Ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

Y seguimos para bingo y la operación bikini, o bañador ajustado, lo que prefieras. La cuestión es que traigo una ensalada riquísima que me pasó mi amiga Patri -con mis modificaciones y apaños habituales- y que merece la pena compartir, porque además de estar riquísima, es otra forma de comer brócoli, una verdura repleta de vitamina C, ácido fólico y vitamina A, y lo curioso de la receta es que no hay que cocinar el brocoli, se come crudo y así no pierde ninguna de sus propiedades, aparte de hacerse muy rápido.

Podría decir que es ideal para bajar peso o para los deportistas por el tema de los frutos secos, pero es más bien una ensalada un tanto “guarreta”, pero con el punto ese que tanto nos gusta y que nos hace sentir bien pensando en que comemos sano y por supuesto rico, rico. Pero no te asustes, mas abajo, en curiosidades, te doy unas pautas para hacerla un poco más sana, si lo que quieres es quitarle calorías, bajar de peso o te van las pesas.

La receta está pensada para dos personas y cómo plato único.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

  • 200 gr. de brócoli
  • Una cebolleta roja pequeña
  • 120 gr. de bacon troceado
  • Dos (2) cucharadas de pasas
  • Una (1) cucharada de pipas de girasol peladas y sin sal
  • 60 gr. de cuajada láctica El bucarito de cebolla*
Para la vinagreta
  • Dos (2) cucharadas de mahonesa
  • Media (½) cucharada de vinagre de Jerez
  • Dos (2) cucharadas de azúcar

Elaboración de la receta de ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

  1. Corta el brócoli en pequeñas porciones de “un bocado” quitando los tallos, lava muy bien todos los “arbolitos” y escúrrelos muy bien para que no quede aguada la ensalada. Resérvala en un bol o ensaladera.
  2. Pela y corta la cebolleta en trocitos muy pequeños, incorpórala al bol del brócoli.
  3. En un bol, haz una vinagreta con las dos cucharadas de mahonesa, la media cucharada de vinagre y las dos de azúcar, mezcla muy bien y se lo zampas también al bol, junto con las pasas.
  4. Es conveniente dejar reposar al menos una hora en la nevera, removiendo de vez en cuando para que se impregne bien todo, aunque si no tienes tiempo, sáltate el este paso.
  5. Mientras tanto, pon una sartén a fuego medio-bajo, sin aceite, y dora bien el bacon. Cuando esté dorado, pon el bacon en un plato con un papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  6. Dispón en un plato o ensaladera el brócoli, añade las pipas, el bacon, la cuajada láctica desmenuzada o cortada a trocitos y lo sirves.

Acompaña la ensalada con unos ricos picos!

Curiosidades de la ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

Ni que decir tiene que si la mahonesa es casera mejor que mejor. Si no la haces te recomiendo que compres una de calidad y a ser posible mahonesa light, aunque si la quieres aligerar un poco de calorías puedes sustituir la mahonesa por yogur natural. De la misma forma puedes cambiar el bacon por jamón cocido o pavo, pero ya nunca será la misma…

Para la vinagreta puedes poner un vinagre de vino blanco en vez de el de Jerez si te resulta muy fuerte. Y sustituir el azúcar por miel, si lo tuyo son las pesas.

*La cuajada lactica es una nueva especialidad de la Quesería El Bucarito que presentó a mis amigos blogueros hace unos días. Como yo no pude asistir, Benjamín Colsa tuvo el detalle de traerme un poco para probarla y quedé encantado con su fino sabor y textura. Se trata de un queso o yogur curado con sabor ácido, elaborado con muy poco cuajo y madurándolo unas 16 ó 20 horas. En esta quesería elaboran hasta seis especialidades diferentes: Perejil, rábano, mostaza, cebolla, pimentón y finas hierbas. Yo usé la de cebolla. 

Si no encuentras cuajada láctica puedes ponerle queso de cabra o queso fresco artesano.

Si te gustan este tipo de ensaladas, échale un vistazo a la Ensalada templada de espinacas, bacon y queso de cabra, es muy parecida a esta y también está deliciosa.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado la ensalada, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Ensalada César

Ensalada César. Como todos sabéis y si no lo sabéis os lo cuento yo, no porque yo lo diga sino porque lo he leído en la wikipedia y en otros muchos libros y blogs de cocina, el mejicano César Cardini fue quien se cree, o por lo menos se asocia con él la creación de esta famosa salsa para ensalada, de la que se dice que es probablemente una de las ensaladas más populares a nivel internacional.

El ingrediente principal de esta Ensalada César es evidente la Salsa César, que con su peculiar sabor no sólo aliña ensaladas sino que enriquece multitud de platos, desde una triste pechuga a la plancha hasta un buen plato de pasta, pasando por acompañar un pescado… La textura también cobra un papel importante, el crujiente del pan, el intenso sabor del parmesano en láminas, el pollo… ¡Delicioso!

Hay infinidad de recetas para esta Ensalada César no obstante casi todas tienen una base común que es la lechuga romana y unos ingredientes que pueden o no variar como es el pollo por bacon, el pan tostado o frito, la salsa con sus diferentes formas de hacerlas… De todas las ensaladas que he ido haciendo a lo largo de mucho tiempo, probando unas y otras salsas, he ido quedándome con los ingredientes que más me gustaban para hacerla a mi gusto, no sé si mi ensalada será afín a la original pero lleva su idea, la base la tomé del libro “vamos a cocinar” de José Andrés.

