Risotto de setas y pollo

Risotto de setas y pollo. El risotto es uno de los platos de origen italiano mas representativos de su gastronomía, aunque adoptado por multitud de paises. Se trata de una receta de arroz cremoso o meloso que suele llevar mantequilla y nata ó queso, pero perfectamente se puede hacer con aceite de oliva, los más “puristas” quizás no estén de acuerdo con esta forma de hacerlo pero así es como me gusta a mi.

El risotto acepta muchas variantes, esta con setas es la más tradicional, si bien es cierto que el tipo de setas que se suele utilizar son boletus, resultando un “risotto funghi porcini” como se dice en italiano, yo no las he encontrado frescas por esta zona así que me adapto a las setas frescas que encuentro en el mercado.

Esta receta de setas y pollo está pensada para dos personas de buen comer y plato único, sólo tienes que doblar las cantidades si tienes mas comensales. Si estas como yo pensando en que tiene muchas calorías ponte una pequeña racción y acompaña el plato con entrante ligero como la ensalada de granadas y naranjas por ejemplo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de risotto de setas y pollo

  • 200 gr. de arroz bomba o carnaroli
  • 200 gr. de setas de cardo (o cualquier otra seta)
  • 100 gr. de pollo (un contramuslo)
  • 100 gr. de queso mascarpone (o queso fresco para untar del tipo philadelphia)
  • 100 ml. de vino Pedro Xímenez
  • 600 ml. de caldo de pollo casero
  • Un (1) diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración de la receta de risotto de setas y pollo

  1. Pon a fuego medio una sartén amplia con 25 ml. de aceite de oliva (unas 5 cucharadas). Limpia muy bien las setas con un paño para eliminar los posibles restos de tierra que puedan tener, córtalas en trocitos y las salteas. Pela un diente de ajo y lo picas, añádelo a la sartén con las setas. Reserva una vez salteadas.
  2. En la misma sartén con una cucharada de aceite de oliva sofríe el pollo troceado y cuando esté listo incorpora las setas. Salpimenta levemente.
  3. Añade el arroz sin dejar de mover y seguidamente la copa de vino (100 ml.), deja evaporar por completo. Desde este momento cuenta aproximadamente dieciocho (18′) minutos.
  4. Añade dos cazos de caldo de pollo (200 ml. aproximadamente), el caldo debe de estar muy caliente para no cortar la cocción del arroz. No dejes de remover. Según vaya consumiéndose el caldo ve añadiendo más poco a poco.
  5. Cuando le quede un (1′) minuto de cocción corrige de sal, echa el queso mascarpone y mézclalo bien. Aparta del fuego y déjalo reposar varios minutos, con cuatro (4′) será suficiente.

¡Qué aproveche!

Curiosidades de la receta de risotto de setas y pollo

El arroz que se utiliza para el risoto suele ser de la variedad carnaroli, arborio o bomba, son de grano redondo y tienen mucho almidón que es lo que le da la cremosidad, lo suelta poco a poco al añadirle el caldo, pero si no lo encuentras puedes utilizar un arroz redondo de toda la vida y de buena calidad.

Las setas que he utilizado son setas de cardo de cultivo pero si tienes la posibilidad de utilizar boletos u otras setas silvestres te saldrá un plato de categoría. Si no encuentras ninguna de estas unos champiñones o portobellos frescos son una alternativa estupenda. Te díría que con setas envasadas y congeladas queda bien, pero bajo mi parecer no da el resultado que espero y por eso desecho la posibilidad de usarlas.

Si no tienes caldo de pollo o verduras casero, puedes usar un brick de caldo de calidad, no suelo utilizar las pastillas de caldo pero si no tienes otra opción, nuestras madres siempre la usaron y no nos pasó nada. La proporción del caldo con respecto al arroz suele ser de un cazo de arroz (100 ml.) por tres cazos de caldo (250 gr.), es decir tres partes mas de caldo que de arroz, aunque tendrás que controlarlo y añadir un poco mas si le hiciese falta.

Yo uso contramuslos de pollo, porque me resultan muy jugosos, la pechuga u otro trozo es buena opción también, aunque me resulta un poco mas seca es cierto que a muchas personas es la parte que mas les gusta.

El vino Pedro Ximénez es un vino dulce, puedes sustituirlo por otro vino dulce o echarle un vino blanco seco si no te gusta que te quede un poco dulzón.

El queso mascarpone es un queso cremoso que puedes sustituir por nata fresca, nata para cocinar o queso cremoso (del tipo philadelphia), también hay quesos cremosos “light” que le quitan algunas calorías y así hacer la receta un poco mas ligera.

Si le añades unas hierbas frescas como romero o tomillo el aroma a campo será espectacular, pruébalo.

Si te atreves, prueba a echarle una cucharada pequeña de concentrado de carne “Bovril” justo antes  de echar el queso, le dará un sabor estupendo, este “truco” me lo enseñó el chef Antonio Fernández del Restaurante “Diverso tapas y vino” de Rota (Cádiz).

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Bovril” y “Philadelphia”, este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tagliatelle frescos con higaditos

Tagliatelle frescos o Tallarines frescos. Ansioso por estrenar la máquina para hacer pasta que me han traído los Reyes, no me lo he pensado y me he aventurado hacer unos Tallarines o Tagliatelle. Los he acompañado con unos higaditos de pollo en tomate ¿os digo porqué?

