Carpaccio de solomillo ternera de la Janda

Carpaccio de solomillo ternera de la Janda. Pasado ya el paroncito veraniego vuelvo con una receta muy sencilla pero extraordinariamente rica. El truco reside en la carne que emplees en la elaboración.

Fiel a mi carnicero Paco Melero, la hice con un solomillo de ternera de la Janda, 100% del campo de Vejer de la Frontera. Una carne elegida por ellos mismos, de la ganadería que les surte, y que consigue esa ternura al mezclar la raza Limousin con Ternera de Retinto, que le da el característico color.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de carpaccio de solomillo de ternera de la Janda

  • 250 gr. de solomillo de ternera de la Janda
  • Una (1) lima
  • Una (1) cucharada de mostaza a la antigua (granulada)
  • Queso curado de cabra*
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Mezcla de pimientas
  • Sal en escamas

Elaboración de la receta de carpaccio de solomillo de ternera de la Janda

  1. Lo primero es cortar la carne en pequeños filetes muy finos, pare ello es necesario meterla previamente en el cogelador, sino sería muy difícil ese corte tan delicado. No hace falta que se congele del todo, sólo que esté lo suficientemente prieta para cortarla sin que se desmenuce. Córtala con un cuchillo muy bien afilado o con una maquina cortafiambres (si dispones de ella).
  2. Ve colocando las lonchas de ternera sobre un plato. Separadas para que no se peguen entre sí y en una sola capa, para que la vinagreta le llegue a toda la carne por igual.
  3. Prepara la vinagreta en un cuenco con la mostaza a la antigua, unas gotas de aceite de oliva virgen extra y un poco del zumo de lima. Emulsiona con un tenedor y rocía la carne con esta vinagreta. Añade unas escamas de sal y un poco de mezcla de pimientas recién molida.
  4. Ralla un poco de la piel de la lima y el queso curado por encima.

Acompaña este carpaccio con unas tostadas.

Curiosidades de la receta de carpaccio de solomillo de ternera de la Janda

Suelo comprar la pieza de solomillo, que Paco Melero me prepara envasada al vacío, lista para congelar y usar en el momento adecuado. La saco del congelador y cuando esté descongelandose, es cuando la corto. Utilizo un cuchillo muy afilado o una maquina cortafiambres, con la precaución de que al cortarla no queme la carne por la fricción. Si el corte no te sale muy fino pudes pones el filete sobre la tabla de cortar y golpear con la hoja del cuchillo sobre esla para “aplastarla” un poco, si la carne es tierna cederá con facilidad. Otra opción es pedirle a tu carnicero que te la corte o comprarla envasada ya con ese corte para carpaccio, así te evitas el trabajo.

*Usa un queso con carácter, que realce el sabor de la carne. Puedes rallarlo o sacarle unas lascas con un pelador. Yo he usado un queso curado de cabra. Un queso artesano, elaborado con leche cruda de cabra florida, de El Bucarito. Pero también quedaría estupendo con un queso azúl, o un parmesano y hasta con unas lascas de foie.

Usa hierbas aromáticas recién cortadas para aderezar la carne si quieres darle otro punto. El orégano, la salvia, el tomillo o el romero le van estupendamente. También unos germinados o brotes de ensalada, en concreto de rúcula le van de escándalo a este suculento plato.

Maridar esta carne es fácil, lo complicado es maridarla con un buen tinto a un precio increíble, por debajo de los 5€. Mas que nada por compensar el elevado precio del solomillo. En este caso elegí un Vino tinto “Borsao” Selección 2014, D.O. Campo de Borja. Elaborado con 70% Garnacha, 20% Syrach y 10% Tempranillo. La guía Parker y Peñín lo califican con 89 puntos, muy por encima de otros vinos que se venden mucho mas caros que este de Bodegas Borsao. Premio Baco Medalla de Oro. Lo podéis encontrar en Vinum Populus on line o en su tienda física de San Fernando (Cádiz).

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Fideos chinos con ternera de la Janda

Fideos chinos con ternera de la Janda. Esta semana traigo una receta de estilo oriental, muy sencilla y que se hace en muy poco tiempo. La hago con fideos de arroz o noodles que son fáciles de encontrar y sencillos de cocinar. Además al no contener gluten esta receta es apta para celíacos, siempre y cuando no utilices la salsa Teriyaki y la sustituyas por una salsa de soja sin gulten (la suelen etiquetar como Tamari).

La Ternera de la Janda es una marca de calidad promovida por los criadores y comercializadores de dicha marca. Su objetivo es poner en valor la ternera 100% natural del campo de Vejer, como marca de garantía. Los productores y los carniceros de la zona disponen de un certificado de pertenencia, que lo tendrán expuesto, y les acredita su pertenencia a la asociación.

