Tortilla de patatas

Tortilla de patatas. ¿Cómo hacer una tortilla de patatas? Es una pregunta que muchos se hacen, más de los que nos pensamos. Aunque hay quien sabe hacerla, le gustaría mejorar su técnica o que la tortilla de patata le quedase siempre con la misma textura y aspecto. Pues bien, voy a enseñaros como la hago yo.

Es muy complicado que las tortillas salgan perfectas, lo interesante de esto es hacerlas perfectas para nosotros, darles el punto de jugosidad que nos gusta y disfrutar de ellas. Ni mucho menos mis tortillas son perfectas pero salen como yo quiero que estén, eso es fácil controlando la técnica.

La Tortilla de patatas o tortilla española es una de las recetas más típicas de la cocina española, se encuentran en cualquier hogar, bar o restaurante y hasta grandes cocineros, como José Andrés, tienen su peculiar versión de ella. Mi receta de tortilla de patata la he tomado prestada de mi buen amigo Ximo Carrión (Fentdetutto), que es un pedazo de cocinero, pero mucho mejor persona y hace unas tortillas espectaculares, además de arroces valencianos y otras recetas, no dudéis en visitar su cuidado blog de cocina. Pincha aquí si quieres ver su receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de tortilla de patatas

  • 800 gr. de patatas nuevas (tres patatas medianas)
  • Seis (6) huevos (de corral a ser posible)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de tortilla de patatas

  1. Lava muy bien las patatas y las pelas.
  2. Córtalas a lo largo por la mitad y sobre una tabla las laminas. Intenta que queden casi todas del mismo grosor, mas bien finitas, para que se cocinen igual. Las pones en un escurridor  y las vuelves a lavar para quitarles el almidón. Déjalas escurrir bien para eliminar el exceso de agua.
  3. Pon una sartén grande al fuego medio-bajo con abundante aceite de oliva virgen extra y añade las patatas. El aceite debe cubrirlas por completo.
  4. Tapa la sartén para que se pochen bien las patatas. Vigila la cocción y remueve de cuando en cuando para que no se peguen o apelmacen.
  5. Casca los seis (6) huevos en un bol y los bates ligeramente con una pizca de sal, no hace falta que le saques espuma, si te pasas batiendo no queda tan jugosa.
  6. Cuando las patatas estén blanditas las escurres bien para quitarle todo el aceite que puedas. Yo pongo un escurridor o colador sobre un bol que aguante bien el calor y vierto el contenido de la sartén sobre él.
  7. Chafa un poco las patatas, casi como si fuera un puré, y las añades al huevo batido con un poco de sal. Mezcla bien todo y deja reposar al menos quince (15′) minutos. El huevo debe cubrir la patata por completo.
  8. Pon una sartén a fuego medio-bajo con una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Déjala calentar bien. Añade el contenido del bol y cocina lentamente hasta que veas que los bordes estén bien cuajados y puedas darle la vuelta.
  9. Ayúdate de un plato llano, más grande que la sartén, píntalo con una gota de aceite de oliva para que no se te pegue, y dale la vuelta a la tortilla con cuidado, con un movimiento rápido y decidido. Vuelve a depositarla en la sartén.
  10. A mí no me gusta darle muchas vueltas a la tortilla, por tanto me aseguro que está bien cuajada y dorada por el lado que le doy la vuelta. Si lo ves necesario vuelve a darle la vuelta para darle el punto de cocción que desees, o dorarla un poco mas
  11. Presiona ligeramente la tortilla para saber si está bien cuajada por dentro. Retírala del fuego.

Déjala reposar unos minutos y ¡a comer!

Curiosidades de la receta de tortilla de patatas

Las patatas deben de ser de calidad, no uses patatas viejas o harinosas. Deben estar prietas al tacto y con buen aspecto exterior, nunca blandas.
Yo uso huevos naturales, de las gallinas de mi padre o de mi suegro. Usa unos buenos huevos frescos, de corral a ser posible. El color amarillo intenso de la tortilla es por ese motivo, porque sólo comen trigo, grano, hierbas e insectos, nada de piensos.

Hay dos creencias sobre la tortilla de patata: La que lleva cebolla o la que no la lleva. Yo soy de los que creo que está buena con lo que le pongas, pero no siempre la hago con cebolla. Pero si tu eres de los que le gustan con ella, elige una cebolla fresca  y la cortas en trocitos pequeños, la pochas y cuando esté bien tierna la añades a la mezcla de patatas y huevo.

Para esta receta necesitarás una buena sartén antiadherente. Te aconsejo que tengas una sartén sólo para hacer tortillas o huevos fritos. Una sartén de calidad, con suelo difusor. Si no tienes una así y piensas que se te puede pegar, calienta la sartén cubriendo el fondo de la misma con sal, cocínala hasta que torne a un color dorado y retírala con un papel de cocina, limpiando bien la superficie. Ya la tienes lista para que no se te pegue la tortilla.

