Empanadillas de Sobrasada y Queso Mahón

Empanadillas de sobrasada y queso mahón. Aprovechando las extraordinarias viandas que me trajeron de Menorca mis amigos Lupe y Rafa, he hecho algunas   recetas con esta pareja ya que son dos productos que combinan perfectamente, esta que os traigo son unas empanadillas para el #DiaDeLaEmpanadilla. Lo bueno de las empanadillas es que puede estar rellena de todo lo que se te ocurra, puedes dejar volar tu imaginación y hacer las mezclas mas sugerentes, siempre saldrá un buen bocado.

Creía que sabía lo que era la sobrasada y a qué sabía pero estaba totalmente equivocado, la sobrasada sabe a sobrasada y la que me han regalado está espectacular ya sea para comerla en tortilla, en empanada o con un simple trozo de pan tostado.

Hoy se celebra el #DíaDeLaEmpanadilla en twitter y no he querido perder la oportunidad de participar como lo hice en el #diadelsuperbocata, el #diadelatapa o el #diadelaensalada, hubo otros muchos mas que por un motivo u otro no pude participar y este lo pille de resbalín pero aquí estoy y esta es mi propuesta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de empanadillas de sobrasada y queso mahón

  • Seis (6) obleas para empanadillas
  • 100 gr. de Sobrasada Menorquina
  • 100 gr. de Queso Mahón
  • Un (1) huevo

Elaboración la receta de empanadillas de sobrasada y queso mahón

  1. Enciende el horno a 200º para que vaya calentando mientras haces las empanadillas.
  2. Corta seis (6) rodajas no muy gruesas de sobrasada y otras seis (6) de queso Mahón.
  3. Extiende un papel de hornear en la bandeja del horno. Sobre este dispón las doce (12) obleas para empanadillas y coloca una rodaja de sobrasada encima de cada una de ellas.
  4. Coloca una moneda (rodaja) de queso Mahón y procede a cerrar la empanadilla, ya sea de la forma tradicional de media luna o en forma de paquetito triangular.
  5. Bate el huevo en un cuenco y pinta con una brocha de cocina las empanadillas.
  6. Mete la bandeja en el horno unos ocho (8′) minutos o  hasta que estén bien doradas. Saca las empanadillas del horno con cuidado de no quemarte y retira el exceso de grasa que ha soltado con papel absorbente.

¡Cómetelas bien calentitas!

Curiosidades de la receta de empanadillas de sobrasada y queso Mahón

En vez de meterlas al horno también puedes freírlas como tradicionalmente se ha hecho pero añades mas grasa y pueden hacerse pesadas. Si te va esta opción dobla las empanadillas de forma tradicional así no tendrás el problema de que se salga el relleno.

Los ingredientes de esta receta son para seis (6) empanadillas si quieres mas sólo tienes que duplicar los ingredientes y así aprovechar el paquete entero de obleas.

Si no tienes queso Mahón puedes usar cualquier queso cremoso que te guste como un queso de cabra, tetilla, San Simón Dacosta y hasta un Cabrales o queso azul, pero el Queso Mahón y la sobrasada es todo un clasico como pareja e hecho por lo tanto deberías de hacer el esfuerzo de buscar el queso y probar esta combinación. Puedes cortarlo con un cortapastas o un vaso pequeño de chupito para hacer las monedas de queso o simplemente desmenuzar las lonchas.

Utiliza una sobrasada de buena calidad y no una de las que vienen en tarrina, en el resultado tendrás la respuesta… También puedes desmenuzar la sobrasada y el queso, mezclarlo y hacer el relleno con esa masa.

Si eres de los que le gusta rizar mas el rizo prueba a caramelizar cebolla y añadirla junto al relleno, se te caerán dos lagrimones! Los frutos secos como los piñones le vienen estupendamente.

¡Espero que os guste mi propuesta, Feliz #diadelaempanadilla !

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Croquetas de Boletus

Croquetas de Boletus. Si, ya se que hace nada publiqué una receta de croquetas de pollo caseras pero es que estoy en racha croquetil. Este verano visité de nuevo un restaurante del que alguna vez ya os he hablado “El fogón del Guanche” y tenían unas curiosas jornadas “Semana de las Croquetas” que me recordó un comentario que hice en la receta de croquetas de patata y cabrales de que podría hacer todo un dosier completo de croquetas pues en casa nos encantan, allí probamos casi todas: Las de Boletus, las de serranito, muy originales, las de espinacas y queso que realmente nos sorprendieron y las de choco en su tinta que estaban estupendas. 

Las croquetas que voy hacer hoy son de setas, en concreto croquetas de Boletus (Boletus edulis), similares a las que probé pero mas sencillas, sin el toque de manzana pero con todo el espectacular aroma que el boletus le aporta, el secreto está en la bechamel y por supuesto el ingrediente o ingredientes principales.

Es complicado aquí en el sur encontrar setas frescas que no sean de cultivo cuanto mas unos Boletus aunque estén en temporada, pero setas deshidratadas las hay ya en muchos sitios y según para qué recetas pues vienen muy bien y dan muy buen resultado.

¡Ponte el delantal y saca 30 croquetas de esta masa!

Ingredientes para la receta de croquetas de boletus

Para la bechamel

  • 60 gr. de harina de trigo tamizada (yo usé una harina para croquetas y bechamel de Santa Rita Harinas)
  • 60 gr. de mantequilla
  • 700 ml. de leche entera
  • Nuez moscada
  • Pimienta blanca molida
  • Sal

Para el relleno

  • Media (1/2) cebolla
  • Un (1) diente de ajo
  • 50 gr. de boletus deshidratados (200 gr. frescos)
  • Dos (2) cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Para el empanado