Esta receta está pensada para dos personas por eso he usado sólo, dos filetes de tapilla, de ternera natural 100 % del campo de Vejer, comprados en mi carnicero de confianza Paco Melero, que como siempre os digo, me aconseja la pieza más adecuada para según qué receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Fideos chinos con ternera de la Janda

  • 200 gr. de fideos de arroz
  • 250 gr. de filetes ternera de la Janda cortados finos (2 filetes)
  • Una (1) cebolla fresca
  • Un (1) pimiento rojo
  • Cuatro (4) setas (champiñones, Shiitake, enoki, …)
  • Dos (2) zanahorias
  • Un (1) diente de ajo
  • Un (1) trozo de Jengibre fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Salsa Teriyaki
  • Sichimi Togarashi o pimienta (opcional)

Elaboración de la receta de Fideos chinos con ternera de la Janda

  1. Como siempre comienza lavando bien las verduras. Pela la cebolla y córtala en juliana (en tiras). El pimiento también lo cortas en tiras o trocitos medianos. Pela la zanahoria y la cortas igual que el pimiento. Y las setas limpias, las laminas. Al corte y tamaño de las verduras en la cocina oriental se le da mucha importancia, por la estética y la cocción.
  2. Corta los filetes de ternera en tiras, más o menos del mismo tamaño que las verduras o un poco más largos. Los pones en un bol y le añades la Salsa Teriyaki. Déjalos marinando.
  3. Pela el diente de ajo y rállalo con un rallador. Ralla también un poco de jengibre.
  4. Pon un wok o sartén con bastante fondo a fuego medio-fuerte. Añade dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y cuando caliente incorpora la cebolla y el ajo rallado. Al cabo de un par de minutos añade el pimiento y la zanahoria, los salteas otro par de minutos e incorporas las setas. Incorpora el jengibre rallado y sichimi togarachi o la pimienta molida, si te apetece picante.
  5. Mientras salteas la verdura, pon una olla al fuego fuerte con abundante agua y un puñado de sal. Cuando esté hirviendo metes los fideos y retiras la olla del fuego. Deja reposar cuatro (4) minutos. Escurre los fideos y los lavas bajo el grifo con agua fría.
  6. Escurre la carne del marinado y reserva la salsa. Añades a la carne a la sartén y la saltéas un par de minutos e incorpora la salsa teriyaki reservada. Es el momento de añadir los fideos, remover bien y saltear hasta que estén integrados todos los ingredientes y sabores.
¡Sirve inmediatamente y disfruta de este plato oriental!

Curiosidades de la receta de Fideos chinos con ternera

La ternera la he maridado con salsa Teriyaki que es una salsa de origen japonés. Se elabora mezclando, básicamente, salsa de soja, sake, mirin, vinagre de arroz y azúcar, y cociéndolo posteriormente. Esta salsa se suele usar para marinar tanto carnes (sobre todo pollo), como pescados grasos (atún, caballa…). A mi me encanta usarla para salteados de gambas con verduras o marinar pollo para posteriormente empanarlos con panko, cómo en la receta de Nuggets de Pollo con Guacamole.

La salsa teriyaki puedes hacerla con los ingredientes que te he mencionado o comprarla hecha en tu supermercado habitual o en tiendas orientales. Si no la encuentras puedes marinar los filetes en salsa de soja, que no es lo mismo pero te sirve para salir al paso.

Para  cocer los fideos puedes usar caldo de pollo y así darle más sabor al plato. También puedes echarle una pastilla de caldo al agua de cocción. Reserva siempre un poco de caldo para añadir a la sartén, para que los fideos no se te queden apelmazados.

A mí me gusta el toque picante que le da el Sichimi Togarachi, que es una mezcla de especias picantes japonesa. Si no la encuentras puedes ponerle pimienta o chile en polvo. O si no te gusta el picante, con no ponerla es suficiente.

En esta receta he usado champiñones, pero podría haber usado setas shiitake, mas utilizadas en recetas orientales. Tu puedes usar la seta que encuentres o te guste.

Si no encuentras fideos de arroz, puedes usar cualquier otro tipo de fideo chino, ramen, yasisoba o tallarines, como en la receta de Tallarines fritos con marisco y verdura.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado los fideos chinos, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

Salchichas de ternera retinta con berenjenas y pimientos

Salchichas de ternera retinta con berenjenas y pimientos. La idea de este guiso me surge al encontrar en mi carnicería de confianza, Paco Melero, unas salchichas de ternera retinta y quererle dar una utilidad mas allá del típico perrito caliente. Se me ocurrió hacer un guiso con ellas parecido al que ya tengo publicado de “Ragú de Salchichas“, que nos gustó mucho y buscando por la red encontré la receta de spetzofai que tiene publicada Carlos (Mercado Calabajío), que es un plato de origen griego de salchichas especiadas y pimientos, pero adaptado a ingredientes que tenemos mas a mano y por supuesto a nuestros gustos, como siempre digo, cada uno le dá el punto al plato que más le gusta y esta receta no va a ser menos.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de salchichas de ternera retinta