Un truco para saber qué cantidad de patatas y huevos necesitas es, por cada patata grande, dos huevos. Es mejor que te pases con el huevo que quedarte corto y que la tortilla quede seca.

Hay infinidad de variantes en esto de la tortilla de patatas y aceptan casi cualquier ingrediente, desde chorizo hasta cualquier verdura, como ya te enseñé en la Receta de Tortilla de Verduras. Y acompañadas de salsas como mahonesa, alioli, picantes o barbacoa. Existe hasta una ciencia que estudia las tortillas en su amplio sentido. Pepe Monforte sabe mucho de eso y nos lo cuenta en la Licenciatura en Tortillología en Cosas de Comé.

Acompaña la tortilla con un vino rosado, blanco o un espumoso. Yo te recomendaría un espumoso bajo en alcohol, el “Sandara” de Vicente Gandía ó  un espumoso de uva moscatel como “Apiane” de Tierras de Mollina, son perfectos para maridar la tortilla. Puedes encontrarlos en Vinum Populus.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado la tortilla, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

Ensaladilla rusa casera

Ensaladilla rusa casera. Con lo sencillo que es hacer una buena ensaladilla rusa  y lo complicado que se vuelve el comer una decente cuando vas de tapeo por ahí… Unas ensaladillas que no se dejan tragar de lo emplastadas que están, otras demasiado líquidas, las que sólo llevan mahonesa o las que utilizan ingredientes congelados que serán muy buenos para otras recetas pero para la ensaladilla no. Para hacer una ensaladilla rusa casera sólo hacen falta unos ingredientes de calidad y un poco tiempo, nada más, otra cosa es  ponerla a tu gusto.

La receta de ensalada rusa o ensalada olivier suele llevar como base patata, zanahoria y guisantes, aliñada con una mahonesa ligera, sin embargo  se le pueden añadir tantos ingredientes a tu gusto como te permita el diferenciar los sabores: Atún, caballa o melva, huevo, aceitunas, pimiento morrón, maíz … Así es como yo suelo hacerla normalmente y como nos gusta en casa, no falta cuando llega el buen tiempo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para dos (2) personas (o varias tapas)

  • 500 gr. de patatas (del mismo tamaño aproximadamente)
  • Dos (2) huevos
  • Dos (2) zanahorias
  • Una (1) lata de guisantes pequeña
  • Unas pocas aceitunas rellenas de anchoas
  • Una (1) lata de pimientos morrones
  • Una o dos (1 ó 2) latas de atún en aceite de oliva (o caballa como le he puesto yo en esta ocasión)
  • Dos (2) cucharas de aceite de oliva virgen extra Gil-Luna
  • Un (1) bote de mahonesa
  • Sal

Elaboración de la receta de ensaladilla rusa

  1. Lava muy bien las patatas y la zanahoria. Ayúdate de un cepillo si hiciese falta para eliminar toda la tierra que puedan tener.
  2. Pon una olla grande con abundante agua y dos cucharadas pequeñas de sal al fuego con las patatas y las zanahorias. Deja cocer unos veinticinco o treinta (25-30′) minutos, si lo pones en olla exprés con sólo cinco minutos (5′) será suficiente. Escurre cuando estén cocidas y reserva para que enfríen.
  3. En un cazo cuece los huevos durante unos diez (10′) minutos y déjalos enfriar. Puedes pasarlos bajo el grifo y enfriarán antes.
  4. Pela la patata y la zanahoria y trocéalas en dados de unos dos centímetros, o aplástalas para que queden en trozos mas pequeños (a mi me gusta más así), deshecha.
  5. Quita la cáscara a los huevos y trocéalos a tu gusto. Reserva una de las yemas por si quieres decorar la ensaladilla.
  6. En un bol grande pon las patatas, la zanahoria y los huevos, añade las dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, un poco de sal y mezcla bien.
  7. Pica las aceitunas en trocitos muy pequeños (o como a ti te guste), haz lo mismo con los pimientos morrones y añádelos al bol.
  8. Escurre las latas de atún (o caballa), la de guisantes y añádelas también a bol.
  9. Es el momento de añadir la mahonesa, con una cuchara limpia ve añadiendo cucharadas hasta obtener el punto deseado.
  10. Tapa la ensaladilla con un papel transparente y deja enfriar en el frigorífico.
  11. Una vez fria puedes servirla en una bandeja, cubierta con un poco de mahonesa y decorada con yema de huevo, rodajas de aceitunas, pimiento morrón o lo que se te ocurra.

¡No te olvides los picos!

Curiosidades de la receta de ensaladilla rusa

Puedes cocer la patata aparte de la zanahoria porque la zanahoria necesita menos cocción que la patata pero ensuciarás otra cacerola y tardarás mas tiempo en hacer la ensaladilla, aunque merece la pena pues tendrá el punto de cocción justo.

