Fideos chinos con ternera de la Janda

Print Friendly, PDF & Email

Fideos chinos con ternera de la Janda. Esta semana traigo una receta de estilo oriental, muy sencilla y que se hace en muy poco tiempo. La hago con fideos de arroz o noodles que son fáciles de encontrar y sencillos de cocinar. Además al no contener gluten esta receta es apta para celíacos, siempre y cuando no utilices la salsa Teriyaki y la sustituyas por una salsa de soja sin gulten (la suelen etiquetar como Tamari).

La Ternera de la Janda es una marca de calidad promovida por los criadores y comercializadores de dicha marca. Su objetivo es poner en valor la ternera 100% natural del campo de Vejer, como marca de garantía. Los productores y los carniceros de la zona disponen de un certificado de pertenencia, que lo tendrán expuesto, y les acredita su pertenencia a la asociación.

Esta receta está pensada para dos personas por eso he usado sólo, dos filetes de tapilla, de ternera natural 100 % del campo de Vejer, comprados en mi carnicero de confianza Paco Melero, que como siempre os digo, me aconseja la pieza más adecuada para según qué receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Fideos chinos con ternera de la Janda

  • 200 gr. de fideos de arroz
  • 250 gr. de filetes ternera de la Janda cortados finos (2 filetes)
  • Una (1) cebolla fresca
  • Un (1) pimiento rojo
  • Cuatro (4) setas (champiñones, Shiitake, enoki, …)
  • Dos (2) zanahorias
  • Un (1) diente de ajo
  • Un (1) trozo de Jengibre fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Salsa Teriyaki
  • Sichimi Togarashi o pimienta (opcional)

Elaboración de la receta de Fideos chinos con ternera de la Janda

  1. Como siempre comienza lavando bien las verduras. Pela la cebolla y córtala en juliana (en tiras). El pimiento también lo cortas en tiras o trocitos medianos. Pela la zanahoria y la cortas igual que el pimiento. Y las setas limpias, las laminas. Al corte y tamaño de las verduras en la cocina oriental se le da mucha importancia, por la estética y la cocción.
  2. Corta los filetes de ternera en tiras, más o menos del mismo tamaño que las verduras o un poco más largos. Los pones en un bol y le añades la Salsa Teriyaki. Déjalos marinando.
  3. Pela el diente de ajo y rállalo con un rallador. Ralla también un poco de jengibre.
  4. Pon un wok o sartén con bastante fondo a fuego medio-fuerte. Añade dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y cuando caliente incorpora la cebolla y el ajo rallado. Al cabo de un par de minutos añade el pimiento y la zanahoria, los salteas otro par de minutos e incorporas las setas. Incorpora el jengibre rallado y sichimi togarachi o la pimienta molida, si te apetece picante.
  5. Mientras salteas la verdura, pon una olla al fuego fuerte con abundante agua y un puñado de sal. Cuando esté hirviendo metes los fideos y retiras la olla del fuego. Deja reposar cuatro (4) minutos. Escurre los fideos y los lavas bajo el grifo con agua fría.
  6. Escurre la carne del marinado y reserva la salsa. Añades a la carne a la sartén y la saltéas un par de minutos e incorpora la salsa teriyaki reservada. Es el momento de añadir los fideos, remover bien y saltear hasta que estén integrados todos los ingredientes y sabores.
¡Sirve inmediatamente y disfruta de este plato oriental!

Curiosidades de la receta de Fideos chinos con ternera

La ternera la he maridado con salsa Teriyaki que es una salsa de origen japonés. Se elabora mezclando, básicamente, salsa de soja, sake, mirin, vinagre de arroz y azúcar, y cociéndolo posteriormente. Esta salsa se suele usar para marinar tanto carnes (sobre todo pollo), como pescados grasos (atún, caballa…). A mi me encanta usarla para salteados de gambas con verduras o marinar pollo para posteriormente empanarlos con panko, cómo en la receta de Nuggets de Pollo con Guacamole.

La salsa teriyaki puedes hacerla con los ingredientes que te he mencionado o comprarla hecha en tu supermercado habitual o en tiendas orientales. Si no la encuentras puedes marinar los filetes en salsa de soja, que no es lo mismo pero te sirve para salir al paso.

Para  cocer los fideos puedes usar caldo de pollo y así darle más sabor al plato. También puedes echarle una pastilla de caldo al agua de cocción. Reserva siempre un poco de caldo para añadir a la sartén, para que los fideos no se te queden apelmazados.

A mí me gusta el toque picante que le da el Sichimi Togarachi, que es una mezcla de especias picantes japonesa. Si no la encuentras puedes ponerle pimienta o chile en polvo. O si no te gusta el picante, con no ponerla es suficiente.

En esta receta he usado champiñones, pero podría haber usado setas shiitake, mas utilizadas en recetas orientales. Tu puedes usar la seta que encuentres o te guste.

Si no encuentras fideos de arroz, puedes usar cualquier otro tipo de fideo chino, ramen, yasisoba o tallarines, como en la receta de Tallarines fritos con marisco y verdura.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado los fideos chinos, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

Revuelto de habas

Print Friendly, PDF & Email

Revuelto de habas repeladas. Vuelvo con una receta de habas, que están de temporada. De estas recetas fáciles y sencillas, ideales para mantener a raya los kilos. Y aprovechando que mis suegros las tienen plantadas y nos las han regalado os traigo esta receta.

A mi las habas es algo que no me hacía mucha gracia hasta que mi suegra me las hizo de esta forma ¡Se me volvieron los ojos literalmente! Tengo claro que no se puede decir nunca -y no lo digo- esto no me gusta. Sólo tienes que buscar la forma en que puedan gustarte y disfrutar del producto de temporada.