Esta ensalada césar es ideal como plato único o para compartir con amigos. Puedes tener la salsa y los ingredientes preparados con antelación y sólo tendrás que servirla en el momento que se vaya a comer.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de ensalada césar

Para la ensalada

  • Una (1) lechuga romana (o una bolsa de ensalada gourmet)
  • Dos (2) rebanadas de pan
  • Unas láminas de queso parmesano
  • Aceite de oliva virgen extra Gil-Luna
Para la salsa césar
 
  • Un (1) huevo
  • Seis (6) filetes de anchoas
  • Una (1) cuchara de mostaza de Dijón (o cualquier otra)
  • Una (1) cuchara pequeña de salsa Inglesa Perrins
  • Medio (½) limón (su zumo)
  • 50 gr. de queso Parmesano
  • Un (1) diente de ajo pequeño
  • Una (1) cuchara de aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • Sal
Para el pollo
 
  • Una (1) pechuga de pollo cortada en filetes
  • Un poco de harina de trigo
  • Un (1) huevo
  • Panko (o pan rallado) (*ver en curiosidades)
  • Aceite de oliva virgen extra para freir
 

Elaboración de la receta de Ensalada César

  1. Comienza poniendo al fuego una sartén con un dedo de aceite de oliva virgen extra para freír el pan.
  2. Corta las rebanadas de pan en dados de más o menos un (1) cm, fríelo y reserva sobre papel absorbente.
  3. Lava muy bien la lechuga y córtala en trozos a tu gusto.
  4. Para la salsa césar pon en el vaso de la batidora el huevo, los filetes de anchoa, la cuchara de mostaza, el zumo de medio (½) limón, una cucharada de aceite de oliva virgen extra, la salsa inglesa, el diente de ajo y un poco de pimienta negra, bate todo hasta emulsionarlo como si fuese una mahonesa, añade el queso parmesano y sigue batiendo. Si ves que te queda demasiado espesa la salsa añade un poco de agua. Prueba y rectifica de sal si hiciese falta.
  5. Para hacer el pollo sólo tienes que empanar los filetes de pollo con harina, huevo y panko (o pan rallado) y freírlos hasta dorarlos. Resérvalos sobre papel absorbente y córtalos en tiras.
  6. Coloca la lechuga en un bol y alíñala con la salsa, sobre esta reparte los picatostes de pan, unas láminas de parmesano y las tiras de pollo crujiente.

¡Plato único, que aproveche!

Curiosidades de la receta de ensalada césar

El pollo lo puedes hacer como yo hago o simplemente puedes ponerle pollo a la plancha, pollo asado que quieras aprovechar o pollo de un puchero.

¿Qué te parece si cambias el pollo por bacon? Dora a fuego lento unas lonchas de bacon para que se ponga bien crujiente.

Si te sobra salsa césar, puedes aprovecharla para otras recetas o elaboraciones como pueden ser unas patatas cocidas como guarnición de un pescado a la plancha, una ensalada de arroz, acompañar unas croquetas, combinar unos ahumados o unos dips de verduras a la plancha o en tempura.

Si la salsa césar la quieres hacer con antelación métela en un bote o biberón de cocina y resérvala en el frigorífico, sólo tendrás que agitarla al servirla.

El pan en vez de freírlo puedes pintarlo con aceite de oliva y meterlo en el horno para tostarlo de forma que absorberá menos aceite y será un poco más ligero.

¿Quieres intensificar el sabor del pollo? Déjalo marinar toda una noche en salsa de soja o salsa teriyaki como en la receta de Pollo Teriyaki Panko.

Como dice José Andrés, si con un ajo pelado y cortado por la mitad frotas el bol o bandeja donde vayas a servir la ensalada le darás un aroma estupendo al servir tu ensalada.

*Si no encuentras Panko ponle pan rallado, pero si quieres que te quede bien crujiente te recomiendo un pan rallado crujiente como el crujiente pan cracker de Santa Rita.

Dale una vuelta a la ensalada césar y cambia el parmesano por un buen queso curado que quizás tengas más a mano, el sabor será espectacular.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Empanadillas de Sobrasada y Queso Mahón

Empanadillas de sobrasada y queso mahón. Aprovechando las extraordinarias viandas que me trajeron de Menorca mis amigos Lupe y Rafa, he hecho algunas   recetas con esta pareja ya que son dos productos que combinan perfectamente, esta que os traigo son unas empanadillas para el #DiaDeLaEmpanadilla. Lo bueno de las empanadillas es que puede estar rellena de todo lo que se te ocurra, puedes dejar volar tu imaginación y hacer las mezclas mas sugerentes, siempre saldrá un buen bocado.

Creía que sabía lo que era la sobrasada y a qué sabía pero estaba totalmente equivocado, la sobrasada sabe a sobrasada y la que me han regalado está espectacular ya sea para comerla en tortilla, en empanada o con un simple trozo de pan tostado.