Si la haces en olla exprés corres el riesgo que la patata se ponga demasiado blanda, en ese caso puedes hacer un puré de patatas 😉

La mahonesa es la clave de tu ensaladilla, puedes hacerla casera, con los cuidados pertinentes sobre la salmonela o comprar una mahonesa de calidad y evitar riesgos innecesarios. La cantidad es un poco al gusto, pero no debe de estar ni bañada en mahonesa ni seca que no se deje comer.

Prueba a ponerle unas gotas de vinagre de Jerez cuando estés aliñándola, le da un punto estupendo.

Los guisantes puedes usarlos frescos o congelados y cocerlos junto con la patata y la zanahoria o usar una lata de estos. En esta receta es de las pocas que uso guisantes de lata.

El pimiento morrón lo puedes sustituir por pimientos asados o pimientos del piquillo, la ensaladilla subirá de categoría.

Ponle un buen atún, unos lomos de bonito, caballa o melva canutera tendrás una ensaladilla gourmet. Si la decoras con unos buenos filetes de anchoas ya lo bordas!

La ensaladilla rusa admite infinidad de ingredientes; Si le pones unas gambas y unos palitos de cangrejo (surimi) tendrás una ensaladilla de gambas, decora con unas huevas rojas y listo! Aguacate y maíz si te gusta un punto tropical… échale imaginación y ponle lo que te guste.

No, cebolla no le pongo a la ensaladilla, no me gusta con cebolla.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia..

Tortilla de verduras

Tortilla de verduras. Diréis qué es lo que me pasa, que porqué no publico, qué porqué no me paso por vuestros blogs, pero es que estoy un poco liado con lo que ya os he comentado alguna vez que es mi otra pasión, las ultra trail o carreras de larga distancia, que me quitan algo de tiempo pero en breve estaré de nuevo publicando con la misma asiduidad de siempre.

El próximo fin de semana se celebra una cita anual en la ciudad de Ronda (Málaga), donde miles, si miles de deportistas se concentran para hacer una de las pruebas de ultrafondo mas duras y bonitas “Los 101 km en 24 horas“, prueba en la que estoy inscrito y es lo que me trae entre manos. Parte del año la dedico a entrenar esta prueba, que para mi es la Reina de las pruebas de larga distancia y donde tanto mis compañeros de “fatiga” como yo ponemos tanta ilusión y esperamos con muchos nervios que llegue este gran día.

Esta semana es semana de ultimar el material para la prueba, hacer los últimos entrenamientos mas que nada para quitar los nervios y comer adecuadamente para no llevarse sorpresas y por ello no hago comidas elaboradas ni que me lleven demasiado tiempo, sólo pienso en cosas ligeras, a la plancha y rápidas. Desde este rinconcito quiero dedicar a mis compañeros “Los ultimos Susmurais” esta humilde receta, para que después no digan que siempre publico pecados capitales innombrables.

La receta que os traigo, si es que se le puede llamar así, es una tortilla de verduras sin patata, hay mil formas de hacerla pero esta en cuestión es rapidísima y ligera. La idea la tomé del blog de mi amiga Ceci Pereza “Harina la carmita” donde no sólo te diviertes leyendo sus recetas, pues tiene un arte innato, sino que sus recetas son ricas y fáciles, aunque con mis modificaciones ya que ella prepara una tortilla de verduras al microondas y yo hago algo diferente, sin microondas ni patatas, al finan resulta que nada tiene que ver una tortilla y la otra pero para llegar a mi tortilla el punto de partida fue este. Ya veréis porqué digo que es tan fácil y rápida…

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de tortilla de verduras

Elaboración de la receta de tortilla de verduras

  1.  Pon la bolsa de verduras en el microondas cinco (5′) minutos. El fabricante aconseja unos seis minutos pero quiero que se queden “al dente” que no estén cocinadas del todo, para terminar la cocción con la tortilla.
  2. Bate los huevos en un bol, añade sal y pimienta a tu gusto.
  3. Pon una sartén con una cucharada de aceite de oliva virgen extra a fuego medio.
  4. Incorpora las verduras en el bol donde has batido los huevos y mezcla bien sin deshacer las verduras.
  5. Cuando la sartén esté caliente echa el contenido del bol y cuece durante un par de minutos, dale la vuelta a la tortilla con ayuda de un plato y deja otro par de minutos o hasta que esté cocida a tu gusto.

Ya tienes lista tu tortilla pero compártela que esta es para dos (2) personas de buen comer o cuatro (4) raciones.

Curiosidades de la receta de tortilla de verduras

 *La bolsa de verduras la compro en el “Maradona” pero supongo que en otros grandes supermercados también la venden. Son unas bolsas que ponen tres o cinco verduras (coliflor, brocoli, zanahoria…) para microondas, son verduras frescas no congeladas y dan muy buen resultado, no sólo para esta tortilla sino como acompañamiento de pescados y carnes, te sacan de un apuro y comes sano sin perder tiempo.