Todos nos proponemos siempre cosas al comenzar un nuevo año y yo, no soy diferente a vosotros así que me he propuesto perder unos kilillos para ir más ligero en mi otra Pasión, los Ultra Trail. Que qué es eso, pues carreras de montaña de muchos kilómetros. En vista a los 101 km de Ronda, este año los quiero hacer un poco mas ligero de peso y eso tiene que reflejarse en mi dieta y en la de mis compañeros claro, por ello quiero ir publicando recetas un poco mas ligeras y no tan calóricas, eso no quita que sean menos buenas, no pienso sacrificar el comer bien y de vez en cuando también pondré recetas de las que tanto me gustan y me premio con ellas al volver de una de esas carreras. Qué os parece, que estoy un poco loco, no os preocupéis, no es de ahora ni me ha venido con el año nuevo, yo vengo así de fábrica. Ese es uno de los motivos de hacerlos con higaditos y no con tanta carne, grasas o nata como suelo hacerlos.

Los Tallarines frescos con higaditos es una receta muy sana, libre de grasas y con carbohidratos para tener reservas en los entrenamientos, muy sencilla y rápida de hacer, a excepción de la pasta que si la haces fresca, te llevará un poco mas de tiempo pero no te defraudará y te aseguro que jamás volverás a comprar pasta de paquete.

Para hacer la pasta fresca es recomendable tener una máquina de hacer pasta, no es muy cara y te sirve para hacer muchos tipos de pasta, la puedes encontrar en ferreterías, grandes almacenes o en tiendas o bazares especializados en cocina.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para los Tallarines Frescos con higaditos

Para los Tallarines

  • 300 gr. de harina de trigo (puede que te haga falta algo mas)
  • Tres (3) huevos
  • Dos (2) cucharada de aceite de oliva
  • Una pizca de sal (la punta de una cuchara pequeña)

Para los higaditos

  • 250 gr. de higaditos de pollo
  • Media (1/2) cebolla fresca
  • Dos (2) dientes de ajo
  • 200 gr. de tomate frito casero
  • 100 ml. de vino blanco (yo usé fino)
  • Perejil Fresco picado
  • Queso parmesano (u otro que te guste)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • sal

Elaboración de los Tallarines frescos con higaditos

  1. Para hacer la pasta pon en un bol la harina, haz una especie de volcán y vierte los huevos, añade la pizca de sal y la cucharada de aceite de oliva.
  2. Mezcla muy bien todo los ingredientes primero con los dedos y después con toda la mano, hay que hacerlo con energía para que queden todos los ingredientes bien ligados. Tiene que quedar una masa ligeramente dura, no pegajosa.
  3. Deja reposar en el bol aproximadamente una (1 h.) hora tapada con un papel film.
  4. Pasado el tiempo de reposo, haz varias bolas con la masa y en una mesa enharinada estira la masa con un rodillo. Yo lo hice con la máquina de hacer pasta, sólo tienes que meterla por los rodillos empezando por la abertura mas grande y enharinando la masa de vez en cuando para que no se pegue. Ten en cuenta que debes dejar la masa muy fina pues al cocerla siempre aumenta un poco.
  5. Cuando tengas la lámina de pasta puedes enrollarla y cortarla con el cuchillo al grosor que mas te guste o pasarla por el accesorio para hacer tallarines, yo la he pasado por el rodillo de tallarines. Echa un poco mas de harina para que no se peguen entre si los tallarines y los pones a secar colgados de algún sitio.
  6. Mientras seca la pasta pon una sartén al fuego con dos cucharadas de aceite de oliva. Pela y corta la cebolla y los ajos muy picaditos. Cuando esté caliente la sartén ve pochando la cebolla con los ajos. Limpia muy bien y corta los higaditos de pollo a trocitos, los añades a la sartén cuando esté bien pochada la cebolla. Echa el vino en el momento que los higaditos hayan cambiado de color para que no se nos pasen y queden tiernos.
  7. Reducido el vino añade el tomate frito, mezcla bien y apaga el fuego. Reserva hasta que tengas la pasta cocida.
  8. Para cocer la pasta pon una olla alta al fuego cubierta de agua las tres cuartas partes hasta que hierva, en ese momento echa una cucharada de sal y los tallarines. Espera aproximadamente unos cuatro (4′) minutos y escúrrelos.
  9. Sirve los tallarines con un poco de salsa de tomate con higaditos, perejil fresco picado y queso parmesano rallado.

¡A la mesa y no te pases con el pan!

Curiosidades de los tallarines frescos con higaditos

Esta receta es de pasta fresca pero si no quieres hacerla puedes comprar pasta fresca envasada en los supermercados, eso si, no tiene ni punto de comparación con la hecha en casa, una vez la pruebas, no quieres otra.

 Es aconsejable que los huevos y demás ingredientes estén a temperatura ambiente, no directamente de la nevera cuando vayas hacer la masa.

Si la masa te queda demasiado dura añade un poco de agua y si te queda muy blanda y pegajosa un poco de harina.

La receta es para dos raciones bien servidas o cuatro raciones razonables si quieres hacer mas sólo tienes que  hacer la proporción: Por cada 100 gr. de harina añade 1 huevo.

Si tienes Thermomix puedes hacer la masa de pasta fresca en Thermomix y ahorrarte tiempo y esfuerzo, sólo tienes que poner los ingredientes para la pasta en el vaso y programar quince (15”) segundos velocidad 6, después programa dos (2′) minutos velocidad espiga y la tienes lista para reposar.

El tiempo de cocido de la pasta viene determinado por el grosor de modo que lo he puesto estimado y va desde los dos (2′) minutos a los seis (6′) minutos, vigila que te quede al dente.

Si no tienes tomate frito casero usa uno enlatado de calidad como “Hida” o “Gutarra” son marcas con muy buena calidad que no desmejorarán tu receta.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Hida” y “Gutarra”, este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.