Salsa Cabrales

Print Friendly

La salsa o crema de Cabrales, como bien indica su nombre está hecha con queso de cabrales, es una salsa muy sabrosa que combina bien con cualquier carne, algunos pescados, patatas y otros muchos ingredientes.

El cabrales, aunque intenta ser el protagonista de las recetas por su sabor, al suavizarlo con la nata proporciona un acompañamiento muy sutil de modo que aunque en principio os de reparo por su fuerte sabor y olor, queda mermado pero no por ello oculto, dando al plato la categoría que se merece.

Apuesto por este queso cabrales que es un queso azul de primera línea, de nuestra tierra y nada tiene que envidiar al famoso queso roquefort, al gorgonzola o a cualquier queso azul que se precie, con los que tantas recetas se pueden elaborar.

Seguro que mis cuñados Fernando y Silvia ya se están relamiendo y pensando en a qué se la van a echar ya que les encanta el cabrales tanto como a mi.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • 50 gr. de queso cabrales
  • 200 ml. de nata (crema para cocinar)
  • Una cucharada de mantequilla
  • Pimienta blanca molida
  • Sal

Elaboración

1.- Pon un cazo a fuego medio con la mantequilla. Cuando esté derretida añade la nata, sin dejar que llegue a hervir. Remueve de vez en cuando.

2.- Corta el queso en pequeños trozos e incorpóralos con la nata. Con una varilla remueve bien para que se derrita con el calor y se integre bien con la nata. Baja un poco el fuego y vigila que no se pegue.

3.- Deja reducir unos quince (15′) minutos a fuego bajo para que espese, mueve de vez en cuando para que no se te pegue. Échale un poco de sal y una vuelta del molinillo de pimienta.

4.- Para que la salsa quede finita y no haya ningún grumo que se pueda haber quedado, una vez lo retires del fuego, pasa la salsa con un colador, presionando con una cuchara en el interior de este.

5.- Vuelve a poner al fuego para atemperarlo y resérvalo.

¡Ya tienes lista la salsa de cabrales para emplearla en futuras recetas!

Curiosidades

Utiliza una mantequilla sin sal y corrige al final de la elaboración probando un poco de la salsa. La pimienta es mejor recién molida pero si no tienes molinillo puedes echarle pimienta molida, cuidado con pasarte, sólo un poquito.

Con esta misma receta puedes variar el queso cabrales por otro que te guste y tendrás otra salsa con la que acompañar tus platos, prueba hacerlo con un queso payoyo de la sierra gaditana o un queso de oveja al romero. También puedes utilizar cualquier otro queso azul que tengas mas a mano, como el roquefort o el gorgonzola.

Si reduces demasiado la salsa corres el riesgo de que te quede demasiado espesa, has de tener en cuenta que cuando la salsa se enfría también se espesa.

¡Espero que os sea útil y la disfrutéis!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 thoughts on “Salsa Cabrales

  1. Me encanta esta salsa y la suelo hacer mucho para acompañar carnes, sobre todo de cerdo (lomo o solomillo), pero con unas patatas fritas es un tapeo de vicio… Empezar y no parar!

    • Cocina abuelo, con sidra también la hago pero no la cocino sino que simplemente la “piso” y la pongo en tostadas, ummm. Saludos.

  2. ¡Qué buena! Yo la hago igual, salvo que le echo pimienta negra en vez de blanca, probaré un día con la blanca a ver qué tal. Y estoy con Elena y contigo en que con patatas fritas es para morirse… Bstos

    • Ceci, lo de la pimienta es un poco cuestión de gustos o manías, jejeje, en las cremas y salsas blancas uso la pimienta blanca, es mas sutil. Bezitos.

  3. Gracias por darme otra receta para elaborar una de las salsas que más me gusta. Yo, al igual que decía algún otro post la hago con sidra, pero tendré que probarla así.
    Este fin de semana sin falta me pongo manos a la obra.

  4. Prueba a echarle una cucharada de coñac. Te encantará.
    1º la mantequilla; después el queso; luego la nata; finalmente la pimienta, la sal y el coñac.
    Un saludo