Tapa de queso payoyo, miel y café

Print Friendly, PDF & Email

Queso payoyo con miel y café. La tapa que propongo creo que la vi en un programa de Jamie Oliver, me llamó la atención y tuve la necesidad de probarla. Me sorprendió y cada vez que viene alguien a casa se la pongo para ver su cara de antes y después. Aunque la receta original es con miel, yo le he puesto Sirope de Ágave Sunny Via, que como os comenté en la receta de Torrijas es una alternativa fantástica a la miel.

Con esta tapa de Queso payoyo con miel y café participo en el concurso “De un Bocado” para celebrar el  primer Aniversario del Blog “Pimientos Verdes”. Gracias Miguel Ángel por invitarme a participar.

Para esta receta no tienes que ponerte ni el delantal 😉

Ingredientes para la tapa de queso con Sirope de Ágave y café

Elaboración de la tapa de queso con Sirope de Ágave y café

  1. Corta un trozo de queso y lo partes con las manos, desmenuzándolo en trocitos irregulares.
  2. Pon los trozos de queso en cucharitas de servir o algún plato pequeño.
  3. Rocía con unos hilos de Sirope de Ágave sobre el queso.
  4. Tritura los granos de café en un mortero, déjalo muy molido y espolvorea por encima del queso.

A comerlo ¡De un Bocado!

Curiosidades de la tapa de queso con Sirope de Ágave y café

El queso que he utilizado en la receta es Queso Curado Payoyo pero te puede servir cualquier queso curado de calidad.

Si no tienes o no encuentras sirope de ágave puedes utilizar miel ya que como te he dicho la receta original es con ella y queda estupenda la tapa.

El café no importa si ya está molido, pero un café recién molido tiene mucho mas aroma y frescura.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con Queso Payoyo“ este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Arroz cremoso de Calabaza y queso Payoyo

Print Friendly, PDF & Email

Arroz cremoso de calabaza y queso payoyo. Ya os he comentado que el arroz me encanta pero suelo esperar al fin de semana para hacerlo ya que requiere algo de tiempo y entre semana no quiero  esperar a que se haga, que vengo con hambre del trabajo y no es cuestión de comer a las cinco de la tarde, aunque a veces dejo hecho el sofrito y sólo tengo que esperar los dieciocho o veinte minutos que tarda en hacerse.

Esta receta arroz cremoso de calabaza proviene de uno que probé en el restaurante “Fogón del Guanche” del cual ya os he hablado alguna vez, formaba parte de un plato al que llamaban (y digo llamaban porque ya no está en carta)  “Carne de Bragueta con cremoso de arroz de calabaza y Payoyo”. Este plato representaba una de las comidas tradicionales de la Cocina Gaditana de 1812, ganador entre otros del premio de “La senda de las maritatas” organizada por la Diputación de Cádiz para homenajear y recordar la gastronomía popular gaditana de hace dos siglos.

El nombre de arroz está claro de donde viene  pero el de la carne os resumo a groso modo su historia: “La carne de bragueta” es según cuentan, que en aquellos tiempos la comida era escasa y los carniceros escondían las mejores piezas para evitar controles en el bolsillo o “bragueta” del pantalón para después venderlas o consumirlas, de ahí su curioso y cómico nombre.

Esta es mi versión de la receta de arroz cremoso de calabaza que presentaban tapado con una copa para que el humo y aroma se desprendiese cuando llegase al comensal, yo lo acompaño normalmente con una pieza de presa ibérica (la receta original es solomillo) que en este caso lo he omitido para no quitarle protagonismo al arroz  que es el protagonista de mi receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para el arroz cremoso de calabaza y queso payoyo

  • 200 gr. de arroz sénia (arroz valenciano de toda la vida Sos o Nomen)
  • 200 gr. de calabaza
  • 100 gr. de queso  Payoyo (u otro queso cremoso semicurado de cabra)
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) diente de ajo
  • 125 ml. de vino moscatel de Chiclana (u otro vino dulce)
  • 500 ml. de caldo de pollo
  • Una (1) rama de romero
  • 100 ml. de nata para cocinar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta de colores (varios tipos de pimienta)
  • Sal