  • Dos (2) huevos
  • 150 gr. de pan rallado
  • Sal

Elaboración de la receta de croquetas de boletus

  1. Pon a hidratar las setas deshidratadas. Puedes hacerlo en frío: Cubriendolas con agua según las indicaciones del fabricante, normalmente ente cinco y doce (5-12h) horas. O en caliente: Ponlas a hervir unos diez (10′) minutos cubiertas de agua. Escurre las setas y córtalas en pequeños trozos. Reserva las setas y  el agua de haberlas hidratado.
  2. Pela y lava la cebolla y el diente de ajo. Pícalos muy finitos (brunoise).
  3. Pon un sartén a fuego bajo y calienta dos cucharadas de aceite de oliva.
  4. Cuando esté caliente, echa el ajo picado hasta que comience a dorarse, pero sin quemarse que daría sabor amargo a las croquetas, entonces añade  la cebolla y la pochas unos diez (10′) minutos hasta que esté blandita y comience a dorarse, pero no a quemarse. Si ves que dora demasiado rápido baja mas el fuego y echa una cucharada de agua.
  5. Para hacer la Bechamel, una vez esté la cebolla bien pochada añade la mantequilla cortada a trocitos y deja que se derrita, mientras tanto calienta la leche pero sin que llegue a hervir. (Si no tienes paciencia puedes ayudarte de la Thermomix para hacer la bechamel).
  6. Añade la harina tamizada poco a poco sin dejar de remover, para que se integre bien con la mantequilla, déjala cocinar un par (2′) de minutos y vierte tres cuartas (3/4) partes de la leche, sin dejar de remover, puedes ayudarte de una varilla de repostería. La harina se irá disolviendo poco a poco sin dejar grumos y cuando espese añade el resto de la leche, sal al gusto, pimienta blanca y nuez moscada, sigue removiendo enérgicamente hasta que se disuelvan por completo todos los grumos.
  7. Añáde las setas a la bechamel mezclando bien para que estén repartidas por igual en la masa.
  8. Vierte la masa en una manga pastelera o en una bandeja engrasada con aceite de oliva, unas gotas para que no se peque y cúbrela con papel film transparente, reservándola hasta que enfríe totalmente. Mejor de un día para otro en el frigorífico.
  9. Para empanar las croquetas, coloca dos recipientes, uno con los dos huevos batidos y una pizca de sal , y otro con pan rallado.
  10. Ve cogiendo pequeñas porciones de masa y la pasas primero por el pan rallado, luego por el huevo y termina con el pan rallado. Dale la forma que quieras, la tradicional de croqueta, bolas redondas o cuadrados.
  11. Fríe la croquetas en abundante aceite de oliva virgen extra hasta que estén doradas.

¡Cómelas calentitas acompañadas de un poco de salsa reducción de Pedro Ximénez, y te abrazarás llorando a quien tengas al lado!

 Curiosidades de la receta de croquetas de boletus

Los boletus edulis son para mi la reina de las setas, su intenso sabor y aroma las hace únicas, por ello y por la escasez de estas repercuten en su precio no obstante las puedes encontrar deshidratadas o congeladas a un precio moderado. También puedes encontrar otro tipo de boletus como los Aereus, Pinicola o Reticulatus que te servirán igualmente y hasta puede que los encuentres mas baratos.

Reserva el agua de haber hidratado los boletus para posteriores recetas como un risotto de setas y pollo o algún guiso al que le quieras intensificar el sabor a campo. Añade un par de cucharadas de este agua a la bechamel para enriquecerla.

Si te gustan los sabores intensos puedes hidratar los boletus en la leche que mas tarde utilizarás para hacer la bechamel y en esta dejarán todo su aroma y no perderán un ápice de sabor.

Si tienes la suerte de que son boletus frescos, simplemente los limpias bien con un paño húmedo, los troceas y saltéalos un poco en la sartén, los tendrás listos para utilizarlos en la receta.

Esta receta es muy parecida a las croquetas de bacalao y las croquetas caseras de pollo pero cada una tiene su punto para que te salgan estupendas.

Si tienes dudas de como hacer la bechamel pincha el enlace “Salsa Bechamel” donde estoy seguro que se te resolverán. También puedes hacer la bechamel en la Thermomix y ahorrarás tiempo pero muy a pesar de lo que me digan no quedan igual.

Quieres sorprenderte o sorprender a los tuyos de verdad, utiliza un Crujiente Pan Crackers de Santa Rita, es un pan rallado un poco mas grueso que el normal pero queda muy crujiente y con una textura increíble. Santa Rita busca la excelencia en sus productos elaborando harinas y derivados con la máxima calidad, es una apuesta segura en tu cocina.

Después de darte el trabajo de hacer las croquetas puedes comértelas todas o guardar algunas en el congelador y así tenerlas listas en el momento que  aparezcan los amigos por la puerta.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Croquetas caseras de pollo

Croquetas caseras de pollo. No me canso de decir que las croquetas me pierden, cada una tiene su encanto. Ya os he dicho como hago las croquetas de Cabrales y las croquetas de bacalao, estas que traigo hoy son croquetas caseras de pollo,  muy parecidas todas pero casi todas tienen su punto, ¡apunta!

Como cuando hago pollo (pollo guisado o pollo al horno) o puchero (cocido) siempre sobra algo y en casa no se tira nada, hay que aprovechar recursos y emplearlos en otras recetas. Esta es de las recetas de aprovechamiento a la que mas se recurre.

Receta Ideal para los pequeños de la casa, siempre y cuando el pollo que utilices esté bien limpio de grasas y no lo hayas cocinado con muchas especias. Ahora que en casa estamos en estado de buena esperanza tendré que ponerme al día con una nueva sección: Recetas para niños 😉

¡Ponte el delantal y ya mismo el babero!

Ingredientes para la receta de croquetas caseras de pollo

Para la bechamel

  • 60 gr. de harina de trigo
  • 60 gr. de mantequilla
  • 700 ml. de leche entera
  • Nuez moscada
  • Pimienta blanca molida
  • Sal

Para el relleno

  • Media (1/2) cebolla pequeña
  • 150 gr. de pollo*
  • Dos (2) cucharadas de aceite de oliva virgen extra Gil-Luna

