

El pez espada es un pescado muy apreciado, sobre todo por aquí por el sur, suele hacerse en salsa verde, con almejas y gambas como lo hace mi madre o a la cordobesa que es con tomate, pero yo simplemente lo voy hacer a la plancha, sencillo no sólo por cuidar la dieta sino también porque como dijo Laura del blog “Sano y de rechupete“: “A menudo se impone lo sencillo, lo maravillosamente saludable y lleno de sabor” y con esa frase me he quedado.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para receta de pez de espada a la plancha

  • Dos (2) filetes hermosos de pez de espada
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Un limón
  • Pimienta blanca
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboracion de la receta de pez espada a la plancha

  1. Calienta una plancha o sartén. Pela y corta los ajos en láminas. Cuando esté bien caliente echa unas gotas de aceite de oliva y saltea los ajos. Resérvalos.
  2. Salpimenta el pez espada y dóralo en la plancha, vuelta y vuelta, no necesita mas tiempo, aunque depende un poco del grosor.
  3. Cuando esté dorado, pero no muy hecho que te podría quedar seco, le exprimes unas gotas de zumo de limón y lo retiras del fuego.
  4. Sírvelo con los ajitos sobre el filete.

Viste que lo sencillo tiene poco que explicar…

Curiosidades de la receta de pez espada a la plancha

Si no encuentras pez espada también puedes comprar filetes de atún, que si son de buena calidad no se quedan secos y también es muy buena opción, y no digo nada si el atún es de la almadraba de Barbate, Atún rojo, pero para eso hay que esperar que empiece la temporada.

En mi casa el filete de pez espada suele acompañarse con patatas fritas caseras, puré de patatas o una buena ensalada, no le hace falta mucho más, acompáñala con algo ligero y que no le “mate” su exquisito sabor.

No debes de pasarte en el tiempo de cocinado del filete pues si te pasas se te puede quedar seco y no hay quien se lo coma, aunque si es de buena calidad no suele secarse demasiado.

 ¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Ensalada de cuscús con jamón de pato

Ensalada de cuscús con jamón de pato. Es una ensalada sencilla y nutritiva que mezcla los sabores dulces, salados y ácidos haciendo de ella una receta fresca y ligera, con ingredientes naturales. Puede parecer una receta calórica al llevar frutos secos, cuscús y jamón pero nada mas lejos de la realidad, todo en exceso es malo pero bueno en su justa medida. Pruébala, te sorprenderá.

El cuscús es el gran desconocido y suele utilizarse casi siempre en las mismas elaboraciones, pero tiene muchas combinaciones como esta ensalada, como ya dije en la receta de cuscús es tan fácil de hacer que se la recomiendo a los que se inician en la cocina, para vegetarianos y personas que como yo intentan cuidarse un poquito y eliminar los excesos de las pasadas fiestas, eso si combinada con algo de deporte, hay que moverse un poco, seguro que toda la comida te sentará mejor.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de ensalada de cuscús con jamón de pato

  • 150 gr. de cuscús
  • 150 gr. de caldo de pollo
  • Unas hebras de azafrán
  • Cúrcuma (la punta de la cuchara)
  • Un paquetito de jamón de pato (50 gr.)
  • Un (1) tomate de ensalada
  • Una (1) manzana (Grand Smith)
  • Hojas de Ensalada (escarola, rúcula, …)
  • Anacardos (unos poquitos)
  • Uvas pasas (unas pocas)
  • Vinagre de Jerez
  • aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre balsámico de Módena
  • Sal de hielo o sal en escamas