Elaboración del arroz cremoso de calabaza y queso payoyo

  1. Lava y pela la calabaza y córtala a trocitos cuadrados de un centímetro aproximadamente. Haz lo mismo con la cebolla pero la picas muy pequeñita (brunoise).
  2. Ralla el queso con un rallador o en un robot de cocina (la Thermomix es estupenda para esto) y lo reservas.
  3. Pon una sartén o paella a fuego medio-bajo con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra, cuando esté caliente añade la cebolla, un poco de sal y pimienta. Cuando veas que se está ablandando echa el ajo muy picadito. A veces lo trituro con el prensa-ajos para que deje todo el sabor pero no se note que está. Ten cuidado con el fuego para que no se te queme o dará un sabor amargo al sofrito.
  4. Ahora añade la calabaza en daditos para que se dore un poco, la ramita de romero y justo después el vaso de vino. Déjalo reducir y que evapore el alcohol.
  5. Reducido el vino echa el arroz y remueve bien. Ve añadiendo el caldo bien caliente poco a poco, como si de un risotto se tratase, para que el arroz vaya soltando el almidón y quede cremoso. No dejes de remover suavemente para que no se pegue y  añade caldo según le vaya haciendo falta. Prueba de sal y corrige si hiciese falta.
  6. Cuenta desde el momento de echar el arroz unos dieciocho (18′) minutos, pasado ese tiempo echa el queso rallado y la nata, mezcla muy bien con el arroz. Puedes retirar la ramita de romero y desecharla.
  7. Deja reposar el arroz cuatro (4′) minutos y sírvelo.
¡Qué aporveche!
 
 

Curiosidades del arroz cremoso de calabaza y queso payoyo

El arroz que uso para este tipo de recetas es un arroz sénia, que es el arroz valenciano de toda la vida, de grano medio pero también uso un arroz bomba que le viene estupendamente, como tiene mas almidón queda mas cremoso si cabe, eso si, has de tener en cuenta que el arroz bomba necesitará el tripe en vez de el doble de caldo o líquido para su cocción.

Esta receta está pensada para dos (2) personas, si tienes mas comensales sólo tendrás que ir doblando los ingredientes y adaptándolos a los mismos.

Si tienes tiempo prueba a asar ligeramente la calabaza, le dará un intenso sabor y un dulzón característico de haberse caramelizado los azúcares ¡exquisito!

El queso Payoyo que utilizo en esta receta es un queso del que ya os he hablado alguna vez en las recetas de “Musaka” o “Canutillo de queso de cabra y chocolate“. Es un queso de cabra payoya de la Sierra de Cádiz. Se elabora artesanalmente en encantador pueblecito de Villaluenga del Rosario donde precisamente este fin de semana se celebra la “Feria Turística del Queso artesanal” ¿Os animáis a ir? No os arrepentiréis.

El Vino para maridar o armonizar el arroz de calabaza bien podría ser un cava, una sidra o un vino de aguja. La cuestión es que cualquier vino que tenga algo de carbónico (burbujas para que me entendáis) le vendría estupendamente bajo mi parecer, un vino joven que potencie el sabor del plato sin que le quite protagonismo.

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “El fogón del Guanche”, “Queso Payoyo“, “Sos” y/o “Nomen” estos enlaces son puramente informativos.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tarta salada de bacon, setas y queso.

Print Friendly, PDF & Email

Tarta salada de bacon, setas y queso. Habiendo visto el otro día en el blog de mi amiga Helena “Mi puchero” una tarta salaá como ella la llamó, ya que coincidimos en que no nos gusta el nombre de quiche, se me antojó y empecé a “maquinar” con qué la hacía yo, abrí el frigorífico y con un rápido vistazo ya sabía de qué iba a rellenarla. Lástima que no me quedó muy allá y las fotos no me gustaron, aunque rica bien que estaba y dimos buena cuenta de ello… Así que hoy os traigo una versión de la clásica Quiché lorraine que al contener otros ingredientes ya no se le podría llamar así.

Esta tarta salada o quiche de origen francés se puede hacer con el relleno que se te ocurra, el otro día la hice con carne picada, tomate, queso… y hasta se me ocurre el hacerla de chorizo o sobrasada, aunque la clásica se prepara con nata, huevos, bacon y queso. Se abre un abanico de posibilidades pues esta tarta admite cualquier manjar que el comensal quiera paladear, deja supurar tus papilas gustativas y elige sutilmente los ingredientes, sorpendente de lo que eres capaz de elaborar.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de la Tarta Salada de bacon, setas y queso

  • Una (1) lámina de masa quebrada u hojaldre* (mira en curiosidades)
  • Cuatro (4) huevos
  • 250 ml. de nata para cocinar
  • 100 ml. de leche entera
  • 200 gr. de bacon
  • 150 gr. de setas o champiñones
  • 150 gr. de queso para pasta Arla finello
  • Una (1) cebolla pequeña
  • Un (1) puerro
  • Una (1) cucharada de mantequilla Lurpak
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada
  • Sal