Si no te gusta la idea de la bolsa de verduras o tienes mas tiempo que yo, puedes utilizar tanto verdura fresca (calabacín, pimientos, champiñones,… ) como verdura congelada, sólo tendrás que cocerla o saltearla y usarla en la receta al igual que la que yo propongo.

Esta receta es 100% Sin gluten y por lo tanto apta para Celíacos.

¡Espero que os guste amig@s y en especial a mis hermanos Susmurais!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pan de Calatrava

Pan de Calatrava. Esta receta es una especie de flan o pudin típico de Murcia, aunque conocido y extendido por toda la geografía. Se le llama pan por la forma en que suele hornearse. ¡¡¿Qué os parece este postre fácil, barato y rico para este fin de semana?!!

El Pan de Calatrava es tan típico de Semana Santa como de cualquier época del año puesto que es un dulce de origen humilde para aprovechar el pan o bizcochos que están un poco pasados.

Se me antojó hacer este Pan de Calatrava al vérselo a Juan Carlos del Blog “La lengua de la Mariposa“, aunque la base la he tomado de su receta le he puesto algunas modificaciones.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de pan de calatrava

  • Cinco (5) huevos
  • 250 gr. de leche entera
  • 40 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • Dos o tres magdalenas
  • 200 gr. de azúcar
  • Un (1) limón (sólo utilizaremos la ralladura)
  • Una (1) naranja (la ralladura de media naranja)
  • Una (1) pizca de canela en polvo
  • Una (1) cucharada de Licor 43 (opcional)

Elaboración de la receta de pan de calatrava

  1. Lo primero enciende el horno a 200º así calentará mientras preparas la receta.
  2. Para preparar el caramelo pon una sartén antiadherente a fuego medio con 100 gr. de azúcar, verás como se va caramelizando poco a poco. Mientras tanto ten preparado un molde tipo plum-cake. Cuando esté totalmente caramelizado y antes de que se te queme vierte en el molde por las paredes y el fondo de este para caramelizarlo por completo. Debes de tener mucho cuidado de no quemarte, te puede salpicar. Reserva el molde.
  3. Casca los huevos de uno en uno en un bol pequeño, así te asegurarás de que no cae ningún desagradable trocito de cáscara y pásalos al vaso de la batidora o Thermomix.
  4. Agrega los 100 gr. de azúcar, los 40 gr. de mantequilla, la cucharada de Licor 43 y los 250 ml. de leche entera. Bátelo todo hasta que estén bien integrados todos los ingredientes.
  5. Ralla la cáscara del limón y la naranja con cuidado de no coger la parte blanca para que no amargue. Añade las ralladuras al vaso de la batidora.
  6. Desmenuza las magdalenas y tritura junto con la mezcla.
  7. Vierte en el molde caramelizado que tienes reservado y cúbrelo con papel de aluminio.
  8. Llena con agua la mitad de una fuente para horno de un tamaño superior al molde. Mete el molde en esta fuente para cocer el dulce al baño maría e introdúcelo en el horno unos quince minutos a 180º. Ten la precaución de que el agua ni rebose de la fuente ni pueda alcanzar el borde del molde.
  9. Pasado ese tiempo lo volveremos a poner cuarenta (40′) minutos o hasta que pinchándolo con un palillo salga limpio, bajando la temperatura a 150º.
  10. Deja enfriar el molde antes de desmoldarlo para que no se te rompa.

Curiosidades de la Receta de Pan de Calatrava

Si no tienes pericia en hacer caramelo o simplemente no quieres hacerlo puedes utilizar un caramelo líquido de los que venden (tipo Royal), yo lo uso a veces pues tengo malas experiencias haciendo caramelo además de ser un poco flojete para hacerlo, pero no se lo digáis a nadie.

Yo he utilizado magdalenas que tenía por casa pero si tienes un trozo de bizcocho que se te ha quedado un poco pasado o un trozo de pan de días atrás también puedes utilizarlo.

Me gusta darle un toque con el Licor 43 pero puedes sustituirlo por algún licor dulce que te guste o simplemente no ponerselo. Combina estupendamente con un licor de café.

Para servirlo puedes acompañarlo con una confitura o mermelada, yo usé una de fresa pero combina bien con cualquiera, también con nata montada está riquísimo. Juan Carlos del Blog “La lengua de la Mariposa” lo acompañó con arándanos rojos y le quedó de lujo, si queréis verlo sólo tenéis que pinchar el enlace.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Royal“ este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Guiso de Coliflor

Guiso de coliflor. Esta receta de coliflores me la enseñó hacer mi mujer cuando se vino a vivir conmigo, es un guiso que suele hacerse en Écija, de donde es élla, aunque desconozco su origen. En su casa siempre lo han llamado Coliflores esparragadas sin tener nada que ver con los espárragos ni con esa forma de hacerlo, es mas una costumbre que otra cosa. Al principio me pareció rara porque yo sólo comía la coliflor cocida y con un sofrito de ajo y pimentón, pero ahora se ha hecho un hueco en mi recetario, además de darle a la coliflor una oportunidad y hacerla de muchas otras formas.