Para el empanar las croquetas

  • Dos (2) huevos
  • 150 gr. de pan rallado
  • Sal

Para freír las croquetas

  • Aceite de oliva virgen extra Gil-Luna

Elaboración de la receta de croquetas caseras de pollo

  1. Pela, lava la cebolla y pícala muy finita (brunoise).
  2. Pon un sartén a fuego medio-bajo y calienta dos cucharadas de aceite de oliva.
  3. Cuando esté caliente, echa la cebolla en la sartén, la sofríes unos diez (10′) minutos hasta que esté blandita y comience a dorarse, pero no a quemarse. Si ves que dora demasiado rápido baja el fuego y echa una cucharada de agua.
  4. Trocea el pollo o pícalo en la picadora a tu gusto o Thermomix (2 ó 3 golpes de turbo ).
  5. Una vez esté la cebolla bien pochada haz la bechamel según te indico en la receta “Salsa Bechamel” (Pincha sobre el nombre para ver la receta).
  6.  Cuando tengas la bechamel lista añade los trocitos de pollo mezclándolos bien para que se integren y repartan homogéneamente.
  7. En una fuente levemente engrasada con aceite de oliva para que no se pegue la masa, la echas, cubres con papel film (bien pegado a la masa) sobre toda la superficie para que no te quede reseca la masa y se forme costra o mete la masa en una manga pastelera como suelo hacer yo y reserva en el frigorífico una vez esté templada.
  8. Cuando la masa esté fría, mejor de un día para otro, comienza a empanar las croquetas, para ello prepara dos platos o cuencos, uno con los dos huevos batidos y un poco de sal (no te pases con la sal que la bechamel ya  lleva y depende como se cocinó el pollo es posible que también tenga) y el otro con el pan rallado.
  9. Coge porciones de masa con una cuchara y dales forma, ya sea con dos cucharas o con la mano. Si has metido la masa en una manga pastelera sólo tendrás que cortar la punta según el grosor que quieras y darle algo de forma.
  10. Pasa primero por pan rallado, sigue con el huevo y de nuevo por pan rallado y repite el proceso hasta que no te quede masa.
  11. Pon una sartén a calentar con abundante aceite de oliva, cuando esté bien caliente fríe las croquetas en tandas pequeñas para que no se te enfríe el aceite y puedas manejarlas bien al darles la vuelta, así se dorarán bien por todos los lados. Las vas reservando en papel absorbente para quitarles el exceso de aceite que hayan podido coger aunque si la temperatura es correcta no absorberá aceite de más.
Acompaña las croquetas con la salsa que mas te guste y ¡A disfrutarlas!

Curiosidades de la receta de croquetas caseras de pollo

 *El pollo que suelo utilizar como ya he dicho, es el que me sobra de haber hecho pollo asado o pollo en salsa. Siempre puedes utilizar las sobras de un pollo asado que hayas comprado y no sepas que hacer con él. También puedes utilizar una pechuga de pollo a la plancha o cocida de un puchero o cocido, pero lo que se trata es que la receta sea de aprovechamiento.

Si el pollo tiene salsa o caldo también lo puedes aprovechar sustituyendo una parte de leche de la bechamel por el caldo, quedará con más sabor aún.

Hay quien al relleno le echa también un huevo cocido troceado, yo no suelo hacerlo pero seguro que a tus peques (y mayores) les gusta.

Si las croquetas las fríes en el aceite con la temperatura correcta,170º aproximadamente, no absorberán aceite de más, aunque depende del fuego que utilices. Si utilizas una buena freidora no tendrás ese problema.

Ya sabes que si te sobran croquetas o no te vas a comer todas de una sentada las puedes congelar una vez las tengas empanadas y así tenerlas siempre listas para cuando se te apetezcan. No hace falta que las descongeles, simplemente necesitarán un poco mas de tiempo para que se hagan bien por dentro.

Si no tienes manga pastelera o mangas pasteleras desechables puedes utilizar una bolsa de congelación y cortarle una punta cuando vayas a usar la masa.

Con estos ingredientes tienes para mas o menos unas treinta (30) croquetas, si quieres mas sólo tienes que repetir la operación o añadir ingredientes proporcionalmente.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Calamares rellenos

Calamares rellenos en salsa. Este plato es una de tantas formas como se comen por Cádiz los calamares, concretamente por Conil de la frontera suelen hacerse mucho como bien dice Bartolo, del blog “La cocina de Bartolo” aunque es un clásico en cualquier recetario. El relleno puede ser de lo que que quieras, calamares rellenos de gambas como los hace mi amigo Javi Recetas, carne o la mezcla de ambos, el típico “mar y tierra“, esta versión es con calamar, huevos y jamón.

Es una receta gaditana muy fácil de hacer, no hagáis caso de quien os diga que es laborioso, no es para tanto, hay recetas que te llevan mucho más tiempo y después el resultado no es tan agradecido y si tienes invitados pues puedes tenerla hecha con antelación y sólo tendrás que calentarlos en su salsa antes de servirlos.

Llevaba tiempo queriendo publicar esta receta, aún más después de escuchar a mi padre varias veces que en un bar que suele frecuentar los hacen muy ricos, no he tenido la oportunidad de probarlos pero espero que estos le gusten tanto como los que me comenta.

 ¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de calamares rellenos en salsa

  • Siete (7) calamares de un tamaño mediano
  • Tres (3) huevos (dos de ellos cocidos)
  • Dos (2) cucharadas de pan rallado (sin gluten para los celiacos)
  • Tres (3) lonchas de jamón serrano
  • Un ramillete de perejil
  • Una (1) cebolla
  • Dos (2) dientes de ajo
  • Una (1) hoja de laurel
  • 125 ml. de vino blanco (yo usé un vino fino)
  • Unas hebras de azafrán (o colorante)
  • aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • sal

Elaboración de la receta de calamares rellenos en salsa

  1. Limpia muy bien los calamares bajo el grifo, vacíalos, separa las aletas limpias y resérvalas junto a las patas. Este paso es importante pues en el interior pueden tener tierra o restos de otros pescados además de la bolsa de tinta que la puedes guardar si no se te rompe para otras elaboraciones
  2. Da la vuelta a los cuerpos de los calamares, para que el relleno quede compacto, con cuidado que no se partan y límpialos bien de telitas y restos.
  3. Corta un calamar, las patas y aletas en trozos pequeños desechando la zona de los ojos hacia arriba y la boca.
  4. En un bol mezcla los trozos de patas y aletas junto con las dos cucharadas de pan rallado (sin gluten para celíacos), un huevo crudo, el perejil picado, dos huevos cocidos y el jamón cortado en trocitos pequeños, un poco de sal y pimienta. No te pases con la sal que el jamón es sabroso.
  5. Mete la farsa (masa) resultante en una manga pastelera o similar y rellena con cuidado los calamares, puedes utilizar también una bolsa de las que se usan para congelar. Llena tres cuartas partes del calamar para poder cerrarlo bien sin que se salga el relleno o reviente el calamar en la cocción.
  6. Con un palillo de dientes cierra la abertura del calamar para que no salga el relleno. Pincha con un palillo varias veces el cuerpo.
  7. Pica una cebolla en juliana (a tiras) y los dientes de ajo en brunoise (trocitos pequeños).
  8. Pon una sartén o cazuela a fuego medio con el fondo cubierto de aceite, sofríe los ajos y antes de que se doren añade la cebolla y la hoja de laurel. Deja pochar la cebolla hasta que esté bien tierna y en ese momento incorpora los calamares rellenos y las hebras de azafrán que nos dará color y aroma, rehoga unos minutos.
  9. Echa el vino blanco o fino y cuando hierva deja reducir un par de minutos para incorporar caldo de pescado. Baja el fuego y deja cocinar lentamente unos veinte (20′) minutos.