No menospreciéis nunca una receta por simple que sea, a veces, caemos en el error de la esferificación y el vinagre de Módena nos damos cuenta de que una simple receta nos dá toda una lección de humildad. He aquí la simpleza hecha arte.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de revuelto de habas

  • Un (1) kg. de habas frescas
  • Dos (2) huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración de la receta de revuelto de habas

  1. Lava y pela las habas, extrayendo la vaina y desechándola.
  2. Vuelve a pelar las habas quedándote únicamente con la semilla y las vas metiendo en un bol con agua.
  3. Pon a calentar, a fuego fuerte, una sartén con cuatro (4) cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  4. Cuando esté bien caliente, añade las habas, sacándolas del bol donde las tienes con agua y echándolas directamente a la sartén. Cuidado que puedes quemarte al salpicar el aceite. Fríe unos minutos, tapando la sartén y vigilando que no se quemen. Si ves que se están tostando mucho, baja el fuego y añade unas cucharadas de agua, sin dejar de remover.
  5. Casca un par de huevos en un bol y cuando veas que las habas están tiernas y doradas, le zampas dos huevos. Remueve muy bien para que no se pegue y retira del fuego. Corrige de sal y pimienta.

Coge una buena rebanada de pan y te montas una tosta de cuidao!

Curiosidades de la receta de revuelto de habas

Puedes hacer el revuelto con habas sin pelar pero necesitarán una cocción previa para ponerlas tiernas. También puedes usar habitas baby o habas congeladas si no están en temporada.

Es muy común freírlas con jamón o bacon, yo he querido reproducir la receta tal y como la hace mi suegra. Si le añades alguno de estos ingredientes ten cuidado con la sal.

El pan de la tosta, es un pan de centeno hecho por maestro panadero Jesús Machí, del Horno San Bartolomé, de Valencia, que tuve la oportunidad de visitar hace unos días. Es increíble cómo un pan puede contar y transmitir tanto. También es increíble que un pan dure tanto, hasta una semana y sigue en forma. Aunque lo que realmente es increíble es que la gente siga comprando pan en la gasolinera teniendo a mano panaderías tradicionales, donde piensan que los panes son caros, sin embargo salen más caras las barras precocinadas, por el hecho de que no duran ni una comida.

Para maridar este revuelto un vino blanco, fresco y aromático le viene estupendo. “Bahía de Dénia” de Bodegas Xaló, elaborado con Moscatel de Alejandría sería buena opción. Mi amigo Ximo sabía que me gustaría  y acertó al regalármela.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Setas al ajillo con jamón ibérico

Print Friendly, PDF & Email

Setas al ajillo con jamón ibérico. En esta época del año, así como en enero, todo el mundo tiene una “obsesión”, el estar a la línea para cuando llegue la temporada de playa. Pues bien, si eres de ese grupo de personas, esta es una de tus recetas. Si como yo no lo eres, disfrútala, pues está deliciosa.

En esta receta he utilizado seta de ostra porque es, al igual que el champiñón,  de las más fáciles de encontrar, yo la encuentro en mi frutería habitual. Podría haber usado boletus, rebozuelos o cualquier otra seta de temporada, sin embargo al haberlas buscado sin éxito, he pensado que si quieres hacer la receta, lo mejor es tener algo a tu alcance.

La seta de ostra (Pleurotus ostreatus), Belarri landu (euskera) u Orellana (catalán) es una excelente comestible, fácil de identificar si la encuentras silvestre. Tiene el sombrero con forma de concha, de convexo a plano-covexo, de hasta 20 cm. de diámetro. Cutícula de color pardo-oscuro, pardo grisácea o gris oscuro. Himenio formado por láminas blanquecinas muy apretadas y estrechas. El pié lateral, robusto y lleno, de color blanco, y crece sobre la madera. Ya sabes algo más sobre esta seta que ves en cualquier supermercado.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de setas al ajillo con jamón ibérico

  • 500 gr. de setas de ostra
  • 125 gr. de jamón ibérico troceado
  • Seis (6) dientes de ajo
  • Una (1) guindilla
  • Un manojo de perejil fresco
  • Vino oloroso (Bodegas el Gato)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas
  • Pimienta negra

Elaboración de la receta de setas al ajillo con jamón ibérico

  1. Limpia bien las setas de cualquier resto de tierra que puedan tener. Sólo has de limpiarlas con agua si fuese necesario. Tendrás que secarla muy bien con papel de cocina.
  2. Pela los ajos y pícalos muy pequeñitos. Lava el perejil, lo secas bien y también lo picas muy fino.
  3. Pon una sartén a calentar a fuego fuerte con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Añade las setas y las doras por ambos lados. Repite la operación tantas veces te hagan falta, hasta que estén todas doradas. Si observas que sueltan un poco de agua sube el fuego y se evaporará, es sólo señal de que no estaba lo suficientemente caliente.
  4. En la misma sartén, baja el fuego y añade cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extray los ajos picado. Antes de que se doren incorpora el jamón ibérico, la mitad del perejil picado y la guindilla.  Lo salteas y añade el vino oloroso. Cocínalo unos minutos hasta que evapore casi todo, apaga el fuego y reserva.
  5. Ve colocando las setas en una bandeja y vierte sobre estas el aceite con los ajos y el jamón ibérico.
  6. Espolvorea con perejil picado que te queda, añade un poco de sal en escamas, pimienta negra recién molida y lo sirves.

No abuses del pan, aunque la salsa resultante está ¡Para chuparse los dedos!

Curiosidades de la receta de setas al ajillo con jamón ibérico

Puedes usar los típicos champiñones o cualquier otra seta carnosa que te guste, si son silvestres y de temporada mejor, que mejor. Es conveniente que las setas tengan todas un tamaño similar, así se cocinarán todas de igual manera.También tienes la opción de comprar un paquete de setas congeladas,  te sacarán de un apuro y tendrás la receta en unos minutos.