Este es un guiso muy fácil de hacer, rápido, barato y bajo en calorías, al no contener carne es elaborado como Receta de Cuaresma, como otros tantos  guisos y potajes. Se suele acompañar de un huevo cuajado en el mismo guiso o bacalao desmigado. No he celebrado nunca la cuaresma pero las recetas y potajes de Cuaresma.

La receta está pensada para dos (2) personas de buen comer y plato único o cuatro (4) raciones como entrante y acompañarlo de un segundo plato como un filete de pez espada, por ejemplo.

¡Ponte el delantal!

 Ingredientes para la receta de guiso de coliflores

  • Una (1) coliflor pequeña
  • Una (1) cebolla pequeña
  • Medio (1/2) pimiento verde
  • Medio (1/2) pimiento rojo
  • Un (1) tomate maduro
  • Un (1) diente de ajo
  • Un (1) clavo de olor
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón dulce
  • 250 ml. de agua
  • Una (1) cucharada de vinagre de Jerez
  • Pimienta de colores
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de guiso de coliflores

  1.  Lava muy bien las verduras. La coliflor trocéala separando las ramitas y cortándolas por la mitad. La cebolla, los pimientos y el ajo pícalos en trozos muy pequeños. Corta el tomate por la mitad y rállalo.
  2. Pon una olla a fuego medio con cuatro cucharadas de aceite de oliva, cuando esté caliente echa la cebolla y los pimientos con una pizca de sal y pimienta. Cuando se vayan ablandando añade el ajo y el clavo de olor y antes de que se dore demasiado echa el tomate, deja a fuego lento hasta que la verdura esté bien pochada.
  3. Incorpora en la olla la coliflor, agrégale dos vasos de agua (unos 250 ml.) y la cucharada pequeña de pimentón dulce, remueve bien y deja cocer tapada a fuego lento hasta que la coliflor esté tierna. Si quieres puedes cerrar la olla exprés unos ocho (8′) minutos y acortarás el tiempo de cocción.
  4. Cuando esté tierna -a mi me gusta que quede algo “enterita” que no dura, sino que al morder ofrezca todavía algo de resistencia y no se deshaga como un puré- le puedes echar un huevo por persona y que se cuaje aprovechando los últimos minutos de cocción.
  5. Justo antes de retirar del fuego echa una cucharada de vinagre de Jerez, espolvoréa con perejíl, corrige de sal y a comer.

¡Qué aproveche!

Curiosidades de la receta de guiso de coliflores

Este guiso no tiene misterio ninguno, un sofrito y una cocción posterior, se tarda bien poco en hacerlo y aunque el olor que desprende la coliflor al cocerla es algo desagradable, los resultados nada tienen que ver con ello.

Si ves que te ha quedado mucho líquido puedes echarle junto con el vinagre una cucharadita de harina que así lo hacía mi mujer. A mi personalmente me gusta mas para ligar la salsa mezclar un poco de harina de maíz (maicena) en un poco de agua fría y añadírselo al guiso.

Al no contener gluten esta receta es apta para celíacos, teniendo en cuenta la cucharada de harina de la que te comento en el párrafo anterior.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Sopa de Espárragos Trigueros – Sopas Cortijeras

Sopa de Espárragos Trigueros. Las sopas cortijeras como las llaman en la localidad gaditana de Setenil de las Bodegas, es una típica sopa de espárragos de la serranía gaditana, muy recomendable en este tiempo frio y por supuesto en tiempo de espárragos trigueros.

Aquí en Chiclana se suele comer sin el chorizo y el pimentón pero la base suele ser igual en casi todos sitios.  También suele llevar un huevo cocido en la misma sopa, hay quien se lo echa y quien no, cuestión de gustos.

Hace poco fuí a la plaza y justo en el mismo puesto de las tagarninas también venden espárragos trigueros y como no, se vinieron conmigo y este es uno de los resultados. La sopa es muy fácil de hacer, barata en temporada de espárragos y no se tarda mucho en hacerla, eso si a fuego lento y con cariño.

Me hubiese gustado más el haber ido a dar un paseo por el monte y traerme una “buena mano” -como dice mi suegro- de espárragos, pero no he tenido esa suerte, a ver si la próxima vez que vengan me traen unos poquitos de los que él con todo el cariño los coje, no sin darse un buen palizón por el campo.