Elaboración de la receta de Tarta salada de bacon, setas y queso

  1.  Enciende el horno a 180º arriba y abajo, para que se vaya calentando mientras preparas la tarta salada.
  2. Si la masa es comprada, sólo tendrás que estirarla un poco con algo de harina para que no se te pegue a la mesa de trabajo, y darle el tamaño adecuado para el molde, deberá sobresalir unos centímetros del diámetro del molde, para ello colocalo encima de la masa y verás cuando la tienes con el tamaño adecuado.
  3. Pon la masa sobre el molde extendiéndola con el rodillo y acomódala en él, pasa el rodillo por los bordes para retirar el exceso de la masa.
  4. Pincha con un tenedor toda la masa para que no suba y se infle. Cubre el fondo de la masa con papel de hornear o papel de aluminio y echa unos garbanzos para que hagan peso sobre la masa.
  5. Introduce el molde en el horno cuando esté caliente y lo dejarás unos quince (15′) minutos.
  6. Mientras tanto bate los huevos en un bol y los reservas. Corta muy fina la cebolla y el puerro. Pon una sartén a fuego medio con una cucharada de mantequilla y sofríes la verdura con una pizca de sal y pimienta, blandita que no se queme y la reservas.
  7. Corta el bacon en trocitos, a tu gusto mas o menos grandes, y lo salteas en la misma sartén. Tiene que quedar dorado. Resérvalo sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  8. Lamina las setas o champiñones y saltéalas en la misma sartén, teniendo la precaución de retirar la grasa que ha dejado el bacon.
  9. Pasado el tiempo saca el molde del horno y pinta el fondo de la masa con el huevo que has batido anteriormente. Vuelve a meter la masa en el horno cinco (5′) minutos, esto es para que selle la masa y no se ponga blanda al echar los ingredientes.
  10. En el bol donde has batido los huevos incorpora la nata y la leche, mézclalo bien y lo salpimentas a gusto, con cuidado porque el bacon es salado y ralla un poco de nuez moscada. Echa también el sofrito de verdura, el bacon, las setas y la mitad del queso, mézclalo y vierte sobre la masa horneada repartiendo bien los ingredientes. El resto del queso distribúyelo por encima.
  11. Hornea de nuevo a la misma temperatura unos veinte (20′) minutos o media hora, hasta que esté con un bonito color dorado.

¡Sírvelo caliente!

Curiosidades de la receta de la tarta salada de bacon, setas y queso

*Para elaborar esta tarta salada necesitas una masa quebrada o de hojaldre, en este caso yo he echado mano de una masa ya hecha (estaba flojete ;)) te saca de un apuro rápidamente si es de calidad, claro, pero puedes hacerla tu mismo en casa ya sea a mano en en la Thermomix, pues es una receta muy fácil. Como yo no tengo publicada ninguna, si quieres hacerla te invito a que te pases por el blog de mi amigo Javi Recetas donde tiene publicada la receta de masa quebrada paso a paso.

El queso y mantequilla que he utilizado “queso para pasta Arla finello” “Mantequilla Danesa Lurpak“, son productos que me ha enviado Arla Foods para probarlos,  estupendos para este tipo de elaboraciones, da muy buen sabor y funde muy bien integrándose con los demás ingredientes. La filosofía de esta empresa no dista mucho de la mía, tiene pasión por la naturaleza y unos hábitos de vida saludables con sus productos naturales, ideal para una dieta sana y equilibrada.

Como ya te he comentado el relleno de la tarta salada es a tu gusto, cambia o añade ingredientes a tu gusto.

Si quieres que sea un poco menos calórica puedes utilizar tacos de jamón york en vez de bacon, reducir la cantidad de queso o añadir verduras como alcachofas, habas, espinacas temiendo en cuenta las cantidades para que no rebose rellenar la masa.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Risotto de setas y pollo

Print Friendly, PDF & Email

Risotto de setas y pollo. El risotto es uno de los platos de origen italiano mas representativos de su gastronomía, aunque adoptado por multitud de paises. Se trata de una receta de arroz cremoso o meloso que suele llevar mantequilla y nata ó queso, pero perfectamente se puede hacer con aceite de oliva, los más “puristas” quizás no estén de acuerdo con esta forma de hacerlo pero así es como me gusta a mi.

El risotto acepta muchas variantes, esta con setas es la más tradicional, si bien es cierto que el tipo de setas que se suele utilizar son boletus, resultando un “risotto funghi porcini” como se dice en italiano, yo no las he encontrado frescas por esta zona así que me adapto a las setas frescas que encuentro en el mercado.

Esta receta de setas y pollo está pensada para dos personas de buen comer y plato único, sólo tienes que doblar las cantidades si tienes mas comensales. Si estas como yo pensando en que tiene muchas calorías ponte una pequeña racción y acompaña el plato con entrante ligero como la ensalada de granadas y naranjas por ejemplo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para la receta de risotto de setas y pollo

  • 200 gr. de arroz bomba o carnaroli
  • 200 gr. de setas de cardo (o cualquier otra seta)
  • 100 gr. de pollo (un contramuslo)
  • 100 gr. de queso mascarpone (o queso fresco para untar del tipo philadelphia)
  • 100 ml. de vino Pedro Xímenez
  • 600 ml. de caldo de pollo casero
  • Un (1) diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración de la receta de risotto de setas y pollo