  • 500 gr. de salchichas de ternera retinta
  • Una (1) berenjena grande
  • Tres (3) tomates grandes y maduros
  • Dos (2) pimientos verdes (italiano)
  • Un (1) pimiento rojo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) cebolla fresca
  • 40 ml. de vino blanco Gran Mayeto
  • Un (1) Chile o ají
  • Pimienta negra
  • Orégano
  • Aceite de oliva virgen extra (yo usé Legado Sierra)
  • Sal

Elaboración de la receta de salchichas de ternera retinta

  1. Lava bien todas las verduras y empieza cortando la berenjena en rodajas de mas o menos un (1) cm de grosor, ponlas en un escurridor con un poco de sal para que suelten amargor,
  2. Corta los tomates por la mitad y rállalos con un rallador para obtener toda la pulpa y desechar la piel.
  3. Pela y pica muy fina la cebolla y el ajo. Corta los pimientos en trozos más grandes, reserva todo para después freírlo.
  4. Pon una sartén a fuego medio con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra, en ella fríe las salchichas enteras, sin cortar ni separarlas, ya lo harás mas tarde. Tapa la sartén pues las salchichas salpican y pueden quemarte. Una vez estén bien fritas las reservas
  5.  Fríe los pimientos en la misma sartén y reservalos a igual que las salchichas.
  6. Sin cambiar la sartén, y si hiciese falta una cucharada más de aceite de oliva la añades, sofríe el ajo y la cebolla, que se doren y ablanden. Si lo ves necesario baja un poco el fuego para que no se quemen, pues daría sabor amargo al guiso.
  7. Cuando esté bien pochado incorpora el vino y cuando reduzca añade el tomate rallado. Tapa la sartén y deja cocinar unos quince (20′) minutos a fuego medio/bajo.
  8. Mientras se fríe el tomate, pon otra sartén al fuego y a modo de plancha -sin aceite- haces las berenjenas poco a poco y las vas reservando.
  9. Destapa el tomate y a fuego bajo déjalo unos minutos más para que evapore un poco de agua, añade un poco de sal, dos vueltas del molinillo de pimienta negra y una pizca de orégano.
  10. Es el momento de cortar las salchichas y añadirlas a la sartén junto con los posibles jugos que hayan podido soltar. Las dejamos cocinar unos minutos con la sartén tapada para que se hidraten y suelten todo el sabor.
  11. Pasados esos minutos incorporamos los pimientos y berenjenas y tapamos unos cinco (5′) minutos más para finalizar el guiso.

Prepara un buen pan de campo!

Curiosidades de la receta de salchichas de ternera retinta

Salchicha de ternera retinta es la que he usado en esta receta, pues mi carnicero Paco Melero de Vejer de la Frontera (Cádiz), las suele tener muy frescas y de total confianza, tanta, que las sirven en el Bar de Tapas “Valvatida en un plato al que su cocinero Jesús Recio puso de nombre “Retindog”, que no es otra cosa que un perrito caliente de ternera retinta, mostaza y cebolla frita muy bien presentado.

Puedes usar cualquier otra salchicha de carnicería que encuentres, seguro que no varía la esencia primordial del plato.

Los tomates también puedes pelarlos y picarlos muy finos, pero a mi me gusta más esta textura al rallarlos. Si no tienes tomates puedes usar una lata de tomate triturado que sea de calidad.

El vino para mi es algo esencial, si pones un mal vino estropeas el plato. Yo para cocinar suelo usar el vino blanco Gran Mayeto de Bodega el Gato que da unos resultados estupendos. Si no tengo pues cualquier vino que tenga a mano y sea capaz de beberme sin que me cambie la expresión de la cara a desagradable.

Que no tienes berenjena o no te gusta, prueba a ponerle calabacín, todo sea  eso…

A mi me gusta mucho el toque picante, pero si te gusta más suave no le pongas chili. Y si te gusta pero no lo tienes, prueba con una guindilla, dará un resultado parecido.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Rabo de Toro

Rabo de toro estofado. Esta receta aunque en su nombre indica toro, la carne que suele usarse en la mayoría de los casos es de ternera o buey pues el rabo de toro de lidia suele ser mas bien escaso con ocasión de una corrida de toros y de precio algo mas elevado que el que puedas encontrar de ternera.

He de confesaros que durante mucho tiempo este fué mi plato favorito, y os preguntaréis que siendo mi plato favorito, cómo es que no tenía la receta publicada… Pues bien no ha sido por la dificultad del plato sino por el simple hecho de cada vez que lo he elaborado no me ha gustado la foto, ya que no es muy agraciado de retratar.