Ingredientes para la receta de sopa de espárragos trigueros

  • Un manojo de espárragos trigueros
  • Media (1/2) cebolla
  • Un (1) pimento verde
  • Un (1) tomate
  • Un (1) diente de ajo
  • Un (1) huevo por persona
  • Un (1) chorizo (tipo jabuguito o rosario)
  • Un (1) Litro de caldo (pollo o carne)
  • Unas rebanadas de pan asentado (de días atrás)
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de sopa de espárragos trigueros

  1.  Lava muy bien las verduras. Corta la cebolla, el pimiento, el tomate y el ajo en trocitos muy pequeños (brunoise). Los espárragos se parten a mano en trocitos.
  2. Pon una cazuela al fuego, preferiblemente de barro te quedará mas auténtica, con tres cucharadas de aceite de oliva. Rehoga todas las verduras durante unos minutos y añade el caldo y el pimentón. Si no tienes o no puedes con una de barro no pasa nada, utiliza la que tengas en casa.
  3. Tapa la cazuela y cuece durante diez (10′) minutos o hasta que los espárragos trigueros estén tiernos.
  4. Mientras tanto corta el pan en daditos y el chorizo en rodajitas. Pasados los diez minutos añadimos el pan, el chorizo y cascamos un huevo por persona.
  5. Deja cocer hasta que cuajen los huevos. Prueba de sal y corrige si hiciese falta.

¡Qué aproveche!

Curiosidades de la receta de sopa de espárragos trigueros

Los espárragos trigueros no son mas que espárragos verdes salvajes, son mas finitos y largos, delicados y con un amargor especial que los que venden en el super. Si no los encuentras puedes hacerlos con los espárragos verdes de cultivo que venden en los supermercados durante todo el año. También los venden envasados en lata pero yo no los he probado.

Si quieres que la sopa sea menos calórica puedes suprimir el chorizo o sustituirlo por taquitos de jamón serrano, pero recuerda que esta sopa es para calentar el cuerpo y como plato único.

El pan debería de ser un pan de pueblo o pan rústico que esté asentado, es decir que lleve al menos un día en casa, no hace falta que esté duro sólo que no sea pan tierno del día. Si tuestas un poco el pan antes de echarlo en la sopa le da un punto muy bueno.

Prueba a utilizar caldo de cocido yo suelo hacerlo y queda mas que buena.

Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tagarninas esparragás con huevo

Tagarninas Esparragás o Tagarninas Esparragadas, también se les llama Tagarninas en Ajopollo con huevo. Este es un guiso tradicional Gaditano, mas concretamente de Chiclana, ciudad en la que vivo, y donde se suele ir al campo a coger tanto los espárragos como las tagarninas que se encuentran en las lindes de los caminos, riachuelos y por el monte bajo en invierno.

Hacía mucho tiempo que no comía las tagarninas, aún sabiendo el sabor y la textura tan buena que tienen, pero de estas veces que vas a la plaza (mercado) y las ves ya límpias, peladas y hasta cortadas, no pude resistirme, se vinieron conmigo. Ahora la cuestión es que hacía con ellas si un potaje o un guisote… pues hice los dos, una berza de tagarninas (que ya os publicaré) y unas Tagarninas Esparragás.

La Receta de Tagarninas Esparragás es muy fácil de hacer, es cocina tradicional gaditana, de aprovechamiento, de gente del campo pero rica, rica, no hay que perder las tradiciones y con ello las recetas tradicionales de nuestra tierra, porque son nuestra historia. Esta receta para los días fríos de invierno viene estupenda.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de tagarninas esparragás

  • 500 gr. de tagarninas
  • Dos (2) rebanadas de pan del día anterior (si es de campo mejor)
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Pimiento molido (pimentón dulce)
  • Dos huevos
  • Un (1) vaso de vino blanco (fino)
  • Unas gotas de vinagre de Jerez
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de tagarninas esparragás

  1. Limpiamos muy bien las tagarninas, cuidado que suelen tener tierra aunque nos las vendan limpias y cortadas. Si no te las venden limpias has de tener cuidado porque pinchan, utiliza unos guantes para pelarlas
  2. Pon un cazo con agua al fuego y algo de sal, cuando empiece a hervir, cuece las tagarninas para ablandarlas, pero no mucho pues se terminarán de hacer después, las escurres y las reservas.
  3. En una sartén con dos cucharadas de aceite de oliva refríe las rebanadas de pan y los dientes de ajo, cuando estén dorados aparta la sartén del fuego y añade una cucharada de pimentón dulce.
  4. Maja en el mortero las rebanadas de pan, los ajos, una pizca de sal, unas gotas de vinagre de Jerez y el aceite con pimentón resultante de freír el pan y los ajos. También puedes pasarlo por la batidora pero en el mortero queda más autentico.
  5. En la misma sartén saltea un poco las tagarninas con una cucharada de aceite de oliva, seguidamente añade el majado y un vaso de vino blanco, lo dejas reducir hasta que evapore el alcohol. Corrige de sal si fuese necesario.
  6. Casca los dos huevos en un bol y cuájalos a tu gusto. Aparta del fuego y sírvelo caliente.

¡A la mesa!

Curiosidades de la receta de tagarninas esparragás

Si no encuentras tagarninas o no te gustan también puedes hacer el guiso con espárragos trigueros o ajetes frescos.

Si te gusta mas suave no le eches vinagre y en vez de vino añade un vaso de agua, pero corrige de sal.

Hay quien en vez de cocer los huevos, los bate y los añade como si fuese un revuelto, es cuestión de gustos, igual de bueno está.