Hoy se celebra el #DíaDeLaEmpanadilla en twitter y no he querido perder la oportunidad de participar como lo hice en el #diadelsuperbocata, el #diadelatapa o el #diadelaensalada, hubo otros muchos mas que por un motivo u otro no pude participar y este lo pille de resbalín pero aquí estoy y esta es mi propuesta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de empanadillas de sobrasada y queso mahón

  • Seis (6) obleas para empanadillas
  • 100 gr. de Sobrasada Menorquina
  • 100 gr. de Queso Mahón
  • Un (1) huevo

Elaboración la receta de empanadillas de sobrasada y queso mahón

  1. Enciende el horno a 200º para que vaya calentando mientras haces las empanadillas.
  2. Corta seis (6) rodajas no muy gruesas de sobrasada y otras seis (6) de queso Mahón.
  3. Extiende un papel de hornear en la bandeja del horno. Sobre este dispón las doce (12) obleas para empanadillas y coloca una rodaja de sobrasada encima de cada una de ellas.
  4. Coloca una moneda (rodaja) de queso Mahón y procede a cerrar la empanadilla, ya sea de la forma tradicional de media luna o en forma de paquetito triangular.
  5. Bate el huevo en un cuenco y pinta con una brocha de cocina las empanadillas.
  6. Mete la bandeja en el horno unos ocho (8′) minutos o  hasta que estén bien doradas. Saca las empanadillas del horno con cuidado de no quemarte y retira el exceso de grasa que ha soltado con papel absorbente.

¡Cómetelas bien calentitas!

Curiosidades de la receta de empanadillas de sobrasada y queso Mahón

En vez de meterlas al horno también puedes freírlas como tradicionalmente se ha hecho pero añades mas grasa y pueden hacerse pesadas. Si te va esta opción dobla las empanadillas de forma tradicional así no tendrás el problema de que se salga el relleno.

Los ingredientes de esta receta son para seis (6) empanadillas si quieres mas sólo tienes que duplicar los ingredientes y así aprovechar el paquete entero de obleas.

Si no tienes queso Mahón puedes usar cualquier queso cremoso que te guste como un queso de cabra, tetilla, San Simón Dacosta y hasta un Cabrales o queso azul, pero el Queso Mahón y la sobrasada es todo un clasico como pareja e hecho por lo tanto deberías de hacer el esfuerzo de buscar el queso y probar esta combinación. Puedes cortarlo con un cortapastas o un vaso pequeño de chupito para hacer las monedas de queso o simplemente desmenuzar las lonchas.

Utiliza una sobrasada de buena calidad y no una de las que vienen en tarrina, en el resultado tendrás la respuesta… También puedes desmenuzar la sobrasada y el queso, mezclarlo y hacer el relleno con esa masa.

Si eres de los que le gusta rizar mas el rizo prueba a caramelizar cebolla y añadirla junto al relleno, se te caerán dos lagrimones! Los frutos secos como los piñones le vienen estupendamente.

¡Espero que os guste mi propuesta, Feliz #diadelaempanadilla !

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tapa de queso payoyo, miel y café

Queso payoyo con miel y café. La tapa que propongo creo que la vi en un programa de Jamie Oliver, me llamó la atención y tuve la necesidad de probarla. Me sorprendió y cada vez que viene alguien a casa se la pongo para ver su cara de antes y después. Aunque la receta original es con miel, yo le he puesto Sirope de Ágave Sunny Via, que como os comenté en la receta de Torrijas es una alternativa fantástica a la miel.

Con esta tapa de Queso payoyo con miel y café participo en el concurso “De un Bocado” para celebrar el  primer Aniversario del Blog “Pimientos Verdes”. Gracias Miguel Ángel por invitarme a participar.

Para esta receta no tienes que ponerte ni el delantal 😉

Ingredientes para la tapa de queso con Sirope de Ágave y café

Elaboración de la tapa de queso con Sirope de Ágave y café

  1. Corta un trozo de queso y lo partes con las manos, desmenuzándolo en trocitos irregulares.
  2. Pon los trozos de queso en cucharitas de servir o algún plato pequeño.
  3. Rocía con unos hilos de Sirope de Ágave sobre el queso.
  4. Tritura los granos de café en un mortero, déjalo muy molido y espolvorea por encima del queso.

A comerlo ¡De un Bocado!

Curiosidades de la tapa de queso con Sirope de Ágave y café

El queso que he utilizado en la receta es Queso Curado Payoyo pero te puede servir cualquier queso curado de calidad.

Si no tienes o no encuentras sirope de ágave puedes utilizar miel ya que como te he dicho la receta original es con ella y queda estupenda la tapa.

El café no importa si ya está molido, pero un café recién molido tiene mucho mas aroma y frescura.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con Queso Payoyo“ este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Arroz cremoso de Calabaza y queso Payoyo

Arroz cremoso de calabaza y queso payoyo. Ya os he comentado que el arroz me encanta pero suelo esperar al fin de semana para hacerlo ya que requiere algo de tiempo y entre semana no quiero  esperar a que se haga, que vengo con hambre del trabajo y no es cuestión de comer a las cinco de la tarde, aunque a veces dejo hecho el sofrito y sólo tengo que esperar los dieciocho o veinte minutos que tarda en hacerse.