Cambia el perejil por tomillo recién cortado e impregnará todo con un olor maravilloso a monte, como si te transportase a donde estás recogiendo las setas.

Yo he usado jamón ibérico de las puntas de jamón que saca mi carnicero Paco Melero. Usa un buen jamón o un paquetito de los que venden ya envasados.

Si no tienes vino oloroso puedes usar un fino, amontillado o vino para cocinar de una calidad aceptable. Piensa en que cuanto peor sea el vino, peor será el plato que te comas.

Acompaña las setas con un vino tinto. Yo te recomendaría uno como el “Hiritart Roble” DO. Cigales. Elaborado con uva tinta del país. Puedes encontrarlo en VinumPopulus.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado las setas, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Garbanzos con bacalao y tagarninas

Print Friendly, PDF & Email

Garbanzos con bacalao y tagarninas. Ya pasó la cuaresma y la semana santa pero no por ello hay que dejar de comer estos platos de cuchara tan sanos y nutritivos, ideales para una dieta sana y equilibrada, porque contiene muy poca grasa. Un potaje de garbanzos a la semana es todo un acierto en tu dieta, no importa si hace frío o calor, este guiso de garbanzos sienta de maravilla en cualquier época del año.

Esta es una versión del típico Potaje de Vigilia o Potaje de bacalao, garbanzos y espinacas, pero yo le he puesto tagarninas, de las que recoge mi suegro en el campo y que con tanto esmero limpia mi suegra. La receta tiene algo especial, como todas. Yo nunca había hecho este potaje y hablándolo con mi compañero Juan Camacho, comenzamos a buscar cómo lo hacían unos y otros. Él me comentaba que su madre lo hacía, pero que no sabía cómo. Yo le pregunté a mi Tía Rafi, para saber cómo se hacía en mi familia este guiso tradicional. Al final, entre lo que  leí, lo que me dijeron y las tagarninas que me regalaron ha salido este potaje tan contundente.

Ahora en primavera es temporada de tagarninas, como ya te comenté en la receta de Tagarninas Esparragás, se utilizan, como norma general, para guisos, berzas, potajes revueltos o tortillas. Es una planta herbácea o verdura silvestre y la suelen recoger los hombres del campo, aunque ya las hay de cultivo en los mercados, peladas y hasta cortadas. Te aseguro que te ahorrarás un trabajo y algún que otro pinchazo, pero la silvestre da mejor sabor. En algunos sitios se les llama cardillos, cardo de olla o cardellet, entre otros nombres.

Para esta receta deberás desalar el bacalao previamente, si no sabes cómo hacerlo, abajo en curiosidades te lo explico.

La receta está pensada para cuatro (4) personas.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de garbanzos con bacalao y tagarninas

  • 300 gr. de garbanzos secos
  • 300 gr. de bacalao desalado
  • 300 gr. de tagarninas frescas
  • Dos (2) cebollas
  • Dos (2) tomates maduros
  • Un (1) puerro
  • Una (1) zanahoria
  • Una (1) cabeza de ajos
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón dulce
  • Media (½) cucharada pequeña de comino molido
  • Dos (2) clavo de olor
  • Una (1) hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de garbanzos con bacalao y tagarninas

  1. Deberás empezar la receta la noche anterior a la elaboración del potaje, poniendo los garbanzos en remojo con agua (Si no tienes el bacalao desalado puedes meterlo con los garbanzos y no tendrás que añadirles sal o bicarbonato). Deja los garbanzos en el agua al menos doce (12) horas. El bacalao, si es un lomo deberá estar de 24 a 48 horas. En curiosidades te doy más detalles sobre el desalado.
  2. Lava y pela las cebollas, la zanahoria y el puerro. Pela también la cabeza de ajos, pero sólo las capas exteriores, no los dientes. Retira un par de dientes de ajo y Pélalos. Reserva todas las verduras.
  3. Pon una olla al fuego con un (1) litro de agua, añade los garbanzos limpios y escurridos, el puerro cortado por la mitad, la cabeza de ajos, una cebolla con los dos clavos de olor clavados sobre ella y la hoja de laurel. Cocina a fuego medio hasta que estén tiernos los garbanzos o cierra la olla exprés unos veinte (20′) minutos. Pasado el tiempo de cocción escurre los garbanzos reservando el agua de cocción y retira las verduras.
  4. Mientras se hacen los garbanzos, ve preparando el sofrito, para ello pica la cebolla y los dos dientes de ajo en trocitos muy pequeños. Pon una sartén a fuego medio-bajo con dos o tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra, cuando esté caliente añade el ajo picado y antes de que empiece a dorarse incorpora la cebolla picada.
  5. Ralla los tomates y los añades a la sartén junto a la cucharada de pimentón dulce y la punta de una cuchara pequeña de comino molido cuando la cebolla esté bien sofrita. Deja cocinar, sin dejar de vigilar para que no se queme, unos diez (10′) minutos.
  6. Prepara las tagarninas. Lávalas muy bien las tagarninas para quitarle los restos de tierra que puedan tener y las cortas en trocitos. Se las incorporas al sofrito y las dejas rehogar hasta que estén tiernas. Si fuera necesario, que es lo normal, añade un poco de agua de la cocción de los garbanzos. Si son silvestres es posible que sean algo más duras, por tanto necesitarán algo más de cocción. Te recomiendo que le des un escaldado o cocerla un poco con los garbanzos antes de añadirla al guiso, porque así no te dejará el potaje seco.
  7. Desmenuza o corta en trozos pequeños el bacalao si no lo has hecho previamente o si no lo compraste ya desmigado. Ten cuidado que puede tener espinas y encontrarte alguna en el guiso puede ser desagradable cuanto menos. Resérvalo.
  8. Añade los garbanzos al potaje y remueve con cuidado para no deshacerlos. Añade agua de la cocción de los garbanzos si hiciese falta, ten en cuenta que este potaje de garbanzos lleva poco caldo.
  9. Es el momento de incorporar el bacalao y mover suavemente para mezclarlo bien. Prueba de sal, espera unos minutos para que se cocine y déjalo reposar antes de servir.

