Carrillada al Oporto

Carrillada al  Oporto. La carrillada es una carne muy agradecida si se hace bien,  tierna y gelatinosa en casa nos encanta y la hago de varias formas. En otra ocasión os he enseñado como hago la carrillada ibérica en salsa de vino tinto, hoy voy a cambiar de vino, utilizaré un Oporto y así internacionalizar un poco  mas esta carne jugosa, aunque es una receta típica extreñeña, que por cercanía con el país vecino suelen utilizan el buen vino de Oporto y de alguna forma lo han dado un poco más a conocer por los guisos.

La idea de preparar la carrillada de esta forma viene de  haber escuchado mucho lo bien que salían los guisos con el vino de oporto y casualmente lo encontré hace poco en un supermercado, por supuesto se vino conmigo. Buceando entre mis libros y por la web encontré una rica receta de Alfonso del Blog “Recetas de Rechupete“, estupendo bloguero con magníficas recetas tanto de su tierra, Galicia, como otras de diverso índole y que siempre salen bien. Esta es una versión de su receta Carrilladas ibéricas al Oporto con miel y os puedo asegurar que sale estupenda, mis cuñados que fueron los que se la comieron pueden dar fe de ello que no dejaron ni la salsa…

¡Ponte el delantal!

 Ingredientes para la receta de carrillada al oporto

  • Un (1) Kg de carrillada de cerdo
  • Una (1) cebolla grande
  • Un (1) pimiento
  • Dos (2) zanahorias
  • Una (1) manzana dulce (golden, reineta)
  • Seis u ocho (6-8) patatas pequeñas de guarnición.
  • Un (1) diente de ajo
  • Dos (2) ramitas de tomillo fresco
  • Dos (2) cucharadas de miel (yo utilizé luna de miel de romero)
  • 250 ml. de vino oporto dulce
  • 250 ml. de caldo de carne
  • Una (1) cucharada de concentrado de carne Bovril
  • Una (1) hoja de laurel
  • Harina de trigo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • Sal

Elaboración de la receta de carrillada al oporto

  1. Limpia muy bien los trozos de carrillada de nervios y grasas.
  2. Maja en un mortero el diente de ajo pelado, unos granos de pimienta, algo de sal, las dos cucharadas de miel, el tomillo y un par de cucharadas de agua.
  3. Mezcla este majado con las piezas de carrillada para  adobarlas y resérvalas al menos una hora en el frigorífico.
  4. Trocea la cebolla y el pimiento muy pequeñito (brunoise) y la zanahoria en daditos un poco mas grandes. Reserva.
  5. Reboza las carrilleras en harina, sólo superficialmente. Puedes ayudarte de una bolsa como te comenté en la anterior receta de carrillada al vino tinto, así no mancharás mas que lo justo.
  6. Pon una olla o cazuela a fuego medio-alto con el fondo cubierto de aceite de oliva. Una vez esté caliente dora las carrilladas por tandas, y resérvalas. Cuanto mas doradas esté la carne, más oscura te saldrá la salsa, y el sabor será mas intenso al reducirla.
  7. En la misma olla donde has dorado la carne añade un poco mas de aceite de oliva y sofríe la verdura a fuego medio-bajo hasta que esté bien tierna, unos quince (15′) minutos.
  8. Pasado este tiempo añade la carne que tienes reservada, si ha soltado jugos, añádelos también junto con el vino de Oporto y la hoja de laurel, deja reducir a la mitad removiendo de vez en cuando para que no se pegue.
  9. Lava muy bien las patatas, pélalas y las torneas un poco para que sean todas mas o menos uniformes.
  10. Pela la manzana y trocéala en cubitos de mas o menos un centímetro.
  11. Cuando el vino haya reducido a la mitad incorpora el caldo de carne y una cucharada de concentrado de carne Bovril. En este momento puedes cerrar la olla exprés unos veinte (25′) minutos o dejar la cazuela semi tapada una hora y media (1’5h) aproximadamente hasta que la carne esté bien tierna.
  12. Si usas olla exprés una vez abras la olla incorpora las patatas y la manzana, sólo tendrás que esperar a que estén tiernas. Si optas por dejar hacer a fuego lento cuando queden unos veinte minutos para terminar la cocción incorpora las patatas y la manzana.

¡Sirve bien caliente acompañado de un buen pan para hacer barquitos y aprovecha la ocasión para abrir un buen Reserva!

Curiosidades de la receta de carrillera al Oporto

La carrillada si es ibérica mejor que mejor, asegúrate que es bien fresca, gelatinosa y de buena calidad.

La manzana debe de ser dulce, del tipo reineta o golden no uses una manzana verde que le de un sabor ácido al guiso o harinosa que se pueda desboronar.

Hay muchos tipos de vino de Oporto yo usé un vino dulce, pero si no lo encuentras o prefieres usar otro te recomiendo un Moscatel que tenga cuerpo o un Pedro Ximénez (PX) también te saldrá un guiso estupendo.

A veces a los guisos de sabores concentrados como este les pongo un poco de concentrado de carne Bovril que intensifica los sabores y le da muy buena terminación a la salsa. Prescinde de él si quieres o si no tienes.

El caldo de carne es mejor tenerlo echo casero sino es así siempre puedes ponerle una pastilla de caldo de carne, un poco mas de Bovril con el agua o un buen caldo de de calidad como los de Aneto, que en alguna ocasión ya he comentado.

Si no tienes tomillo fresco añade un par de cucharadas pequeñas de tomillo seco.