Elaboración de la receta de ensalada de cuscús con jamón de pato

  1. Lo primero has de hacer es el cuscús, la receta de cuscús la tienes pinchado el enlace, pero vamos hacerle algunas modificaciones a la receta original como sustituir la mantequilla por aceite de oliva y el agua por caldo de pollo.
  2. Pon en un bol los 150 gr. de cuscús. En un cazo pones el caldo en vez de agua como dice la receta original y lo llevas a ebullición con unas hebras de azafrán y la punta de una cuchara pequeña de postre con cúrcuma.
  3. Cuando el caldo hierva, lo retiras del fuego y viertes el caldo sobre el cuscús. Déjalo reposar hasta que se enfríe y haya absorbido el caldo, unos cinco (5′) minutos.
  4. Mientras reposa el cuscús prepara una vinagreta con cuatro cucharadas de aceite de oliva, una de vinagre de jerez y un poco de sal. La viertes sobre el cuscús una vez se haya enfriado y mezclas con un tenedor hasta que se suelten bien los granos. Resérvalo.
  5. En un bol o vaso, echa las pasas para hidratarlas. Pela la manzana y córtala la manzana en daditos pequeños, corta el tomate también en daditos pequeños y reserva las semillas para decorar el plato y comértelas aparte (son el caviar del tomate).
  6. Mezcla en el bol del cuscús la manzana, el tomate y las pasas que habrás escurrido.
  7. Haz otra vinagreta con dos cucharadas de aceite de oliva y vinagre de Módena.
  8. Trocea los anacardos en el mortero.
  9. Dispón el cuscús en una fuente para servir, acompáñalo con las hojas de ensalada, los trocitos de anacardos y el jamón de pato. Vierte el aliño por encima y unas escamas de sal. Ya puedes servirla.

¡Qué disfrutes la ensalada!

Curiosidades de la ensalada de cuscús con jamón de pato

Como ya comenté en la Receta de Cuscús, es conveniente mirar en la caja del fabricante los consejos de preparación, pero normalmente es por cada parte de cuscús, la misma de líquido, en este caso no uso mantequilla, le echamos aceite de oliva que no sólo es más sano y le aporta un sabor extraordinario sino que también es menos calórico.

El caldo puedes tenerlo hecho casero o comprar un envase tipo brick de caldo de pollo de calidad, no es lo mismo pero te soluciona la papeleta en un momento dado, pero yo no te lo he dicho ;).

La cúrcuma es un colorante natural, no aporta sabor pero si color, utilizado para dar color a las especies (curry, ras el hanout,..), los arroces, la carne y a otros muchos alimentos, si no lo encuentras puedes utilizar colorante alimenticio o simplemente no usarlo.

La manzana que me gusta usar es la verde “gran smith” que le aporta textura crujiente y acidez, pero puedes ponerle la que mas te guste, una golden que le aporte un toque dulzón por ejemplo.

El tomate tiene que ser de ensalada, no maduro, sino que tenga su puntito de verde, un tomate exquisito sería el “kumato” o “Raf” dos variedades de tomate gourmet, pero unos buenos tomates de la huerta de Conil o de la que tengas mas cerca seguro que no le hacen sombra.

Para hacer la vinagreta puedes mezclar todo en un bol o hacer como yo, echo los ingredientes en un botecito pequeño, lo cierro y agito fuerte, ya la tienes lista y si sobra la puedes conservar unos días en el mismo botecito.

El jamón de pato es una delicia gourmet elaborada con un esmerado proceso, se elabora a partir de las pechugas del pato condimentadas y secadas como si de jamón se tratase. Lo puedes encontrar en cualquier supermercado, sino lo encuentras puedes sustituirlo por un buen jamón ibérico.

Suelo comprar bolsas preparadas con brotes de ensalada donde llevan varios tipos de hojas que le dan muy buen sabor, textura y vistosidad al plato, utiliza la hoja que mas te guste ya sea lechuga, escarola o una mezcla de ellas.

 ¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Muslos de pollo rellenos en salsa de cava

Los muslos o contramuslos de pollo rellenos son una delicia al estar mas tiernos y jugosos que la típica pechuga, por eso el elegir esta pieza del pollo, que además de barata, está exquisita. El relleno es un poco al gusto pero las frutas desecadas y los frutos secos combinan estupendamente con el pollo y con la salsa de cava, aunque también le iria muy bien una salsa al Pedro Xímenez o al oloroso.

Esta Receta Navideña, es como dije en mi propuesta de intenciones barata, fácil y resultona. Los ingredientes son fáciles de encontrar y la unica “pega” por llamarlo así es atar bien el pollo para que no se nos salga el relleno pero con un poco de maña y paciencia seguro que os sale de maravilla.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Ocho muslos o contramuslos de pollo deshuesados
  • ciruelas pasas
  • pasas
  • almendras
  • Una (1) trufa negra en conserva
  • Una (1) copa de vino oloroso
  • 200 gr. de bacon ahumado
  • Una (1) manzana
  • 300 ml. de nata
  • Una (1) botella pequeña de cava  (benjamín)
  • Una cucharada de mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal
  • Hilo de cocina, para atar los muslos.