Receta tradicional donde la haya, muy típico en Córdoba sin embargo, cada región tiene una receta parecida en la que la diferencia suele marcarla el vino, que es el gran protagonista de esta receta ya sea para macerarlo, cocinarlo o maridarlo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de rabo de toro

  • Un rabo de toro (ternera o buey) troceado
  • Una (1) botella de vino tinto
  • Una (1) cebolla grande
  • Un (1) puerro
  • Medio (½) pimiento rojo
  • Dos (2) tomates maduros
  • Tres (3) zanahorias
  • Una (1) hoja de laurel
  • Dos (2) clavos (especia de olor)
  • Media (½) guindilla (opcional)
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de rabo de ternera

  1. Limpia bien el rabo y quita las grasas que hayan podido quedar, salpiméntalo.
  2. Pon una sartén a fuego medio con tres o cuatro de cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  3. Enharina ligeramente los trozos de rabo y los doras por todos los lados en la sartén, hazlos poco a poco para que no baje la temperatura y se cuezan en vez de freirse.
  4. Mientras se dora el rabo, corta las verduras (cebolla, puerro, pimiento y zanahorias) en trocitos muy pequeños (brunoise) y ralla los tomates o pélalos y lo troceas igual.
  5. Una vez dorados todos los trozos de cola los reservas y todo el contenido de la sarten (aceite y restos de haber dorado el rabo) los echas en una olla amplia donde posteriormente guisarás el rabo. Puedes añadir un poco de vino y así llevarte consigo todos los restos que darán el sabor al estofado.
  6. Pocha la cebolla, el puerro, la zanahoria y el pimiento en la olla, cuando estén bien blanditas añade el tomate rallado un poco de sal, las hojas de laurel, los clavos y pimienta negra recién molida (si quieres también puedes añadir aquí la media guindilla).
  7. Es el momento de volver con el rabo a la olla, marearlo con las verduras y añadir el vino tinto hasta que prácticamente lo cubra, si no lo cubre puedes añadir algo de caldo.
  8. Dejarás cocer a fuego lento hasta que esté tan tierna la carne que se despegue del hueso, vigilando que no se pegue al fondo y moviendo de vez en cuando con cuidado para no separar la carne del hueso y poder presentarlo entero.
  9. Terminada la cocción prueba de sal y corrige si hiciese falta.
Buen provecho!

Curiosidades de la receta de rabo de toro

Busca un rabo de ternera de calidad, encárgaselo a tu carnicero de confianza, lo agradecerás en el resultado pues una mala carne te puede estropear el guiso y no lograrás ablandarla.

En el caso que tengas que añadir caldo puedes utilizar un caldo de pollo que tengas casero o si no tienes añade agua pero ten cuidado puede quedarte soso.

Puedes hacerlo en la olla exprés en vez de dejarlo a fuego lento pero te recomiendo que lo pongas a temperatura media y no lo cierres más de treinta (30′) minutos para que no se te pegue. Si hace falta vuelve a cerrar la olla unos minutos. Es preferible hacer esto a que se te pegue al fondo y pierdas el guiso.

Una vez tengas guisado el rabo puedes retirar los trozos de rabo y triturar la salsa o pasarla por un chino, perderá brillo pero será más homogénea y no te encontrarás trozos de verduras si es que te disgusta. Si te ha quedado algo líquida puedes ponerla al fuego y reducirla un poco.

El vino es la clave de este estofado, en este caso tinto que es como lo hacía mi tío Juan, generoso con el vino decía y le zampaba una botella, el tinto le da ese color oscuro al guiso que tanto me gusta… Puedes cambiarlo por un fino de Jerez o un Montilla y tendrás un Rabo de toro a la cordobesa.

No hay mejor forma de acompañar este rabo que con unas buenas patatas fritas caseras. También puedes hacerlo con puré de patatas, cuscús o arroz cocido y por supuesto un pan con buena miga para mojar la salsa.

Este estofado de rabo de ternera es mejor hacerlo de un día para otro para que repose y concentre bien el sabor, merece la pena esperar.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

Carne al toro

Carne al toro. Ternera guisada en salsa. Esta receta es de un guiso de ternera, receta típica gaditana, no hay venta que se precie sin un buen plato de este tradicional estofado de carne que tanto se ha extendido por la provincia de Cádiz.

La denominación de esta receta tiene su origen en la carne de los toros de lidia provenientes de las corridas, que al ser una carne muy dura necesitaba una cocción prolongada, hoy día se suele hacer con ternera y su nombre se utiliza como una forma de cocinar la carne, con verduras, especias y vino.

En cada casa se hace de forma diferente, con más o menos especias, con vino fino o con tinto, así es como yo siempre la he hecho. Atiende bien y no te pierdas las curiosidades donde te doy los todos los detalles de la receta y sus trucos.

 ¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de carne “al toro”

  • Un (1) kg. de carne de ternera
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) pimiento rojo
  • Un (1) pimiento verde
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Dos (2) zanahorias
  • Tres (3) tomates (o un bote de tomate triturado)
  • 250 ml. de vino tinto
  • 100 ml. de aceite de oliva virgen extra Gil-Luna
  • Sal

Especies reunidas para carne al toro o especias de caracoles*

  • Una hoja de laurel 
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón dulce
  • La punta de la cuchara de pimentón picante
  • Una (1) guindilla
  • La punta de la cuchara de comino
  • Media (1/2) cucharada pequeña de orégano seco
  • Unos granos de pimienta negra
  • Un (1) clavo de olor

Elaboración de la receta de carne al toro

  1. Lava muy bien la verdura, pela la cebolla, la zanahoria y los ajos. Ralla los tomates y resérvalos en un bol.
  2. Pica los ajos, la cebolla, los pimientos rojo y verde, y las zanahorias, a mi me gusta en trocitos muy pequeños para que la salsa quede bien espesa y a la vez suave sin tener que triturar.
  3. Trocea la carne de ternera si el carnicero no lo ha hecho por ti  límpiala bien de nervios, grasas y telillas.
  4. Pon una olla a fuego medio cubriendo el fondo con aceite de oliva virgen extra, cuando el aceite esté caliente añade la carne y dórala por todos los lados. Sería conveniente que la fueses haciendo en pequeñas tandas para que se dore y no se cueza. Si ves que empieza a soltar agua o tienes el fuego muy bajo o demasiada cantidad de carne. Retira la carne de la olla una vez dorada y resérvala.
  5. En la misma olla echa otro poco de aceite de oliva, añade el ajo picado y sofríelo un minuto, antes de que empiece a dorar incorpora la cebolla, póchala bien bajando un poco el fuego. Cuando empiece a ablandar añade el pimiento y la zanahoria. Deja cocinar hasta que esté bien pochada la verdura.
  6. Añade de nuevo la carne de ternera junto con un poco de sal y todas las especias: la hoja de laurel, el pimentón dulce y picante, la guindilla, el comino, el orégano, la pimienta negra y el clavo de olor. Remueve bien para que se mezcle todo.
  7. Incorpora el vino tinto y deja reducir a fuego bajo. Cuando reduzca añade el tomate rallado, cocina unos minutos y cubre la carne con agua.
  8. Deja cocinar al menos una hora u hora y media a fuego bajo con la tapa puesta, removiendo de vez en cuando para que no se te pegue. Si ves que se queda sin líquidos puedes añadir un poco más de agua. Puede que tengas que corregir de sal.

¡ Fríe unas patatas y a comer!

Curiosidades de la receta de carne al toro

La carne de novillo o de jarrete de ternera es ideal para hacer esta receta pero cualquier otra parte te puede servir para hacer este guiso. Yo compro la carne en la Carnicería de mi amigo Paco Melero, en Vejer de la frontera, que me aconseja y me busca la mejor pieza para cada receta. Si quieres puedes hacer esta receta con carrillada, cerdo o costilla, también saldrá muy buena.
 
*Las especias reunidas para carne al toro o especias de caracoles suelen venderlas ya hechas en muchos mercados o tiendas de especias. Si quieres puedes añadir una cucharada colmada de esta mezcla de especias y evitarte el tener todas las especias que nombro en casa. A mí me gusta echar las especias enteras pero puedes molerlas en el mortero o almirez para no encontrártelas en el guiso.

Suelo usar verdura fresca pero reconozco que no todo el mundo tiene tiempo para cocinar por ello si quieres puedes usar en vez de tomates, un bote de tomate triturado o si vas mas allá un bote de tomate frito, siempre que sea de muy buena calidad, no un brick barato.

Si quieres puedes usar una olla exprés u olla rápida, cerrarla cuando añadas el agua unos cuarenta (40′) minutos y tendrás lista tu carne al toro y no te llevará tanto tiempo la elaboración de la receta.

El vino debería de ser un buen tinto con el que te tomases una copa después saboreando el plato. Yo he usado uno de aquí de Chiclana, Un Tinto de Roble de Miguel Aragón, de la Bodega Sanatorio.

Esta receta es 100% sin gluten y por lo tanto apta para Celíacos, de todos modos nunca está de más el comprobar los envases de los productos que utilices y cerciorarte que están libres de gluten, aunque la mayoría de fabricantes ya se van concienciando y se preocupan de informarnos.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Timbal de pasta. Fusilli al forno.

Fusilli-al-fornoLa pasta gratinada con bechamel en casa la llamamos timba de macarrones o timbal de pasta, desde hace muchos años los hago con muchas variantes, según que tenga por la nevera o según de qué tengamos ganas ya que combina con casi todo y a todos les gusta, hasta a los que no les gusta la verdura y las setas como a mi tocayo Raúl “el peluo”, que jamás había comido verdura y al probar este timbal de pasta se sorprendió de lo rico que está.