Esta receta arroz cremoso de calabaza proviene de uno que probé en el restaurante “Fogón del Guanche” del cual ya os he hablado alguna vez, formaba parte de un plato al que llamaban (y digo llamaban porque ya no está en carta)  “Carne de Bragueta con cremoso de arroz de calabaza y Payoyo”. Este plato representaba una de las comidas tradicionales de la Cocina Gaditana de 1812, ganador entre otros del premio de “La senda de las maritatas” organizada por la Diputación de Cádiz para homenajear y recordar la gastronomía popular gaditana de hace dos siglos.

El nombre de arroz está claro de donde viene  pero el de la carne os resumo a groso modo su historia: “La carne de bragueta” es según cuentan, que en aquellos tiempos la comida era escasa y los carniceros escondían las mejores piezas para evitar controles en el bolsillo o “bragueta” del pantalón para después venderlas o consumirlas, de ahí su curioso y cómico nombre.

Esta es mi versión de la receta de arroz cremoso de calabaza que presentaban tapado con una copa para que el humo y aroma se desprendiese cuando llegase al comensal, yo lo acompaño normalmente con una pieza de presa ibérica (la receta original es solomillo) que en este caso lo he omitido para no quitarle protagonismo al arroz  que es el protagonista de mi receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el arroz cremoso de calabaza y queso payoyo

  • 200 gr. de arroz sénia (arroz valenciano de toda la vida Sos o Nomen)
  • 200 gr. de calabaza
  • 100 gr. de queso  Payoyo (u otro queso cremoso semicurado de cabra)
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) diente de ajo
  • 125 ml. de vino moscatel de Chiclana (u otro vino dulce)
  • 500 ml. de caldo de pollo
  • Una (1) rama de romero
  • 100 ml. de nata para cocinar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta de colores (varios tipos de pimienta)
  • Sal

Elaboración del arroz cremoso de calabaza y queso payoyo

  1. Lava y pela la calabaza y córtala a trocitos cuadrados de un centímetro aproximadamente. Haz lo mismo con la cebolla pero la picas muy pequeñita (brunoise).
  2. Ralla el queso con un rallador o en un robot de cocina (la Thermomix es estupenda para esto) y lo reservas.
  3. Pon una sartén o paella a fuego medio-bajo con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra, cuando esté caliente añade la cebolla, un poco de sal y pimienta. Cuando veas que se está ablandando echa el ajo muy picadito. A veces lo trituro con el prensa-ajos para que deje todo el sabor pero no se note que está. Ten cuidado con el fuego para que no se te queme o dará un sabor amargo al sofrito.
  4. Ahora añade la calabaza en daditos para que se dore un poco, la ramita de romero y justo después el vaso de vino. Déjalo reducir y que evapore el alcohol.
  5. Reducido el vino echa el arroz y remueve bien. Ve añadiendo el caldo bien caliente poco a poco, como si de un risotto se tratase, para que el arroz vaya soltando el almidón y quede cremoso. No dejes de remover suavemente para que no se pegue y  añade caldo según le vaya haciendo falta. Prueba de sal y corrige si hiciese falta.
  6. Cuenta desde el momento de echar el arroz unos dieciocho (18′) minutos, pasado ese tiempo echa el queso rallado y la nata, mezcla muy bien con el arroz. Puedes retirar la ramita de romero y desecharla.
  7. Deja reposar el arroz cuatro (4′) minutos y sírvelo.
¡Qué aporveche!
 
 

Curiosidades del arroz cremoso de calabaza y queso payoyo

El arroz que uso para este tipo de recetas es un arroz sénia, que es el arroz valenciano de toda la vida, de grano medio pero también uso un arroz bomba que le viene estupendamente, como tiene mas almidón queda mas cremoso si cabe, eso si, has de tener en cuenta que el arroz bomba necesitará el tripe en vez de el doble de caldo o líquido para su cocción.

Esta receta está pensada para dos (2) personas, si tienes mas comensales sólo tendrás que ir doblando los ingredientes y adaptándolos a los mismos.

Si tienes tiempo prueba a asar ligeramente la calabaza, le dará un intenso sabor y un dulzón característico de haberse caramelizado los azúcares ¡exquisito!

El queso Payoyo que utilizo en esta receta es un queso del que ya os he hablado alguna vez en las recetas de “Musaka” o “Canutillo de queso de cabra y chocolate“. Es un queso de cabra payoya de la Sierra de Cádiz. Se elabora artesanalmente en encantador pueblecito de Villaluenga del Rosario donde precisamente este fin de semana se celebra la “Feria Turística del Queso artesanal” ¿Os animáis a ir? No os arrepentiréis.

El Vino para maridar o armonizar el arroz de calabaza bien podría ser un cava, una sidra o un vino de aguja. La cuestión es que cualquier vino que tenga algo de carbónico (burbujas para que me entendáis) le vendría estupendamente bajo mi parecer, un vino joven que potencie el sabor del plato sin que le quite protagonismo.

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “El fogón del Guanche”, “Queso Payoyo“, “Sos” y/o “Nomen” estos enlaces son puramente informativos.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tarta salada de bacon, setas y queso.

