Rabo de Toro

Print Friendly, PDF & Email

Rabo de toro estofado. Esta receta aunque en su nombre indica toro, la carne que suele usarse en la mayoría de los casos es de ternera o buey pues el rabo de toro de lidia suele ser mas bien escaso con ocasión de una corrida de toros y de precio algo mas elevado que el que puedas encontrar de ternera.

He de confesaros que durante mucho tiempo este fué mi plato favorito, y os preguntaréis que siendo mi plato favorito, cómo es que no tenía la receta publicada… Pues bien no ha sido por la dificultad del plato sino por el simple hecho de cada vez que lo he elaborado no me ha gustado la foto, ya que no es muy agraciado de retratar.

Receta tradicional donde la haya, muy típico en Córdoba sin embargo, cada región tiene una receta parecida en la que la diferencia suele marcarla el vino, que es el gran protagonista de esta receta ya sea para macerarlo, cocinarlo o maridarlo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de rabo de toro

  • Un rabo de toro (ternera o buey) troceado
  • Una (1) botella de vino tinto
  • Una (1) cebolla grande
  • Un (1) puerro
  • Medio (½) pimiento rojo
  • Dos (2) tomates maduros
  • Tres (3) zanahorias
  • Una (1) hoja de laurel
  • Dos (2) clavos (especia de olor)
  • Media (½) guindilla (opcional)
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de rabo de ternera

  1. Limpia bien el rabo y quita las grasas que hayan podido quedar, salpiméntalo.
  2. Pon una sartén a fuego medio con tres o cuatro de cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  3. Enharina ligeramente los trozos de rabo y los doras por todos los lados en la sartén, hazlos poco a poco para que no baje la temperatura y se cuezan en vez de freirse.
  4. Mientras se dora el rabo, corta las verduras (cebolla, puerro, pimiento y zanahorias) en trocitos muy pequeños (brunoise) y ralla los tomates o pélalos y lo troceas igual.
  5. Una vez dorados todos los trozos de cola los reservas y todo el contenido de la sarten (aceite y restos de haber dorado el rabo) los echas en una olla amplia donde posteriormente guisarás el rabo. Puedes añadir un poco de vino y así llevarte consigo todos los restos que darán el sabor al estofado.
  6. Pocha la cebolla, el puerro, la zanahoria y el pimiento en la olla, cuando estén bien blanditas añade el tomate rallado un poco de sal, las hojas de laurel, los clavos y pimienta negra recién molida (si quieres también puedes añadir aquí la media guindilla).
  7. Es el momento de volver con el rabo a la olla, marearlo con las verduras y añadir el vino tinto hasta que prácticamente lo cubra, si no lo cubre puedes añadir algo de caldo.
  8. Dejarás cocer a fuego lento hasta que esté tan tierna la carne que se despegue del hueso, vigilando que no se pegue al fondo y moviendo de vez en cuando con cuidado para no separar la carne del hueso y poder presentarlo entero.
  9. Terminada la cocción prueba de sal y corrige si hiciese falta.
Buen provecho!

Curiosidades de la receta de rabo de toro

Busca un rabo de ternera de calidad, encárgaselo a tu carnicero de confianza, lo agradecerás en el resultado pues una mala carne te puede estropear el guiso y no lograrás ablandarla.

En el caso que tengas que añadir caldo puedes utilizar un caldo de pollo que tengas casero o si no tienes añade agua pero ten cuidado puede quedarte soso.

Puedes hacerlo en la olla exprés en vez de dejarlo a fuego lento pero te recomiendo que lo pongas a temperatura media y no lo cierres más de treinta (30′) minutos para que no se te pegue. Si hace falta vuelve a cerrar la olla unos minutos. Es preferible hacer esto a que se te pegue al fondo y pierdas el guiso.

Una vez tengas guisado el rabo puedes retirar los trozos de rabo y triturar la salsa o pasarla por un chino, perderá brillo pero será más homogénea y no te encontrarás trozos de verduras si es que te disgusta. Si te ha quedado algo líquida puedes ponerla al fuego y reducirla un poco.

El vino es la clave de este estofado, en este caso tinto que es como lo hacía mi tío Juan, generoso con el vino decía y le zampaba una botella, el tinto le da ese color oscuro al guiso que tanto me gusta… Puedes cambiarlo por un fino de Jerez o un Montilla y tendrás un Rabo de toro a la cordobesa.

No hay mejor forma de acompañar este rabo que con unas buenas patatas fritas caseras. También puedes hacerlo con puré de patatas, cuscús o arroz cocido y por supuesto un pan con buena miga para mojar la salsa.

Este estofado de rabo de ternera es mejor hacerlo de un día para otro para que repose y concentre bien el sabor, merece la pena esperar.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

7 pensamientos en “Rabo de Toro

  1. gracias por la receta, tenia ganas de probar la cola de toro y no sabia como hacerla.
    todas las recetas que me envias, excepto los dulces, estan buenisimas.
    y algunas sorprendentes por su sabor.

    un saludo

    • @Conchi gracias a ti por tu comentario, te animo a que la hagas y me cuentes el resultado. Un saludo.

  2. jaja Con esta receta me has recordado una noche..en Cádiz, en un restaurante cerca de donde nos vimos este último verano.

    Segunda quincena de julio (hace varios años): en la mesa de al lado había una pareja de guiris, blancos como la leche y con camisas de manga larga (frío no hacía, pero bueno, cada uno va como quiere).

    Ella pidió pescado para cenar y él, ¡rabo de toro!. Le pusieron un plato con el que perfectamente podían haber cenado los dos, y alguien más si me apuras.

    La cara que puso él cuando vió aquello era un poema.

    Mi marido y yo, pendientes de ellos pero con disimulo..

    Empiezan a cenar y al rato les empiezan a subir unos colores jajaa empezaron a tener calor…pero el colega, se apretó el rabo de toro y no dejó ni la salsa!

    No se como pasaría la noche, pero frío seguro que no tuvo. jaja

    Hale, ahí dejo el recuerdo.

    Gracias. No imaginas lo que me estoy riendo acordándome de todos los detalles. Seguro que a ti no te hará gracia, pero la manera en que le iba cambiando la cara y el color al chico, era impresionante.

    Jo, han pasado muchos años. Aún no había nacido mi segundo hijo… ahora es cuando me “entra la nostalgia”

Los comentarios están cerrados.