Espaguetis con verduras

 

Espaguetis con verduras. He de confesaros algo, no soy políticamente correcto en lo que a las pastas se refiere. Los más puristas pueden tacharme de anárquico o imprudente pero en mi casa la pasta se come como mas nos gusta. La clasificamos por colores; rojo, boloñesa; blanco, carbonara; Verde, pesto, etc. Sin tener porqué ser tal y como marcan los cánones. Mi boloñesa puede llevar mas o menos verduras, bacon y vino fino. La carbonara no siempre la hago con huevo, también nos gusta las pasta con nata y no por ello ponemos el grito en el cielo. Y el pesto… el pesto no nos encanta y le quito los piñones y hago un ajillo.

Con esto me confieso y os presento esta receta de pasta con verduras, que aunque la he llamado “con verduras” lleva bacon, tomates secos y champiñones entre otras cosas. Y os doy pié a que hagáis la pasta como más os gusta o con los ingredientes que tengas en la nevera, y no por ello os crucifiquen por no seguir las pautas italianas. A nosotros nos gusta mezclar ingredientes y probar nuevos sabores porque la pasta da mucho juego.

Las cantidades de la receta están pensadas para dos (2) personas de buen comer.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de espaguetis con verduras

  • 200 gr. de espaguetis
  • Una (1) cebolla morada
  • Un (1) diente de ajo
  • Un (1) calabacín
  • Dos (2) champiñones
  • Un (1) trozo de brócoli
  • 75 gr. de bacon
  • Cinco (5) tomates secos en aceite de oliva
  • 200 ml. de nata (35 % MG)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Orégano
  • Sal
  • Mezcla de Pimientas
  • Queso parmesano

Elaboración de la receta de espaguetis con verduras y bacon

  1. Pela la cebolla y el ajo. Pícalos en trozos muy pequeños. Trocea el calabacín y los champiñones en dados más o menos similares.
  2. Pon una sartén a fuego medio-bajo con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y sofríe el ajo. Cuando esté a punto de dorarse añade la cebolla y deja que se poche. Salpimenta y añade orégano al gusto.
  3. Incorpora el calabacín y los champiñones, los salteas. Sube el fuego si vés que empieza a soltar agua.
  4. Ve cortando los tomates secos en tozos grandes y troceando el brócoli. Añade a la sartén con el bacon troceado.
  5. Pon una olla a fuego fuerte, con abundante agua y dos cucharadas de sal . Cuando esté hirviendo mete los espaguetis y remueve de vez en cuando para que no se peguen. Déjalos hervir unos ocho (8′) minutos o hasta que esté al dente.
  6. Incorpora la nata a la sartén y cocínala con las verduras y cocina a fuego lento mientras se termina de hacer la pasta.

Sirve la pasta con una generosa cantidad de queso parmesano y unas vueltas del molinillo de mezcla de pimientas.

Curiosidades de la receta de espaguetis con verduras

Pon un poco de mantequilla al saltear la verdura, además de darle sabor le sacará brillo a las hortalizas.

Puedes añadir un poco de vino blanco o fino al sofrito para darle aún más sabor al plato, así es como lo he visto hacer toda la vida, pero no siempre se lo echo.

El bacon lo puedes hacer aparte, en otra sartén, para quitarle grasa al plato. Quita el excedente de grasa con papel absorbente, desechando la que queda en la sartén una vez se dore bien el bacon.

El queso parmesano me gusta rallarlo encima del plato para que conserve todo su aroma y sabor, aunque puedes comprarlo ya rallado. También me gusta ir guardando trocitos de queso curado y usarlos con este fin. Curados de cabra al romero o emborrados, curados de oveja, etc. Hacen el mismo efecto que el parmesano pero con un toque de nuestra tierra.

Si lo que quieres es tener una receta baja en calorías, no le pongas mantequilla, ni bacon y cuida que el queso que añadas sea desgrasado, así tendrás una receta súper sana y equilibrada, con todo el sabor de las verduras y ligera para mantener el tipo.