Si le echas un poco de comino, le da un sabor y aroma especial, además de ayudarnos en nuestro sistema digestivo ;).

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Flamenquines

El flamenquín es un plato típico cordobés, al igual que el salmorejo.  Se trata de un filete de lomo enrollado con jamón serrano y empanado con huevo y pan rallado, aunque en algunos sitios le ponen huevo y pimiento morrón, en mi familia, que es de Écjia, muy cerquita de Córdoba se hacen de esta forma y como norma se acompaña con unas buenas patatas fritas, un poco de lechuga y salsa mahonesa.

Como en todas las recetas hay muchas variantes, hay quien los hace de ternera, de pollo, de jamón de york y hasta de pan de molde, como el de mi amigo Javi Recetas que hizo esta receta de Flamenquines de pan de molde para un evento organizado por Bimbo, así que si veis en los paquetes de Pan de molde Bimbo una receta de Flamenquines ya sabéis de quien es.

Los rellenos son tan variados como su envuelta, huevos, pimientos y queso los mas tradicionales pero hay otros más innovadores como pueden ser de aguacate, gambas, salmón, bacalao y un sin fin de posibilidades.

Esta receta no es navideña pero, mientras hacemos los platos para la ocasión también hay que comer ¿no?

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para cuatro (4) unidades

Para el aliño

  • Dos (2) dientes de ajo
  • Un ramillete de perejil
  • Un (1)limón
  • Pimienta molida
  • Sal

Para los flamenquines

  • Cuatro (4) filetes de lomo de cerdo
  • Cuatro (4) lonchas de jamón serrano
  • Dos (2) Huevos cocidos
  • Dos (2) pimientos del piquillo

Para el empanado

  • Pan rallado
  • Dos (2) Huevos

Elaboración

  1. Para comenzar hay que aliñar los filetes de lomo, para ello pela y trocea los ajos, pica el perejil y corta los limones en cuatro trozos. Pon los filetes en un bol, salpimentalos y añádele los ajos, el perejil, el zumo del limón. Resérvalo en el frigorífico. Lo ideal es que lo hagas el día anterior para que coja bien el aliño.
  2. Cuece los huevos si no los tienes cocidos y los reservas.
  3. Saca los filetes y extiéndelos sobre la tabla de cortar. Puedes desechar el aliño. Sobre cada uno de los filetes coloca una loncha de jamón serrano, unas tiras de pimiento morrón o del piquillo. Corta los huevos en cuatro mitades a lo largo y coloca sobre la loncha de jamón dos trozos.
  4. Enrolla con cuidado de que no se salga el relleno por los extremos y pincha con un palillo de dientes si lo ves necesario para sellarlo. Repite la operación con todos los filetes.
  5. Pon el pan rallado en un plato y los huevos batidos en otro.
  6. Pasa los flamenquines por pan rallado, huevo y de nuevo por pan rallado.
  7. Fríe los flamenquines en abundante aceite de oliva hasta que estén con un bonito color dorado.

Curiosidades

Yo los paso por pan rallado dos veces, hay quien en la primera operación los pasa por harina y después por pan rallado, hazlo como más te guste, yo lo hago por costumbre.

Está claro que si cambias los filetes de lomo por lomo ibérico o secreto ibérico… los flamenquines salen bailando seguro, prueba a ver, y ya ni te cuento con el tipo de jamón que le pongas…Del relleno ya sabes, o los haces tradicionales como te indico o ponle imaginación y rellénalos con lo que más te guste.

Como te he comentado antes es mejor que los filetes los dejes que cojan bien el aliño, pero si no tienes tiempo y quieres comértelos en el momento de hacerlos estás en pleno derecho, también te saldrán muy ricos.

La receta es para cuatro flamenquines, pero si quieres puedes hacer más y congelarlos  para tenerlos listos en esos momento que no tienes que hacer pero tienes prisa y hambre, sólo los tendrás que freír y listo.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Huevos Rellenos

Huevos rellenos. Los huevos rellenos han sido desde la antigüedad un aperitivo en nuestras mesas, hay recetas que constan en recetarios del S. XVI. Aunque la receta está totalmente expandida por toda la geografía, también es una elaboración tradicional Gaditana.

Es una receta bien sencilla y fácil de preparar pero no por ello menos vistosa y rica. Siguiendo un poco la tradición y como estoy inmerso en publicar recetitas para las próximas Fiestas Navideñas voy a publicarla como aperitivo, eso no quita que sea una receta ligera y refrescante para el verano donde también está presente.

Hay mil y una formas de rellenar los huevos, la más clásica, con atún, tomate y cubierto con mahonesa, que es la que recuerdo que se ha hecho en mi familia en casi todas las reuniones familiares y otras mas innovadoras como pueden ser de gambas, salmón, huevas, palitos de cangrejo, aguacate o pollo.