¡Si lo acompañas con patatas fritas triunfas como la coca cola en lata!

 Curiosidades de la receta de calamares rellenos

Los calamares que me gustaría haber utilizado en esta receta son los calamares de potera, es decir los que se pescan aquí en el golfo de Cádiz a mano y no por pesca extractiva pero como no pude comprarlos en el mercado estos son calamares congelados de Mauritania, también muy buenos pero nada comparado con el calamar de aquí.

Corta los calamares en frío para que no se desmenuce el relleno y preséntalos de modo que el relleno se vea y al mismo tiempo absorba la salsa quedando jugoso.

Cuando eches el caldo en la olla y los calamares no quedan cubiertos no te preocupes, los calamares sueltan agua y se cocerán con el caldo y sus jugos.

Si no tienes caldo de pescado casero puedes usar un caldo envasado de calidad como los de Aneto que son 100% naturales ademas de no contener gluten. Si utilizas agua en vez de caldo de pescado puedes añadir media pastilla de caldo de pescado o corregir de sal.

Para acompañar estos calamares rellenos que mejor que unas patatas fritas como ya te he comentado, un arroz blanco o si eres mas atrevido un puré de manzana asada sería una opción estupenda.

Esta receta, a excepción del pan rallado, es 100% sin gluten y por lo tanto apta para Celíacos, de todos modos nunca está de más el comprobar los envases de los productos y cerciorarse que están libres de gluten, aunque la mayoría de las marcas como Aneto ya se van preocupando de informarnos. Hoy día existe pan rallado sin gluten que puedes encontrar tanto en herborísterías como en el “Maradona” o grandes supermercados.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Bombas de patata rellena de carne

Bombas de patata rellena de carne. Hacía mucho tiempo que quería publicar esta receta pero es de esas que se te atascan y te da pereza hacerlas aún sabiendo lo que gustan. Bueno, aquí pongo solución a mi pereza, no hago mas esperar y publico por fin esta receta de bomba de papa rellena que tanto gusta comer en compañía para un tapeo con amigos.

La receta es de un amigo de la familia, Fernando, este hombre tenía un bar en Cádiz, concretamente al lado de la plaza de las Flores, en pleno centro, donde las bombas de patata era una de sus tapas estrella. Un día, hace mucho tiempo se ofreció a enseñarnos su receta y se vino a casa donde nos divertimos haciéndola todos juntos así que tomé buena nota de como se hacían con sus truquitos y consejos.

Hace poco fuimos a tapear a un restaurante que siempre nos gustó mucho, y aunque es argentino, lleva tantos años en Cádiz que ya es tradicional y se le puede considerar gaditano, el “Mesón de las Américas“. Allí ponen entre otras ricas cosas, una bombitas de papa rellenas con una salsa argentina que “quita tó las penas” y comiéndolas me acordé de la receta de nuestro amigo Fernando, ni corto ni perezoso me puse manos a ello y aquí os dejo la receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de patatas rellenas de carne

  • 250 gr. de carne de cerdo
  • 250 gr. de carne de ternera
  • 80 gr. de jamón serrano
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) pimiento verde
  • Dos (2) dientes de ajo pequeños
  • Una rama de perejil
  • 100 gr. de mantequilla
  • Media (1/2) cucharada pequeña de pimienta negra
  • Media (1/2) cucharada pequeña de nuez moscada
  • Una (1) guindilla (o una punta de cayena molida)
  • Dos (2) kg de patatas
  • Dos (2) huevos
  • 125 ml. de leche
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración de la receta de bomba de patata rellena de carne

  1. Pica la carne de cerdo, la de ternera y el jamón junto con la cebolla, el pimiento y el perejil. Puedes pedir a tu carnicero que te lo pique todo junto.
  2. Pon una sartén a fuego medio con la mantequilla y un par de cucharadas de aceite de oliva. Sofríe la carne picada con la pimienta negra, la nuez moscada, la cayena (no se la eches si no te gusta el picante) y media cucharada pequeña de sal.
  3. Cuando la carne esté bien sofrita pero no demasiado para que no quede seca, resérvala en un colador para que suelte toda la mantequilla en la que la hemos frito. Guarda también esta mantequilla pues la utilizaremos más adelante.
  4. En una olla amplia pon a calentar agua y cuece las patatas (yo las cuezo enteras y peladas). Cuando estén tiernas escúrrelas y las echas en un bol.
  5. Tritura las patatas con un tenedor o similar, añade un huevo y la mantequilla que tienes reservada de haber sofrito la carne. Mezcla muy bien hasta que obtengas un puré fino. Has de ser rápido para que no se enfríe la patata.
  6. Prepara un bol en el que batirás un huevo con la leche (125 ml)  y otro con pan rallado.
  7. Toma con una cuchara porciones de patata y haz una bola con ella del tamaño de una pelota de ping pong aproximadamente, hazle un agujero con el dedo pulgar e introduce carne picada, cierra el orificio y dale forma a la bomba. Todo esto has de hacerlo con la patata bien caliente pues corres el riesgo de que no pegue y se desmorone. Ten cuidado de no quemarte.
  8. Para empanar las bombas pásalas por el huevo batido con la leche y después por el pan rallado con cuidado que no pierdan la forma.
  9. Fríe las bombas en aceite de oliva bien caliente hasta que estén doradas. Al tener ya cocinado el interior de la bomba sólo tendrás que freírla para que se dore por fuera, no te llevará mucho tiempo así que vigila que no se te queme.
¡No te olvides de preparar una buenas salsas para mojar*!