Los tomates secos los puedes encontrar ya en aceite de oliva o secos. Si son secos sólo tienes que hidratarlos y conservarlos en aceite de oliva listos para usarlo en cualquier otra receta como la ensalada templada de espinacas, bacon y queso de cabra.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pastel de berenjenas asadas con mojama y aceite de café

Pastel de berenjenas asadas con mojama y aceite de café. No tenía pensado publicar esta receta pero viendo la aceptación que ha tenido entre mis amigos y seguidores del blog por el Facebook, y lo mucho que ha gustado he decidido publicarla.

Es un pastel de berenjenas algo diferente, no es el típico pastel de berenjenas tipo Musaka, sino es mas bien parecido a una mousse o paté ligero. La textura es muy cremosa y fácil de untar en tostas o biscotes, ideal para compartir. Por su vistosidad es muy recomendable como receta de navidad, receta de cuaresma o de ocasiones especiales.

La receta original, que la leí hace tiempo en uno de mis libros, llevaba cecina en vez de mojama de atún como le he puesto a esta receta, pues entre otras cosas, la cecina es típica del norte y aquí no se suele encontrar con facilidad, el Atún por aquí es el rey, por este motivo y por que combina estupendamente con el pastel lo he elegido.

 

El aceite de café es un potenciador de sabor ya que la berenjena de por sí es un poco insípida y aprovechando que Illy me ha mandado un estupendo café he probado a combinarlo con el pastel y ha quedado de Lujo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el pastel de berenjenas con mojama y aceite de café

  • Una (1) berenjena grande (250 gr. aproximadamente)
  • 250 ml de nata (33% materia grasa)
  • Tres (3) huevos
  • Un (1) diente de ajo
  • Un (1) trozo de pimiento rojo
  • 100 gr. de mojama de atún
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra Gil-Luna
  • Una (1) cucharada pequeña de semillas de sésamo tostado
  • Unas ramitas de cebollino
  • Flor de sal Bártivas
  • Una (1) cucharada de café Illy

Elaboración de la receta de pastel de berenjenas asadas

  1. Lo primero será asar las berenjenas, para ello enciende el horno a 180º.
  2.  Mete las berenjenas enteras en una bandeja apta para el horno cuando tenga la temperatura.
  3. Una vez estén tiernas las sacas (no apagues el horno) y dejas que se enfríen un poco para poderlas manipular.
  4. Pela las berenjenas, trocéalas bastamente y las echas en el vaso de la batidora (o Thermomix) junto con la nata, el diente de ajo, una pizca de sal y los huevos. Tritura bien hasta obtener una crema fina.
  5. Vierte la crema en un molde o bandeja de horno, tápalo con papel aluminio o lo envuelves con papel transparente (film) y mete de nuevo en el horno -que tendrás encendido de haber hecho las berenjenas- pero al baño maría, es decir, dentro de otro recipiente con agua (como si fueses a hacer flan).
  6. Una vez la crema esté bien cuajada (puedes comprobarlo introduciendo un palillo y si sale limpio es que está hecha) saca del horno y deja enfriar. Mete el molde en el frigorífico unas horas, si es de un día para otro mejor.
  7. Desmolda con cuidado y corta el pastel en trozos. Yo hice uno alargado pero puedes adaptarlo al plato en el cual lo sirvas.
  8. Prepara la presentación del plato. Corta el pimiento rojo y la mojama en trocitos pequeño y pica el cebollino muy finito.
  9. Para el aceite de café mezcla muy bien el aceite de oliva con una cucharada de café y el sésamo tostado.
  10. Presenta el pastel y sobre este vierte el aceite de café, los trocitos de pimiento rojo, la mojama, el cebollino y unas escamas de flor de sal.

Sírvelo junto con pan tostado, delicioso!