Los huevos rellenos que voy a elaborar serán una mezcla de la tradicional con un puntito más,  para que no desentonen en la presentación de tu mesa navideña. Para inspirarme un poco he cogido algunas ideas de un  libro del cocinero Sergio Fernández del programa “Cocinamos Contigo” de Canal Cocina.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de huevos rellenos

  • Dos (2) huevos
  • Una (1) lata de ventresca de atún en aceite de oliva
  • Dos (2) cucharadas de tomate frito casero
  • Dos (2) cucharadas de mahonesa
  • Unas alcaparras
  • Unos copos de maiz tostados (cornflakes)
  • Lechuga, alcaparras, cebollino (para presentar)

Elaboración de la receta de huevos rellenos

  1. Pon un cazo con agua y una cucharada de sal a fuego fuerte, cuando comience a hervir mete los huevos con una cuchara para que no se rompan. Deja hervir unos doce (12’) minutos.
  2. Enfría los huevos bajo el grifo de agua fría. Pélalos y los cortas por la mitad. Retírales la yema y la echas en un bol. Reserva las mitades de las claras.
  3. Tritura con un tenedor las yemas y añádele el atún y el tomate, mezcla bien hasta que forme una especie de pasta.
  4. Rellena los huevos con esta mezcla, ponle un poco de mahonesa por encima y disponlos en un plato o bandeja de servir con hojas para ensalada troceadas.
  5. Decora con cereales para darle un toque crujiente, unas alcaparras y alguna hoja de perejil rizado o cebollino.

¡Ponle peguitas!

Curiosidades de la receta de huevos rellenos

La receta es un entrante o tapeo para dos pesonas, si vas a servirlo para mas comensales sólo tienes que duplicar las cantidades.

Si te gusta menos triturada la mezcla del relleno, no la muelas tanto para encontrarte los trocitos bien diferenciados. También puedes sustituir la ventresca de atún por atún en aceite, melva u otra conserva que te guste.

¿Eres maños@? pues puedes vaciar la clara del huevo con un vaciador o cuchillo de modo que tendrás mas hueco para rellenar y mas relleno contando con la clara que has obtenido.

Que no tienes tiempo de hacer un tomate frito casero, utiliza uno envasado de calidad como puede ser “Hida” o “Gutarra” que son productos de calidad.

La mahonesa me gusta hacerla casera, no se tarda mucho tiempo y le da un “plus” de sabor casero a nuestros platos, eso si, siempre con cuidado porque contiene huevo sin cocinar y no quiero que nos llevemos un disgusto. Si optas por esta opción, el hacer una mahonesa casera es muy fácil tan sólo tienes que seguir la receta del alioli rápida pero quitándole el ajo.

Ya has visto lo fácil que es la receta y las múltiples variaciones que le puedes hacer con sólo variar algún ingrediente o todos, es cuestión de gustos.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tosta de cabrales, morcilla y huevo de codorniz

Siguiendo con la temática de las tostas y pintxos, hoy os traigo esta Tosta de Queso Cabrales, morcilla y huevo de codorniz, que es una versión de un montadito que suelo pedir en una taberna de aquí de Chiclana, la “Peña Emilio Oliva” donde ponen unos montaditos y tapas tradicionales riquísimas, este en cuestión lo sirven con morcilla y huevo de codorniz, yo le he dado un cuarto vuelta y como tenía un poco de Salsa Cabrales se la he añadido ya que combina estupendamente con cualquier morcilla.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Cuatro (4) rebanadas de pan
  • Salsa cabrales
  • Ocho (8) rodajas de morcilla
  • Cuatro (4) huevos de codorniz
  • Flor de Sal ó Sal de Hielo

Elaboración

1.- Comienza elaborando la salsa cabrales, tienes la receta pinchando aquí: Salsa Cabrales.

2.- Corta las rebanadas de pan y disponlas en una bandeja para horno. Corta también las rodajas de morcilla y las reservas.

3.- Calienta una sartén antiadherente o plancha con unas gotas de aceite de oliva. Casca los huevos de codorniz en un bol y fríelos cuando esté bien caliente, no los hagas del todo pues se terminarán de cocinar en el horno. Los reservas.

4.- Monta la tosta untando la salsa de cabrales en la rebanada de pan, sobre esta dos rodajas de morcilla y terminando con un huevo de codorniz. Sala el huevo con un poco de flor de sal.

5.- En el horno que tendrás previamente precalentado a 180º arriba y abajo, metemos la bandeja con las tostas y dejamos unos minutos para que el pan se ponga crujiente y atempere los ingredientes que hemos puesto sobre este.

¡Ya tienes lista tu tapa!

Curiosidades

Puedes tener la salsa de cabrales hecha con antelación y te ahorrarás un paso, pero no la hagas con mucho tiempo que al llevar nata puede estropearse.

Para abrir los huevos de codorniz utiliza un cuchillo tipo puntilla, corta uno de los extremos y extrae el huevo en un bol, con la precaución de que no caigan trozos de cáscara y así nos evitaremos males desagradables.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.