Anchoas con nectarinas

Anchoas con nectarinas. Ya conocéis mi afición por mezclar salado y dulce, fruta con salado y esta receta no iba a ser menos. Sencilla a más no poder pero rica y vistosa, como me gustan a mi las tapas.

Las anchoas, antxoas, bocartes o boquerones en salazón son toda una tradición en el cantabrico, llámese Cantabria/ País Vasco, aunque por aquí por el sur no se quedan cortos, que no sólo de conservas de atún se vive, cierto es que como la anchoa del cantábrico pocas.

Las nectarinas están ahora en temporada, tienen un ácido y dulzor muy característico ideal para esta receta en que los sabores ácidos y dulces son los protagonistas. Muchos piensan que la nectarina es un híbrido entre ciruela y melocotón pero lo cierto es que es un tipo de melocotón sin pelo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de anchoas con nectarinas

  • Un (1) bote o lata de anchoas
  • Una (1) nectarina
  • Aceite de oliva virgen extra Gil-Luna
  • Reducción de vinagre balsámico de Módena

Elaboración de la receta de anchoas con nectarinas

  1. Lava muy bien la nectarina, córtala por la mitad, retira el hueso y trocea la nectarina en gajos como si fuese una naranja.
  2. Escurre el aceite de las anchoas y ponlas sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite de la conserva.
  3. Envuelve cada gajo de nectarina con una o dos anchoas y pincha un palillo para que no se mueva.
  4. Rocía un poco de aceite de oliva virgen extra y la reducción de Balsámico sobre cada anchoa.

Curiosidades de la receta de anchoas con nectarinas

Utiliza unas anchoas de calidad, yo usé unas de la empresa Barbateña “La Chanca” pero cualquiera del Cantabrico como “Conservas Olasagasti” te vendrán bien. No te recomiendo usar una lata de las que vienen tres juntas ¿me entiendes no? Son demasiado saladas y sólo sabría a eso.

Es una tapa que se hace en un periquete por tanto no tendrás que volverte loco con los preparativos, te sacará de un apuro si llega visita a casa y quedarán encantados.

¡Espero que os guste amig@s! Ralu PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Bombas de patata rellena de carne

Bombas de patata rellena de carne. Hacía mucho tiempo que quería publicar esta receta pero es de esas que se te atascan y te da pereza hacerlas aún sabiendo lo que gustan. Bueno, aquí pongo solución a mi pereza, no hago mas esperar y publico por fin esta receta de bomba de papa rellena que tanto gusta comer en compañía para un tapeo con amigos.

La receta es de un amigo de la familia, Fernando, este hombre tenía un bar en Cádiz, concretamente al lado de la plaza de las Flores, en pleno centro, donde las bombas de patata era una de sus tapas estrella. Un día, hace mucho tiempo se ofreció a enseñarnos su receta y se vino a casa donde nos divertimos haciéndola todos juntos así que tomé buena nota de como se hacían con sus truquitos y consejos.

Hace poco fuimos a tapear a un restaurante que siempre nos gustó mucho, y aunque es argentino, lleva tantos años en Cádiz que ya es tradicional y se le puede considerar gaditano, el “Mesón de las Américas“. Allí ponen entre otras ricas cosas, una bombitas de papa rellenas con una salsa argentina que “quita tó las penas” y comiéndolas me acordé de la receta de nuestro amigo Fernando, ni corto ni perezoso me puse manos a ello y aquí os dejo la receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de patatas rellenas de carne

  • 250 gr. de carne de cerdo
  • 250 gr. de carne de ternera
  • 80 gr. de jamón serrano
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) pimiento verde
  • Dos (2) dientes de ajo pequeños
  • Una rama de perejil
  • 100 gr. de mantequilla
  • Media (1/2) cucharada pequeña de pimienta negra
  • Media (1/2) cucharada pequeña de nuez moscada
  • Una (1) guindilla (o una punta de cayena molida)
  • Dos (2) kg de patatas
  • Dos (2) huevos
  • 125 ml. de leche
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de bomba de patata rellena de carne