Curiosidades de la receta de bomba de patata rellena de carne

Si tienes Thermomix o una buena trituradora puedes triturar la carne con el jamón y la verdura en casa de lo contrario te aconsejo que te lo triture el carnicero pues te quedará más homogéneo.

Es muy importante manipular la patata cuando aún esté caliente pero con cuidado de no quemarte, si esperas a que esta se enfríe la bola de patata se deshará y no podrás darle forma.

Las bombas o bolas de patata no deben ser muy grandes, el tamaño perfecto sería el de una pelota de golf mas o menos, con una fina capa de patata pero para esto hace falta algo de pericia por lo tanto debes ir probando hasta que te salga con el tamaño deseado y no te “engollipes” al comerla.

Es aconsejable hacer las bombas y meterlas ene el frigorífico un rato para que se enfríen y compacten, así al freírlas no se abrirán.

Si haces mucha cantidad puedes congelar parte de las bombas y las tendrás preparadas siempre que te apetezcan con solo sacarlas unos minutos antes pues no hace falta que las descongeles, tendrás que tener la precaución de que el aceite no esté excesivamente caliente para que se hagan por dentro sin que se quemen por fuera.

*Para acompañar las bombas suelo hacer una salsa ali-oli, una salsa de tomate picante y una ensalada de col, lombarda y zanahoria. Para hacer la salsa ali-oli rápida o mahonesa de ajo sólo tienes que pinchar sobre el nombre y para la salsa de tomate suelo hacer una salsa de tomate frito con cebolla, pimiento rojo, pimentón picante y cayena molida. Una solución rápida es calentar una lata de tomate frito casero de calidad, echarle las especias y mover con cuidado hasta que estas se integren bien, sírvela caliente junto con la salsa alioli.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pinchitos Morunos. Especias para pinchitos.

Pinchitos Morunos. Especias para pinchitos. Con el verano comienza la temporada de barbacoas y… ¿En qué barbacoa no hay unos buenos pinchos morunos? Hay infinidad de formas de hacerlos, cada uno tiene su receta pero esta es la Autentica receta de pinchitos morunos o eso fue lo que quise entender cuando me la enseñaron, bueno supongo que cada uno tendrá su auténtica receta, pero esta os aseguro que es muy buena pues lo realmente auténtico es hacerlo uno mismo y no comprarlos ya aliñados.

Los pinchos morunos son pequeños trozos de carne adobada, ensartada en varillas de metal o madera y cocinados a la brasa, como su nombre indica, son una especialidad marroquí y por ello suelen ser de cordero pero los hemos adaptado a nuestra cultura y lo normal es encontrarlos de pollo, cerdo y hasta de  ternera.

“El secreto de esta receta está en el adobo”. En la antigüedad, para conservar las carnes y curarlas se hacía un adobo con especias y así no se estropeaban, de esta forma se cree que fue el inicio de esta tradicional receta tan extendida hoy en día. Este adobo es una mezcla de especias llamada Fulful-bhar, algo parecido al típico Ras-el hanout que se utiliza para los Tajine o al conocido Curry Indio. Como ya he dicho en cada casa se elabora con una mezcla de especias o fulful-bhar diferente, la clave está en la buena armonía de estas como me comentó Juan Ramón del blog “De la vista al paladar“, que fué quien me enseño esta receta en un curso del cual ya he hablado alguna vez.

Cada vez que hago esta receta los olores me transportan a un mágico viaje que hice por Marruecos. Un viaje que se convirtió en toda una aventura al no llevar nada previsto ni reservado, pero que la experiencia que viví, como nos acogieron los amigos que allí conocimos, la forma diferente de viajar y de conocer cosas jamás se me olvidará.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de Pinchitos Morunos

  • Un (1) kg. de carne de cerdo*
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) manojo de perejil fresco
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra Gil-Luna

    * Necesitaras pinchos, brochetas o broquetas para insertar la carne.

Especias para pinchitos (Fulful bhar)

  • 50 gr. de sal
  • 15 gr. de ajo en polvo
  • 12 gr. de cúrcuma
  • 10 gr. de orégano seco
  • 5 gr. de alcaravea
  • 5 gr. de semillas de cilantro
  • 5 gr. de comino
  • 5 gr. de pimienta negra
  • 4 clavos de olor
  • 3 guindillas o cayena
  • 2 gr. de anís

Elaboración de la receta de Pinchos Morunos

  1. Lo primero que harás será la mezcla de especias, para ello vierte todos los ingredientes en la Thermomix o la batidora y pulveriza hasta convertir en polvo. También puedes hacerlo en un mortero y será más auténtico si cabe. Reserva.
  2.  En un bol echa los 50 gr. de aceite de oliva, 15 gr. de la mezcla de especias y el manojo de perejil picado, mézclalo todo muy bien.
  3. Corta la carne a trozos de unos dos (2) cm de lado o pidele a tu carnicero que te la corte.
  4. Pela y corta la cebolla en trozos grandes, añádesela a la carne junto con el adobo que has preparado y mezcla muy bien para que se integren los ingredientes, si quieres puedes utilizar un guante de plástico para no ensuciarte demasiado las manos pues las especias pueden teñir un poco.
  5. Deja la carne bien tapada con papel film transparente y reservada en el frigorífico al menos una noche para que coja el sabor del adobo.
  6. Pincha la carne en las baquetas intercalando algunos trozos de cebolla.
  7. Enciende la barbacoa, la plancha o sartén a fuego fuerte y cocina los pinchitos hasta que estén bien hechos por dentro y dorados, unos 2 ó 3 minutos por cada lado, en total entre 8 y 12 minutos.
  8. Sírvelos inmediatamente en una fuente pero ten la precaución de no comerlos directamente de la brocheta porque podrías quemarte los labios.

Curiosidades de la receta de pinchitos morunos

*La carne que se utiliza normalmente en los pinchitos morunos es de cordero por razones obvias, pero en casa la que suelo utilizar es la de cerdo o pollo  pues el cordero no suele gustar a todo el mundo. En concreto la pieza que utilizo es aguja de cerdo que resulta muy jugosa. Hay quien utiliza paleta o pata y hasta lomo pero me parecen carnes mas magras y por tanto mas secas para la barbacoa, eso sí, tienen menos grasas y son ideales para la plancha y dietas bajas en grasas. Si utilizas carne de cordero te recomendaría la pierna de cordero que tiene un sabor intenso y es fácil de cortar o la espalda que al tener mas grasa es mas jugosa.

Esta receta es ideal para la barbacoa pero si no tienes o no puedes usarla siempre puedes utilizar una plancha o una sartén. A veces yo no pincho la carne y la salteo en la sartén, también está muy buena pero como una buena barbacoa que deja ese sabor a carbón y humo nada de nada.

Las especias es mejor utilizarlas en grano y molerlas en el momento de utilizarlas pues así desprenden más frescura y aroma. Si la tienes en polvo no pasa nada. Yo suelo moler la cantidad que te pongo que es mas de lo que vas a utilizar por lo tanto guárdala en un botecito y la tendrás lista para otras elaboraciones como un tajine, pollo asado, cuscus, falafel, arroz o cualquier receta que se te ocurra.

La clave de esta receta son las especias como ya he comentado pero si eres perezos@ o no tienes tiempo de hacerla, puedes comprar la mezcla ya hecha. Hay una mezcla muy buena de la marca Ruca que reproduce prácticamente igual a la mezcla que pongo, la puedes encontrar en “Hipercor” entre otros sitios.

La cantidad especias que debes de utilizar en la receta es de 15gr. por cada kilogramo de carne.

Un truco para que los pinchitos o brochetas no se quemen si son de madera, es meterlos en agua previamente así absorberán el agua y se mantendrán húmedos durante la cocción. Si las brochetas son planas la carne no girará al darle la vuelta y podrás voltearla con más facilidad, sino, tienes la opción de insertar un par de pinchitos para facilitarte la tarea.

Con la cebolla que me sobra suelo saltearla en una sartén y servirla como acompañamiento junto con arroz basmati o patatas fritas.

Con esta receta participo en el concurso “La vuelta al mundo” del blog de Nieves “Igloo Cooking”.

Esta receta es 100% sin gluten y por lo tanto apta para Celíacos, de todos modos nunca está de más el comprobar los envases de los productos y cerciorarse que están libres de gluten, aunque la mayoría de las marcas ya se van preocupando de informarnos.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Ruca”  y/o “Hipercor“ estos enlaces son puramente informativos.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Ensaladilla de pulpo a la gallega

Ensaladilla de pulpo a la gallega. Como no podía ser de otra manera en verano no puede faltar una buena ensaladilla, decidme que bar, por lo menos aquí en Andalucía, no tiene una ensaladilla en su carta, ya sea ensaladilla rusa, ensaladilla de gambas, salpicón u otras, la que traigo hoy es una receta de veranola ensaladilla de pulpo casera, mas de otras tierras que de esta pero que curiosamente se ha establecido desde hace mas de una década en tierras gaditanas, por lo tanto ya se le puede considerar de la cocina de Cádiz.

Una de las primeras y la más famosa ensaladilla de pulpo es la del mítico Restaurante gaditano “El Balandro” donde es una de las estrellas de la carta, aunque no sólo en Cádiz se elabora, aquí en Chiclana de la Frontera hay una venta que también “lo clava”, la clásica “Venta La Alegría” donde la especialidad es la cocina Asturiana pero que también puedes tomarte una buena parrillada o tapear alzando un culín de sidra, lo mejor de esta venta amén de los platos es el servicio, la amabilidad y simpatía del personal hacen que te sientas en casa, cosa que últimamente brilla por su ausencia en algunos establecimientos, parece que les debas algo por cómo te tratan, con lo fácil que es esbozar una sonrisa.

La ensaladilla no tiene misterio ninguno, no sé porqué hay sitios donde está incomestible ya sea porque la ponen muy salada, con poca o mucha mahonesa, con ingredientes de una pésima calidad o preparados para ensaladilla congelada, con lo rápido y fácil que es hacer una ensaladilla casera buena no deberíamos escatimar en el poco tiempo y coste de esta, pues en función de los ingredientes será más o menos barata, a gusto de nuestro bolsillo o del comensal. Así es como hago yo esta ensaladilla casera.

Ingredientes para la receta de ensaladilla de pulpo a la gallega

Elaboración de la receta de ensaladilla de pulpo a la gallega

  1. Pela las patatas, lávalas bien y trocéalas en dados pequeños mas o menos iguales para que todos se cuezan igual.
  2. Pon una cacerola con abundante agua y un puñado de sal, llévala a ebullición y cuando esté hirviendo echa las patatas hasta que estén tiernas, deberás ir vigilandolas cada diez (10′) minutos para que no se te pasen pero que tampoco te queden duras. Cuando estén listas, las escurres y esperas a que se enfríen.
  3. Corta el pulpo en trozos pequeños y similares, mézclalo con las patatas, una cucharada de aceite de oliva y un poco de flor de sal (o sal marina).
  4. Mezcla en un bol media (1/2) cucharada de pimentón y media (1/2) de pimentón picante con la mahonesa e incorpóralo a las patatas. Mueve todo muy bien pero con cuidado de no desmenuzar las patatas en exceso.
  5. Mete la ensaladilla en el frigorífico para que se enfríe.
  6. Para hacer el aceite de pimentón, echa en un bol pequeño dos (2) cucharadas de aceite de oliva y el resto de pimentón dulce y picante, mezcla bien y resérvalo. Puedes guardarlo en un bote e ir usando cuando te haga falta pues se conserva bien.
  7. Sirve la ensaladilla en un molde redondo o simplemente en un plato y vierte  el aceite de pimentón por encima en cantidad a tu gusto y un poco de flor de sal.
¡Prepara picos para comerla y si son pulgarcitos yeyé mejor que mejor!
 
 

Curiosidades de la receta de ensaladilla de pulpo a la gallega

Esta receta de ensaladilla de pulpo está pensada para cuatro (4) raciones bien servidas, plato único por supuesto o varias tapas según la cantidad que pongas en cada tapa.

Para degustar esta ensaladilla sería conveniente sacarla del frigorífico al menos media (1/2 h) hora antes de consumirla para que no esté excesivamente fría y puedas apreciar bien el sabor. Si la comes de un día para otro todavía estará mas fresquita y buena pues se habrán integrado bien todos los sabores.

El pulpo de esta receta ya lo tenía cocido, no se tarda mucho en cocerlo, lo puedes encontrar fresco o congelado pero si no quieres cocerlo también lo venden  ya cocido y te ahorrarás ese paso. También puedes aprovechar un pulpo que hayas cocido para otra receta como pulpo a feira con cachelos, salpicón o ensalada de pulpo.

La mahonesa me gusta usarla casera, a no ser que de antemano sepa que no se va a consumir en su totalidad al día siguiente, por tanto si haces mahonesa casera ten  cuidado con romper la cadena de frío y conservarla adecuadamente. Si te da pereza hacerla o sabes que no la vas a consumir de inmediato utiliza una mahonesa envasada de calidad comprobando que no contiene gluten si eres intolerante.

La cantidad de salsa mahonesa es un poco al gusto, hay a quien le gusta mas jugosa y a quien le gusta con poca de modo que te aconsejo que le vayas añadiendo cucharadas hasta que adquiera la consistencia que a ti te gusta.

Esta receta es 100% sin gluten y por lo tanto apta par Celíacos, de todos modos nunca está de más el comprobar que los productos envasados están libres de gluten aunque la mayoría de las marcas ya se van preocupando de informarnos.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tortilla de verduras

Tortilla de verduras. Diréis qué es lo que me pasa, que porqué no publico, qué porqué no me paso por vuestros blogs, pero es que estoy un poco liado con lo que ya os he comentado alguna vez que es mi otra pasión, las ultra trail o carreras de larga distancia, que me quitan algo de tiempo pero en breve estaré de nuevo publicando con la misma asiduidad de siempre.

El próximo fin de semana se celebra una cita anual en la ciudad de Ronda (Málaga), donde miles, si miles de deportistas se concentran para hacer una de las pruebas de ultrafondo mas duras y bonitas “Los 101 km en 24 horas“, prueba en la que estoy inscrito y es lo que me trae entre manos. Parte del año la dedico a entrenar esta prueba, que para mi es la Reina de las pruebas de larga distancia y donde tanto mis compañeros de “fatiga” como yo ponemos tanta ilusión y esperamos con muchos nervios que llegue este gran día.

Esta semana es semana de ultimar el material para la prueba, hacer los últimos entrenamientos mas que nada para quitar los nervios y comer adecuadamente para no llevarse sorpresas y por ello no hago comidas elaboradas ni que me lleven demasiado tiempo, sólo pienso en cosas ligeras, a la plancha y rápidas. Desde este rinconcito quiero dedicar a mis compañeros “Los ultimos Susmurais” esta humilde receta, para que después no digan que siempre publico pecados capitales innombrables.

La receta que os traigo, si es que se le puede llamar así, es una tortilla de verduras sin patata, hay mil formas de hacerla pero esta en cuestión es rapidísima y ligera. La idea la tomé del blog de mi amiga Ceci Pereza “Harina la carmita” donde no sólo te diviertes leyendo sus recetas, pues tiene un arte innato, sino que sus recetas son ricas y fáciles, aunque con mis modificaciones ya que ella prepara una tortilla de verduras al microondas y yo hago algo diferente, sin microondas ni patatas, al finan resulta que nada tiene que ver una tortilla y la otra pero para llegar a mi tortilla el punto de partida fue este. Ya veréis porqué digo que es tan fácil y rápida…

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de tortilla de verduras

Elaboración de la receta de tortilla de verduras

  1.  Pon la bolsa de verduras en el microondas cinco (5′) minutos. El fabricante aconseja unos seis minutos pero quiero que se queden “al dente” que no estén cocinadas del todo, para terminar la cocción con la tortilla.
  2. Bate los huevos en un bol, añade sal y pimienta a tu gusto.
  3. Pon una sartén con una cucharada de aceite de oliva virgen extra a fuego medio.
  4. Incorpora las verduras en el bol donde has batido los huevos y mezcla bien sin deshacer las verduras.
  5. Cuando la sartén esté caliente echa el contenido del bol y cuece durante un par de minutos, dale la vuelta a la tortilla con ayuda de un plato y deja otro par de minutos o hasta que esté cocida a tu gusto.

Ya tienes lista tu tortilla pero compártela que esta es para dos (2) personas de buen comer o cuatro (4) raciones.

Curiosidades de la receta de tortilla de verduras

 *La bolsa de verduras la compro en el “Maradona” pero supongo que en otros grandes supermercados también la venden. Son unas bolsas que ponen tres o cinco verduras (coliflor, brocoli, zanahoria…) para microondas, son verduras frescas no congeladas y dan muy buen resultado, no sólo para esta tortilla sino como acompañamiento de pescados y carnes, te sacan de un apuro y comes sano sin perder tiempo.

Si no te gusta la idea de la bolsa de verduras o tienes mas tiempo que yo, puedes utilizar tanto verdura fresca (calabacín, pimientos, champiñones,… ) como verdura congelada, sólo tendrás que cocerla o saltearla y usarla en la receta al igual que la que yo propongo.

Esta receta es 100% Sin gluten y por lo tanto apta para Celíacos.

¡Espero que os guste amig@s y en especial a mis hermanos Susmurais!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Nuggets de pollo con guacamole. Sazonador para guacamole.

Esta es una entrada o tapa que mezcla de alguna forma oriente y occidente, el pollo marinado en teriyaki y empanado con panko, y la salsa guacamole. La mezcla salada -por la salsa teriyaki- y dulce -por el aguacate combinan estupendamente, no es difícil de hacer y puede sorprender a tus comensales. En esta entrada os explico tanto cómo hacer los nuggets pollo teriyaki panko como una salsa de aguacates con sazonador de guacamole.

Hay ciento una formas de hacer el guacamole, a esta salsa no se si se le podría llamar guacamole, es mas bien una salsa de aguacate porque de guacamole sólo lleva el aguacate aunque acompañado con algunos de los ingredientes tradicionales, pero en casa me gusta hacerlo así y lo llamo de esta forma por su similar en comida rápida que venden envasado como sazonador de guacamole.

La receta del sazonador se la he cogido prestada a mi amigo Javi Recetas que la explica paso a paso como de costumbre y triunfa en casa como la cocacola en lata 😉

¡Ponte el delantal, pero el pequeño que hoy es tapal!

Ingredientes para los nuggets pollo panko con guacamole

Para los nuggets de pollo

  • Una pechuga de pollo
  • Dos (2) cucharadas de salsa teriyaki (*ver en curiosidades)
  • *Panko (o pan rallado) (*ver en curiosidades)
  • Harina de trigo
  • Un (1) huevo

Para el sazonador de guacamole (cantidad para un tarrrito)

  • Una (1) cucharada pequeña de jengibre molido
  • Tres (3 cucharadas pequeñas de azúcar
  • Una (1) cucharada pequeña de pimentón dulce
  • Una (1) cucharada pequeña de pimienta blanca molida
  • Una (1) cucharada pequeña de sal fina
  • Una (1) cucharada pequeña de ajo en polvo desidratado
  • Una (1) cucharada pequeña de cebolla en polvo
  • Dos (2) guindillas o cayena

Para el guacamole o salsa de aguacate

  • Dos (2) aguacates maduros
  • Una (1) lima o medio (1/2) limón pequeño
  • Dos o tres (2-3) cucharadas pequeñas del sazonador de aguacate
  • Una (1) ramita de cilantro fresco
  • Una (1) cebolla morada fresca u otra cualquiera.
  • Unos tomatitos cherry

Elaboración de la receta de nuggets de pollo con guacamole

  1. Limpia la pechuga de telillas y grasas. Córtala en bastoncitos de al menos un centímetro y la pones a marinar al menos una hora en un cuenco con la salsa teriyaki.
  2. Mientras marina el pollo prepara el sazonador de guacamole, para ello pon todas las especias en el almirez y trituralas hasta hacerlas polvo fino, un par de minutos será suficiente. Guarda en un tarro o botecito para especias y lo tendrás siempre listo para próximas elaboraciones.
  3. Marinado el pollo lo sacas del frigorífico, bates el huevo en un bol, pones harina en un plato y en otro panko (o pan rallado) para empanar el pollo. Pasa el pollo por la harina, después por el huevo y termina pasándolo por el panko.
  4. Pon una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra y cuando esté bien caliente frie el pollo empanado por tandas para que no se enfríe el aceite, se hacen en un momento. Reserva sobre papel absorvente para eliminar el exceso de aceite.
  5. Corta los aguacates por la mitad, vacíalos en un bol, añade el zumo de una lima o de medio limón, unas hojas de cilantro fresco y dos o tres cucharadas del sazonador de guacamole que has hecho anteriormente. Tritura bien con un tenedor o si te gusta la salsa mas fina pásala por la batidora o Thermomix.
  6. Yo suelo guardar la salsa una vez triturada en una manga pastelera desechable así además de evitar que se oxide rápidamente y tenerla hecha con algo mas de antelación, también sirve para repartírla en los cuencos donde lo vayas a servir.
  7. Presenta la salsa en un cuenco y sobre esta un par de bastoncitos de pollo. Decora con cebolla picada y tomate cherry.

¡A disfrutar del #diadelatapa!

Curiosidades de la receta de nuggets de pollo con guacamole

*La salsa Teriyaki es una salsas mas utilizadas de origen Japonés que contiene cuatro ingredientes básicos: Mirin, azúcar, salsa de soja y sake. La puedes hacer tu mism@ calentando y disolviendo los ingredientes a partes iguales o a tu gusto, o comprarla . Hoy día se encuentra fácilmente en grandes almacenes o tiendas orientales. Si no la encuentras, puedes obviarla o utilizar sólo salsa de soja.

*El panko es una especie de pan rallado Japonés sin corteza y con leche en su elaboración, se pica cuando aún está fresco y no se tuesta. Al utilizarlo para freír le da una textura muy crujiente y aireada. Puedes encontrarlo en tiendas de productos orientales o sustituirlo por pan rallado.

El sazonador para guacamole una vez hecho tienes para varias recetas tanto de guacamole como para aderezar carnes, pescados, ensaladas, tacos, fajitas, burritos, ceviches, etc. le da un punto mexicano a tus recetas. Si no quieres hacerlo siempre puedes comprar un sazonador de los que venden envasados pero con este cuentas con la ventaja de que además de saber los ingredientes que lleva (que los puedes encontrar fácilmente) le puedes dar tu punto, mas o menos aromático o picante.

 Para el guacamole utiliza aguacates que estén maduros sino además de no triturarse bien el sabor cambiará con un aguacate duro. Haz la salsa sólo unos minutos antes de consumirla pues se oxida fácilmente y se oscurece dando un mal aspecto, auque añadiendole la lima o limón ayudas a que no se oxide tan pronto.

Espero que os guste la receta.

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tapa de queso payoyo, miel y café

Queso payoyo con miel y café. La tapa que propongo creo que la vi en un programa de Jamie Oliver, me llamó la atención y tuve la necesidad de probarla. Me sorprendió y cada vez que viene alguien a casa se la pongo para ver su cara de antes y después. Aunque la receta original es con miel, yo le he puesto Sirope de Ágave Sunny Via, que como os comenté en la receta de Torrijas es una alternativa fantástica a la miel.

Con esta tapa de Queso payoyo con miel y café participo en el concurso “De un Bocado” para celebrar el  primer Aniversario del Blog “Pimientos Verdes”. Gracias Miguel Ángel por invitarme a participar.

Para esta receta no tienes que ponerte ni el delantal 😉

Ingredientes para la tapa de queso con Sirope de Ágave y café

Elaboración de la tapa de queso con Sirope de Ágave y café

  1. Corta un trozo de queso y lo partes con las manos, desmenuzándolo en trocitos irregulares.
  2. Pon los trozos de queso en cucharitas de servir o algún plato pequeño.
  3. Rocía con unos hilos de Sirope de Ágave sobre el queso.
  4. Tritura los granos de café en un mortero, déjalo muy molido y espolvorea por encima del queso.

A comerlo ¡De un Bocado!

Curiosidades de la tapa de queso con Sirope de Ágave y café

El queso que he utilizado en la receta es Queso Curado Payoyo pero te puede servir cualquier queso curado de calidad.

Si no tienes o no encuentras sirope de ágave puedes utilizar miel ya que como te he dicho la receta original es con ella y queda estupenda la tapa.

El café no importa si ya está molido, pero un café recién molido tiene mucho mas aroma y frescura.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con Queso Payoyo“ este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.