Es una receta muy completa, ya que aporta los carbohidratos de la pasta y las proteínas de la carne o el pescado. Muy fácil de hacer y muy recomendada para los niños, de los mayores ni hablamos, en casa no sobra nada cada vez que la hago. La puedes hacer con tiempo y sólo tienes que gratinarla cuando vayas a comerla.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para cuatro (4) personas

  • 400 gr. de espirales de pasta
  • 250 gr. de carne picada (mitad cerdo, mitad ternera)
  • Una (1) cebolla pequeña (100 gr.)
  • Un (1) diente de ajo
  • Una (1) cuchara pequeña de orégano
  • Una (1) ramita de tomillo
  • Una (1) ramita de romero
  • 100 gr. de bacon
  • 150 gr. de setas
  • 400 gr. de tomate frito casero
  • Un litro de salsa bechamel
  • queso parmesano
  • mantequilla
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta

Elaboración

1.- Pon una sartén al fuego con dos cucharadas de aceite de oliva. Rehoga la carne picada hasta que cambie por completo el color, no debe de quedarte totalmente hecha o se te resecaría demasiado. Resérvala en un colador grande para eliminar las grasas y líquidos (si tuviese) sobrantes.

2.- En la misma sartén echa dos cucharadas de aceite de oliva y lo calientas. Mientras tanto pela y corta la cebolla en trocitos pequeños (brunoise). Haz lo mismo con el diente de ajo. Echa el ajo picadito en la sartén, antes de que se dore añade la cebolla y sofríe hasta que la cebolla esté tierna. Echa un poquito de sal, un par de vueltas del molinillo de pimienta, una ramita de romero, otra de tomillo y media cucharada pequeña de orégano.

3.- Limpia bien las setas y trocéalas. Añádelas a la sartén y saltéalas con el ajo y la cebolla. Reserva las setas con el sofrito. Puedes retirar las ramitas que ya habrán dejado todo el aroma.

4.- Corta el bacon en trocitos pequeños y en la misma sartén, sin añadir aceite dóralo. Cuando esté dorado échalo junto con el sofrito con cuidado de que no caiga la grasa que ha soltado.

5.- Vuelve a echar la carne en la sartén, añade el sofrito con las setas y el bacon,  añade también el tomate frito y remueve bien para que todos los ingredientes se integren.

6.- Pon una cacerola alta con agua a calentar. Cuando esté hirviendo añade una cucharada de sal, remueve y echa los espirales de pasta. Cuécelos hasta que estén al dente, para ello prueba uno de vez en cuando, tienen que estar tiernos pero que ofrezcan algo de resistencia al morderlos.

8.- Escurre bien la pasta y mézclala con todos los ingredientes.

9.- Si no tienes salsa bechamel hecha, es buen momento para hacerla. Pincha en el enlace y obtendrás la receta.

9.- Engrasa una fuente para horno con mantequilla, echa un poco de bechamel para que cubra ligeramente el fondo, sobre esta coloca la pasta bien repartida y cúbrela con bechamel. Corta unos daditos pequeños de mantequilla y repártelos sobre la bechamel. Espolvorea con queso rallado, orégano y un poquito de pimienta.

10.- Enciende el horno a 250º sólo arriba y gratina la fuente hasta que tenga un bonito color dorado.

¡Prepara el pan, esto es un atraco’n!

Curiosidades

La pasta es una cosa que puedes variar, macarrones, lacitos o mariposas, conchas, la que mas te guste o tengas por casa.

Como variante puedes cambiar la carne por pollo, atún ó salmón, pruébalo también queda muy rico.

Si no tienes ramitas de hierbas frescas puedes sustituirlas por las mismas secas pero en menor cantidad, utiliza las hierbas que tengas por casa o te gusten.

Si tienes la suerte de conseguir setas frescas, enhorabuena, yo lo tengo un poco difícil de modo que he utilizado unas setas variadas envasadas. También las hay congeladas o desecadas.

El bacon que tanto me gusta, tiene mucha grasa, si quieres hacer la receta algo mas suave, puedes sustituirlo por tacos de jamón de york, pero el sabor tostadito del bacon es irremplazable.

Para gratinar suelo utilizar un parmesano, un grana padano o un buen queso curado que no sea excesivamente fuerte para que no sea el protagonista.

Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Albondigas en salsa

Albóndigas en salsa, un plato tradicional en nuestras casas que proviene de los árabes, ellos fueron los que nos enseñaron a prepararlas. Hay infinidad de recetas repartidas por todo el mundo, cada casa y cada cultura tiene la suya y esta es la receta de albóndigas de mi madre.