  1. Pica la carne de cerdo, la de ternera y el jamón junto con la cebolla, el pimiento y el perejil. Puedes pedir a tu carnicero que te lo pique todo junto.
  2. Pon una sartén a fuego medio con la mantequilla y un par de cucharadas de aceite de oliva. Sofríe la carne picada con la pimienta negra, la nuez moscada, la cayena (no se la eches si no te gusta el picante) y media cucharada pequeña de sal.
  3. Cuando la carne esté bien sofrita pero no demasiado para que no quede seca, resérvala en un colador para que suelte toda la mantequilla en la que la hemos frito. Guarda también esta mantequilla pues la utilizaremos más adelante.
  4. En una olla amplia pon a calentar agua y cuece las patatas (yo las cuezo enteras y peladas). Cuando estén tiernas escúrrelas y las echas en un bol.
  5. Tritura las patatas con un tenedor o similar, añade un huevo y la mantequilla que tienes reservada de haber sofrito la carne. Mezcla muy bien hasta que obtengas un puré fino. Has de ser rápido para que no se enfríe la patata.
  6. Prepara un bol en el que batirás un huevo con la leche (125 ml)  y otro con pan rallado.
  7. Toma con una cuchara porciones de patata y haz una bola con ella del tamaño de una pelota de ping pong aproximadamente, hazle un agujero con el dedo pulgar e introduce carne picada, cierra el orificio y dale forma a la bomba. Todo esto has de hacerlo con la patata bien caliente pues corres el riesgo de que no pegue y se desmorone. Ten cuidado de no quemarte.
  8. Para empanar las bombas pásalas por el huevo batido con la leche y después por el pan rallado con cuidado que no pierdan la forma.
  9. Fríe las bombas en aceite de oliva bien caliente hasta que estén doradas. Al tener ya cocinado el interior de la bomba sólo tendrás que freírla para que se dore por fuera, no te llevará mucho tiempo así que vigila que no se te queme.
¡No te olvides de preparar una buenas salsas para mojar*!

Curiosidades de la receta de bomba de patata rellena de carne

Si tienes Thermomix o una buena trituradora puedes triturar la carne con el jamón y la verdura en casa de lo contrario te aconsejo que te lo triture el carnicero pues te quedará más homogéneo.

Es muy importante manipular la patata cuando aún esté caliente pero con cuidado de no quemarte, si esperas a que esta se enfríe la bola de patata se deshará y no podrás darle forma.

Las bombas o bolas de patata no deben ser muy grandes, el tamaño perfecto sería el de una pelota de golf mas o menos, con una fina capa de patata pero para esto hace falta algo de pericia por lo tanto debes ir probando hasta que te salga con el tamaño deseado y no te “engollipes” al comerla.

Es aconsejable hacer las bombas y meterlas ene el frigorífico un rato para que se enfríen y compacten, así al freírlas no se abrirán.

Si haces mucha cantidad puedes congelar parte de las bombas y las tendrás preparadas siempre que te apetezcan con solo sacarlas unos minutos antes pues no hace falta que las descongeles, tendrás que tener la precaución de que el aceite no esté excesivamente caliente para que se hagan por dentro sin que se quemen por fuera.

*Para acompañar las bombas suelo hacer una salsa ali-oli, una salsa de tomate picante y una ensalada de col, lombarda y zanahoria. Para hacer la salsa ali-oli rápida o mahonesa de ajo sólo tienes que pinchar sobre el nombre y para la salsa de tomate suelo hacer una salsa de tomate frito con cebolla, pimiento rojo, pimentón picante y cayena molida. Una solución rápida es calentar una lata de tomate frito casero de calidad, echarle las especias y mover con cuidado hasta que estas se integren bien, sírvela caliente junto con la salsa alioli.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.