Elaboración

1. Lo primero que tienes que hacer es deshuesar los muslos, yo en este caso utilicé contramuslos que suelen ser mas grandes y jugosos. Salpimentalos al gusto y reserva un par de ellos.
2. Pica en trocitos muy pequeños dos de los seis muslos, haz lo mismo con las ciruelas y las almendras trocealas con las manos. Mezcla todo esto en un bol con las pasas, una cucharada de vino oloroso y la trufa rallada.
3. Rellena los muslos con cantidad suficiente, pero que no sobresalga. Enrolla los muslos y con hilo de cocina atalo firmemente para que el relleno no se salga. Coloca los muslos rellenos en una fuente y riegalos con el reso del vino oloroso. Déjalo macerar al menos una (1 h.) hora.

4. Pon una cazuela al fuego con la cucharada de mantequilla y un poco de aceite de oliva. Corta el bacon en trocitos pequeños y saltealos en la cazuela. Añade los muslos de pollo rellenos y dóralos. Ve pelando y cortando en trocitos pequeños la manzana.
5. Cuando estén bien dorados los muslos añade la manzana y rehoga bien.
6. Es el momento de echar el cava y la nata, dejalo reducir y cocinar durante treinta (30′) minutos y pasado ese tiempo rectifica de sal y pimienta.

7.Retira los muslos de pollo de la cazuela y déjalos enfriar para poder cortarlos sin que se nos deboronen. Si la salsa te ha quedado muy líquida puedes seguir reduciendola, sino retirala del fuego.
8. Cuando estén frios los muslos de pollo rellenos, córtalos en rodajas con un cuchillo bien afilado y ya puedes servirlos con la salsa.

¡Qué aproveche!

Curiosidades

Puedes pedirle a tu carnicero que lo haga por tí o comprarlos deshuesados en pollerías y grandes supermercados. No es complicado deshuesarlos pero ahorras mucho tiempo si te los dan limpios.

Si tienes picadora o thermomix puedes triturar la mezcla ayudandote de esta y te quedará una mezcla mas homogénea. Aunque si te gusta encontrarte trocitos picalos tu mism@ con el cuchillo bien afilado.

Si la salsa te parece demasiado ácida por acción del cava, puedes añadir algo de azúcar para suavizarla.

El vino oloroso le da un punto muy bueno pero si no tienes puedes cambiarlo por un oporto, un Pedro Xímenez u otro vino blanco añejo que tengas a mano.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Flamenquines

El flamenquín es un plato típico cordobés, al igual que el salmorejo.  Se trata de un filete de lomo enrollado con jamón serrano y empanado con huevo y pan rallado, aunque en algunos sitios le ponen huevo y pimiento morrón, en mi familia, que es de Écjia, muy cerquita de Córdoba se hacen de esta forma y como norma se acompaña con unas buenas patatas fritas, un poco de lechuga y salsa mahonesa.

Como en todas las recetas hay muchas variantes, hay quien los hace de ternera, de pollo, de jamón de york y hasta de pan de molde, como el de mi amigo Javi Recetas que hizo esta receta de Flamenquines de pan de molde para un evento organizado por Bimbo, así que si veis en los paquetes de Pan de molde Bimbo una receta de Flamenquines ya sabéis de quien es.

Los rellenos son tan variados como su envuelta, huevos, pimientos y queso los mas tradicionales pero hay otros más innovadores como pueden ser de aguacate, gambas, salmón, bacalao y un sin fin de posibilidades.

Esta receta no es navideña pero, mientras hacemos los platos para la ocasión también hay que comer ¿no?

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para cuatro (4) unidades

Para el aliño

  • Dos (2) dientes de ajo
  • Un ramillete de perejil
  • Un (1)limón
  • Pimienta molida
  • Sal

Para los flamenquines

  • Cuatro (4) filetes de lomo de cerdo
  • Cuatro (4) lonchas de jamón serrano
  • Dos (2) Huevos cocidos
  • Dos (2) pimientos del piquillo