Cómetelo recién hecho o al día siguiente que ya esta reposado.

Curiosidades de la receta de garbanzos con bacalao y tagarninas

El bacalao lo he comprado en un lomo y lo he desalado. Puedes hacerlo así o comprarlo ya desalado así evitarte este paso. También puedes elegir entre comprarlo en un lomo y desmigarlo como te comento en la receta o comprarlo ya desmigado. Si optaste por la primera opción, deberás meter en agua el lomo durante 24 o 48 horas, dependiendo del grosor del lomo o si está desmigado que necesita menos de 24 horas. El agua deberás ir cambiándola cada 6 u 8 horas. A cada uno nos gusta un punto de sal, yo suelo pegarle un pellizco al lomo y probarlo, así me hago una idea de en qué punto se encuentra, es preferible que esté soso a que te quede salado y estropee el potaje.

Si aún no te ha quedado muy claro cómo desalar bacalao, puedes visitar este enlace de mi amigo Javi Recetas: Cómo desalar Bacalao paso a paso.

Si no encuentras tagarninas puedes ponerle espárragos trigueros, espinacas, acelgas o simplemente no ponerle verdura. Lo que si te aconsejo es que la verdura sea fresca.

Los garbanzos puedes comprarlos envasados y evitarte el tenerlos que poner la noche anterior, si es así te recomiendo que los laves muy bien para quitarles todo el conservante que puedan llevar. Yo soy más de comprarlos secos y cocerlos porque los conservados me resultan muy salados y el sabor a conserva no se logra disimular del todo.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

Print Friendly, PDF & Email

Y seguimos para bingo y la operación bikini, o bañador ajustado, lo que prefieras. La cuestión es que traigo una ensalada riquísima que me pasó mi amiga Patri -con mis modificaciones y apaños habituales- y que merece la pena compartir, porque además de estar riquísima, es otra forma de comer brócoli, una verdura repleta de vitamina C, ácido fólico y vitamina A, y lo curioso de la receta es que no hay que cocinar el brocoli, se come crudo y así no pierde ninguna de sus propiedades, aparte de hacerse muy rápido.

Podría decir que es ideal para bajar peso o para los deportistas por el tema de los frutos secos, pero es más bien una ensalada un tanto “guarreta”, pero con el punto ese que tanto nos gusta y que nos hace sentir bien pensando en que comemos sano y por supuesto rico, rico. Pero no te asustes, mas abajo, en curiosidades, te doy unas pautas para hacerla un poco más sana, si lo que quieres es quitarle calorías, bajar de peso o te van las pesas.

La receta está pensada para dos personas y cómo plato único.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

  • 200 gr. de brócoli
  • Una cebolleta roja pequeña
  • 120 gr. de bacon troceado
  • Dos (2) cucharadas de pasas
  • Una (1) cucharada de pipas de girasol peladas y sin sal
  • 60 gr. de cuajada láctica El bucarito de cebolla*
Para la vinagreta
  • Dos (2) cucharadas de mahonesa
  • Media (½) cucharada de vinagre de Jerez
  • Dos (2) cucharadas de azúcar

Elaboración de la receta de ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

  1. Corta el brócoli en pequeñas porciones de “un bocado” quitando los tallos, lava muy bien todos los “arbolitos” y escúrrelos muy bien para que no quede aguada la ensalada. Resérvala en un bol o ensaladera.
  2. Pela y corta la cebolleta en trocitos muy pequeños, incorpórala al bol del brócoli.
  3. En un bol, haz una vinagreta con las dos cucharadas de mahonesa, la media cucharada de vinagre y las dos de azúcar, mezcla muy bien y se lo zampas también al bol, junto con las pasas.
  4. Es conveniente dejar reposar al menos una hora en la nevera, removiendo de vez en cuando para que se impregne bien todo, aunque si no tienes tiempo, sáltate el este paso.
  5. Mientras tanto, pon una sartén a fuego medio-bajo, sin aceite, y dora bien el bacon. Cuando esté dorado, pon el bacon en un plato con un papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  6. Dispón en un plato o ensaladera el brócoli, añade las pipas, el bacon, la cuajada láctica desmenuzada o cortada a trocitos y lo sirves.

Acompaña la ensalada con unos ricos picos!

Curiosidades de la ensalada de brócoli, bacon, pipas y cuajada láctica

Ni que decir tiene que si la mahonesa es casera mejor que mejor. Si no la haces te recomiendo que compres una de calidad y a ser posible mahonesa light, aunque si la quieres aligerar un poco de calorías puedes sustituir la mahonesa por yogur natural. De la misma forma puedes cambiar el bacon por jamón cocido o pavo, pero ya nunca será la misma…

Para la vinagreta puedes poner un vinagre de vino blanco en vez de el de Jerez si te resulta muy fuerte. Y sustituir el azúcar por miel, si lo tuyo son las pesas.

*La cuajada lactica es una nueva especialidad de la Quesería El Bucarito que presentó a mis amigos blogueros hace unos días. Como yo no pude asistir, Benjamín Colsa tuvo el detalle de traerme un poco para probarla y quedé encantado con su fino sabor y textura. Se trata de un queso o yogur curado con sabor ácido, elaborado con muy poco cuajo y madurándolo unas 16 ó 20 horas. En esta quesería elaboran hasta seis especialidades diferentes: Perejil, rábano, mostaza, cebolla, pimentón y finas hierbas. Yo usé la de cebolla. 