El guiso está mejor de un día para otro de modo que sino tienes prisa déjalo reposar y date el festín al día siguiente, ya no tendrás que hacer de comer y podrás dedicarle mas tiempo a los tuyos.

Si te sobra carrillada o tienes una comida especial con la familia, amigos o en alguna fiesta como la Navidad puedes sorprenderlos presentando la carne en forma de Saquitos de Carrillada (pincha sobre el nombre para ver la receta).

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Carrillada iberica en salsa de vino tinto

carrillera de cerdo ibericoCarrillada Ibérica en salsa de vino tinto es la receta que os enseño hoy, sigo con las Recetas Navideñas, eso no quiere decir que esta receta venga bien en cualquier momento del año sin tener que ser una fecha señalada. La carrillada o carrillera es una carne un tanto especial, se que a todo el mundo no le gusta por tener una textura algo gelatinosa, pero a quien le gusta, le apasiona. La carrillera es en la carne lo que en el pescado la cococha (kokotxa), una carne considerada casquería pero cada vez va teniendo más adeptos (por desgracia para los precios) y se encuentran fácilmente.

Esta no es una carne excesivamente cara, la ibérica un poco más pero merece la pena para unos días señalados como la Navidad. Es un guiso que debería hacerse lentamente, pero claro no siempre disponemos del tiempo que queremos y tenemos que echar mano de la olla exprés, pero si tenéis la posibilidad de hacerlo a fuego lento, no os defraudará. Si optáis por hacerlo en olla rápida, dejar reducir bien la salsa al final de la cocción.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Un (1) kg. de carrillada ibérica
  • Una (1) cebolla
  • Dos (2) puerros
  • Dos (2) zanahorias
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) ramita de romero
  • Un par (2) de ramitas de tomillo
  • Una (1) hoja de laurel
  • Un (1) clavo de olor
  • Una botella de vino tinto (3/4 L) de calidad
  • 100 ml. de caldo de pollo
  • Dos o tres cucharadas de harina
  • Una (1) cucharada de azúcar
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Limpia bien de grasas las carrilladas, si no lo ha hecho por tí el carnicero, salpimenta bien por ambos lados y enharina ligeramente.
  2. Pela y corta a trocitos pequeños la cebolla, los puerros y las zanahorias. Resérvalos.
  3. Pon una olla o cacerola al fuego, cuando caliente la olla cubre el fondo con aceite de oliva pero no te pases o te quedará un guiso con mucha grasa.
  4. Fríe las carrilladas a fuego medio para que no se quemen y cuando las tengas con bien doraditas las reservas.
  5. En la misma cacerola echa un poco mas de aceite si hace falta y pocha las verduras hasta que estén blanditas, unos seis o siete (6 ó 7′) minutos. Los ajos los pongo enteros con su piel, dándoles un pequeño golpe con la hoja del cuchillo.
  6. En una cacerola aparte pon al fuego fuerte el vino con las ramitas de romero y tomillo. Añade también la cucharada de azúcar para contrarrestar la acidez del vino. Déjalo reducir.
  7. Cuando estén bien estofadas las verduras añade de nuevo las carrilladas con el líquido que han soltado, echa también el vino que tienes en la otra cacerola y el caldo de pollo y déjalo cocinar aproximadamente una hora y media (1,5 h.) a fuego medio, vigilándolo de vez en cuando para que no se pegue, no le falte líquido y la carne no se desmenuce por estar demasiado blanda. Corrige de sal si hiciese falta.
  8. Pasado ese tiempo, retiramos las carrilladas y si hace falta reducimos un poco más la salsa.
A la mesa, prepara pan!!
 

Curiosidades

Un truco para enharinar bien la carne y no poner todo perdido es echar las dos o tres cucharadas de harina en una bolsa de plástico, metes dentro los trozos de carne y cierras bien. Mueve enérgicamente, saca la carne sacudiendo el exceso que pueda tener de harina y la tienes lista para dorar. La bolsa y la harina la puedes deshechar sin haber manchado ningún cacharro. Ten la precaución que la bolsa no tenga fisuras o estarás perdid@.

Si no tienes caldo de pollo puedes ponerle un poco de agua y media pastilla de caldo de pollo, a mi no me suele gustar pero sé que en la cocina tradicional y nuestras madres siempre lo hacen así, de modo que tú eliges.

Cuanto mas doradas esté la carne, más oscura te saldrá la salsa, y el sabor será mas intenso al reducirla.

La salsa la podemos dejar tal cual, colarla o triturarla, como te guste mas, pero ten en cuenta que si la trituras perderás el brillo del guiso.

El vino tinto que uses que sea de calidad, siempre digo que un vino que no me bebería no lo uso para cocinar, a razón de como sea el vino así te saldrá el guiso, eso no quiere decir que con un tinto barato no salga el guiso, que también sale pero si los ingredientes son de calidad y la carrillada es ibérica no escatimes en un mal vino para una buena carne.

También puedes usas un vino blanco si te gusta mas o lo tienes a mano, o si simplemente no te gusta el sabor intenso que deja el vino tinto.

Para acompañar esta carne puedes hacer una crema o puré de patatas ligero, muy cremoso aligerandolo con caldo de pollo en vez de con leche, como si fuese una velouté o con unas patatas duquesa de mi amigo Javi Recetas, un arroz blanco también le va bien, hasta un poco de pasta combinaría pero con una buena ensalada de entrante a esta carne no le falta de nada.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.