Es una receta muy simple pero no por ello hay que dejarla pasar, puesto que es una de las elaboraciones que se pasan por alto, pero no todo el mundo sabe hacerlas o hacerlas de esta forma. Al ser la receta de mi madre no voy hacer ninguna modificación relevante, la presento tal cual las hace ella.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de albóndigas en salsa (cuatro (4) personas)

Para las albóndigas:

  • 500 gr. de carne picada. Mitad de cerdo, mitad de ternera.
  • Un (1) diente de ajo
  • Media (1/2) cebolla
  • Dos (2) cucharadas de perejil picado
  • Una (1) rebanada de pan
  • Medio vaso de leche
  • Dos (2) huevos
  • Una (1) cucharada de aceite de oliva virgen extra (30ml)
  • Pan rallado
  • Pimienta
  • Sal

Para la salsa de albóndigas:

  • Una (1) cebolla
  • Dos (2) rebanadas de pan
  • Una pastilla de caldo (“Hacendado”)
  • Medio vaso de vino blanco
  • Dos (2) cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • agua
  • pimienta
  • sal

Elaboración de la receta de albóndigas en salsa

1.- Empieza por preparar la carne. Mezcla la ternera con el cerdo. Pica muy finita la media cebolla, el ajo y el perejil. Échaselo a la carne junto con media cucharada pequeña de sal y una vuelta del molinillo de pimienta.

2.- Pon en un recipiente el medio vaso de leche, coloca la rebanada de pan para que se vaya empapando. Casca dos huevos en un cuenco o bol para que no nos caigan cáscaras y èchaselo a la carne. Cuando el pan esté bien mojado, lo escurres bien y también se lo añades a la carne con una cucharada de aceite de oliva. Desecha la leche. Mezcla muy bien todo y déjalo reposar.

3.- Mientras reposa la carne ve pelando y cortando una cebolla en juliana. Pon una sartén a fuego medio con dos cucharadas de aceite de oliva. Pocha la cebolla con la hoja de laurel a la vez que se van tostando las dos rebanadas de pan en la misma sartén. Salpimenta levemente la cebolla.

4.- Cuando esté la cebolla pochada y el pan tostado, lo echas en el vaso de la batidora con el medio vaso de vino blanco y la pastilla de caldo (mi madre utiliza “knorr” pero yo le he puesto hacendado que no tiene gluten). Es conveniente no pasarte con el vino ya que te quedaría un sabor muy fuerte. En este caso como no tenía vino blanco o fino le he puesto un oloroso de modo que sólo he echado dos cucharadas (60 ml) para que no esté tan fuerte. Bate bien con un poco de agua y reserva. No tritures la hoja de laurel, resérvala para más tarde.

5.- Echa un par de cucharadas de pan rallado a la carne y remueve bien. En un recipiente aparte echa un poco de pan rallado. Ve cogiendo con una cuchara porciones de carne para hacer bolitas, pásalas por el pan rallado y resérvalas. Intenta que las bolitas sean de tamaño similar.

6.- Cuando tengas todas las bolitas hechas -con esta cantidad de carne suelen salir unas dieciocho o veinte albóndigas- fríelas en abundante aceite de oliva bien caliente. No hace falta que las hagas demasiado o se quedarán secas, mas tarde se terminarán de hacer en el guiso.

7.- En una cazuela ancha y baja echa el puré y la hoja de laurel que tienes reservado en el vaso de la batidora, pon las albóndigas y añade agua hasta dejarlas casi cubiertas. Remueve bien para que se integre la salsa y cuece a fuego medio unos diez (10′) minutos. Ya estarán listas para emplatar.

¡A la mesa!

Curiosidades de la receta de albóndigas en salsa

La carne que utilizo es mitad de cerdo, mitad de ternera. Tú puedes utilizar la que más te guste, de pollo también salen muy buenas.Hay carnicerías donde además de picarte la carne, también lo hacen junto a la cebolla, el ajo y el perejil, para que no tengas que hacerlo tu. No es mi caso pero en la carnicería de mi madre lo hacen. Pregúntaselo a tu carnicero de confianza y ahorrarás tiempo.

Si dejas reposar la carne con el aliño unas horas, cogerá todo el aroma y sabor, estarán exquisitas.

Cuando tengas el sofrito y las albóndigas en la cazuela puedes echarle unos guisantes, unas zanahorias, unas alcachofas o cualquier verdura que tengas a mano y tendrás unas albóndigas a la jardinera o con verduras. Si trituras las verduras junto con el sofrito te quedará una salsa consistente y muy nutritiva, ideal para los más pequeños de la casa.

Para acompañar las albóndigas qué mejor que unas patatas fritas, un puré de patatas, un arroz cocido o sólo un buen trozo de pan para mojar la salsa.

Para que esta receta sea 100% sin gluten y por lo tanto apta para celíacos tienes que utilizar pan de trigo o sin gluten, el pan rallado también tendrá que ser de ese tipo. Las pastillas de caldo que utilizo son Hacendado, del Mercadona que son 100% sin gluten.

¡Espero que os guste amig@s!

 Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Musaka

La musaka o musaca es un pastel de berenjenas internacionalmente conocido y de origen árabe pero  realmente lo conocemos por su receta griega o de los países del este. Es parecida a la lasaña por la disposición de los alimentos en capas, pero no lleva pasta, las capas son de berenjena, patatas y carne principalmente.