Si no encuentras cuajada láctica puedes ponerle queso de cabra o queso fresco artesano.

Si te gustan este tipo de ensaladas, échale un vistazo a la Ensalada templada de espinacas, bacon y queso de cabra, es muy parecida a esta y también está deliciosa.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado la ensalada, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Ensalada de Pimientos del Piquillo Gaditanos

Print Friendly, PDF & Email

Ensalada de pimientos de piquillo con mandarina y aguacate. Qué sí, que estamos en unas fechas complicadas, lo sé, que hay que cortarse un poquito para la operación bikini, no te preocupes, yo te ayudo. Esta ensalada no te defraudará, eso sí, la salsa que resulta no la vayas a mojar con pan, que nos conocemos…

Te cuento cómo surgió la idea de esta ensalada: Hace poco, estaba comprando en mi frutería habitual “Manuel Flores”, y escuchando a Maru, una de mis encantadoras fruteras, la oí explicar una ensalada que me resultó cuanto menos curiosa. No me lo pensé y me metí de lleno en la conversación para sacar los ingredientes, que con gusto me dieron, y he aquí la versión de esta rica y fresca ensalada.

La principal característica de esta ensalada son los Pimientos del Piquillo Gaditanos, plantados en Paterna (Cádiz) por la empresa Conservas Cantizano. Son totalmente naturales, conservados en aceite de oliva virgen extra de la serranía gaditana.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la ensalada de pimientos del piquillo con mandarina y aguacate

  • Un (1) bote de pimientos del piquillo asados
  • Un (1) aguacate
  • Dos (2) mandarinas
  • Una (1) lata pequeña de maíz
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez a la Tintilla de Rota (u otro vinagre de Jerez)
  • Un (1) diente de ajo
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración de la receta de Pimientos de piquillo con mandarina y aguacate

  1. Abre el bote de pimientos del piquillo, escúrrelos y reserva el aceite de oliva virgen extra de la conserva. Córtalos en tiras.
  2. Pela las mandarinas y déjalas sin piel. Aprovecha todo el zumo que puede resultar al pelar, escurriendo las pieles. Resérvalo.
  3. Pela el aguacate y córtalo en dados.
  4. En un bote pequeño con tapa, añade el aceite de conserva de los pimientos que tenías reservado, el zumo de mandarina, una cucharada de vinagre de Tintilla de Rota, una pizca de pimienta recién molida, sal, un diente de ajo pelado y partido en tres trozos y media cucharada de aceite de oliva virgen extra. Cierra el bote y agita enérgicamente para emulsionar el aliño.
  5. Dispón en un bol los pimientos, la mandarina pelada, el aguacate y un par de cucharadas de maíz dulce.
  6. Retira los trozos de ajo y rocía con el aliño la ensalada al gusto.

¡Buen provecho!

Curiosidades de la receta de ensalada de pimientos del piquillo con mandarina y aguacate

Si no encuentras los pimientos del piquillo asados gaditanos, usa unos de buena calidad, merece la pena una buena conserva. Fíjate bien en la procedencia de la conserva, algunos productores etiquetan como producto Navarro y luego resulta que los pimientos son de Chile, que no digo que sean malos, pero no me gusta nada que no sean honestos y engañen al consumidor.

Prueba a ponerle unos dados de mango a la ensalada, además de combinar muy bien por su sabor ácido y dulce, le dará color y otra textura más.

Para la vinagreta he usado un vinagre de Jerez a la Tintilla de Rota de Bodegas “El gato” pero si no lo encuentra usa cualquier otro vinagre de Jerez y si te gusta más fuerte añade más vinagre. Si quieres que la vinagreta sea más suave no le pongas ajo, aunque es casi testimonial.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado la ensalada, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Risotto de calabacín y setas

Print Friendly, PDF & Email

Risotto de calabacín y setas. El risotto es un plato típico italiano, me atrevería a decir que de los más consumidos. Se trata de un arroz cremoso al que se le va añadiendo poco a poco el caldo para que el arroz suelte el almidón y le dé esa textura melosa, aunque estoy seguro que ya todos conocéis este arroz tan sabroso.

En esta ocasión lo he hecho con calabacín y champiñones, tradicionalmente se suele hacer con setas cultivadas o silvestres, más concretamente, con boletus, al plato lo llaman: “risotto fungui porcini”, que si encontrase alguno por aquí lo haría, pero no es este el caso, tenía unos champiñones frescos y con eso me he apañado.

Es una receta fácil y rápida de hacer, con multitud de variantes y adaptable a todo paladar. Las cantidades son para dos comensales.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de risotto de setas y calabacín

  • 200 gr. de arroz (Arborio o bomba preferiblemente)
  • 100 gr. de calabacín
  • 100 gr. de champiñones
  • Una (1) cebolla pequeña
  • Un (1) diente de ajo
  • 125 ml. de vino Tintilla de Rota (u otro vino dulce)
  • 600 ml. de caldo de verduras
  • Una (1) ramita de tomillo
  • 100 gr. de queso semicurado rallado
  • 50 gr. de mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Mezcla de pimientas
  • Sal