Curiosidades de la receta de berenjenas asadas

Esta receta puede ser perfectamente una receta de aprovechamiento, ideal para dar salida restos de berenjena, nata o unos trozos de mojama de los que se quedan en el frigorífico esperando ser receta pero nunca lo consigue…

Para que no se pegue la crema al molde y puedas desmoldarlo con facilidad, puedes poner un poco de mantequilla y espolvorear con pan rallado o usar un molde antiadherente ligeramente engrasado.

Para saber si las berenjenas están tiernas suelo palparlas con un guante de horno y con cuidado de no quemarme, cuando ceden a la presión, las retiro del horno pues interesa que estén asadas pero no que se deshagan.

La mojama la puedes sustituir por jamón serrano, ibérico o cecina, cualquiera de ellos combina de lujo.

Las hojas de rúcula, los brotes o las flores comestibles son otras de las muchas opciones para decorar el plato, le pueden dar el punto de frescura y color.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tortilla de verduras

Tortilla de verduras. Diréis qué es lo que me pasa, que porqué no publico, qué porqué no me paso por vuestros blogs, pero es que estoy un poco liado con lo que ya os he comentado alguna vez que es mi otra pasión, las ultra trail o carreras de larga distancia, que me quitan algo de tiempo pero en breve estaré de nuevo publicando con la misma asiduidad de siempre.

El próximo fin de semana se celebra una cita anual en la ciudad de Ronda (Málaga), donde miles, si miles de deportistas se concentran para hacer una de las pruebas de ultrafondo mas duras y bonitas “Los 101 km en 24 horas“, prueba en la que estoy inscrito y es lo que me trae entre manos. Parte del año la dedico a entrenar esta prueba, que para mi es la Reina de las pruebas de larga distancia y donde tanto mis compañeros de “fatiga” como yo ponemos tanta ilusión y esperamos con muchos nervios que llegue este gran día.

Esta semana es semana de ultimar el material para la prueba, hacer los últimos entrenamientos mas que nada para quitar los nervios y comer adecuadamente para no llevarse sorpresas y por ello no hago comidas elaboradas ni que me lleven demasiado tiempo, sólo pienso en cosas ligeras, a la plancha y rápidas. Desde este rinconcito quiero dedicar a mis compañeros “Los ultimos Susmurais” esta humilde receta, para que después no digan que siempre publico pecados capitales innombrables.

La receta que os traigo, si es que se le puede llamar así, es una tortilla de verduras sin patata, hay mil formas de hacerla pero esta en cuestión es rapidísima y ligera. La idea la tomé del blog de mi amiga Ceci Pereza “Harina la carmita” donde no sólo te diviertes leyendo sus recetas, pues tiene un arte innato, sino que sus recetas son ricas y fáciles, aunque con mis modificaciones ya que ella prepara una tortilla de verduras al microondas y yo hago algo diferente, sin microondas ni patatas, al finan resulta que nada tiene que ver una tortilla y la otra pero para llegar a mi tortilla el punto de partida fue este. Ya veréis porqué digo que es tan fácil y rápida…

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de tortilla de verduras

Elaboración de la receta de tortilla de verduras

  1.  Pon la bolsa de verduras en el microondas cinco (5′) minutos. El fabricante aconseja unos seis minutos pero quiero que se queden “al dente” que no estén cocinadas del todo, para terminar la cocción con la tortilla.
  2. Bate los huevos en un bol, añade sal y pimienta a tu gusto.
  3. Pon una sartén con una cucharada de aceite de oliva virgen extra a fuego medio.
  4. Incorpora las verduras en el bol donde has batido los huevos y mezcla bien sin deshacer las verduras.
  5. Cuando la sartén esté caliente echa el contenido del bol y cuece durante un par de minutos, dale la vuelta a la tortilla con ayuda de un plato y deja otro par de minutos o hasta que esté cocida a tu gusto.

