Albóndigas con Melocoton

Albóndigas con Melocotones. La mezcla de la fruta en los guisos es una cosa que siempre me ha atraído, ya sea fruta fresca o deshidratada, le da un frescor y aroma increíble, realza los sabores y los conjuga en perfección.

Ahora que hemos entrado en temporada de melocotones y por qué esperar al postre para comerlos si los puedes ir comiendo junto con el primer plato, en este caso unas albóndigas con melocoton.

Ya os había enseñado otras recetas de albóndigas como las albóndigas en salsa al estilo de mi madre o las albóndigas de choco que se hacen aquí en Cádiz, en esta ocasión son albóndigas de carne no de pescado pero con un sabor muy especial ¿Te atreves a probarlo? Pues…

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Albóndigas con Melocoton

Para las Albóndigas

  • 200 gr. de carne de ternera picada
  • Un (1) diente de ajo
  • Un ramillete de perejil fresco
  • Una (1) rebanada de pan blanco (que esté duro)
  • Tres (3) cucharadas de leche entera
  • Un (1) huevo
  • Harina de trigo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Para la salsa

  • Un (1) melocotón
  • Dos (2) cucharadas de Piñones
  • Dos (2) cucharadas de azúcar
  • 20 gr. de mantequilla sin sal
  • Dos (2) cucharadas de vinagre de Jerez
  • 200 ml. de caldo de pollo
  • Una (1) cucharada de concentrado de carne Bovril
  • Una (1) ramita de canela
  • Un poco de perejil fresco picado

Elaboración de la receta de Albóndigas con Melocotones

  1. Lo primero que harás será poner en el fondo de un bol o ensaladera la rebanada de pan y añádele las tres (3) cucharadas de leche, déjalo unos minutos para que la absorba y se ablande el pan.
  2. Prepara la carne para las albóndigas para que tome el aliño, para ello tritura o pica el diente de ajo muy pequeñito y haz lo mismo con el perejil.
  3. En el mismo bol del pan incorpora la carne picada, el ajo, el perejil, el huevo y un poco de sal. Mezcla enérgicamente hasta obtener una masa homogénea, es decir, que estén todos los ingredientes bien repartidos.
  4. Para darle forma a las albóndigas pon un plato con harina y ve tomando pequeñas porciones de carne con una cuchara, con las manos ligeramente humedecidas les das forma redonda y las pasas por harina sin que tomen demasiada, resérvalas en otro plato limpio.
  5. Fríe con aceite de oliva virgen extra, en sartén o freidora, hazlo en pequeñas tandas hasta que estén doradas y resérvalas sobre papel absorbente.
  6. Pon una sartén a fuego medio y tuesta los piñones, no más de tres (3′) minutos pues se podrían quemar, los sacas de la sartén y los reservas.
  7. Pela el melocotón, quílate el hueso y córtalo en gajos finos como si se tratase de una naranja, deberían salir unos doce (12) gajos aproximadamente.
  8. En la misma sartén de los piñones también fuego medio, echa las dos cucharadas de azúcar y dóralo durante un par de minutos (2′), añade la mantequilla y cuando se funda incorpora los gajos de melocotón y dóralos unos minutos, los sacas de la sartén y los reservas.
  9. Seguidamente añade las dos cucharadas de vinagre de Jerez y una vez que reduzca a la mitad incorpora el caldo de pollo, la cucharada de concentrado Bovril, los piñones tostados y la ramita de canela.
  10. Cuando la salsa comience a espesar echa las albóndigas a la sartén y cuece durante unos cinco (5′) minutos a fuego muy bajo, removiendo de vez en cuando para que las albóndigas se impregnen con la salsa.
  11. Incorpora el melocotón para que se atempere y añade perejil picado justo antes de servir.

Puede que te haga falta pan para mojar 😛

Curiosidades de la receta de albóndiga con melocoton

Si andas mal de tiempo puedes comprarlas hechas en tu carnicería habitual. Yo, en ocasiones las hago con las albóndigas de mi Carnicero Paco Melero, que ya lo conocéis. Me aconsejó que las probase y que, al ser de ternera que no las cocinase demasiado pues se podrían quedar secas.

Si no te gusta la ternera o no quieres usarla puedes sustituirla por cualquier otra carne como cerdo, pollo o una mezcla de estas. De vez en cuando me gusta ponerle un poco de panceta ibérica, que le aporta jugosidad.

Los melocotones son frutas antioxidantes, facilitan la digestión, contribuyen a eliminar líquidos del organismo entre otras propiedades por ello son estupendos para una alimentación sana y deportiva, podrías sustituir los melocotones por albaricoques, nectarinas o si no están en temporada unos orejones secos (albaricoques deshidratados) o una conserva de melocoton en su jugo de buena calidad.

Los piñones aunque son caros la cantidad es muy pequeña pero si aún así no quieres ponérselos prescinde de ellos o añade otra cosa como uvas pasas, almendras, pistachos u otro fruto seco que te guste.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Albóndigas de choco en salsa

Albóndigas de choco en salsa. Como ya te comenté en la receta de Menudo de choco, este molusco cefalópodo es lo mismo que la sepia o la jibia, sólo que aquí en el sur se le llama así, hay quien lo confunde con el calamar cuando no tiene nada que ver uno con el otro, quizás cortado y frito puede tener un aspecto similar pero nada más lejos de la realidad son “bichos” distintos.