Para el empanado

  • Pan rallado
  • Dos (2) Huevos

Elaboración

  1. Para comenzar hay que aliñar los filetes de lomo, para ello pela y trocea los ajos, pica el perejil y corta los limones en cuatro trozos. Pon los filetes en un bol, salpimentalos y añádele los ajos, el perejil, el zumo del limón. Resérvalo en el frigorífico. Lo ideal es que lo hagas el día anterior para que coja bien el aliño.
  2. Cuece los huevos si no los tienes cocidos y los reservas.
  3. Saca los filetes y extiéndelos sobre la tabla de cortar. Puedes desechar el aliño. Sobre cada uno de los filetes coloca una loncha de jamón serrano, unas tiras de pimiento morrón o del piquillo. Corta los huevos en cuatro mitades a lo largo y coloca sobre la loncha de jamón dos trozos.
  4. Enrolla con cuidado de que no se salga el relleno por los extremos y pincha con un palillo de dientes si lo ves necesario para sellarlo. Repite la operación con todos los filetes.
  5. Pon el pan rallado en un plato y los huevos batidos en otro.
  6. Pasa los flamenquines por pan rallado, huevo y de nuevo por pan rallado.
  7. Fríe los flamenquines en abundante aceite de oliva hasta que estén con un bonito color dorado.

Curiosidades

Yo los paso por pan rallado dos veces, hay quien en la primera operación los pasa por harina y después por pan rallado, hazlo como más te guste, yo lo hago por costumbre.

Está claro que si cambias los filetes de lomo por lomo ibérico o secreto ibérico… los flamenquines salen bailando seguro, prueba a ver, y ya ni te cuento con el tipo de jamón que le pongas…Del relleno ya sabes, o los haces tradicionales como te indico o ponle imaginación y rellénalos con lo que más te guste.

Como te he comentado antes es mejor que los filetes los dejes que cojan bien el aliño, pero si no tienes tiempo y quieres comértelos en el momento de hacerlos estás en pleno derecho, también te saldrán muy ricos.

La receta es para cuatro flamenquines, pero si quieres puedes hacer más y congelarlos  para tenerlos listos en esos momento que no tienes que hacer pero tienes prisa y hambre, sólo los tendrás que freír y listo.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pastel de Cabracho

El cabracho, también llamado escórpora,  tiñosu en Asturias o rascacio como aquí en mi tierra, Cádiz, es un pescado de roca de color rosado y cubierto de espinas, a veces confundido con la gallineta. Sus espinas son venenosas hasta que se cocinan y  los ejemplares suelen tener un peso de entre un kg y medio a dos kg., de carne blanca y grasa. Antiguamente era un pescado que se desechaba pero hoy día es  muy apreciado y considerado de altísima calidad.

Os voy a enseñar cómo hago yo este pastel de cabracho, aunque más que un pastel es una especie de pudding, también hay sitios donde lo llaman paté de cabracho. Este pastel lleva muchos años cocinándose pero desde que el cocinero Juan Marí Arzak allá por los años setenta lo puso en su carta, ha llegado todavía a más lugares y se ha hecho un plato esencial en las celebraciones de muchos hogares y aunque su nacimiento no es de esta tierra ya lo hemos adoptado como plato gaditano, así que esta es otra de mis propuestas para estas Navidades, y como ya he dicho en mi declaración de intenciones tiene que ser: barato, sencillo y resultón.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

Para cocer el cabracho

  • Un (1) cabracho de un kilo aproximadamente
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) tomate
  • Un (1) puerro
  • Una (1) zanahoria
  • Unos granos de pimienta
  • Dos (2) hojas de laurel
  • 100 ml.  de vino blanco
  • Sal

Para el pastel

  • El cabracho limpio, desespinado y desmigadon (unos 400 gr. aproximadamente)
  • 200 ml. de nata
  • Cuatro (4) huevos
  • Tres (3) cucharadas de tomate frito casero
  • Un (1) pimiento de piquillo
  • Pimienta blanca
  • Sal