Tarta salada de bacon, setas y queso. Habiendo visto el otro día en el blog de mi amiga Helena “Mi puchero” una tarta salaá como ella la llamó, ya que coincidimos en que no nos gusta el nombre de quiche, se me antojó y empecé a “maquinar” con qué la hacía yo, abrí el frigorífico y con un rápido vistazo ya sabía de qué iba a rellenarla. Lástima que no me quedó muy allá y las fotos no me gustaron, aunque rica bien que estaba y dimos buena cuenta de ello… Así que hoy os traigo una versión de la clásica Quiché lorraine que al contener otros ingredientes ya no se le podría llamar así.

Esta tarta salada o quiche de origen francés se puede hacer con el relleno que se te ocurra, el otro día la hice con carne picada, tomate, queso… y hasta se me ocurre el hacerla de chorizo o sobrasada, aunque la clásica se prepara con nata, huevos, bacon y queso. Se abre un abanico de posibilidades pues esta tarta admite cualquier manjar que el comensal quiera paladear, deja supurar tus papilas gustativas y elige sutilmente los ingredientes, sorpendente de lo que eres capaz de elaborar.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de la Tarta Salada de bacon, setas y queso

  • Una (1) lámina de masa quebrada u hojaldre* (mira en curiosidades)
  • Cuatro (4) huevos
  • 250 ml. de nata para cocinar
  • 100 ml. de leche entera
  • 200 gr. de bacon
  • 150 gr. de setas o champiñones
  • 150 gr. de queso para pasta Arla finello
  • Una (1) cebolla pequeña
  • Un (1) puerro
  • Una (1) cucharada de mantequilla Lurpak
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada
  • Sal

Elaboración de la receta de Tarta salada de bacon, setas y queso

  1.  Enciende el horno a 180º arriba y abajo, para que se vaya calentando mientras preparas la tarta salada.
  2. Si la masa es comprada, sólo tendrás que estirarla un poco con algo de harina para que no se te pegue a la mesa de trabajo, y darle el tamaño adecuado para el molde, deberá sobresalir unos centímetros del diámetro del molde, para ello colocalo encima de la masa y verás cuando la tienes con el tamaño adecuado.
  3. Pon la masa sobre el molde extendiéndola con el rodillo y acomódala en él, pasa el rodillo por los bordes para retirar el exceso de la masa.
  4. Pincha con un tenedor toda la masa para que no suba y se infle. Cubre el fondo de la masa con papel de hornear o papel de aluminio y echa unos garbanzos para que hagan peso sobre la masa.
  5. Introduce el molde en el horno cuando esté caliente y lo dejarás unos quince (15′) minutos.
  6. Mientras tanto bate los huevos en un bol y los reservas. Corta muy fina la cebolla y el puerro. Pon una sartén a fuego medio con una cucharada de mantequilla y sofríes la verdura con una pizca de sal y pimienta, blandita que no se queme y la reservas.
  7. Corta el bacon en trocitos, a tu gusto mas o menos grandes, y lo salteas en la misma sartén. Tiene que quedar dorado. Resérvalo sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  8. Lamina las setas o champiñones y saltéalas en la misma sartén, teniendo la precaución de retirar la grasa que ha dejado el bacon.
  9. Pasado el tiempo saca el molde del horno y pinta el fondo de la masa con el huevo que has batido anteriormente. Vuelve a meter la masa en el horno cinco (5′) minutos, esto es para que selle la masa y no se ponga blanda al echar los ingredientes.
  10. En el bol donde has batido los huevos incorpora la nata y la leche, mézclalo bien y lo salpimentas a gusto, con cuidado porque el bacon es salado y ralla un poco de nuez moscada. Echa también el sofrito de verdura, el bacon, las setas y la mitad del queso, mézclalo y vierte sobre la masa horneada repartiendo bien los ingredientes. El resto del queso distribúyelo por encima.
  11. Hornea de nuevo a la misma temperatura unos veinte (20′) minutos o media hora, hasta que esté con un bonito color dorado.

¡Sírvelo caliente!

Curiosidades de la receta de la tarta salada de bacon, setas y queso

*Para elaborar esta tarta salada necesitas una masa quebrada o de hojaldre, en este caso yo he echado mano de una masa ya hecha (estaba flojete ;)) te saca de un apuro rápidamente si es de calidad, claro, pero puedes hacerla tu mismo en casa ya sea a mano en en la Thermomix, pues es una receta muy fácil. Como yo no tengo publicada ninguna, si quieres hacerla te invito a que te pases por el blog de mi amigo Javi Recetas donde tiene publicada la receta de masa quebrada paso a paso.

El queso y mantequilla que he utilizado “queso para pasta Arla finello” “Mantequilla Danesa Lurpak“, son productos que me ha enviado Arla Foods para probarlos,  estupendos para este tipo de elaboraciones, da muy buen sabor y funde muy bien integrándose con los demás ingredientes. La filosofía de esta empresa no dista mucho de la mía, tiene pasión por la naturaleza y unos hábitos de vida saludables con sus productos naturales, ideal para una dieta sana y equilibrada.

Como ya te he comentado el relleno de la tarta salada es a tu gusto, cambia o añade ingredientes a tu gusto.

