Salchichas de ternera retinta con berenjenas y pimientos

Salchichas de ternera retinta con berenjenas y pimientos. La idea de este guiso me surge al encontrar en mi carnicería de confianza, Paco Melero, unas salchichas de ternera retinta y quererle dar una utilidad mas allá del típico perrito caliente. Se me ocurrió hacer un guiso con ellas parecido al que ya tengo publicado de “Ragú de Salchichas“, que nos gustó mucho y buscando por la red encontré la receta de spetzofai que tiene publicada Carlos (Mercado Calabajío), que es un plato de origen griego de salchichas especiadas y pimientos, pero adaptado a ingredientes que tenemos mas a mano y por supuesto a nuestros gustos, como siempre digo, cada uno le dá el punto al plato que más le gusta y esta receta no va a ser menos.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de salchichas de ternera retinta

  • 500 gr. de salchichas de ternera retinta
  • Una (1) berenjena grande
  • Tres (3) tomates grandes y maduros
  • Dos (2) pimientos verdes (italiano)
  • Un (1) pimiento rojo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) cebolla fresca
  • 40 ml. de vino blanco Gran Mayeto
  • Un (1) Chile o ají
  • Pimienta negra
  • Orégano
  • Aceite de oliva virgen extra (yo usé Legado Sierra)
  • Sal

Elaboración de la receta de salchichas de ternera retinta

  1. Lava bien todas las verduras y empieza cortando la berenjena en rodajas de mas o menos un (1) cm de grosor, ponlas en un escurridor con un poco de sal para que suelten amargor,
  2. Corta los tomates por la mitad y rállalos con un rallador para obtener toda la pulpa y desechar la piel.
  3. Pela y pica muy fina la cebolla y el ajo. Corta los pimientos en trozos más grandes, reserva todo para después freírlo.
  4. Pon una sartén a fuego medio con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra, en ella fríe las salchichas enteras, sin cortar ni separarlas, ya lo harás mas tarde. Tapa la sartén pues las salchichas salpican y pueden quemarte. Una vez estén bien fritas las reservas
  5.  Fríe los pimientos en la misma sartén y reservalos a igual que las salchichas.
  6. Sin cambiar la sartén, y si hiciese falta una cucharada más de aceite de oliva la añades, sofríe el ajo y la cebolla, que se doren y ablanden. Si lo ves necesario baja un poco el fuego para que no se quemen, pues daría sabor amargo al guiso.
  7. Cuando esté bien pochado incorpora el vino y cuando reduzca añade el tomate rallado. Tapa la sartén y deja cocinar unos quince (20′) minutos a fuego medio/bajo.
  8. Mientras se fríe el tomate, pon otra sartén al fuego y a modo de plancha -sin aceite- haces las berenjenas poco a poco y las vas reservando.
  9. Destapa el tomate y a fuego bajo déjalo unos minutos más para que evapore un poco de agua, añade un poco de sal, dos vueltas del molinillo de pimienta negra y una pizca de orégano.
  10. Es el momento de cortar las salchichas y añadirlas a la sartén junto con los posibles jugos que hayan podido soltar. Las dejamos cocinar unos minutos con la sartén tapada para que se hidraten y suelten todo el sabor.
  11. Pasados esos minutos incorporamos los pimientos y berenjenas y tapamos unos cinco (5′) minutos más para finalizar el guiso.

Prepara un buen pan de campo!

Curiosidades de la receta de salchichas de ternera retinta

Salchicha de ternera retinta es la que he usado en esta receta, pues mi carnicero Paco Melero de Vejer de la Frontera (Cádiz), las suele tener muy frescas y de total confianza, tanta, que las sirven en el Bar de Tapas “Valvatida en un plato al que su cocinero Jesús Recio puso de nombre “Retindog”, que no es otra cosa que un perrito caliente de ternera retinta, mostaza y cebolla frita muy bien presentado.

Puedes usar cualquier otra salchicha de carnicería que encuentres, seguro que no varía la esencia primordial del plato.

Los tomates también puedes pelarlos y picarlos muy finos, pero a mi me gusta más esta textura al rallarlos. Si no tienes tomates puedes usar una lata de tomate triturado que sea de calidad.

El vino para mi es algo esencial, si pones un mal vino estropeas el plato. Yo para cocinar suelo usar el vino blanco Gran Mayeto de Bodega el Gato que da unos resultados estupendos. Si no tengo pues cualquier vino que tenga a mano y sea capaz de beberme sin que me cambie la expresión de la cara a desagradable.

