Arranque Roteño

Arranque Roteño. Antes de que se nos olvide totalmente que el verano ha pasado y que el frío invierno está por venir, aquí en el sur todavía nos quedarán días soleados hasta noviembre y podemos disfrutar de refrescantes recetas que nos hagan pasar de la mejor forma la transición de estaciones, acordándonos de lo bien que lo pasamos siempre en Rota gracias a mi amiga Pilar Ruiz (Aprendiendo a Cocinar) y que gracias a ella  y a Turismo Rota, rescaté esta refrescante y sana receta, que realizamos en el II Encuentro de Blogueros: Rota, mar y viñas, del cual ya os hablé en entradas anteriores.

El Arranque Roteño, como bien reza su nombre, se elabora en la localidad de Rota, digamos que es una especie de crema o sopa fría a caballo entre el salmorejo y el gazpacho, hecha con tomates de la huerta roteña, la Mayetería, de donde los Mayetos recogían sus cosechas tempranas, en el mes de mayo -por eso lo de Mayetos- para llevarlas al mercado.

Esta receta típica gaditanacon una historia de más de 50 años, era la tradicional comida que los hombres de campo preparaban en las tierras que trabajaban, y su textura variaba según el gusto del que lo preparaba, mas o menos densa, mas o menos triturada, con mas o menos ajo… Lo comían directamente del lebrillo, como se suele decir, cucharada y paso atrás, y usando como cucharas trozos de pimiento, cebolla o la misma corteza del pan.

Para elaborar esta receta de la forma tradicional, además de los ingredientes, te va a hacer falta un lebrillo de barro y una “machacaera” de madera (brazo del mortero o almirez).

Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Arranque Roteño

  • Un (1) kg. de tomates maduros (pera preferiblemente)
  • Tres (3) pimientos verdes (cuerno de cabra o italianos)
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Medio (½) kg de pan de campo con un par de días (pan asentao de telera)
  • Aceite de oliva virgen extra (125 ml. aproximadamente)
  • Sal

Elaboración de la receta de Arranque Roteño

  1. Comienza Pelando los dientes de ajo, cortando dos (2) pimientos en trozos pequeños y pelando los tomates. Quita la corteza al pan, resérvala para mas tarde y córtalo en trocitos pequeños.
  2. Pon en el fondo del lebrillo un poco de sal, los dos dientes de ajo y el pimiento troceado y empieza a majar con la machacaera de madera hasta conseguir una especie de pasta.
  3. A continuación añade los tomates troceados y sigue triturando hasta ligarlo con la pasta de ajo y pimiento.
  4. Es el momento de ir añadiendo el pan asentao en trocitos pequeños y poco a poco, para ir dando consistencia a la crema y a su vez incorporando el aceite de oliva virgen extra, con un fino hilo sobre todo el majado.
  5. Sigue machacando y mezclando hasta obtener la textura deseada. Corrige de sal si hiciese falta.

Usa los trozos del pimiento reservado, cebolla o aprovechando la corteza de pan para llevártelo a la boca!

Curiosidades de la receta de Arranque Roteño

Los tomates han de estar bien maduros, colorados y preferiblemente de pera, pero cualquier otro tomate puede servirte para hacer el Arranque.

Con dos (2)  dientes de ajo tienes mas que suficiente para un (1) kg de tomates, si te gusta más fuerte o más dócil, sólo tienes que añadir o quitar dientes.

El pan es muy importante en esta receta, hay que utilizar “pan asentao”, es decir, pan con al menos un par de días desde que sale del horno, para que la miga esté prieta. Los panes que suelo utilizar son panes artesanos y aquí os pongo algunos establecimientos de la provincia de Cádiz para que os hagaís una idea y os sirva de orientación para comparlo cuando piseís esta tierra: Pan de horno de leña de Al pan pan, en Puerto Real, Pan moreno de la panadería El Almarchal, de Zahara de los Atunes, Pan del Molino de abajo de El Bosque, pan moreno de la panadería Hermanos Sanchez de Algar, Panadería Gonzalo de Alcalá de los Gazules, y alguno mas que se me pasará…

Tradicionalmente el arranque se ha hecho en el lebrillo pero puedes evitarte el trabajo usando una batidora o Thermomix, lo tendrás hecho en dos minutos, además de darle el punto que tu quieres con más facilidad, a mi me gusta mas pasado pero quizás a ti te guste encontrarte trocitos de cada ingrediente.