Elaboración de la receta de Risotto de calabacín y champiñones

  1. Pela y corta la cebolla en trocitos muy pequeños, haz lo mismo con el diente de ajo. Calienta el caldo de verduras y resérvalo.
  2. Pon una sartén a fuego medio con tres (3) cucharadas de aceite de oliva virgen extra y la mitad de la mantequilla (25 gr), cuando tome temperatura añade el ajo. Antes de que empiece a dorarse incorpora la cebolla y baja un poco el fuego para que no se queme. Echa una pizca de sal.
  3. Mientras tanto lava y corta el calabacín en dados pequeños. Trocea los champiñones. Incorpóralos a la sartén junto a la ramita de tomillo cuando la cebolla esté tierna.
  4. Saltea un poco la verdura antes de echarle el vino dulce y déjalo reducir y evaporar el alcohol.
  5. Es el momento de que eches el arroz, pon el temporizador en 18′ minutos. Remueve bien y añade un par de cazos de caldo. Ve incorporando caldo poco a poco según lo vaya necesitando el arroz, para que no se quede seco y se pegue o apelmace. No dejes de remover el arroz. Corrige el punto de sal.
  6. Una vez pasados los 18 minutos añade el queso rallado y la mantequilla. Mezcla muy bien todo y deja reposar el arroz unos cuatro o cinco minutos antes de servir.

¡Buen provecho!

Curiosidades de la receta de Risotto de calabacín y setas

Si no encuentras el arroz Arborio, usa uno tipo  bomba que absorbe mucha agua como el arborio y soporta bien el calor para que no se abra o se pase, pero merece la pena buscar estos arroces y conocer los tipos de arroz que hay, pues son muchos y cada uno tiene sus características para según qué receta.

Ni que decir tiene que, si encuentras unos boletus u otro tipo de seta, utilízalos en esta receta. No es muy difícil encontrar setas, si no las hay frescas, las hay deshidratadas, en conserva o congeladas, no tienes excusa.

El vino “Tintilla de Rota” es un vino dulce que se produce a partir de la uva del mismo nombre, una uva tinta muy delicada y de baya pequeña que por las características del clima y de la tierra solo se cultiva en la localidad en la localidad Gaditana de Rota. Es un vino muy peculiar, por no decir único, ideal para postre o aperitivo. Pincha el enlace si quieres saber más sobre este interesante vino: Ver más. Si no lo encuentras puedes comparlo on line o usar cualquier dulce tipo Moscatel o Pedro Ximenez.

Cualquier queso semicurado te viene bien para esta receta, yo he usado uno de cabra payoya de la Quesería El Gazul, que le da una potencia al risotto que levanta todos los sabores y aromas.

Si te ha gustado el plato de gres donde he presentado el risotto, puedes encontrarlo en “Gressierra“, en Chiclana de la Frontera.

Espero que os guste amig@s.

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

 

Arranque Roteño

Print Friendly, PDF & Email

Arranque Roteño. Antes de que se nos olvide totalmente que el verano ha pasado y que el frío invierno está por venir, aquí en el sur todavía nos quedarán días soleados hasta noviembre y podemos disfrutar de refrescantes recetas que nos hagan pasar de la mejor forma la transición de estaciones, acordándonos de lo bien que lo pasamos siempre en Rota gracias a mi amiga Pilar Ruiz (Aprendiendo a Cocinar) y que gracias a ella  y a Turismo Rota, rescaté esta refrescante y sana receta, que realizamos en el II Encuentro de Blogueros: Rota, mar y viñas, del cual ya os hablé en entradas anteriores.

El Arranque Roteño, como bien reza su nombre, se elabora en la localidad de Rota, digamos que es una especie de crema o sopa fría a caballo entre el salmorejo y el gazpacho, hecha con tomates de la huerta roteña, la Mayetería, de donde los Mayetos recogían sus cosechas tempranas, en el mes de mayo -por eso lo de Mayetos- para llevarlas al mercado.

Esta receta típica gaditanacon una historia de más de 50 años, era la tradicional comida que los hombres de campo preparaban en las tierras que trabajaban, y su textura variaba según el gusto del que lo preparaba, mas o menos densa, mas o menos triturada, con mas o menos ajo… Lo comían directamente del lebrillo, como se suele decir, cucharada y paso atrás, y usando como cucharas trozos de pimiento, cebolla o la misma corteza del pan.

Para elaborar esta receta de la forma tradicional, además de los ingredientes, te va a hacer falta un lebrillo de barro y una “machacaera” de madera (brazo del mortero o almirez).

Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Arranque Roteño

  • Un (1) kg. de tomates maduros (pera preferiblemente)
  • Tres (3) pimientos verdes (cuerno de cabra o italianos)
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Medio (½) kg de pan de campo con un par de días (pan asentao de telera)
  • Aceite de oliva virgen extra (125 ml. aproximadamente)
  • Sal

Elaboración de la receta de Arranque Roteño

  1. Comienza Pelando los dientes de ajo, cortando dos (2) pimientos en trozos pequeños y pelando los tomates. Quita la corteza al pan, resérvala para mas tarde y córtalo en trocitos pequeños.
  2. Pon en el fondo del lebrillo un poco de sal, los dos dientes de ajo y el pimiento troceado y empieza a majar con la machacaera de madera hasta conseguir una especie de pasta.
  3. A continuación añade los tomates troceados y sigue triturando hasta ligarlo con la pasta de ajo y pimiento.
  4. Es el momento de ir añadiendo el pan asentao en trocitos pequeños y poco a poco, para ir dando consistencia a la crema y a su vez incorporando el aceite de oliva virgen extra, con un fino hilo sobre todo el majado.
  5. Sigue machacando y mezclando hasta obtener la textura deseada. Corrige de sal si hiciese falta.

Usa los trozos del pimiento reservado, cebolla o aprovechando la corteza de pan para llevártelo a la boca!

Curiosidades de la receta de Arranque Roteño

Los tomates han de estar bien maduros, colorados y preferiblemente de pera, pero cualquier otro tomate puede servirte para hacer el Arranque.