Ya tienes lista tu tortilla pero compártela que esta es para dos (2) personas de buen comer o cuatro (4) raciones.

Curiosidades de la receta de tortilla de verduras

 *La bolsa de verduras la compro en el “Maradona” pero supongo que en otros grandes supermercados también la venden. Son unas bolsas que ponen tres o cinco verduras (coliflor, brocoli, zanahoria…) para microondas, son verduras frescas no congeladas y dan muy buen resultado, no sólo para esta tortilla sino como acompañamiento de pescados y carnes, te sacan de un apuro y comes sano sin perder tiempo.

Si no te gusta la idea de la bolsa de verduras o tienes mas tiempo que yo, puedes utilizar tanto verdura fresca (calabacín, pimientos, champiñones,… ) como verdura congelada, sólo tendrás que cocerla o saltearla y usarla en la receta al igual que la que yo propongo.

Esta receta es 100% Sin gluten y por lo tanto apta para Celíacos.

¡Espero que os guste amig@s y en especial a mis hermanos Susmurais!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pimientos asados

Pimientos asados al horno. Hoy te traigo una Receta Básica, de las que hay que saber como fondo de cocina. Es súper fácil de hacer, con ingredientes baratos y asequibles. Los pimientos asados te servirán como base para muchas recetas como acompañamiento o en ensalada.

Cuando hago los pimientos asados los olores me trasladan a otro lugar, el aroma que desprenden es tan peculiar que siempre me recuerda algo… Recuerdos de pequeño cuando mi madre los asaba, antes no había esas bandejas que venden ya asados, pelados y cortados, que tan fácil nos lo ponen. Recuerdos del Camino de Santiago a su paso por Navarra donde el olor que desprendían los hogares a nuestro paso nos obligaban hacer un pequeño alto en el camino y observar los pimientos secar en los balcones y suelos, esos colores rojo intenso que tanto llaman la atención del peregrino…

Para hacer esta receta sólo te hará falta un horno y algo de paciencia ¿Te atreves?

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de pimientos asados al horno

Elaboración de la receta de pimientos asados al horno

  1. Enciende el horno arriba y abajo a 200º.
  2. Lava muy bien los pimientos y sécalos con un paño de cocina limpio. Haz lo mismo con el tomate y la cebolla caso de que la uses.
  3. Pinta levemente el fondo de una fuente para el horno y coloca sobre esta los pimientos. Y los tomates, la cebolla y los dientes de ajo con un golpe en cada uno si decides usarlos, en este caso yo si los puse. 
  4. Echa un chorrito de aceite de oliva encima de cada pimiento y una pizca de sal.
  5. Mete la fuente en el horno con la bandeja a media altura y baja la temperatura a 180º.
  6. Tardarán en hacerse unos cincuenta (50′) minutos.
  7. Saca la fuente del horno y tápala con papel de aluminio para que los pimientos “suden” y sea más fácil pelarlos. 
  8. Cuando estén fríos pélalos y quítales las semillas. Córtalos a tu gusto según para que los vayas a utilizar.

¡Fuera de la cocina que por hoy has terminado!

Curiosidades de la receta de pimientos asados al horno

No tires el caldo que han soltado los pimientos al asarlos, en él se conservan muy bien además de servirte para algunas elaboraciones posteriores. Si quieres puedes meterlos en un bote y ponerlos al baño maría, se conservarán toda una temporada.

También puedes cocerlos unos quince (15′) minutos con unas láminas de ajo así le das mas sabor y tendrás otra opción para conservar pimientos.

Esta misma receta te sirve para asar pimientos del piquillo o tomates y cebolla para hacer alguna salsa. Yo asé un tomate y una cebolla con los pimientos y le aportan al caldo un sabor extra.

Yo no le he echado especia ninguna con lo qué me gustan pero con algo de pimenta, laurel y comino combina muy bien.

Si los dejas reposar hasta el día siguiente están todavía más rico si cabe.