Para el molde

  • Mantequilla
  • Pan rallado

Elaboración

  1. Comienza poniendo una olla con agua al fuego para cocer el pescado. Pela la cebolla, la zanahoria y el puerro.
  2. Echa en la olla la zanahoria, la cebolla, el puerro en trozos grandes y el tomate sin el pedúnculo y con unos pinchazos para que no flote. Añade también la hoja de laurel, unos granos de pimienta negra (cinco o seis), el vino blanco y media cucharada pequeña de sal. Déjalo cocer unos quince (15’) minutos.
  3. Mientras va cociendo la verdura limpia el pescado de tripas y escamas (si no lo ha hecho previamente el pescadero por ti) y transcurridos los quince minutos lo metes en la olla. No lo cuezas demasiado, lo suficiente para que esté hecho y se despegue con facilidad la piel y las espinas o te quedará muy seco ya que tendrá cocción posterior en el horno.
  4. Una vez cocido el cabracho, lo limpias bien de pieles, debes tener especial cuidado con las espinas, no vayas a llevarte una desagradable sorpresa al comerte el pastel y lo desmigas.
  5. En el vaso de la batidora pon el pescado, las tres cucharadas de tomate frito, los huevos, la nata, el pimiento del piquillo, un poco de sal, un par de vueltas del molinillo de pimienta blanca y tritúralo bien.
  6. Coge uno o varios moldes aptos para el horno y píntalo con mantequilla, posteriormente lo espolvoreas con pan rallado -todo esto es para que no se peque el pastel al desmoldarlo- le das unos golpecitos para eliminar el excedente de pan.
  7. Precalienta el horno a 180º (arriba y abajo) e introduce una fuente con agua hasta aproximadamente a la mitad para cocer el pastel al baño maría.
  8. Vierte en el molde lo que has triturado, tápalo bien con un papel de aluminio para que no se nos reseque y lo pones dentro de la fuente que has puesto en el horno cuando haya tomado la temperatura. Déjalo cocer  al baño maría unos cuarenta y cinco  (45’) minutos o hasta que al pincharlo con un palillo salga limpio.

 Acompáñalo de pan tostado (tostas) para untarlo sobre él y un poquito mahonesa o salsa rosa, potenciará el sabor del pastel, delicioso!!!

Curiosidades

Este pastel sirve de base para cualquier otro pescado, de modo que si no encuentras cabracho lo puedes hacer perfectamente con merluza u otro pescado, también te saldrá riquísimo.

Hay quien lo hace sin triturar pero a mi me gusta que salga finito como un paté para untar, si quieres encontrarte los trozos simplemente no lo tritures, mézclalo.

El caldo resultante de haber cocido el pescado puedes guardarlo y tendrás un fumet o caldo de pescado estupendo para otras elaboraciones como puede ser  un buen arroz negro o una sopa de pescado o marisco. La verdura puedes desecharla ya que tiene poco valor culinario al haber dejado toda la sustancia en el caldo. También puedes aprovechar las espinas y cabezas de otros pescados y mariscos para hacer el caldo, resultará un caldo sustancioso y habrás aprovechado todo ese estupendo material que normalmente se desecha.

Cómo he comentado en otras ocasiones, si no tienes tomate frito casero puedes utilizar uno envasado de muy buena calidad y tu receta no se resentirá.

El pimiento del piquillo es conveniente estrujarlo bien para que suelte toda el agua o corres el riesgo que el pastel te quede sin demasiada consistencia.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Huevos Rellenos

Huevos rellenos. Los huevos rellenos han sido desde la antigüedad un aperitivo en nuestras mesas, hay recetas que constan en recetarios del S. XVI. Aunque la receta está totalmente expandida por toda la geografía, también es una elaboración tradicional Gaditana.

Es una receta bien sencilla y fácil de preparar pero no por ello menos vistosa y rica. Siguiendo un poco la tradición y como estoy inmerso en publicar recetitas para las próximas Fiestas Navideñas voy a publicarla como aperitivo, eso no quita que sea una receta ligera y refrescante para el verano donde también está presente.

Hay mil y una formas de rellenar los huevos, la más clásica, con atún, tomate y cubierto con mahonesa, que es la que recuerdo que se ha hecho en mi familia en casi todas las reuniones familiares y otras mas innovadoras como pueden ser de gambas, salmón, huevas, palitos de cangrejo, aguacate o pollo.

Los huevos rellenos que voy a elaborar serán una mezcla de la tradicional con un puntito más,  para que no desentonen en la presentación de tu mesa navideña. Para inspirarme un poco he cogido algunas ideas de un  libro del cocinero Sergio Fernández del programa “Cocinamos Contigo” de Canal Cocina.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de huevos rellenos

  • Dos (2) huevos
  • Una (1) lata de ventresca de atún en aceite de oliva
  • Dos (2) cucharadas de tomate frito casero
  • Dos (2) cucharadas de mahonesa
  • Unas alcaparras
  • Unos copos de maiz tostados (cornflakes)
  • Lechuga, alcaparras, cebollino (para presentar)

Elaboración de la receta de huevos rellenos

  1. Pon un cazo con agua y una cucharada de sal a fuego fuerte, cuando comience a hervir mete los huevos con una cuchara para que no se rompan. Deja hervir unos doce (12’) minutos.
  2. Enfría los huevos bajo el grifo de agua fría. Pélalos y los cortas por la mitad. Retírales la yema y la echas en un bol. Reserva las mitades de las claras.
  3. Tritura con un tenedor las yemas y añádele el atún y el tomate, mezcla bien hasta que forme una especie de pasta.
  4. Rellena los huevos con esta mezcla, ponle un poco de mahonesa por encima y disponlos en un plato o bandeja de servir con hojas para ensalada troceadas.
  5. Decora con cereales para darle un toque crujiente, unas alcaparras y alguna hoja de perejil rizado o cebollino.

¡Ponle peguitas!

Curiosidades de la receta de huevos rellenos

La receta es un entrante o tapeo para dos pesonas, si vas a servirlo para mas comensales sólo tienes que duplicar las cantidades.

Si te gusta menos triturada la mezcla del relleno, no la muelas tanto para encontrarte los trocitos bien diferenciados. También puedes sustituir la ventresca de atún por atún en aceite, melva u otra conserva que te guste.

¿Eres maños@? pues puedes vaciar la clara del huevo con un vaciador o cuchillo de modo que tendrás mas hueco para rellenar y mas relleno contando con la clara que has obtenido.

Que no tienes tiempo de hacer un tomate frito casero, utiliza uno envasado de calidad como puede ser “Hida” o “Gutarra” que son productos de calidad.

La mahonesa me gusta hacerla casera, no se tarda mucho tiempo y le da un “plus” de sabor casero a nuestros platos, eso si, siempre con cuidado porque contiene huevo sin cocinar y no quiero que nos llevemos un disgusto. Si optas por esta opción, el hacer una mahonesa casera es muy fácil tan sólo tienes que seguir la receta del alioli rápida pero quitándole el ajo.

Ya has visto lo fácil que es la receta y las múltiples variaciones que le puedes hacer con sólo variar algún ingrediente o todos, es cuestión de gustos.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Empanada Gallega de carne.

La Empanada es uno de los platos Gallegos por excelencia, siempre está presente en todas las fiestas, reuniones y celebraciones, aunque ya es un bien común en todas partes, lo bueno se comparte y llega a todos los lugares. El pasado 11 de noviembre fué el día de San Martín, que marca la fecha de los fríos del invierno y fecha tradicional de las matanzas del cerdo en Galicia y de ahí la expresión “a todo cerdo le llega su San Martín” (“A todo porco lle chega o seu San Martiño”), pues en honor a “San Martiño” mi empanada es de carne de cerdo o sea de “raxo”.

La empanada no tiene mucho misterio, un sofrito -que es la base principal-, una masa fácil de hacer -normalmente de harina de trigo, pero también se hace de maiz sobre todo en las Rías Baixas- y un relleno, el que mas guste, se puede rellenar de casi cualquier cosa, no obstante según la zona, tradicionalmente se le pone un relleno diferente. En este caso voy a rellenarla de “raxo”, como ya he dicho, pero una de las mas famosas y extendidas es la de atún o bonito,  las del cocido, que se hace con las carnes de este, o las de aprovechamiento, que se hacen con los restos de comida de cualquier guiso o asado que hayamos hecho.

En mi familia no hay gallegos pero si muchos y muy buenos amigos de allí, esta receta la dedico a todos mis amig@s galleg@s, los que lo son y los de adopción y con especial cariño a la “Señora Justa”, que hace las mejores empanadas que he probado nunca y he probado unas pocas.

¿Manos a la harina? Pues, ¡Ponte el delantal!