La primera vez que recuerdo el haber escuchado este nombre y comer este delicioso plato creo hará unos quince años en casa de los padres de la que era mi pareja, unos estupendos cocineros y responsables en parte de “meterme el gusanillo” de la cocina.

Hoy os voy a enseñar cómo preparar una musaka con unos sencillos pasos, es fácil de preparar pero lleva un poco de tiempo el cocinar todos los ingredientes. Suelo prepararla para el fin de semana o cuando vienen amigos a casa. La pongo como plato único ya que, aunque lleva verdura, es muy contundente.

Ponte el delantal y a la cocina!

Ingredientes para cuatro (4) personas

  • 600 g. de patatas
  • 250 gr. de carne de ternera picada
  • 250 gr. de carne de cerdo picada
  • Dos (2) berenjenas
  • Una (1) cebolla
  • Tres (3) tomates maduros.
  • Dos (2) dientes de ajos
  • Pimienta molida
  • Canela en rama
  • Azúcar
  • 125 ml. de vino fino
  • Mantequilla
  • 1 l. de Salsa bechamel
  • Queso curado

Elaboración

1.- Pela, lava bien y pica la cebolla en trocitos muy pequeños (brunoise). Haz lo mismo con los ajos. Si tienes un triturador de ajos no estaría de más que le dieses uso, pela los ajos y trituralos, darán todo su sabor y se desharán en el sofrito.

2.- Pon una sartén a fuego medio y echa los ajos picados/ triturados, cuando tomen color, antes de que se doren, añade la cebolla y una pizca de sal para que se vaya ablandando, la dejamos pochar hasta que esté transparente y tierna.

3.- Mientras tanto lava la berenjena y córtala en rodajas. Colócalas en una fuente con un poco de sal por encima para que pierdan agua y quitarle algo de amargor.

4.- Echa la carne a la sartén donde tienes la cebolla, añade un poco de sal, media cucharadita de orégano, un par de vueltas del molinillo de pimienta y un trozo de canela en rama. Remueve bien para deshacer la carne y que se sofría bien.

5.- Lava y escurre las berenjenas, sécalas bien con papel absorbente. Enciende la plancha o pon una sartén al fuego y con una cucharada de aceite de oliva saltea las berenjenas. Las vas reservando sobe un papel de cocina. No tienes que hacerlas demasiado ya que se terminarán de hacer en el horno.

6.- Corta las patatas en rodajas no muy delgadas y las fríes con aceite de oliva a baja temperatura (unos 135º), también las reservas sobre un papel absorbente. Las patatas no deben de quedar doradas, tienen que quedar pochadas y tiernas.

7.- Parte el tomate lavado y rállalo con un rallador, incorporalo a la sartén con la carne, remueve bien y echa una cucharada de azúcar para quitarle la ácidez. Tapa y déjalo sofreír unos veinte (20’) minutos. Lo apagas y lo reservas.

8.- Prepara una bechamel como ya te he enseñado en la anterior receta. Si no te acuerdas, pincha este enlace donde te lo explico detalladamente: “Bechamel”.

9.- Para montar la musaka, engrasa con un poco de mantequilla una fuente para el horno. Cubre el fondo con una capa de patatas, sobre esta pon una capa del sofrito de carne y a continuación una capa con las berenjenas. De nuevo ponemos otra capa del sofrito y la cubrimos con la bechamel.

10.- Rallamos el queso curado sobre la bechamel y un poco de pimienta blanca.

11.- Enciende el horno arriba y abajo a 180º. Mete la fuente con la musaca en el horno unos diez (10’) minutos, ahora pon el horno sólo por arriba para gratinarlo. Cuando esté dorado el queso apagamos el horno y con cuidado de no quemarnos sacamos la fuente del horno.

A la mesa con un buen trozo de pan!!

Curiosidades

Según la recetas originales la carne utilizada para este plato es la de cordero o en todo caso la ternera. Yo utilizo mezcla de ternera y cerdo por ser mas jugosa y menos seca que la ternera. La carne de cordero no gusta a todo el mundo de modo que elige la que más te guste.

Puedes tener la bechamel preparada de antes o hacerla en un santiamén cuando tengas montada la musaka. Recuerda taparla con papel film para que no se forme una costra en la superfície.

Para gratinar la musaka añádele el queso que mas te guste. Un grana padano, un parmesano, un buen queso manchego o un queso Payoyo de la Sierra gaditana. El queso Payoyo es un queso artesanal que se produce en Villaluenga del Rosario, el pueblo más allto de la provincia de Cádiz, en la Sierra de Grazalema, Reserva de la Biosfera. Se elabora con leche de cabra payoya, de ahí su nombre. Tiene premios a nivel regional, nacional y mundial, lo clasifican entre los diez mejores quesos españoles.

Puedes servir la musaca cortandola en porciones con un cortapastas o aro de emplatar, de este modo te quedará muy presentable a la mesa y deslumbrarás a los comensales.

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Quesos Payoyo”, este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.