Esta receta es 100% Sin gluten y por lo tanto apta para Celíacos.

¡Espero que os guste amig@s y le deis buen uso!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Guiso de Coliflor

Guiso de coliflor. Esta receta de coliflores me la enseñó hacer mi mujer cuando se vino a vivir conmigo, es un guiso que suele hacerse en Écija, de donde es élla, aunque desconozco su origen. En su casa siempre lo han llamado Coliflores esparragadas sin tener nada que ver con los espárragos ni con esa forma de hacerlo, es mas una costumbre que otra cosa. Al principio me pareció rara porque yo sólo comía la coliflor cocida y con un sofrito de ajo y pimentón, pero ahora se ha hecho un hueco en mi recetario, además de darle a la coliflor una oportunidad y hacerla de muchas otras formas.

Este es un guiso muy fácil de hacer, rápido, barato y bajo en calorías, al no contener carne es elaborado como Receta de Cuaresma, como otros tantos  guisos y potajes. Se suele acompañar de un huevo cuajado en el mismo guiso o bacalao desmigado. No he celebrado nunca la cuaresma pero las recetas y potajes de Cuaresma.

La receta está pensada para dos (2) personas de buen comer y plato único o cuatro (4) raciones como entrante y acompañarlo de un segundo plato como un filete de pez espada, por ejemplo.

¡Ponte el delantal!

 Ingredientes para la receta de guiso de coliflores

  • Una (1) coliflor pequeña
  • Una (1) cebolla pequeña
  • Medio (1/2) pimiento verde
  • Medio (1/2) pimiento rojo
  • Un (1) tomate maduro
  • Un (1) diente de ajo
  • Un (1) clavo de olor
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón dulce
  • 250 ml. de agua
  • Una (1) cucharada de vinagre de Jerez
  • Pimienta de colores
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de guiso de coliflores

  1.  Lava muy bien las verduras. La coliflor trocéala separando las ramitas y cortándolas por la mitad. La cebolla, los pimientos y el ajo pícalos en trozos muy pequeños. Corta el tomate por la mitad y rállalo.
  2. Pon una olla a fuego medio con cuatro cucharadas de aceite de oliva, cuando esté caliente echa la cebolla y los pimientos con una pizca de sal y pimienta. Cuando se vayan ablandando añade el ajo y el clavo de olor y antes de que se dore demasiado echa el tomate, deja a fuego lento hasta que la verdura esté bien pochada.
  3. Incorpora en la olla la coliflor, agrégale dos vasos de agua (unos 250 ml.) y la cucharada pequeña de pimentón dulce, remueve bien y deja cocer tapada a fuego lento hasta que la coliflor esté tierna. Si quieres puedes cerrar la olla exprés unos ocho (8′) minutos y acortarás el tiempo de cocción.
  4. Cuando esté tierna -a mi me gusta que quede algo “enterita” que no dura, sino que al morder ofrezca todavía algo de resistencia y no se deshaga como un puré- le puedes echar un huevo por persona y que se cuaje aprovechando los últimos minutos de cocción.
  5. Justo antes de retirar del fuego echa una cucharada de vinagre de Jerez, espolvoréa con perejíl, corrige de sal y a comer.

¡Qué aproveche!

Curiosidades de la receta de guiso de coliflores

Este guiso no tiene misterio ninguno, un sofrito y una cocción posterior, se tarda bien poco en hacerlo y aunque el olor que desprende la coliflor al cocerla es algo desagradable, los resultados nada tienen que ver con ello.

Si ves que te ha quedado mucho líquido puedes echarle junto con el vinagre una cucharadita de harina que así lo hacía mi mujer. A mi personalmente me gusta mas para ligar la salsa mezclar un poco de harina de maíz (maicena) en un poco de agua fría y añadírselo al guiso.

Al no contener gluten esta receta es apta para celíacos, teniendo en cuenta la cucharada de harina de la que te comento en el párrafo anterior.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.