Que no tienes berenjena o no te gusta, prueba a ponerle calabacín, todo sea  eso…

A mi me gusta mucho el toque picante, pero si te gusta más suave no le pongas chili. Y si te gusta pero no lo tienes, prueba con una guindilla, dará un resultado parecido.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Ragú de salchichas

Ragú de salchichas frescas al horno. A veces no comemos algunas cosas por creer que son demasiado calóricas o por su mala fama sin embargo hay productos estupendos y bajos en calorías que desmienten todo lo anterior, hablo de los productos cárnicos y los embutidos Sabrosanos de Serrano. Para solucionar esta “mala imagen” que tienen algunos productos, Cárnicas Serrano elabora productos sanos y con menos del 2% de grasas sin renunciar al buen sabor.

Aprovechando que me han enviado una serie de productos para que los pruebe, he descubierto que hay productos mas allá de la típica e insulsa pechuga  de pollo. Para llevar una vida saludable sólo hay que elegir bien lo que comes y hacer algo de deporte, Serrano sabe bien cómo hacerlo y por ello nos propone: “Pásate a Serrano”. Además de esto influye la forma de cocinar los alimentos y este guiso de salchichas al horno es una forma sana de prepararlo ya que se cuece en sus propios jugos, no incorporo mas sal de la que llevan los alimentos y apenas le hace falta grasa para su cocción, prueba a sacarle partido a tu horno y no a la freidora, saldrás ganando!!

Esta receta que os propongo es una adaptación de la receta “Ragout de salchichas y tomates” del programa “En casa de Jamie” donde cocinero Inglés Jamie Oliver nos transmite el entusiasmo que le pone a la cocina y su forma de cocinar, que a pesar de parecer un tanto anárquico y algo “cochino”, como dice mi amiga Carmen, es un estupendo cocinero.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de ragú de salchichas frescas al horno

  • Cinco (5) Salchichas frescas o longaniza fresca Serrano baja en grasa
  • Quince o veinte (15/20) tomates cherry
  • Media (1/2) berenjena
  • 150 gr. de bacon o panceta
  • Dos (2) hojas de laurel
  • Una (1) rama de romero fresco
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Un poco de orégano
  • Mezcla de pimientas
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración de la receta de ragú de salchichas frescas al horno

  1. Enciende el horno a 180º arriba y abajo. Cuando caliente mete una cazuela de barro dentro para que tome temperatura.
  2. Lava muy bien la verdura. Corta la berenjena y el bacon en dados.  Pincha los tomates cherry para que suelten su jugo y no revienten.
  3. Cuando esté bien caliente la cazuela echa unas dos cucharadas de aceite de oliva, déjalo calentar y añade el bacon.
  4. Una vez el bacon esté dorado añade los tomates, la berenjena, las hojas de laurel, la rama de romero fresco, un poco de orégano y pimienta. Cuece unos cinco (5′) minutos.
  5. Pincha las salchichas e incorpóralas a la cazuela untadas en aceite de oliva. Añade también un par de dientes de ajo con su piel, sólo golpéalos sobre la tabla de cortar con el cuchillo. Deja cocinar unos cuarenta y cinco (45′) minutos moviendo de vez en cuando con una cuchara y volteando las salchichas para que se doren por igual.
¡Sírvelo con un buen pan casero o de pueblo!
 
 

Curiosidades de la receta de ragout de salchichas frescas al horno

Las salchichas que he utilizado son de Cárnicas Serrano porque como ya he comentado son bajas en grasa sin perder el buen sabor pero si no tienes puedes usar las de tu carnicero de confianza o unos chorizos criollos que también salen muy buenos. Desaconsejo por completo las salchichas envasadas tipo Frankfurt.

Puedes utilizar tomates normales pero tendrás que escaldarlos en la cazuela algo mas de cinco minutos (punto 4) y retirar la piel cuando estén tiernos antes de pasar al punto 5, con cuidado de no desmenuzarlos ni aplastarlos.

Este guiso admite casi cualquier cosa, puedes echarle champiñones, setas, espárragos trigueros, calabacín deja volar tu imaginación o mira en el frigorífico a ver que tienes, no seas cuadriculado en la cocina como en el sexo casi todo vale 😉

Si te gusta puedes servirlo con un chorrito de vinagre balsámico de Módena, verás que punto mas bueno le da.

Si quieres que el ragú sea todavía mas ligero y sano prescinde del bacon que aunque le da muy buen sabor también le aporta calorías extra. Has de tener en cuenta que al no incluir el bacon, que de por sí es salado, deberás añadir algo de sal o el ragú estará soso.

Un buen puré de patatas casero para acompañar este plato sería una opción estupenda, tan rápido y fácil de preparar, pincha sobre el nombre y aparecerá la receta por si tienes dudas de cómo hacerlo.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.