Con dos (2)  dientes de ajo tienes mas que suficiente para un (1) kg de tomates, si te gusta más fuerte o más dócil, sólo tienes que añadir o quitar dientes.

El pan es muy importante en esta receta, hay que utilizar “pan asentao”, es decir, pan con al menos un par de días desde que sale del horno, para que la miga esté prieta. Los panes que suelo utilizar son panes artesanos y aquí os pongo algunos establecimientos de la provincia de Cádiz para que os hagaís una idea y os sirva de orientación para comparlo cuando piseís esta tierra: Pan de horno de leña de Al pan pan, en Puerto Real, Pan moreno de la panadería El Almarchal, de Zahara de los Atunes, Pan del Molino de abajo de El Bosque, pan moreno de la panadería Hermanos Sanchez de Algar, Panadería Gonzalo de Alcalá de los Gazules, y alguno mas que se me pasará…

Tradicionalmente el arranque se ha hecho en el lebrillo pero puedes evitarte el trabajo usando una batidora o Thermomix, lo tendrás hecho en dos minutos, además de darle el punto que tu quieres con más facilidad, a mi me gusta mas pasado pero quizás a ti te guste encontrarte trocitos de cada ingrediente.

Un truco para que no se te mueva el lebrillo mientras estás machacando es poner un trapo doblado debajo, además de evitar el movimiento, amortiguará el golpe y el sonido.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Salchichas de ternera retinta con berenjenas y pimientos

Print Friendly, PDF & Email

Salchichas de ternera retinta con berenjenas y pimientos. La idea de este guiso me surge al encontrar en mi carnicería de confianza, Paco Melero, unas salchichas de ternera retinta y quererle dar una utilidad mas allá del típico perrito caliente. Se me ocurrió hacer un guiso con ellas parecido al que ya tengo publicado de “Ragú de Salchichas“, que nos gustó mucho y buscando por la red encontré la receta de spetzofai que tiene publicada Carlos (Mercado Calabajío), que es un plato de origen griego de salchichas especiadas y pimientos, pero adaptado a ingredientes que tenemos mas a mano y por supuesto a nuestros gustos, como siempre digo, cada uno le dá el punto al plato que más le gusta y esta receta no va a ser menos.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de salchichas de ternera retinta

  • 500 gr. de salchichas de ternera retinta
  • Una (1) berenjena grande
  • Tres (3) tomates grandes y maduros
  • Dos (2) pimientos verdes (italiano)
  • Un (1) pimiento rojo
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) cebolla fresca
  • 40 ml. de vino blanco Gran Mayeto
  • Un (1) Chile o ají
  • Pimienta negra
  • Orégano
  • Aceite de oliva virgen extra (yo usé Legado Sierra)
  • Sal

Elaboración de la receta de salchichas de ternera retinta

  1. Lava bien todas las verduras y empieza cortando la berenjena en rodajas de mas o menos un (1) cm de grosor, ponlas en un escurridor con un poco de sal para que suelten amargor,
  2. Corta los tomates por la mitad y rállalos con un rallador para obtener toda la pulpa y desechar la piel.
  3. Pela y pica muy fina la cebolla y el ajo. Corta los pimientos en trozos más grandes, reserva todo para después freírlo.
  4. Pon una sartén a fuego medio con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra, en ella fríe las salchichas enteras, sin cortar ni separarlas, ya lo harás mas tarde. Tapa la sartén pues las salchichas salpican y pueden quemarte. Una vez estén bien fritas las reservas
  5.  Fríe los pimientos en la misma sartén y reservalos a igual que las salchichas.
  6. Sin cambiar la sartén, y si hiciese falta una cucharada más de aceite de oliva la añades, sofríe el ajo y la cebolla, que se doren y ablanden. Si lo ves necesario baja un poco el fuego para que no se quemen, pues daría sabor amargo al guiso.
  7. Cuando esté bien pochado incorpora el vino y cuando reduzca añade el tomate rallado. Tapa la sartén y deja cocinar unos quince (20′) minutos a fuego medio/bajo.
  8. Mientras se fríe el tomate, pon otra sartén al fuego y a modo de plancha -sin aceite- haces las berenjenas poco a poco y las vas reservando.
  9. Destapa el tomate y a fuego bajo déjalo unos minutos más para que evapore un poco de agua, añade un poco de sal, dos vueltas del molinillo de pimienta negra y una pizca de orégano.
  10. Es el momento de cortar las salchichas y añadirlas a la sartén junto con los posibles jugos que hayan podido soltar. Las dejamos cocinar unos minutos con la sartén tapada para que se hidraten y suelten todo el sabor.
  11. Pasados esos minutos incorporamos los pimientos y berenjenas y tapamos unos cinco (5′) minutos más para finalizar el guiso.

Prepara un buen pan de campo!

Curiosidades de la receta de salchichas de ternera retinta

Salchicha de ternera retinta es la que he usado en esta receta, pues mi carnicero Paco Melero de Vejer de la Frontera (Cádiz), las suele tener muy frescas y de total confianza, tanta, que las sirven en el Bar de Tapas “Valvatida en un plato al que su cocinero Jesús Recio puso de nombre “Retindog”, que no es otra cosa que un perrito caliente de ternera retinta, mostaza y cebolla frita muy bien presentado.

Puedes usar cualquier otra salchicha de carnicería que encuentres, seguro que no varía la esencia primordial del plato.

Los tomates también puedes pelarlos y picarlos muy finos, pero a mi me gusta más esta textura al rallarlos. Si no tienes tomates puedes usar una lata de tomate triturado que sea de calidad.