  1. Pon a fuego medio una sartén amplia con 25 ml. de aceite de oliva (unas 5 cucharadas). Limpia muy bien las setas con un paño para eliminar los posibles restos de tierra que puedan tener, córtalas en trocitos y las salteas. Pela un diente de ajo y lo picas, añádelo a la sartén con las setas. Reserva una vez salteadas.
  2. En la misma sartén con una cucharada de aceite de oliva sofríe el pollo troceado y cuando esté listo incorpora las setas. Salpimenta levemente.
  3. Añade el arroz sin dejar de mover y seguidamente la copa de vino (100 ml.), deja evaporar por completo. Desde este momento cuenta aproximadamente dieciocho (18′) minutos.
  4. Añade dos cazos de caldo de pollo (200 ml. aproximadamente), el caldo debe de estar muy caliente para no cortar la cocción del arroz. No dejes de remover. Según vaya consumiéndose el caldo ve añadiendo más poco a poco.
  5. Cuando le quede un (1′) minuto de cocción corrige de sal, echa el queso mascarpone y mézclalo bien. Aparta del fuego y déjalo reposar varios minutos, con cuatro (4′) será suficiente.

¡Qué aproveche!

Curiosidades de la receta de risotto de setas y pollo

El arroz que se utiliza para el risoto suele ser de la variedad carnaroli, arborio o bomba, son de grano redondo y tienen mucho almidón que es lo que le da la cremosidad, lo suelta poco a poco al añadirle el caldo, pero si no lo encuentras puedes utilizar un arroz redondo de toda la vida y de buena calidad.

Las setas que he utilizado son setas de cardo de cultivo pero si tienes la posibilidad de utilizar boletos u otras setas silvestres te saldrá un plato de categoría. Si no encuentras ninguna de estas unos champiñones o portobellos frescos son una alternativa estupenda. Te díría que con setas envasadas y congeladas queda bien, pero bajo mi parecer no da el resultado que espero y por eso desecho la posibilidad de usarlas.

Si no tienes caldo de pollo o verduras casero, puedes usar un brick de caldo de calidad, no suelo utilizar las pastillas de caldo pero si no tienes otra opción, nuestras madres siempre la usaron y no nos pasó nada. La proporción del caldo con respecto al arroz suele ser de un cazo de arroz (100 ml.) por tres cazos de caldo (250 gr.), es decir tres partes mas de caldo que de arroz, aunque tendrás que controlarlo y añadir un poco mas si le hiciese falta.

Yo uso contramuslos de pollo, porque me resultan muy jugosos, la pechuga u otro trozo es buena opción también, aunque me resulta un poco mas seca es cierto que a muchas personas es la parte que mas les gusta.

El vino Pedro Ximénez es un vino dulce, puedes sustituirlo por otro vino dulce o echarle un vino blanco seco si no te gusta que te quede un poco dulzón.

El queso mascarpone es un queso cremoso que puedes sustituir por nata fresca, nata para cocinar o queso cremoso (del tipo philadelphia), también hay quesos cremosos “light” que le quitan algunas calorías y así hacer la receta un poco mas ligera.

Si le añades unas hierbas frescas como romero o tomillo el aroma a campo será espectacular, pruébalo.

Si te atreves, prueba a echarle una cucharada pequeña de concentrado de carne “Bovril” justo antes  de echar el queso, le dará un sabor estupendo, este “truco” me lo enseñó el chef Antonio Fernández del Restaurante “Diverso tapas y vino” de Rota (Cádiz).

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

Nota: El autor no tiene ninguna relación comercial o de otra índole con “Bovril” y “Philadelphia”, este enlace es puramente informativo.

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Rollito de salmón

Print Friendly, PDF & Email

Los aperitivos y entradas de nuestras mesas en Navidad son tan importantes como el plato principal, me atrevería a decir que casi lo más importante, ya que, si te pasa como en mi casa, a veces no llegamos ni al plato principal puesto que con tanto entrante se van las ganas y la falta de costumbre de comer tanto por la noche hace que te llenes muy rápido.

Este entrante, como de costumbre, no tiene mucha complicación al hacerlo, con un precio ajustado al igual que las demás recetas navideñas y rico, rico. Me he inspirado en una receta del cocinero Sergio Fernández, Cocinamos Contigo.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • Seis (6) lonchas de salmón ahumado o salmón marinado
  • 150 gr. de crema de queso (tipo philadelphia)
  • 75 gr. de tomates secos*
  • Una (1) latita de anchoas
  • Una (1) cucharada pequeña de alcaparras
  • Una (1) cucharada pequeña de cebollino

Elaboración

  1. Para comenzar pon los tomates secos en un bol con agua tibia para hidratarlos unos quince (15′) minutos.
  2. Mientras tanto corta el cebollino, las anchoas (no he utilizado toda la lata, sólo seis) y las alcaparras en trocitos pequeños. Cuando estén hidratados los tomates pícalos también. Echa todo en un bol y mézclalo con el queso crema.
  3. Extiende las lonchas de salmón sobre papel film y pon un par de cucharaditas de la mezcla sobre estas.
  4. Enrolla ayudándote del papel film y aprieta bien para que quede prensado.
  5. Resérvalo en el frigorífico al menos dos horas.
  6. Pasado ese tiempo, quítale el papel film y corta en rodajas mas o menos gruesas, según te guste.

Fácil ¿no? Qué aproveche!

Curiosidades

Tanto el salmón ahumado como el salmón marinado sirven en esta receta, utiliza el que más te guste.

*Yo he utilizado tomates cherry secos, lo venden el los grandes supermercados y suelen  quedar con más sabor y más tiernos, por lo menos a mi parecer. Con seis (6) he tenído suficiente.

Las alcaparras las puedes sustituir por aceitunas si no te gustan, pero las alcaparras dan un gustito muy bueno.

Asegúrate de que esté bien frio el rollito antes de cortarlo o el corte no será límpio y se aplastará además de salirse el queso. Si lo crees necesario mételo unos minutos en el congelador antes de cortarlo.

Esta receta al ser tan fácil y no tener complicación tiene pocas curiosidades, lo único que si el relleno no te gusta, manteniendo el salmón y el queso puedes echarle el ingrediente que se te antoje.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Ensalada templada de espinacas, bacon y queso de cabra.

Print Friendly, PDF & Email

Esta ensalada de espinacas, al ser templada es ideal para este tiempo frio y para que no nos olvidemos de comer verduras frescas ya que dejamos un poco aparcadas las ensaladas por pensar que sólo son para verano. Se prepara rápidamente y tiene una presentación estupenda para compartirla en reuniones familiares o de amigos.

Recuerdo cuando fue la primera vez que la probé, me sorprendió lo rica que estaba y lo original de sus ingredientes, de esto ya hace varios años, fue en un restaurante italiano en San Fernando (Cádiz) donde pasamos una velada muy agradable con mi gran amigo Fran, y por ello esta receta se la dedico a él, espero que le llegue por allí por las tierras de la Costa da Morte.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • 200 gr. de espinacas frescas
  • 100 gr. de bacon (dos lonchas gruesas)
  • Queso rulo de cabra
  • Cuatro (4) tomates secos marinados en aceite de oliva
  • Reducción de vinagre balsámico de Módena (a la trufa)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal de hielo o flor de sal

Elaboración

1.- En una fuente o plato coloca las espinacas limpias y secas.

2.- Corta el bacon en trocitos alargados. Pon una sartén a fuego medio con dos cucharadas de aceite de oliva, cuando esté caliente fríe el bacon hasta dorarlo. Lo reservas.

3.- Corta el rulo de queso de cabra en rodajas finas, para ello debe de estar muy frio, sino se te pegará en el cuchillo y se desmenuzará. Puedes meterlo unos minutos en el congelador mientras preparas los otros ingredientes y cortarlo en último instante.

4.- Corta los tomates secos y repártelos sobre las hojas de espinacas, reparte también el bacon y las rodajas del queso de cabra.

5.- Riega la ensalada con el aceite de oliva de haber frito el bacon. Reparte la reducción de vinagre balsámico por encima de la ensalada. Echa un poco de sal de hielo, pero no mucha ya que el bacon de por sí es salado. Ya tienes esta contundente ensalada lista para hincarle el tenedor.

¡A la mesa!

Curiosidades

Las espinacas tienen que ser frescas, yo utilizo unas que venden envasadas frescas, listas para usar y son estupendas para este tipo de recetas, no se te ocurra utilizar congeladas que no te servirán.

La reducción de vinagre balsámico a la trufa lo puedes encontrar en tiendas gourmet, pero también puedes sustituirlo por uno que hagas tu mism@ con un par de cucharadas de vinagre balsámico y una cucharada de azúcar. Ponlo en una sartén y déjalo reducir hasta que tenga una textura como el caramelo líquido.

Los tomates secos los compro envasados, los meto unos minutos en agua para que se hidraten, seguidamente los pongo en un bote con aceite de oliva y especias (romero, tomillo, orégano, ajo y sal) y ya están listos para usar en ensaladas o tostas. También puede echarle un par de cucharadas de Flor de salsa Pasta & Pizza “Llum de sal” al aceite de oliva y tendrás un marinado estupendo.

Si no te gusta el queso de cabra puedes probar con queso mozarrella para ensaladas, lógicamente no es lo mismo pero también queda muy rico.

Prueba a acompañarlo con unas aceitunas negras del bajo Aragón, son naturales y perfectas para acompañar ensaladas, no te decepcionarán. Cualquier otra aceituna negra puede también resolverte la papeleta.

 ¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Tosta Mediterranea

Print Friendly, PDF & Email

La tosta o pintxo mediterráneo, como lo llamarían mis amigos del norte, en una tosta aromatizada de lomo con queso de cabra y tomate seco marinado donde las especias combinan de forma que nos recuerda a los sabores de la pasta y pizza tradicional.

Cómo tenía carne de un lomo a la sal que había hecho, lo he utilizado para hacer unas tostas que vienen estupendamente como entrantes, reuniones con amigos  o simplemente de tapeo, acompañándolo además de una salsa gourmet que me ha enviado la tienda on line Universo Sibarita, es una mezcla de sal y especias de agricultura ecológica ideal para realzar nuestros platos de carne, pescado o pasta.

Las tostas son tan fáciles de hacer qué sólo tienes que combinar los ingredientes de una forma llamativa y unos encima de otros, no hay mas  ¿te atreves?

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para cuatro (4) tostas

  • Cuatro (4) rebanadas de pan
  • Cuatro (4) filetes o lonchas de lomo a la sal
  • Ocho (8) rodajas de rulo de  queso de cabra
  • Ocho (8) tomates secos marinados
  • Dos (2) cucharadas de salsa pasta & pizza Llum de Sal
  • Cuatro (4) cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Elaboración

1.- Empieza preparando la salsa  pasta & pizza, para ello coge un cuenco, echa dos cucharadas de la salsa y añade cuatro (4) cucharadas de agua. Deja reposar cinco minutos y añade las cuatro (4) cucharadas de aceite de oliva virgen extra, remueve bien y tendrás lista tu salsa mediterránea.

2.- Enciende el horno a 180º arriba y abajo y mientras tanto corta cuatro (4) rebanadas de pan, extiende la salsa por encima, ponlas en un recipiente par horno y las metes en él para que se tueste.

3.- Cuando esté crujiente, las sacas del horno con cuidado de no quemarte y pones encima de cada rebanada una loncha de lomo.

4.- Corta ocho (8) rodajas del rulo de queso de cabra y lo pones sobre el lomo. Sobre este coloca los tomates secos.

5.- Los tomates secos los venden envasados en cualquier supermercado, para marinarlos, metelos quince (15′) minutos en agua, escúrrelos y ponlos en un bote, échale dos cucharadas de salsa pasta & pizza y cúbrelos con aceite de oliva virgen extra. Tendrás los tomates marinados y conservados durante mucho tiempo para otras tantas recetas. Si no tienes la salsa puedes sustituirla por unos ajos troceados, sal y una cucharada pequeña de orégano.

6.- Vuelve a meter en el horno para atemperar las tostas y a la mesa.

¡Buen provecho!

Curiosidades

El pan os aconsejo uno rústico o de campo, aunque con una baguette también os dará un buen resultado. Dale un corte transversal para que la rebanada salga mas grande.

Al tener el lomo a la sal hecho no he tenido que hacer gran esfuerzo pero si tu no lo haces puedes poner filetes finos de lomo a la plancha o una carne mechada. Combina también muy bien con algunos fiambres cortados como lacón.

La salsa pasta & pizza puedes comprarla en la tienda on line de Universo Sibarita, si no puedes hacer algo parecido tu mismo mezclando aceite de oliva con sal, un poco de orégano, tomillo, ajo, perejil y pimienta negra.

El queso que le he puesto es rulo de cabra pero puedes sustituirlo por otro queso de cabra u otro que te guste más.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Salsa Cabrales

Print Friendly, PDF & Email

La salsa o crema de Cabrales, como bien indica su nombre está hecha con queso de cabrales, es una salsa muy sabrosa que combina bien con cualquier carne, algunos pescados, patatas y otros muchos ingredientes.

El cabrales, aunque intenta ser el protagonista de las recetas por su sabor, al suavizarlo con la nata proporciona un acompañamiento muy sutil de modo que aunque en principio os de reparo por su fuerte sabor y olor, queda mermado pero no por ello oculto, dando al plato la categoría que se merece.

Apuesto por este queso cabrales que es un queso azul de primera línea, de nuestra tierra y nada tiene que envidiar al famoso queso roquefort, al gorgonzola o a cualquier queso azul que se precie, con los que tantas recetas se pueden elaborar.

Seguro que mis cuñados Fernando y Silvia ya se están relamiendo y pensando en a qué se la van a echar ya que les encanta el cabrales tanto como a mi.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • 50 gr. de queso cabrales
  • 200 ml. de nata (crema para cocinar)
  • Una cucharada de mantequilla
  • Pimienta blanca molida
  • Sal

Elaboración

1.- Pon un cazo a fuego medio con la mantequilla. Cuando esté derretida añade la nata, sin dejar que llegue a hervir. Remueve de vez en cuando.

2.- Corta el queso en pequeños trozos e incorpóralos con la nata. Con una varilla remueve bien para que se derrita con el calor y se integre bien con la nata. Baja un poco el fuego y vigila que no se pegue.

3.- Deja reducir unos quince (15′) minutos a fuego bajo para que espese, mueve de vez en cuando para que no se te pegue. Échale un poco de sal y una vuelta del molinillo de pimienta.

4.- Para que la salsa quede finita y no haya ningún grumo que se pueda haber quedado, una vez lo retires del fuego, pasa la salsa con un colador, presionando con una cuchara en el interior de este.

5.- Vuelve a poner al fuego para atemperarlo y resérvalo.

¡Ya tienes lista la salsa de cabrales para emplearla en futuras recetas!

Curiosidades

Utiliza una mantequilla sin sal y corrige al final de la elaboración probando un poco de la salsa. La pimienta es mejor recién molida pero si no tienes molinillo puedes echarle pimienta molida, cuidado con pasarte, sólo un poquito.

Con esta misma receta puedes variar el queso cabrales por otro que te guste y tendrás otra salsa con la que acompañar tus platos, prueba hacerlo con un queso payoyo de la sierra gaditana o un queso de oveja al romero. También puedes utilizar cualquier otro queso azul que tengas mas a mano, como el roquefort o el gorgonzola.

Si reduces demasiado la salsa corres el riesgo de que te quede demasiado espesa, has de tener en cuenta que cuando la salsa se enfría también se espesa.

¡Espero que os sea útil y la disfrutéis!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Croquetas de patata y cabrales

Print Friendly, PDF & Email

Las croquetas me pierden, hechas de lo que estén hechas, podría hacer un dosier completo de croquetas pero estas de queso cabrales son para ponerlas de las primeras ya que tienen un significado especial por la tierra de la que vienen. Asturias es un paraíso natural del cual es fácil enamorarse tanto por sus paisajes como de sus gentes y qué decir de su gastronomía… De mis visitas al principado no sólo me traje el recuerdo sino que siempre vine cargado con productos y en mis recetas se verán reflejados los platos que por allí comí.

Como tengo un precioso queso cabrales por cortesía de Universo Sibarita he pensado en hacer alguna que otra receta con este estupendo queso que ha sido galardonado como mejor queso cabrales del año 2011.

El cabrales es un queso Asturiano, amparado con denominación de origen protegida. Es un queso de tipo azul, elaborado con leche de vaca, cabra y oveja de los Picos de Europa, artesano, con un color verde azulado y casi sin corteza. Se caracteriza por su fuerte olor pero compensa su estupendo sabor.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes

  • 350 gr. de patatas
  • Dos (2) yemas de huevo
  • 50 gr. de queso cabrales
  • 12 lonchas de bacon
  • Dos (2) cucharadas de pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Una ramita de tomillo fresco
  • Sal

Elaboración

1.- Pon una cacerola con agua a hervir. Limpia muy bien las patatas, déjales la piel e introdúcelas en la cacerola con una cucharada de sal. Déjalas cocer unos treinta (30′) minutos.

2.- Cuando estén listas las patatas, escúrrelas y déjalas templar. Las pelas con cuidado de no quemarte y las pones en un recipiente para trabajarlas.

3.- Con un tenedor aplastamos las patatas y las trituramos hasta que queden hechas puré. En un cuenco cascamos dos huevos quitándoles de antemano las claras puesto que las yemas es lo único que necesitamos en esta receta.

4.- Batimos las yemas con un poquito de sal, sólo una pizca, se las añadimos al puré de patatas y mezclamos bien.

5.- Cortamos el queso cabrales y lo desmenuzamos en el puré de patatas, seguimos mezclando. Ahora añade las dos cucharadas de pan rallado y un poquito de tomillo fresco, mezcla muy bien y deja enfriar en el frigorífico. Con media hora (30′) tendrá suficiente.

6.- Pasada la media hora saca la mezcla. Prepárate un platito con un poco de pan rallado. Ve cogiendo pedacitos de masa para ir formando las croquetas, pásalas por el pan rallado si fuese necesario para que no se peguen.

7.- Rodea cada croqueta con una loncha de bacon y reserva.

8.- Enciende el horno, arriba y abajo a 180º. Mientras calienta el horno busca una bandeja apta para horno, pinta con unas gotas de aceite de oliva el fondo y dispón las croquetas sobre esta. Rocía un pequeño hilo de aceite de oliva sobre las croquetas.

9.- Mete la bandeja en el horno cuando esté a temperatura y aguarda unos quince (15′) minutos. Sirve las croquetas con una ramita de tomillo.

Abre una sidra natural asturiana y a disfrutar!

Curiosidades

Si tienes poco tiempo puedes poner las patatas en una olla rápida o exprés y en diez minutos estarán listas.

Prueba a añadir unos trocitos de bacon al puré de patata te quedará de categoría, proporcionando mas sabor si cabe. También puedes poner unos trocitos de huevo cocido desmenuzado.

Las claras las puedes guardar en el congelador y utilizarlas en otra receta o postre. Hay que optimizar recursos, en la cocina no se tira nada.

El queso puedes desmenuzarlo mas o menos según te guste encontrarte trocitos o que se integre bien en el puré impregnándolo todo con su sabor.

El Cabrales es un queso que se encuentra fácilmente en Asturias, en otras regiones no lo es tanto, puedes encontrarlo en grandes almacenes y tiendas gourmet.

No hay mejor maridaje para este plato que una buena sidra natural asturiana.

Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.

Pollo enrollado al Pedro Ximénez

Print Friendly, PDF & Email

La receta que traigo hoy, no solo es barata sino que además tiene una presentación muy llamativa por la variedad de ingredientes y colores, sobre todo si la presentas con ingenio. En casa nos gusta mucho el pollo y cansados de comerlo de la misma forma, buscamos otras formas de comerlo además de ser una receta que  la puedes hacer con anterioridad y comerla mas tarde con sólo calentarla, aunque está buena hasta en frio. Es una buena opción si comes fuera de casa.

La mezcla de sabores dulces y salados siempre me ha gustado mucho, entiendo que hay personas a las que no les guste esta mezcla sin embargo es una excelente opción para comer pollo y verduras de forma diferente y divertida. No obstante puedes mantener la misma receta y cambiar sólamente la salsa, aunque… ya no sería esta receta.

¡Ponte el delantal!

Ingredientes para dos (2) personas

  • Cuatro (4) fitetes de pollo
  • Cuatro (4) lonchas de bacon
  • Hojas de espinaca o espinaca baby (50 gr. aproximadamente)
  • 50 gr. de queso enmental
  • Una pizca de pimienta
  • sal
  • puré de patatas para dos (2) personas
  • Una (1) cebolla
  • 150 ml. de vino Pedro Ximenez (PX)
  • Una (1) cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Una (1) cucharada de azúcar moreno

Elaboración

1.- Salpimenta ligeramente los filetes de pollo.

2.- Pon una loncha de bacon sobre la tabla de cortar o sobre un plato. Sobre esta coloca un filete de pollo, cúbrelo con unas hojas de espinacas y termina con un trozo de queso enmental.

3.- Comenzando por un extremo de la loncha de bacon, enrolla todos los ingredientes hasta formar un rollito. Puedes pinchar el final del bacon con un palillo para que no se abra el rollito.

4.- Pon los rollitos sobre una bandeja para horno. Calienta el horno a 180º e introduce la bandeja con los rollitos una vez haya tomado la temperatura. En unos diez (10′) minutos estarán hechos. Apaga el horno y déjalos dentro hasta el momento de emplatarlos o servirlos. Ten cuidado de que no se te quemen o se resequen demasiado.

5.- Prepara un puré de patatas como te he enseñado en la receta anterior, si no te acuerdas pincha este enlace: “Puré de patatas“. Resérvalo hasta emplatar o servir.

6.- Corta la cebolla en juliana (tiras alargadas y finas), resérvala.

7.- Pon una sartén antiadherente a fuego medio, echa una cucharada de aceite de oliva y cuando esté caliente echa la cebolla.

8.- Cuando la cebolla esté pochada, añade la cucharada de azúcar moreno, remueve bien y añade el vino Pedro Ximénez. Déjalo reducir hasta una tercera parte a fuego medio, la cebolla estará caramelizada.

9.- Monta el plato colocando un poco de puré de patatas, el o los rollitos de pollo y rocía con la cebolla caramelizada al Pedro Ximénez por encima.

¡A la mesa!

Curiosidades

Los filetes de pollo si son finos mejor, necesitan menos tiempo para hacerse en el horno. Puedes utilizar los que venden ya cortados como “filetes finos” o cortar las pechugas tu mismo dándoles un corte fino.

Si no te gusta el queso enmental o no lo quieres utilizar, puedes usar cualquier otro que te guste, que sea similar como el gruyere, edam, gouda o un buen queso semicurado.

El vino Pedro Ximénez es un vino dulce y oscuro con un intenso sabor a pasa, producido principalmente en las comarcas de Cádiz y Córdoba con la denominación de origen Jerez, Xerez, Sherry y Montilla Moriles respectivamente, está hecho con uva del mismo nombre. Este vino se suele consumir como vino de postre ya que intensifica los sabores de cualquier pastel o helado pero, su utilización en la cocina se ha extendido tanto en la elaboración de postres como en recetas de carne y guisos.

Como te he dicho al principio de la receta puedes cambiar la salsa por otra que más te guste. Con sólo cambiar el vino Pedro Ximénez por un vino blanco seco o un fino tendrás una salsa exquisita, si te gusta mas espesa puedes echarle una cucharada de maicena y se espesará.

¡Espero que os guste amig@s!

Ralu

PD: Todo el contenido y fotografías están bajo una licencia.