Ingredientes

Para el sofrito

  • 125 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Dos (2) cebollas
  • Un (1) tomate
  • Medio(1/2) pimiento verde
  • Medio (1/2) pimiento rojo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón dulce de la vera
  • Sal

Para la masa

  • 500 gr. de harina de trigo
  • 200 ml. de agua tibia
  • 100 ml. de aceite del sofrito
  • 50 ml. de vino blanco
  • 25 gr. de levadura prensada o de panadero
  • Una (1) cucharada pequeña de sal
  • Un (1) huevo (para pintar la empanada)

Para el relleno

  • 500 gr. de lomo de cerdo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Media (1/2) cucharada de orégano
  • Dos (2) hojas de laurel
  • Una punta de pimentón
  • sal

 

 Elaboración

1.- Lo primero es hacer el sofrito, para ello pon una sartén amplia al fuego medio con los 125 ml. de aceite de oliva. Corta las cebollas en juliana, los pimientos y los ajos en trocitos. Cuando esté el aceite caliente echa la cebolla, los pimientos y los ajos, deja que se poche lentamente.

2.- Ralla el tomate y cuando esté todo bien pochado se lo añades al sofrito y sigue pochando hasta que se haga. A continuación añade el pimentón y retira del fuego para que no se queme, remueve bien y pasas todo el sofrito a un colador con un recipiente debajo para recoger el aceite sobrante, que utilizarás para hacer la masa.

3.- Corta la carne en trocitos, alíñala con el ajo bien picadito, el orégano, un poco de sal, las hojas de laurel y la punta del cuchillo de pimentón. Remueve bien para que se adobe la carne y resérvala.

4.- Para hacer la masa coge un bol o recipiente profundo y echa la harina previamente tamizada. Haz una especie de volcán en el centro.

5.- Calienta el agua, desmenuza la levadura en el agua y la echas en el volcán. Añade también el aceite de haber hecho el sofrito, el vino blanco y la cucharadita de sal.

6.- Mézclalo bien con una lengua o cuchara de madera y cuando se integren bien todos los ingredientes, pasa la bola de masa a una mesa con un poco de harina espolvoreada para que no se pegue.

7.- Amasa bien unos diez (10′) minutos para que la bola de masa se haga mas firme, poco a poco se irá haciendo mas elástica y menos pegajosa. Reserva la masa en un bol enharinado y tapado con un paño limpio al menos una hora (1 h).

8.- Mientras reposa la masa, en la misma sartén donde has hecho el sofrito, echa un un par de cucharadas de aceite de oliva y fríe la carne, no la hagas mucho pues se terminará de hacer dentro de la empanada en el horno. Mezcla el sofrito que has hecho con la carne, deja que se enfríe y resérvalo.

9.- Ahora divide la masa en dos partes, una un poco mas grande que otra, la grande será la de abajo y la pequeña para arriba.  Estira la cada una con un rodillo, con cuidado de que no se te rompa, sobre una encimera ligeramente enharinada para que no se te pegue.

10.- Coloca sobre una bandeja para horno un papel de hornear y sobre este la masa estirada mas grande. Añade el relleno y extiéndelo por toda la superficie de la base.

11.- Tapa con la otra masa y recorta los bordes sobrantes, sella los bordes dando pequeños pellizcos para que no se abra.12.- Con la masa que te ha sobrado de los bordes haz unas trenzas, tiras o cordoncitos para adornar, una de ellas circular y la colocas en el medio con un ajujero en la masa para que respire. Pincha la masa con un tenedor para que no se infle al cocerla en el horno.

13.- Precalienta el horno a 180ºc, arriba y abajo. Mientras bate un huevo y pinta toda la superficie de la empanada, para que quede con un bonito color dorado.

14.- Mete la empanada en el horno a media altura y hornearla unos cuarenta (40′) minutos.

¡Por fin tienes tu empanada!

Curiosidades

 La empanada puedes hacerla con tiempo suficiente, y dejarla en el frigorífico hasta que la vayas a cocer. Si haces el sofrito el día anterior te saldrá la empanada todavía más rica.

La carne puedes ponerla en filetes finos, cortarla en tiras o picada. Yo la he hecho con lomo pero si quieres puedes utilizar otra parte que te guste. Ya sabes, puedes cambiar la carne por cualquier ingrediente que te guste, pollo, marisco, pescado, hay infinidad de combinaciones.

Vigila la empanada y si al cocer la empanada se infla, pínchala con un tenedor, se bajará la masa inmediatamente.

Si quieres calentar la empanada enciende el horno a 200º y cuando esté caliente mete la empanada, déjala tres o cuatro minutos y la tendrás de nuevo rica y calentita.

¡Qué la disfruteis amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.