Si quieres que sea un poco menos calórica puedes utilizar tacos de jamón york en vez de bacon, reducir la cantidad de queso o añadir verduras como alcachofas, habas, espinacas temiendo en cuenta las cantidades para que no rebose rellenar la masa.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Risotto de setas y pollo

Risotto de setas y pollo. El risotto es uno de los platos de origen italiano mas representativos de su gastronomía, aunque adoptado por multitud de paises. Se trata de una receta de arroz cremoso o meloso que suele llevar mantequilla y nata ó queso, pero perfectamente se puede hacer con aceite de oliva, los más “puristas” quizás no estén de acuerdo con esta forma de hacerlo pero así es como me gusta a mi.

El risotto acepta muchas variantes, esta con setas es la más tradicional, si bien es cierto que el tipo de setas que se suele utilizar son boletus, resultando un “risotto funghi porcini” como se dice en italiano, yo no las he encontrado frescas por esta zona así que me adapto a las setas frescas que encuentro en el mercado.

Esta receta de setas y pollo está pensada para dos personas de buen comer y plato único, sólo tienes que doblar las cantidades si tienes mas comensales. Si estas como yo pensando en que tiene muchas calorías ponte una pequeña racción y acompaña el plato con entrante ligero como la ensalada de granadas y naranjas por ejemplo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de risotto de setas y pollo

  • 200 gr. de arroz bomba o carnaroli
  • 200 gr. de setas de cardo (o cualquier otra seta)
  • 100 gr. de pollo (un contramuslo)
  • 100 gr. de queso mascarpone (o queso fresco para untar del tipo philadelphia)
  • 100 ml. de vino Pedro Xímenez
  • 600 ml. de caldo de pollo casero
  • Un (1) diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración de la receta de risotto de setas y pollo

  1. Pon a fuego medio una sartén amplia con 25 ml. de aceite de oliva (unas 5 cucharadas). Limpia muy bien las setas con un paño para eliminar los posibles restos de tierra que puedan tener, córtalas en trocitos y las salteas. Pela un diente de ajo y lo picas, añádelo a la sartén con las setas. Reserva una vez salteadas.
  2. En la misma sartén con una cucharada de aceite de oliva sofríe el pollo troceado y cuando esté listo incorpora las setas. Salpimenta levemente.
  3. Añade el arroz sin dejar de mover y seguidamente la copa de vino (100 ml.), deja evaporar por completo. Desde este momento cuenta aproximadamente dieciocho (18′) minutos.
  4. Añade dos cazos de caldo de pollo (200 ml. aproximadamente), el caldo debe de estar muy caliente para no cortar la cocción del arroz. No dejes de remover. Según vaya consumiéndose el caldo ve añadiendo más poco a poco.
  5. Cuando le quede un (1′) minuto de cocción corrige de sal, echa el queso mascarpone y mézclalo bien. Aparta del fuego y déjalo reposar varios minutos, con cuatro (4′) será suficiente.

¡Qué aproveche!

Curiosidades de la receta de risotto de setas y pollo

El arroz que se utiliza para el risoto suele ser de la variedad carnaroli, arborio o bomba, son de grano redondo y tienen mucho almidón que es lo que le da la cremosidad, lo suelta poco a poco al añadirle el caldo, pero si no lo encuentras puedes utilizar un arroz redondo de toda la vida y de buena calidad.

Las setas que he utilizado son setas de cardo de cultivo pero si tienes la posibilidad de utilizar boletos u otras setas silvestres te saldrá un plato de categoría. Si no encuentras ninguna de estas unos champiñones o portobellos frescos son una alternativa estupenda. Te díría que con setas envasadas y congeladas queda bien, pero bajo mi parecer no da el resultado que espero y por eso desecho la posibilidad de usarlas.

Si no tienes caldo de pollo o verduras casero, puedes usar un brick de caldo de calidad, no suelo utilizar las pastillas de caldo pero si no tienes otra opción, nuestras madres siempre la usaron y no nos pasó nada. La proporción del caldo con respecto al arroz suele ser de un cazo de arroz (100 ml.) por tres cazos de caldo (250 gr.), es decir tres partes mas de caldo que de arroz, aunque tendrás que controlarlo y añadir un poco mas si le hiciese falta.

Yo uso contramuslos de pollo, porque me resultan muy jugosos, la pechuga u otro trozo es buena opción también, aunque me resulta un poco mas seca es cierto que a muchas personas es la parte que mas les gusta.

El vino Pedro Ximénez es un vino dulce, puedes sustituirlo por otro vino dulce o echarle un vino blanco seco si no te gusta que te quede un poco dulzón.

El queso mascarpone es un queso cremoso que puedes sustituir por nata fresca, nata para cocinar o queso cremoso (del tipo philadelphia), también hay quesos cremosos “light” que le quitan algunas calorías y así hacer la receta un poco mas ligera.

Si le añades unas hierbas frescas como romero o tomillo el aroma a campo será espectacular, pruébalo.

Si te atreves, prueba a echarle una cucharada pequeña de concentrado de carne “Bovril” justo antes  de echar el queso, le dará un sabor estupendo, este “truco” me lo enseñó el chef Antonio Fernández del Restaurante “Diverso tapas y vino” de Rota (Cádiz).