Un truco para que no se te mueva el lebrillo mientras estás machacando es poner un trapo doblado debajo, además de evitar el movimiento, amortiguará el golpe y el sonido.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pan de hamburguesa casero paso a paso

Pan de hamburguesa casero paso a paso. Bollitos de hamburguesa. En casa nos gusta mucho la mal llamada “comida basura” o “comida rápida”, pero nos gusta casera y os aseguro que nada tiene de rápida o de basura, es más con esta supuesta comida rápida suelo tardar lo mismo que con cualquier otro plato, y no quiero decir con ello que tarde mucho, pero si que me gusta hacerlo con todo detalle y para eso se necesita tiempo, seguro que tardas más en ir por unas hamburguesas al burguer que haciéndolas tú mism@ y seguro te quedan más ricas.

Esta receta de bollitos de hamburguesa me la pasó mi amiga María (@maryadrisc) que siempre que los hacía nos dejaba con la boca abierta con sus fotos, y ahora me consta que la hace de vez en cuando en el Restaurante “La Farola” de Altura (Valencia),  en el que  se desvive y crea maravillas junto con José Vicente (@colito) ya los que algún día tendré que hacerles una visita.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para cuatro (4) panes de hamburguesa

  • 250 gr. de harina de fuerza
  • 2 gr. de levadura seca de panadero
  • 2 gr. de sal
  • 12 gr. de azúcar
  • 100 ml. de agua tibia
  • 38 ml. de leche (20º)
  • Un (1) huevo
  • 38 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • Semillas de sésamo y amapola para decorar

Elaboración de la receta de pan de hamburguesa

  1. En un bol grande mezcla la harina de fuerza con la levadura seca de panadero y la sal. Añade el agua tibia, la leche, el huevo, el azúcar y la mantequilla que estará a temperatura ambiente.
  2. Comienza a mezclar bien todos los ingredientes en el bol y cuando la masa sea homogénea amasa sobre una encimera.
  3. Si la masa se te pega en las manos, que será lo más probable, ve añadiendo un poco de harina hasta obtener una masa elástica y no se pegue. 
  4. Cuando esté lista la masa haz una bola con ella y déjala reposar en un bol -que habrás pintado con aceite de oliva- y tapado con un paño de cocina limpio. Deja reposar hasta que la masa doble su volumen (aproximadamente una hora, depende de la temperatura).
  5. Pasado el tiempo de reposo, amasa suavemente de nuevo la bola para desgasificar la masa.
  6. Divide la masa en porciones de unos 90 ó 100 gramos y haz pequeñas bolas. Boléalas para darles la forma redonda.
  7. Pon un papel vegetal en la bandeja del horno y sobre este las bolas de masa, separadas prudencialmente pues luego crecerán. Déjalas de nuevo reposar tapadas con el paño de cocina hasta que doblen su volumen.
  8. Enciende el horno para tenerlo caliente a la hora de hornear el pan. Ponlo a 200º arriba y abajo.
  9. Una vez la masa esté lista bate un huevo y pinta la superficie de los bollos con él. Píntalos con delicadeza para no pincharlos ni deformarlos. En este momento puedes añadir las semillas de sésamo o amapola si lo deseas.
  10. Hornea unos 12 ó 15 minutos hasta que estén de un bonito color dorado.
  11. Deja enfriar los bollos una vez horneados sobre una rejilla.

Rellénalos a tu gusto!

Curiosidades de la receta de bollitos de hamburguesa

La harina que uso normalmente la compro en “El Amasadero” que es un tienda on line de ingredientes y utensilios de panadería, tienen harinas de calidad y su gerente, Jesús, siempre dispuesto a ayudarte a encontrar lo que buscas. Cuando amases las bolas no abuses de la harina, sólo la estrictamente necesaria para que no se pegue sino te quedarán los bollos menos esponjosos.

Si tienes amasadora o thermomix puedes ayudarte de esta para amasar, aunque a esta masa no le hace falta mucho “meneo” para que quede bien.

La leche no es necesrio que sea entera, puedes usar una leche sin lactosa, leche de almendras o leche de soja, quizás tengas que corregir un poco con la harina pero básicamente el resultado es el mismo, además a mi hermano seguro que le va genial que no tenga lactosa.

Si no tienes o no encuentras Levadura seca de panadero puedes usar levadura fresca de pandero, unos 6 u 8 gramos, en ningún caso la levadura tipo “Royal”.

-Lo tradicional es usar semillas de sésamo o de amapola pero puedes usar las que más te gusten como pipas, mezcla de semillas o semillas de Kalonji que le dan un toque exótico a tus panes.

Si sólo sois dos en casa puedes congelar la mitad de los panes envueltos en papel film transparente y sacarlos cuando vayas a darles uso.

Este pan soporta lo que le eches, por tanto, puedes usarlo para hamburguesas o como bocadillo.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.