Esta es una popular receta Gaditana, aunque es típica de Huelva, en fin, digamos que es una receta de aquí del Sur… pues la procedencia de esta no está determinada, pero a lo que vamos es que está rica y que así la hago yo, y como entramos en cuaresma pues toma receta de cuaresma para celebrarla o no, una opción al tradicional potaje.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Albóndigas de Choco

Para hacer las albóndigas:

  • Un (1) choco de unos 400 gr.
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Un manojito de perejil (unas ramitas)
  • Un (1) huevo
  • 200 gr. de pan duro
  • Harina
  • Aceite de oliva virgen extra

Para la salsa:

  • Una (1) cebolla
  • Un (1) puerro
  • Una (1) zanahoria grande
  • Medio (1/2) litro de caldo de pescado
  • Un vaso de vino blanco (125 ml)
  • Una (1) hoja de laurel
  • Una (1) guindilla (opcional)
  • Unas hebras de azafrán
  • Cuatro (4) cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Un poco de Pimienta
  • Sal

Elaboración de la receta de Albóndigas de Choco

  1. Limpia muy bien el choco, puedes pedirle a tu pescadero que  te lo deje limpio, aún así lávalo y córtalo en trozos grandes. Trocea también el pan y échalo junto con el choco en la picadora o batidora. Si tienes Thermomix puedes utilizarla para picarlo, yo lo hice así.
  2. Añade en el vaso el huevo, con cuidado que no caigan cáscaras, un manojo de perejil, los ajos pelados, una pizca de sal y pimienta blanca.
  3. Tritura todo pero no hace falta que quede una pasta fina, sino que queden trocitos, que sea un triturado basto.
  4.  Forma las bolas de albóndigas con las manos humedecidas en agua para que no se te pegue la masa y rebózalas en harina. 
  5. Fríelas por tandas en abundante aceite de oliva hasta que estén doradas. Resérvalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  6. Para hacer la salsa pica la cebolla y el puerro muy fino (brunoise), pela y corta la zanahoria en daditos.
  7. Pon una cazuela a fuego bajo con las cuatro cucharadas de aceite de oliva. Pocha la cebolla y el puerro junto con la guindilla (si quieres echársela, a mi me gusta un puntito picante, sino no se la pongas) y un poco de sal. Deja que se ablande, no hace falta que se dore.
  8. Mientras tanto lleva a ebullición el caldo de pescado (fumet) en un cazo donde echarás la zanahoria troceada, la hoja de laurel, unas hebras de azafrán y unos granos de pimienta negra. Deja cocer tapado hasta que esté la zanahoria tierna pero no excesivamente pues terminará de hacerse junto con el guiso.
  9. Cuando la cebolla y el puerro esté bien pochado agrega el vaso de vino, sube el fuego y déjalo reducir un par de minutos. Añade el contenido del cazo y cuando comience a hervir incorporamos las albóndigas y comprobamos de sal y pimienta. Deja cocer unos diez (10′) minutos, verás que las albóndigas crecerán al absorber parte de la salsa. 
  10. Espolvorea con un poco de perejil picado y… !A comer! Acompaña el guiso con una buena fritada de patatas o un arroz cocido.

¡Qué aproveche!

Curiosidades de la receta de Albóndigas de Choco

Hay quien a la masa de las albóndigas le añade un huevo cocido y/o un poco de leche para que queden mas jugosas pero yo no suelo echárselo a no ser que vea que la masa está un poco seca. Si ves que la masa te ha quedado poco consistente o muy líquida puedes añadir algo de pan rallado, pero no abuses de él o secará demasiado las albóndigas.

También hay quien mezcla choco con gambas o langostinos lo que le da muy buen sabor y jugosidad a la albóndiga, echando también algunas a la salsa, y con las cabezas y pieles hace el caldo.

Haz el fumé o caldo de pescado con pescados de roca, “descartes” que se suelen llamar aquí en Cádiz, cabezas o espinas de algún pescado que hayas utilizado para otra receta o vayas a utilizar y algo de verdura. Si no tienes caldo o no quieres hacerlo puedes utilizar un envase de caldo de pescado pero no será lo mismo que un buen fumé casero. Como he comentado alguna vez no me suelen gustar las pastillas de caldo, aunque nuestras madres siempre las han utilizado y utilizan pero también es una opción, aunque… yo no te la he dicho 😛

Si al guiso le echas unos guisantes, que por cierto ahora estamos en temporada, quedará una salsa de lujo. Sólo tendrás que cocerlos junto con las zanahorias.

Si ves que la salsa te ha quedado un poco “caldosa” y te gusta mas ligada y espesa puedes añadirle un poco de harina o maicena. Yo suelo diluir en medio vaso de agua fría una cucharada de harina de maíz (maicena) y añadirlo al guiso, espesa la salsa sin formar grumos como puede ocurrir con la harina.

De vez en cuando, sobre todo en fin de semana, me gusta tomar una copa de vino con el guiso o plato que preparo, esta vez he maridado el plato con un vino blanco con Denominación geográfica Tierra de Cádiz “Estero Blanco” de las bodegas William Humbert. Es un vino joven y fresco de uva palomino de los viñedos de la campiña de Jerez que marida a la perfección con primeros platos, guisos, potajes y sobre todo pescados y mariscos. Este mismo vino es el que he utilizado para hacer el guiso ya que como siempre digo y no me canso de decir, no cocines con un vino que no seas capaz de beberte, si los ingredientes son buenos porqué “matarlos” con un mal vino…

Espero que os guste amig@s y en especial a ti Graci (pinchos y canapés) que tenías ganas de que publicase esta receta 😉

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Bodegas William humbert”, este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.