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Bovril” y “Philadelphia”, este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Canutillo de crema de queso de cabra y chocolate

Canutillo de queso de cabra y chocolate. No hay una buena comida si no hay un buen postre, es como si faltase algo, además es el colofón a una buena mesa. Os voy a enseñar la receta para el canutillo de queso de cabra y chocolate, el canutillo es un cilindro de pasta brick que está relleno de una crema de queso de cabra y sobre este un poco de chocolate.

Este postre lo probé en el “Fogón del Guanche“, un restaurane de Puerto Real (Cádiz), en donde cada vez que voy me sorprenden, por la cantidad y variedad de tapas creativas, por la calidad de los productos, por el servicio… no me canso de decir lo que me gusta ese lugar, y no sólo a mi, sino a todos los que nos acompañan que se van con un buen sabor de boca. Como de costumbre es mi versión del postre, pero vamos a la receta que es lo que nos trae por aquí.

Para esta receta necesitarás unos moldes para los canutillos, que son unos tubos cilíndricos para darle la forma a la pasta brick. Los puedes encontrar en tiendas especializadas en productos de cocina, bazares o ferreterías.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el Canutillo de crema de queso de cabra y chocolate

  • Dos (2) obleas de pasta brick
  • Un (1) huevo
  • 100 gr. de queso de cabra
  • Dos cucharadas colmadas de requesón
  • 500 ml. de nata para montar (34% materia grasa)
  • Azúcar glass
  • 150 gr. de chocolate negro
  • 25 gr. de mantequilla
  • cereales de arroz inflado chocolateado (Choco Crispies)

Elaboración del canutillo de crema de queso

  1. Comienza preparando los canutillos, para ello corta la oblea de pasta brick en cuatro trozos, te sandrán cuatro triángulos.
  2. Enrrolla cada triángulo de pasta bric en cada uno de los canutillos.
  3. Enciende el horno a 180º arriba y abajo. Pinta los canutillos con huevo batido y los metes en el horno unos minutos hasta que veas que empiezan a dorarse.
  4. Reserva los canutillos hasta que se enfríen. Una vez frios, retíra con mucho cuidado que no se parta los moldes. Reservalos hasta el momento de rellenarlos.
  5. En un bol, echa el queso de cabra y las dos cucharadas de requesón, trabajalo con un tenedor o una varilla hasta que forme una pasta, añade dos (2) cucharadas de azúcar glas y sigue batiendo hasta que quede bien integrado todo.
  6. Ahorma monta la nata y la mezclas con la crema de queso, pero no la batas sino con movimientos envolventes la vas integrando.
  7. Mete la crema de queso en una manga pastelera y resérvala en el frigorífico hasta el momento de rellenar los canutillos.
  8. Para preparar el chocolate pon un cazo con agua al fuego y sobre este pon otro para derretir el chocolate y la mantequilla al baño maría. Mézclalo bien y cuando este listo lo metes dentro de una manga pastelera y lo reservas.
  9. Para montar el postre rellena los canutillos con la crema de queso, ten mucho cuidado pues los canutillos son frágiles. Disponlos en un plato, yo suelo poner dos, y sobre los canutillos rociamos con el chocolate que tenemos en la manga.

A disfrutar de este estupendo postre!

Curiosidades del canutillo de crema de queso

 La pasta brick la puedes encontrar en los supermercados en la zona de refrigerados, al lado de las pizzas o las masas de hojaldre. Es muy fina por lo tanto has de manipularla con mucho cuidado.

El queso de cabra que utilizo es queso de cabra payoya pero puedes utilizar cualquier otro queso de cabra que sea cremoso.

Puedes hacer los canutillos con anterioridad y guardarlos en una bolsa hermética como la que se utiliza para congelación, se conservarán estupendamente hasta el momento de comerlos.

También puedes derrertir chocolate en el microondas, pero ten cuidado que no se te queme. Una vez lo tengas en la manga pastelera, si se endurece, puedes meterlo en el microondas y volver a derretirlo para utilizarlo.

Yo lo he acompañado con un flan de chocolate, espolvoreado con azúcar glas y unos cereales de arroz inflado chocolateado (Choco Krispies)  pero el plato original lo sirven con una bola de helado de chocolate, acompañalo con lo que más te guste o

Con esta publicación termino el año muy satisfecho por vuestros comentarios y visitas ya que en menos de seis meses el blog ha llegado a casi 500 subsicriptores  y mas de 65000 visitas. Muchas gracias a todos los que compartís conmigo mi cocina, espero seguir sorprendiendoos.

¡Espero que os guste amig@s y Feliz año nuevo!!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Rollito de salmón

Los aperitivos y entradas de nuestras mesas en Navidad son tan importantes como el plato principal, me atrevería a decir que casi lo más importante, ya que, si te pasa como en mi casa, a veces no llegamos ni al plato principal puesto que con tanto entrante se van las ganas y la falta de costumbre de comer tanto por la noche hace que te llenes muy rápido.

Este entrante, como de costumbre, no tiene mucha complicación al hacerlo, con un precio ajustado al igual que las demás recetas navideñas y rico, rico. Me he inspirado en una receta del cocinero Sergio Fernández, Cocinamos Contigo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Seis (6) lonchas de salmón ahumado o salmón marinado
  • 150 gr. de crema de queso (tipo philadelphia)
  • 75 gr. de tomates secos*
  • Una (1) latita de anchoas
  • Una (1) cucharada pequeña de alcaparras
  • Una (1) cucharada pequeña de cebollino

Elaboración

  1. Para comenzar pon los tomates secos en un bol con agua tibia para hidratarlos unos quince (15′) minutos.
  2. Mientras tanto corta el cebollino, las anchoas (no he utilizado toda la lata, sólo seis) y las alcaparras en trocitos pequeños. Cuando estén hidratados los tomates pícalos también. Echa todo en un bol y mézclalo con el queso crema.
  3. Extiende las lonchas de salmón sobre papel film y pon un par de cucharaditas de la mezcla sobre estas.
  4. Enrolla ayudándote del papel film y aprieta bien para que quede prensado.
  5. Resérvalo en el frigorífico al menos dos horas.
  6. Pasado ese tiempo, quítale el papel film y corta en rodajas mas o menos gruesas, según te guste.

Fácil ¿no? Qué aproveche!

Curiosidades

Tanto el salmón ahumado como el salmón marinado sirven en esta receta, utiliza el que más te guste.

*Yo he utilizado tomates cherry secos, lo venden el los grandes supermercados y suelen  quedar con más sabor y más tiernos, por lo menos a mi parecer. Con seis (6) he tenído suficiente.

Las alcaparras las puedes sustituir por aceitunas si no te gustan, pero las alcaparras dan un gustito muy bueno.

Asegúrate de que esté bien frio el rollito antes de cortarlo o el corte no será límpio y se aplastará además de salirse el queso. Si lo crees necesario mételo unos minutos en el congelador antes de cortarlo.

Esta receta al ser tan fácil y no tener complicación tiene pocas curiosidades, lo único que si el relleno no te gusta, manteniendo el salmón y el queso puedes echarle el ingrediente que se te antoje.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Ensalada templada de espinacas, bacon y queso de cabra.

Esta ensalada de espinacas, al ser templada es ideal para este tiempo frio y para que no nos olvidemos de comer verduras frescas ya que dejamos un poco aparcadas las ensaladas por pensar que sólo son para verano. Se prepara rápidamente y tiene una presentación estupenda para compartirla en reuniones familiares o de amigos.

Recuerdo cuando fue la primera vez que la probé, me sorprendió lo rica que estaba y lo original de sus ingredientes, de esto ya hace varios años, fue en un restaurante italiano en San Fernando (Cádiz) donde pasamos una velada muy agradable con mi gran amigo Fran, y por ello esta receta se la dedico a él, espero que le llegue por allí por las tierras de la Costa da Morte.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • 200 gr. de espinacas frescas
  • 100 gr. de bacon (dos lonchas gruesas)
  • Queso rulo de cabra
  • Cuatro (4) tomates secos marinados en aceite de oliva
  • Reducción de vinagre balsámico de Módena (a la trufa)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal de hielo o flor de sal

Elaboración

1.- En una fuente o plato coloca las espinacas limpias y secas.

2.- Corta el bacon en trocitos alargados. Pon una sartén a fuego medio con dos cucharadas de aceite de oliva, cuando esté caliente fríe el bacon hasta dorarlo. Lo reservas.

3.- Corta el rulo de queso de cabra en rodajas finas, para ello debe de estar muy frio, sino se te pegará en el cuchillo y se desmenuzará. Puedes meterlo unos minutos en el congelador mientras preparas los otros ingredientes y cortarlo en último instante.

4.- Corta los tomates secos y repártelos sobre las hojas de espinacas, reparte también el bacon y las rodajas del queso de cabra.

5.- Riega la ensalada con el aceite de oliva de haber frito el bacon. Reparte la reducción de vinagre balsámico por encima de la ensalada. Echa un poco de sal de hielo, pero no mucha ya que el bacon de por sí es salado. Ya tienes esta contundente ensalada lista para hincarle el tenedor.

¡A la mesa!

Curiosidades

Las espinacas tienen que ser frescas, yo utilizo unas que venden envasadas frescas, listas para usar y son estupendas para este tipo de recetas, no se te ocurra utilizar congeladas que no te servirán.

La reducción de vinagre balsámico a la trufa lo puedes encontrar en tiendas gourmet, pero también puedes sustituirlo por uno que hagas tu mism@ con un par de cucharadas de vinagre balsámico y una cucharada de azúcar. Ponlo en una sartén y déjalo reducir hasta que tenga una textura como el caramelo líquido.

Los tomates secos los compro envasados, los meto unos minutos en agua para que se hidraten, seguidamente los pongo en un bote con aceite de oliva y especias (romero, tomillo, orégano, ajo y sal) y ya están listos para usar en ensaladas o tostas. También puede echarle un par de cucharadas de Flor de salsa Pasta & Pizza “Llum de sal” al aceite de oliva y tendrás un marinado estupendo.

Si no te gusta el queso de cabra puedes probar con queso mozarrella para ensaladas, lógicamente no es lo mismo pero también queda muy rico.

Prueba a acompañarlo con unas aceitunas negras del bajo Aragón, son naturales y perfectas para acompañar ensaladas, no te decepcionarán. Cualquier otra aceituna negra puede también resolverte la papeleta.

 ¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.