El vino para mi es algo esencial, si pones un mal vino estropeas el plato. Yo para cocinar suelo usar el vino blanco Gran Mayeto de Bodega el Gato que da unos resultados estupendos. Si no tengo pues cualquier vino que tenga a mano y sea capaz de beberme sin que me cambie la expresión de la cara a desagradable.

Que no tienes berenjena o no te gusta, prueba a ponerle calabacín, todo sea  eso…

A mi me gusta mucho el toque picante, pero si te gusta más suave no le pongas chili. Y si te gusta pero no lo tienes, prueba con una guindilla, dará un resultado parecido.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Ensaladilla rusa casera

Print Friendly, PDF & Email

Ensaladilla rusa casera. Con lo sencillo que es hacer una buena ensaladilla rusa  y lo complicado que se vuelve el comer una decente cuando vas de tapeo por ahí… Unas ensaladillas que no se dejan tragar de lo emplastadas que están, otras demasiado líquidas, las que sólo llevan mahonesa o las que utilizan ingredientes congelados que serán muy buenos para otras recetas pero para la ensaladilla no. Para hacer una ensaladilla rusa casera sólo hacen falta unos ingredientes de calidad y un poco tiempo, nada más, otra cosa es  ponerla a tu gusto.

La receta de ensalada rusa o ensalada olivier suele llevar como base patata, zanahoria y guisantes, aliñada con una mahonesa ligera, sin embargo  se le pueden añadir tantos ingredientes a tu gusto como te permita el diferenciar los sabores: Atún, caballa o melva, huevo, aceitunas, pimiento morrón, maíz … Así es como yo suelo hacerla normalmente y como nos gusta en casa, no falta cuando llega el buen tiempo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para dos (2) personas (o varias tapas)

  • 500 gr. de patatas (del mismo tamaño aproximadamente)
  • Dos (2) huevos
  • Dos (2) zanahorias
  • Una (1) lata de guisantes pequeña
  • Unas pocas aceitunas rellenas de anchoas
  • Una (1) lata de pimientos morrones
  • Una o dos (1 ó 2) latas de atún en aceite de oliva (o caballa como le he puesto yo en esta ocasión)
  • Dos (2) cucharas de aceite de oliva virgen extra Gil-Luna
  • Un (1) bote de mahonesa
  • Sal

Elaboración de la receta de ensaladilla rusa

  1. Lava muy bien las patatas y la zanahoria. Ayúdate de un cepillo si hiciese falta para eliminar toda la tierra que puedan tener.
  2. Pon una olla grande con abundante agua y dos cucharadas pequeñas de sal al fuego con las patatas y las zanahorias. Deja cocer unos veinticinco o treinta (25-30′) minutos, si lo pones en olla exprés con sólo cinco minutos (5′) será suficiente. Escurre cuando estén cocidas y reserva para que enfríen.
  3. En un cazo cuece los huevos durante unos diez (10′) minutos y déjalos enfriar. Puedes pasarlos bajo el grifo y enfriarán antes.
  4. Pela la patata y la zanahoria y trocéalas en dados de unos dos centímetros, o aplástalas para que queden en trozos mas pequeños (a mi me gusta más así), deshecha.
  5. Quita la cáscara a los huevos y trocéalos a tu gusto. Reserva una de las yemas por si quieres decorar la ensaladilla.
  6. En un bol grande pon las patatas, la zanahoria y los huevos, añade las dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, un poco de sal y mezcla bien.
  7. Pica las aceitunas en trocitos muy pequeños (o como a ti te guste), haz lo mismo con los pimientos morrones y añádelos al bol.
  8. Escurre las latas de atún (o caballa), la de guisantes y añádelas también a bol.
  9. Es el momento de añadir la mahonesa, con una cuchara limpia ve añadiendo cucharadas hasta obtener el punto deseado.
  10. Tapa la ensaladilla con un papel transparente y deja enfriar en el frigorífico.
  11. Una vez fria puedes servirla en una bandeja, cubierta con un poco de mahonesa y decorada con yema de huevo, rodajas de aceitunas, pimiento morrón o lo que se te ocurra.

¡No te olvides los picos!

Curiosidades de la receta de ensaladilla rusa

Puedes cocer la patata aparte de la zanahoria porque la zanahoria necesita menos cocción que la patata pero ensuciarás otra cacerola y tardarás mas tiempo en hacer la ensaladilla, aunque merece la pena pues tendrá el punto de cocción justo.

Si la haces en olla exprés corres el riesgo que la patata se ponga demasiado blanda, en ese caso puedes hacer un puré de patatas 😉

La mahonesa es la clave de tu ensaladilla, puedes hacerla casera, con los cuidados pertinentes sobre la salmonela o comprar una mahonesa de calidad y evitar riesgos innecesarios. La cantidad es un poco al gusto, pero no debe de estar ni bañada en mahonesa ni seca que no se deje comer.

Prueba a ponerle unas gotas de vinagre de Jerez cuando estés aliñándola, le da un punto estupendo.

Los guisantes puedes usarlos frescos o congelados y cocerlos junto con la patata y la zanahoria o usar una lata de estos. En esta receta es de las pocas que uso guisantes de lata.

El pimiento morrón lo puedes sustituir por pimientos asados o pimientos del piquillo, la ensaladilla subirá de categoría.

Ponle un buen atún, unos lomos de bonito, caballa o melva canutera tendrás una ensaladilla gourmet. Si la decoras con unos buenos filetes de anchoas ya lo bordas!

La ensaladilla rusa admite infinidad de ingredientes; Si le pones unas gambas y unos palitos de cangrejo (surimi) tendrás una ensaladilla de gambas, decora con unas huevas rojas y listo! Aguacate y maíz si te gusta un punto tropical… échale imaginación y ponle lo que te guste.

No, cebolla no le pongo a la ensaladilla, no me gusta con cebolla.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia..